Skip to main content

Full text of "Pascual Lopez; autobiografía de un estudiante de medicina"

See other formats


ITALIA-ESPAÑA 




EX-LIBRIS 



M. A. BUCHANAN 



(mam Jj esL^*~*-2<> /jo y 



4 L /? ¿i$t~ jiT-iy-á.s??* 




PRESENTED TO 

THE LIBRARY 

BY 

PROFESSOR MILTON A. BUCHANAN 
OF THE 

DEPARTMENT OF ITALIAN AND SPANISH 
1906-1946 



Digitized by the Internet Archive 
in 2013 



http://archive.org/details/pascuallopezautoOOpard 



PASCUAL LOPEZ 



AUTOBIOGRAFÍA 

DE 

UN ESTUDIANTE DE MEDICINA 



POR 

DOÑA EMILIA PARDO BAZAN 



EDITED WITH ENGLISH NO TES 
AND A VOCABULARY 



BY 

PROFESSOR W. L KNAPP, Ph.D., LL.D. 



GINN & COMPANY y 

BOSTON • NEW YORK ■ CHICAGO . LONDON U * 



Entered at Stationers' Hall 
Copyright, 1905 

By william i. knapp 



ALL RIGHTS RESERVED 
95-1 



Cbe 3ttl)enarum ptcefí 

GINN & COMPANY-CAM- 
BRIDGE • MASSACHUSETTS 



V 



PREFACE 

The present volume was prepared, in response to the 
express desire of the publishers, to furnish students of 
Spanish with additional reading matter. 

This story or supposed autobiography was first issuecl at 
Madrid in 1879, tne present reprint is based^on the 
third edition, which came out ten years later. The new 
Academical departure in orthography and accentuation 
appeared early in January, 1885, and began to be adopted 
in Spain by printers and publishers subject to the control 
or influence of the Academy. We have therefore repro- 
duced the text of the third Madrid edition as we found it, 
accents and all. But in our Notes, and in the Vocabulary, 
quotations from authors who wrote long prior to the new 
invasión follow the accentuation of their printed works, 
especially oíd authors. We have been compelled to remove 
certain profane or otherwise objectionable words and 
phrases, substituting in some cases others for them. The 
same necessity has led to the suppression of the references 
to Leonora on the part of Cipriano. In all other respects we 
have adhered scrupulously to the text, even when the authoress 
has spelled the initial syllables es- for ex- and tras- for trans-, 
just as the " people " invariably pronounce them. So we find 
esp layarse and estremecer ; trascurrir and trasponer. 

Pascual López, the hero of the story, goes to the Uni- 
versity of Santiago for the purpose of studying medicine. 
He begins by herding with a " bad lot," three of whom 
are named — Big Manuel, Inocencio, and Cipriano. The 

iii 



iv 



PREFACE 



conduct of the lad is reported to the homestead, and a local 
friend of the family, Don Vicente Prado, a canon of the 
cathedral, is given full powers to reclaim the erring youth. 
Don Vicente is a stern, uncompromising man, as a canon 
should be. He visits the squalid apartment, rescues Pas- 
cual, and takes him to the house where he resides with his 
widowed sister Doña Fermina and her daughter Pastora. 
Here Pascual meets for the first time the devotee and 
namesake of the "Divina Pastora — la Virgen María." 
She is witty, keen, and clean. The canon lectures the 
young man, now humble and penitent, and ready to promise 
anythin^ and everything with such prospects of vicinity 
and conquest. Año nuevo, vida nueva. But, alas! it is not 
so to be. After the sermón the service is over — tfe, 
missa est. The clever canon conducís Pascual to another 
lodging-house. No more chocolate and bizcochos and snowy 
napkins brought on the bandeja by the dainty hands of 
Pastorcilla ! The new home is presided over by the Argus- 
eyed Doña Verónica. She has two other "guests": Don 
Víctor de la Formoséda, a wealthy, proud, foppish young 
student, and a priest, Don Nemesio Angülo, seedy but good. 
Don Nemesio becomes the confidential adviser of Pascual 
in all his troubles with Doña Fermina and Doña Verónica 
on account of Pastora. For, little by little, the young people 
had grown together and were at last betrothed. But Don 
Victor himself falls in love with the canon's niece, and 
Pascual is given the cold shoulder by all but the faithful 
Pastora. Pascual is without means and without prospects 
of any ; Formoséda is the only son of a rich proprietor. It 
is a " proporción'' for the girl, and even Don Nemesio 
regards it as one not to be slighted. The want of money, 
therefore, is the occasion for introducing another leading 
character into the narration. Don Félix O'Narr, whose 
ñame is mercifully Hispanicized into Onarro, is Páscual's 



PREFACE 



v 



professor of chemistry. This gentleman discovers in his 
pupil aptitudes fitting him to be a useful auxiliary in 
some secret experiments he is making with carbón. He 
wants somebody to turn the crank of an electric machine 
who will ask no questions, exhibit no curiosity, concerning 
the scientific purpose involved. These are the qualities 
required, and Pascual possesses them in perfection. At 
every demonstration in class he signally fails, to the mani- 
fest delight of Onarro. His partiality and favoritism toward 
the irresponsive, ambitionless student excite remark and 
produce slanderous innuendoes. There is something more 
under all this than meets the eye. Pascual's stupid per- 
formances are a blind. He is undoubtedly engaged in deep 
discourse with the professor, or in drafting scientific papers 
for presentation to learned societies abroad, while pretend- 
ing at home to be a dullard for the purpose of avoiding 
envy and jealousy. Even articles appear in the provincial 
journals ostentatiously proclaiming that poor, down-trodden 
Galicia has at last given birth to a phenomenon, a pozo de 
ciencia, and his ñame is Pascual López. The oíd canon is 
scandalized ; the matter-of-fact Pastora laughs. But the 
professor, after many soundings and probings, makes the 
discovery that his pupil's only ambition is to possess money, 
so as to outdo the intrusive Formoseda. Don Félix prom- 
ises millions. But the project is a scientific secret. Pascual 
must take a solemn oath on the Gospels that he will not 
disclose it. The oath is taken and the secret imparted. 
It is a process by which bits of charcoal are to be trans- 
formed into diamonds ! The first trial being successful, 
Pascual rushes off to Madrid by coach and train with four 
good-sized stones in his pocket. Instead of proceeding 
at once to the great dealers, such as Sampér in the Calle 
del Carmen, he applies to an obscure shopkeeper in the 
Calle de la Montera. He gets for the stones $800 and is 



vi 



PREFACE 



satisfied. But he meets Formoseda at Madrid, who has 
been jilted by Pastora and kindly helps Pascual to spend his 
treasure in riotous living. When there is no more he dis- 
poses of his fine clothes to pay his fare back to Santiago. 
The second experiment promises to be a more serious 
matter ; it may have a tragical issue. One or the other 
may succumb, possibly both. However, in case Pascual 
survives and the professor perishes, the former is to take 
charge of a certain small box, then and there exhibited, con- 
taining papers detailing the discovery of Don Félix, and is 
to forward it to its address in Paris. This preliminary busi- 
ness over, they proceed. A larger piece of coal is placed 
this time on the platillo, the machine set in motion, and 
the " Fiat" of the master sounds out amid much thunder 
and lightning, creaking of bolts, and clanging of machinery. 
When all is over Pascual perceives a superb diamond lying 
in the platillo, but the professor is standing stone dead near 
the battery. Fumes, smoke, and ñames soon fill the room, 
and Pascual, seizing the enormous diamond, rushes out of 
the house, leaving the box and its secret behind him. He 
now betakes himself to Pastora, who had been placed in 
a convent for greater security, exhibits the diamond, and 
makes a clean breast of the "secret." She brings home to 
him his dastardly conduct towards the professor, and begs 
of him the diamond. Seeing in her request the pride of 
possession only, he yields, whereupon Pastora rushes to the 
deep well of the convent garden and tosses the stone into it. 
Then she returns to the torno and offers to marry Pascual. 
" I will be your wife, you shall work, we will live on black 
bread, and God will help us." But Pascual rages and 
shouts and denounces Pastora for what she has done, until 
he perceives that he is alone. Don Nemesio subsequentlv 
seeks a reconciliation for his friend at the convent. but is 
toíd that Pastora has taken the veil. 



PREFACE 



VÜ 



This is the meagre outline of the story, the charm of 
which lies in the dialogue. 

Madame Pardo Bazán is a great favorite at the Spanish 
court and a particular friend of the Queen-mother. Her 
other novéis are — 

Un Viaje de Novios, La Tribuna, El Cisne de Vilamorta, 
La Dama Joven, Los Pazos de Ulloa, La Madre Naturaleza, 
LnsolaciÓ7i, Morriña, Propiedad y Familia. 

Unfortunately these could not be recommended for class 
reading, or perhaps even for private use. 

As to the Notes, they will in general be best judged by 
those who use them. There is one that is unsatisfactory, 
because, I opine, the text is wrong. I imagine 163 31 should 
be montes y maravillas, but I did not care to change it. The 
phrase, as here emended, is French, imported into Spain, as 
many words, significations, and idioms are coming to be 
every year. Gaboriau, in his Gens de Burean (p. 34), says : 
" C'était la seconde piece d'un débutant dont on attendait 
monts et merveilles — " of which wonders were expected." 
That harmonizes with our passage, wherein Pascual is said 
to be promising himself " great things." So we had better 
transform the "dark-eyed lasses" into "marvels," which in 
Spain is running no great risk. 

In the Vocabulary I have added to the words the nucleus 
of an etymology when I could do so without discussion. 
It may be useful so, it may be not. The student possibly 
knows that most of what we cali Latin in the Romance 
languages carne into them through soldiers and peasants. 
There is also a good deal of Arabic, considerable Germanic 
(buscar, bosque, etc.), and a vast quantity of French, increas- 
ing day by day so as to threaten the little the Academy has 
left us of the once sonorous and puré Castilian tongue. 

A few words touching Spanish origins will be useful to 
those who have few or no helps at hand. 



viii 



PREFACE 



1 . The Latin smooth mutes c, p, t, regularly become the 
middle mutes g, b, d, in Spanish: 

sedindum, Spanish se^ún. 
ca/ut, " ca¿o. 

vi/fa, vo/a, " vií/a, bo¿/a. 

2. The Latin syllables ce, cí, te, tí, passed into z : 

faci-em, aci-em — faz, az (not haz). 
sátio, satión-em — sazón. 

3. Latin li became / pronounced as in French, and s, ss, 
x, became x, pronounced s/i. Both j and x have been fused 
in modern Spanish into j with a common guttural sound : 

filius: fijo, hijo — Jizko, i\o. 
bassus: baxo, bajo — basho, ba%o. 

4. Arabic guttural sounds carne into Spanish as f. In 
many words this is still retained ; in others it has become a 
mute h\ 

alfombra, Arabic al-khomra. 



alfórjas, 

alfayáte, 

alfiler, 

alfoz, 

aljófar, 

alfaja, 



al-khordj. 

al-khai'yát. 

al-khilel. 

al-hauz. 

al-djáuhar. 

al-hádja. 



(meaning a thing of valué, now alhaja, a jewel, gem.) 

5. Many classical words were replaced by late Latin, 
barbarous (Celtic, Germanic) forms, and Greek importations : 

acus acucüla Spanish, agüja 



aeger 
ager ) 



infirmus 
campus 



rus ) 

amicitia amicitas 

apis apicüla 

auris auricüla 



enfermo 

campo 

amistad 

abeja 

oreja 



PREFACE 



ix 



avis 


passer(us) 


Spanish, pájaro 


avuncülus 


deios 


" tío, //. zio 


collis 


podium 


" poyo 




consecta (seges) 


" cosecha 


domus 


casa 


" casa 


equus 


caballus 


" caballo 


frater 


germanus 


" hermano 


inferus 


bassus 


" bajo 


insanus ) 
stultus ) 


y\avK¿s 


" loco 


iter 


viaticum 


" viaje 


lapis 


irérpa 


" piedra 


mons 


montanea (tellus) 


" montaña 


os 


Kapa 


fi cara 


o vis 


ovicüla 


" oveja 


pugna 


battalia 


" batalla 


sóror 


germana 


" hermana 


urbs 


civitas 


" ciudad 




varia (tellus) 


" vera, (in Port.) Beira 


via 


caminus 


u camino 


vicus ) 
strata j 


callis rupta 


" calle, rúa 


vir 


homo 


" hombre 



6. Often two forms have descended from the Latin, one 
organic, the other technical : 

forma: horma, last ; forma, form. 
regula : reja, bar ; regla, rule, 

tegüla: teja, tile; tecla, (piano) key. 

7. As to the accent, that is found in the accusative of the 
Latín, or barbarous Latin, original, as imiversally taught for 
the last sixty to seventy years: 



áetas 


aetát-em 


edad, age. 


civitas 


civitát-em 


(cibdád), ciudad, town. 


digitális 


di(g)itál-em 


dedal, thimble. 


dolor 


dolór-em 


dolor, pain. 


fácilis 


fácil-em 


fácil, easy. 


félix 


felíce-m 


feliz, happy. 



X PREFACE 

nátio natión-em nación, nation {modern}. 

rádix ra(d)íce-m raíz, root. 

rátio ratión-em razón, reason (organic). 

secúndum (segunt), según, according to. 

títio titión-em tizón, fire brand. 

véritas veritát-em verdad, truth. 

vírtus virtút-em virtüd, virtue. 

fuligo fulí(g)in-em (follin), hollín, soot. 

This last schedule exhibits to the eye the utter unscien- 
tific character of the new accent system which we are forced 
to adopt, and against which we protest with all the forcé of 
fifty-four years of Spanish studies. TTT _ _ _ 



I9I RUE DE L'UnIVERSITÉ, PARIS. 



PASCUAL LÓPEZ 

AUTOBIOGRAFÍA DE UN ESTUDIANTE DE MEDICINA 



I 

No creo que venga á cuento para la narración de esta ver- 
dadera cuanto inverosímil historia, decir cómo fui por mis 
padres consagrado desde mi tierna infancia al arte de 
Hipócrates y Galeno, y cómo hube de dejar el regalo de 
los paternos lares por la estrechez de una mísera posada. 5 
Ignoro en qué particulares signos y marcas pude revelar 
disposiciones felicísimas y raras aptitudes médicas ; pero es 
lo cierto que una mañanica me hallé en Santiago hecho 
estudiante. 

Cuando tal aconteció era yo un mozancón más espigado 10 
de lo que mis años pedían, muy reñido con los libros y muy 
amigo de pasarme las horas vagabundeando ó mano sobre 
mano. Pienso que esta mi holgazanería fué cabalmente la 
que inclinó á mi familia á dedicarme al estudio. La cava, 
la siembra, la siega, no entraban en mi reino : luego yo tenía 15 
á la fuerza que ponerme á sabio. Mucho trabajo me costó 
deshabituarme de la rústica abundancia que en su hogar 
montañés ostentaban mis padres, á fuer de ricachones labra- 
dores gallegos ; (y es de advertir que estos tales, á pesar 
de su fama de cicateros y mezquinos, son, según la expe- 20 
riencia y viajes me han demostrado, los mayores pródigos y 
manirotos de toda España). Ello es que yo, al beber el 
caldo turbio y chirle que nos regalaba la fementida patrona, 
al engullir su pelado puchero, traía á la mente las perpetuas 



2 



PASCUAL LÓPEZ 



bodas de Camacho que atrás dejara, y envidiaba de todo 
corazón á mis hermanos, los que quedaban arando sin pensar 
en mojigangas de Estudios ni de Universidades. 

Si era en otoño, decía para mi sayo : tiempo de vendimia, 
5 de castañas, nueces y mosto, ¡ quién te cogiera allá ! Si 
en invierno : ¡ valientes pemiles y chorizos cocerán en el 
pote de casa ! Si en primavera : ¡ viérame yo buscando 
nidos de jilgueros y lavanderas, moras y fresillas silvestres, 
y no preso en estos bancos y oscuras cátedras ! Y final- 

10 mente, en carnestolendas recordaba el a?itruejo que solía- 
mos vestir, pereciendo de risa, con todos los trapos que 
hallábamos á mano, dándole por corona un ruedo de paja, 
por cetro una escoba, y pintorreándole de hollín la cara, 
mientras la sartén puesta en la trípode cantaba el estribillo 

15 con que suele acompañar el nacimiento de las amarillas 
filloas. 

A veces, como para irritar mi deseo, llegábame una famosa 
remesa de jamones, pilongas y tal cual abigarrada perdiz, 
muerta en los maíces á perdigonazos del cura de nuestra 

20 parroquia. Poseíame entonces violenta murria ó nostalgia, 
al través de cuyos vapores divisaba cuadros campesinos, 
embellecidos por el espejismo de la distancia : ya las noches 
de deshoja, en que á la luz del candil mortecino, sentados 
en el suelo y haciendo corro, desnudábamos de su follaje la 

25 rubia espiga, no sin broma y algazara ; ya las mañanas de 
romería y fiesta patronal, cuando repican alegremente las 
campanas de la iglesia y rasgan el cielo los cohetes, y la 
angosta nave, sembrada de manzanilla, espadaña é hinojo, 
se impregna de nubes de incienso ; ya las tardes primeras de 

30 octubre, cuando turbulenta reata de chicuelos asa al rescoldo 
manzanas y castañas en lo más recóndito del bosque. 

Santiago no era ciudad á propósito para aturdir con 
bullicio mis melancolías, ni para embelesar con pueriles 
entretenimientos mi joven imaginación. Monumentales 



PASCUAL LÓPEZ 



edificios, altas iglesias con grandes retablos de amortiguado 
oro, calles estrechas é irregulares con arcos de soportal, que 
parecen hechos de encargo para misterios y tapujos, y de 
vez en cuando cortadas por la imponente mole de alguna 
blasonada y desierta casa solar ó de algún convento de 5 
verdinegras tapias y rejas mohosas ; paseos cuyos árboles 
se deshojan lentamente y sus hojas mueren bajo los pies 
de escasos transeúntes ; alrededores apacibles, mudos, verdes 
y frondosos á causa de la humedad, pero sellados con la 
tristeza peculiar de los países de montaña : tal es Santiago. 10 
De día, á la luz del sol, la Jerusalem de Occidente (que 
así suele ser nombrada en elegante estilo), parece venerable 
y pacífica, sin austeridad ni ceño ; pero en las largas noches 
invernales, cuando en las angostas calles se espesa la oscu- 
ridad, y la enorme sombra de la Catedral se proyecta en el 15 
piso de la Quintana de Muertos, y el reloj cuenta las horas 
con lengua de bronce, y la luna vierte vaporosas olas de luz 
sobre las caladas torres, la impresión que produce Santiago 
es solemne. ¡ Oh, si yo fuera dado á filigranas poe'ticas, 
qué linda ocasión se me ofrecía ahora para describir los 20 
efectos de perspectiva que en la serenidad nocturna produ- 
cen Jos majestuosos edificios, mudos testigos de la muerta 
grandeza de tan ilustre ciudad ! Aquí venía como de 
molde recordar los antiguos peregrinos, que en otros siglos 
se postraban ante el bizantino Apóstol, rígido y severo 25 
bajo su pesada esclavina de purísima plata ; las leyendas, 
las consejas más ó menos tradicionales que cada callejuela 
de Santiago puede narrar, desde aquella que vio caer á un 
arzobispo bajo el puñal de los asesinos cuando en sus 
manos llevaba la Sagrada Forma, hasta la que presenció la 30 
agonía del inocente Orne Santo. Pero así me curaba yo 
de leyendas como de lo que ahora acontece en la China. 
Traíanme á mal traer mis primeros estudios elementales, 
que á mí se me antojaban fundamentalísimos. Como el día 



4 



PASCUAL LÓPEZ 



se me iba volando, entretenido no sé en qué, fuerza era 
aplicar los codos de noche. ¡ Vigilia eterna que iluminaba 
la dificultosa claridad de una vela de sebo ! Porque al 
tiempo que yo comencé á dar frutos de ciencia, no había 
5 llegado aun á aquellas alturas el petróleo, y sólo unas com- 
plicadas lámparas de gas scJiiste atufaban á los amigos de 
novedades. En las horas perezosas de tales noches me 
familiaricé con los ruidos de la calle, y distinguía ya el paso 
cadencioso de los serenos del andar precipitado del trans- 
ió eunte que se acogía á su techo, escandalizándose de pisar el 
arroyo á las diez. Acompañábanme asimismo los gritos 
guturales y plañideros con que pregonan los vendedores las 
ostras y lampreas, y el- regocijado cantar de los estudiantes, 
que, más felices que yo, hacían novillos á Minerva para 
15 festejar á Apolo. 

El estudiante que cuenta con amigos y dinero, que puede 
frecuentar círculos, teatros y demás lugares de recreo y 
solaz, vive alegre el tiempo que considera dulce paréntesis 
entre la severidad de la casa paterna y los deberes y cargas 
20 del estado matrimonial. Pero yo, pobre de mí, era un 
mocosuelo medio campesino, hecho á la soltura rural, y más 
provisto por mis padres de admoniciones y consejos que de 
ochavos ; jde suerte que me hallaba en Santiago como enjau- 
lado pájaro, que ni aun alpiste y lechuga á discreción posee. 
25 Iba muy de mañana al Instituto, tiritando á pesar de mi 
carrik ; cabeceaba de sueño durante la conferencia del pro- 
fesor ; pellizcábanme mis compañeros de banco, no sé si 
por caridad ó entretenimiento, y solía yo replicarles con 
otros pellizcos, no sin ponerme en ocasión de ser favorecido 
3c con encerrona ó filípica. Las tardes me solazaba y esparcía 
embistiendo á pelotazos á los murallones del monasterio de 
San Francisco ó de la Compañía de Jesús, ó bien en tumul- 
tuosa junta con otros de mi laya reñía descomunales batallas 
á canto pelado por aquellas amenidades de Santa Susana v 



PASCUAL LÓPEZ 



5 



del río de los Sapos. Algún anochecer, y particularmente 
los domingos, jugábamos una brisca zapatera ó un tute real 
mis compañeros de posada y yo ; arriesgábanse ochavillos, 
acaso tal cual pieza isabelina de dos cuartos (los perros 
grandes y chicos no habían penetrado aún en nuestro 
sistema monetario, á merced del huracán de las revolu- 
ciones), y quizá llegaban á atravesarse cigarrillos de papel, 
ofrecidos por los talludos para mejor viciar á los novatos, y 
en que el tabaco solía recibir aleación de raspaduras de 
madera. 

Poco á poco, conforme corría el tiempo y penetraba yo 
en la comunión escolar, empecé á percibir que iba acordán- 
dome menos y con menor cariño de mi aldea, á la vez que 
me convencía de la posibilidad de ser estudiante sin abrir 
los libros, que, sosegados, inofensivos y bonachones, dormían 
el sueño del justo en el cajón de la mesilla de pino, mueble 
el más lucido de mi palacio. Fuíme acostumbrando á estu- 
diar en el año obra de un mes, distribuido de esta suerte : 
quince días á principio de curso y quince á fin. Los quince 
primeros eran los que tardaban en borrarse de mi ánimo y 
oído el eco de las no muy blandas razones con que mi padre 
me exhortaba á aplicarme para llegar á ser hombre de pro- 
vecho, y de las prolijas súplicas de mi madre, encaminadas 
á que me zampase todo el saber humano, siempre que 
pudiese digerirlo sin detrimento de la salud. Los quince 
últimos eran los que precedían al terrible trance de los 
exámenes. En aquel período se desplegaba la concienzuda 
actividad con que los gallegos ponemos en planta lo que se 
conoce por trasacnerdo. Allí el intelecto se prensaba y 
apretaba, y la memoria se estiraba, almacenando en ella á 
escape especies é ideas, como los viajeros descuidados 
amontonan á última hora ropa en los baúles. Allí era el 
tomarse las lecciones unos á otros, inscrustándolas en la 
retentiva hasta poder repetirlas como papagayos. Allí el 



6 



PASCUAL LÓPEZ 



sudar, el maldecir de la larga holganza, el proponer mayor 
asiduidad para otro curso, el comer poco, el dormir menos, 
el soñar alto, el consultar el rostro del profesor como un 
barómetro, por si á dicha revela hallarse de buen talante 
5 y estar propicio y dispuesto á consentir que pasen carros y 
carretas por el estrecho sendero del saber ; allí las recomen- 
daciones sin número, las intriguillas sin cuento, las influen- 
cias suaves y eficaces, y por último, hasta las respuestas de 
antemano escritas con lápiz en el blanco puño de la camisa 

io del examinando. . . . Tras de angustioso purgatorio, vislum- 
brábamos el paraíso de las vacaciones. 

Así, yendo un año y viniendo otro, fuíme aficionando 
cada vez más á la libre vida estudiantil, que tiene fueros de 
gremio é inmunidades de cofradía. Ya no me curaba de 

15 despachurrar terrones, y ordeñar cabras y vacas allá en 
la montaña ; ya comparaba con cierta fruición mis ropas 
de señorito y mis manos pulidas con el rústico arreo y las 
garras callosas de mis parientes. Más me divertían los 
espectáculos que toda villa, incluso Santiago, ofrece á la 

20 mocedad aturdida y casquivana, que los agrestes pasa- 
tiempos que encantaran mi niñez, á pesar de que en e'stos 
me daba yo tono de personaje, y era el gallito de la reunión, 
subyugada por mi futura grandeza. 

Al acercarse octubre volvía á mi elemento á Santiago. 

25 Aquello de pasarse las horas muertas en un cafetucho, 
teniendo una copilla de rom ó marasquino delante y asido 
con la indecisa mano el seis doble del dominó ó la torre del 
ajedrez ; aquel dar vueltas, al oscurecer, rebozado en derro- 
tada capa, por los lóbregos soportales de la Rúa del Villar, 

30 ó por las tortuosas curvas del Pregiaitoiro, saboreando la 
delicia que experimenta todo español de raza al pasearse 
sin objeto ni necesidad ; aquel entrarse de rondón por un 
baile, si no de candil, por lo menos de quinqués mal despabi- 
lados, y danzar con juvenil ímpetu y elásticas piernas, hasta 



PASCUAL LÓPEZ 



7 



que falta el aliento ó interrumpe el placer una quimera, en 
que la gente artesana y la estudiantil vienen á las manos, 
y llueven mojicones, y menudean puñadas, y se reparten y 
reciben á bulto sin saber de quién, finalizando todo con 
la aparición de la policía ; aquel apostarse en el pórtico de 5 
una iglesia ó en el hueco de un escaparate de tienda, salu- 
dando con requiebros á los lindos palmitos que cruzan gar- * 
bosos y ligeros, ó con cuchufletas á las dueñas quintañonas 
que salen arrastrando los pies ; aquel chillar, silbar y apos- 
trofar desde la cazuela del Teatro ; aquel salir en Carnavales 10 
de tuna con manteos y tricornios, y una cuchara y tenedor 
cruzado sobre la frente, cantando en festivo tono bulliciosas 
jotas. . . . Niñerías eran y desahogos de los verdes años, 
que acaso no revelaban gran cultura ; pero tan singularmente 
atractivos, que corrían días y pasaban semanas, y andaban 15 
meses sin que me cansase la bohemia y picaresca vida. 
Excusado es añadir que con ella fui dando razonables san- 
grías al bolsillo paterno. Cada vacación me llevaba yo 
sabido mayor número de tretas para explotar el filón de la 
credulidad de los autores de mis días. Unas veces era que 20 
nos habían exigido que nos presentásemos en cátedra muy 
lechuguinos y peripuestos, lo cual demandaba cuarenta pesos 
para un traje de lo más exquisito ; otras que una grave 
enfermedad me costara tanto de médico, tanto de drogas y 
cuanto de gallina en el puchero ; otras, que siéndome insufi- 25 
ciente el alimento de la posada (mentira que andaba á dos 
dedos de ser gran verdad), comprendía mi presupuesto par- 
tidas de queso, pan, vino y demás tente en pies ; y, por último, 
así como el estudiante del cuento hizo de Marco Tulio 
Cicerón tres personas distintas, convertí yo cada autor de 3c 
texto en varios autores. El corazón materno se ablandaba 
fácilmente con súplicas reforzadas de caricias y cucamonas, 
é iba soltando unas pesetejas y aun por ventura algún doblón 
de á cuatro muy envuelto en trapos ó papelitos : poca cosa 



8 



PASCUAL LÓPEZ 



todo, pero mucha para la hacienda de mis padres, que si en 
su aldea vivían ancha y holgadamente, y pasaban plaza de 
Fúcares, no podían, sin embargo, estirar algo el pie sin 
sacarlo fuera de la manta : ley común en Galicia, cuya pro- 
5 piedad está muy fraccionada, y donde no existen los cauda- 
lazos saneados de Castilla y Andalucía. 

Con toda su escasez, las dádivas así recaudadas me 
sobraban á mí para darme tono y triunfar entre mis com- 
pinches. Estos no pertenecían enteramente á aquella clase 

10 de hambrones que viven de un poco de caldo y tocino, 
cuando no de la gracia de Dios, y que á la luz de una 
torcida empapada en saín estudian como benedictinos ; ni 
tampoco eran de los privilegiados alumnos de Minerva que 
se alojan en la mejor fonda ó casa de huéspedes, encargan 

15 ropa á Madrid, y visitan á los profesores dejándoles tarje- 
titas de cartulina inglesa. Representaban mis compañeros 
la mayoría mesocrática ; mozos á quienes su familia man- 
tenía sin estrechez, pero sin asomo de lujo ; provistos de lo 
necesario y privados de lo supérfluo ; que contaban con 

20 puchero y capa, mas no con café, licores y levita flamante. 
Por ende, el que sentía en el bolsillo del chaqué la grata 
pesadumbre de un duro, miraba á sus colegas de alto á bajo, 
hablaba gordo, convidaba y era momentáneamente el jefe 
de la partida. Hartas veces lo fui yo, merced al derecho 

25 divino de la moneda de á veinte. 

Pero así como no hay mal que cien años dure, tampoco 
no hay embuste que al fin y al cabo no llegue á descubrirse, 
por raro é imprevisto modo. Sucedió que mis padres, no 
sé en qué forma, llegaron á enterarse de que mi conducta 

30 no era fiel trasunto de la del estudiante aplicado y metódico, 
y de que las asignaturas perdidas á pretexto de enferme- 
dades no lo fueron sino por mucha holgazanería y mayor 
descuido. Recibieron tales informes á mediados del año 
escolar, precisamente cuando me hallaba más embebido en 



PASCUAL LÓPEZ 9« 

jaranas y francachelillas. Vivíamos entonces en fraterna] 
consorcio bajo el techo de una misma posadafcuatro mozal 
betes, de los cuales tres arribáramos, no sin muchos trope- 
zones y caídas, á los primeros años de medicina : y digo á 
los primeros, porque aprovechando la libertad de enseñanza 5 
proclamada recientemente, mezclábamos asignaturas de d©s 
años diferentes. De perlas nos venía el oleaje del río 
revuelto, porque nos proponíamos tentar el vado en muchas 
clases, que, á mal dar, siempre despacharíamos seis ú ocho 
siquiera. El cuarto comensal estudiaba, digámoslo así, far- 10 
macia, y estaba ya en tercer año ; era este tal nuestro 
decano, mentor y bufón en una pieza : el que nos enseñaba 
á contestar con descaro en los exámenes, á disertar un 
cuarto de hora sin decir nada entre dos platos, á hurtar á 
la patrona algún fiambre, culpando al gato inocente, á todo 15 
género de diabluras en fin. Llamábase Cipriano, y era 
avellanado y enjuto, de largos dientes y ojos burlonísimos. 
El resto de nuestra tribu se componía de un bendito, víctima 
expiatoria y blanco perenne de nuestras chanzonetas ; muy 
cerrado de mollera, muy terco, pero excelente en el fondo, y 20 
al cual venía de molde su nombre de Inocencio^ y de un jaque- 
tón, robusto y fornido, completamente inepto para el estudio, 
pero maestro en puñalás, capaz de deshacer una mesa con 
un dedo, y á quien sus admiradores llamaban Manuelón. 

Acaeció pues, que cierta mañana, á la hora en que debía- 25 
mos hallarnos como científicas abejas libando la hiblea miel 
de la doctrina, no estábamos todos cuatro sino muy oron- 
dos y repantigados en nuestros fementidos lechos, los cuales 
ocupaban un camaranchón á manera de dormitorio, en que 
nos había juntado no sé si nuestra amistad ó la economía 30 
de la patrona. Imperaba en la habitación el más pintoresco 
desorden. Hallábase perfumada la pieza con infame esencia 
de tagarnina, con tufillo de pábilo de sebo; sembrada de 
prendas de ropa por aquí y por acullá, de botas en mal 



i o 



PASCUAL LÓPEZ 



uso y de algún libro nuevecito abrigado bajo venerable capa 
de polvo. La lluvia, á impulso de las ráfagas de viento, 
hería y bañaba los cristales de la ventana, y con ruido 
cadencioso y monótono escurría de las canales á la calle. 
5 Nosotros nos relamíamos de gusto, tratando de necios á los 
que á despecho del temporal dejaran las regaladas plumas 
por el duro asiento que la diosa sapientísima brinda á sus 
hijos. Colocáramos nuestros catres de manera que las 
cabeceras formasen los lados de un cuadrado, cuyo centro 

io era la mesilla de pino : y echados boca abajo, los codos 
descansando en las almohadas, y con luz encendida, que 
otra cosa no consentía lo oscuro del cielo, jugábamos á los 
naipes bien haría una hora. 

La de las diez podría ser, y nuestra animación se revelaba 

15 en risotadas, chanzas, dicterios y reniegos; y como de cos- 
tumbre hacíamos infinitas trampas al bueno de Inocencio, 
que estaba ya cariacontecido y mohino. De improviso 
vimos abrirse la puerta, pareciendo en su marco una cosa 
que casi nos trocó en estatuas de sal : y sin embargo no era 

20 fiero basilisco, espantable gorgona ni fatídico convidado de 
y ' piedra, sino el manteo lustroso, la prolongada teja y los pies 
hebilludos de un canónigo de la metropolitana Iglesia en 
que se guardan los restos del patrón de las Españas. Entró, 
y su primer cuidado fué abrir el chorreante paraguas que 

25 sin duda por atinada precaución no quisiera dejar en la 
antesala, y colocarlo en un ángulo del cuarto, de manera 
que escurriese en debida forma. Y después, con pastosa y 
profunda voz, verdadera voz de iglesia, dirigióse á nosotros, 
que debíamos de parecer papamoscas según estábamos de 

30 quietos y absortos, saludándonos con un : 

— Felices días nos dé Dios. Beso á ustedes la mano. — 
El mismo silencio y suspensión por nuestra parte. 

— Siento mucho haber interrumpido á ustedes, pero traigo 
un asunto urgente, que no admite espera. 



PASCUAL LÓPEZ 



Y nosotros tan embobados. Éramos al cabo pobres dia- 
blos, que habíamos visto el mundo por un agujero. Al fin 
Cipriano, que tenía más camándulas y desvergüenza, rompió 
el hielo exclamando : 

— Usted dispense. Como estamos en un traje así tan de 5 
confianza ... (á él se le salían los codos por una almilla 
de franela, nada limpia). Si usted quiere sentarse . . . ahí 
no, en esa silla no, que no está sana ... en esa tampoco. 

. . . Estará usted mejor en ese baúl. 

El canónigo permaneció cruzado de brazos y con gesto 10 
severo. Era hombre de vigorosos miembros y recias pro- 
porciones, de procer estatura y pobladas cejas, que traía á 
la memoria los prelados batalladores que rechazaron de 
nuestras costas á los normandos. Todo Santiago conocía á 
aquel canónigo, de quien se contaban rasgos de valor y 15 
fuerza en su juventud, si bien, desde que la nieve de los 
años cubría su sien, nadie le viese hacer más vida que la 
del sabio de fray Luis de León, que se la pasa á solas, ni 
envidiado ni envidioso. Si algo pudiera revelar en él al 
bizarro lancero de Cabrera, serían las inflexiones varo- 20 
niles de su voz en el coro y el fuego que á veces des- 
pedían sus ojos tras de la aguileña nariz. A mí en aquel 
momento me pareció torvo y terrible su ademán, cuando 
pronunció: 

— No pienso gastar mucha prosa, y para lo que tengo 25 
que decir puedo hablar de pie. ¿ Cuál de ustedes se llama 
Pascual López ? 

— Servidor de usted, — contesté balbuciendo. 

— Por muchos años. Pues ha de saber usted que yo 
conozco á su padre, á su madre, á toda su familia, y no es 30 
porque esté usted delante, pero son gente muy de bien. Su 
madre de usted y el difunto marido de mi hermana son de 

la misma parroquia, y mi hermana se pasó alguna temporada 
cerca de su casa de usted. 



12 



PASCUAL LÓPEZ 



Repuestos ya todos de la sorpresa pueril de un principio, 
cobró Cipriano su gárrula locuacidad y desparpajo de cos- 
tumbre ; y alentado del tono más benigno del canónigo, dio 
suelta al buen humor que le retozaba en el cuerpo con estas 
5 frases : 

— Señor canónigo, ya comprendo por qué se ha moles- 
tado en visitar este palacio. Usted vendrá sin duda á traer 
á Pascual, de parte de su familia, algo de cumquibus. Buena 
falta que le hace ; no podía usted llegar en mejor ocasión. 

io Repare usted el estado de sus botas. 

Y señalaba las suyas propias, que se reían insolentemente 
á pocos pasos. El canónigo frunció sus cejas anchas, con 
no menor majestad que el Júpiter de Homero, y se adelantó 
hacia mi lecho, haciendo temblar el piso bajo la carga de 

15 su corpulencia y de las firmes pisadas de sus pies calzados 
con flojo zapato, sobre que resplandecía la hebilla de 
plata lavada por la lluvia. Gravemente se encaró conmigo 
diciendo : 

— Bien se ve que es muy cierto cuanto me dicen sus 
20 padres acerca de los malos pasos en que usted anda, y 

de las peores compañías que frecuenta. A las diez de la 
mañana, jugando y con mocitos descarados. . . . Ea, sír- 
vase poner los huesos de punta, que ya va siendo hora de 
almorzar, y yo estoy en ayunas, si de pecar no. 
25 — Si usted gusta, — dije todo aturdido, — se le hará aquí 
chocolate. 

— Usted es el que va á tomarlo conmigo, y sin demora. 
Vístase usted : cuanto más pronto mejor. 

— Es que . . . 

30 — Yo me colocaré de modo que no le impida levantarse 
con libertad. 

Encaminóse á la ventana volviéndome la espalda, y pegó 
el rostro á los vidrios turbios, puercos y ofendidos de las 
moscas, en que para mayor adorno y claridad pegáramos 



PASCUAL LÓPEZ 



estampas recortadas : un general Prim á caballo, varias ale- 
luyas y unas majas de un cajón de pasas. Desde allí recreo 
su vista con la perspectiva de las casas fronteras. 

Mis compañeros me hacían señas y guiños, ahogando sus 
carcajadas y murmullos con la sábana y la manta. Cipriano 5 
reía, pero Manuelón, que gastaba sus ribetes de avanzado, 
gruñía descompasadamente y enseñaba los puños al canó- 
nigo, que por supuesto no podía verle. Yo no sabía lo que 
me pasaba, pero no dejé de echar una pierna fuera de la 
cama, y tras de la una la otra, acabando por vestirme en un ic 
santiamén. Terminado que hube me llegué al visitante, 
murmurando con ejemplar sumisión : 

— Aquí estoy para lo que usted guste mandar. 

— ; Pronto despachó usted! Pero, ¿ha recogido usted 
sus trastos, los libros y el equipaje? La criada está aguar- 15 
dando por orden mía para llevar la maleta. 

— ¡ La maleta ! 

— ¡La maleta! — replicaron tres voces. Y Cipriano, 
vuelto serio, y aun con malos modos, gritó: — ¿Pero qué, 

se lleva usted á Pascual ? — Al paso que Manuelón mugía 20 
con voz bronca : — ¿ Tú te vas con él, grandísimo bárbaro ? 
( Era la forma cariñosa de su pena por perderme.") 

— ¿Y á ustedes quién les ha dado vela en este entierro ? 
— dijo el canónigo midiéndolos á todos, y particularmente 

á Manuelón, con desdeñosa ojeada. — Yo traigo órdenes de 25 
quien por derecho humano y divino manda en este mozo. 
Véngase usted, Pascual. 

— Pero así, de pronto . . . — objeté yo. 

— No se necesitan preámbulos. Acabe usted de llenar 
su maleta. No se cuide de nada más : ya he hecho yo 30 
cuentas con la patrona. ¿ Quiere usted que le ayude á liar 

el hato ? 

Obedecí por máquina. Siempre impresiona la primera 
vez que los padres demuestran no ser de mazapán, y aunque 



14 



PASCUAL LÓPEZ 



el castigo no amenazaba ser espantoso, moralmente me pro- 
ducía lo que se llama saludable temor. Los bigotes de un 
guardia civil me impondrían menos que las cejas del canónigo. 

— Respetable señor, — dijo Cipriano incorporándose en 
5 la cama, — ¿no nos concederá usted siquiera este día, para 

dedicarlo á la amistad ? Mire usted que yo estoy afectado 
con esta marcha repentina, y que á Pascual las impresiones 
fuertes le hacen también daño. 

— Ya podían venirme á mí con que me dejase llevar de 
io este modo por un cura, refunfuñó Manuelón. 

El canónigo les lanzó otra ojeada, y adiviné en el' movi- 
miento de sus cejas no sé qué tentaciones vivísimas, que par- 
ticularmente tenían por blanco á aquel hércules provocativo 
que lucía sus brazos musculosos ; mas prevaleciendo la 
15 dignidad, se volvió y no pensó sino en acelerar mis prepa- 
rativos de muda. 

— Esos libros ! . . . ¡ Anda pues si tienen las hojas por 
abrir ! ¡ Bueno va ! Esa capa no coge en la maleta : pón- 
gasela usted, que llueve. . . . Vengan esas camisas . . . 

20 Ese pañuelo puede usted dejarlo quedar sin cargo de con- 
ciencia : parece una bandera. ¡ Loado sea Dios ! Ya hemos 
concluido. 

Al cargar yo con el liviano peso de mi maleta, abastecida 
de todos mis trebejos, vi al canónigo, que, echando hacia 
25 atrás el manteo con un movimiento enérgico de su nervuda 
mano, se fué derecho á la cama de Manuelón, y poniéndole 
la diestra sobre el hombro, con poca blandura, le dijo: 

— Usted cree, sin duda, que todo el mundo es de la 
misma laya que aquellos estudiantes de Tuy que, siendo 

30 tres, se dejaron moler las costillas por usted, y además 
llamar neos y otros motes. Pues á fe que tanto vaya el 
cantarillo á la fuente que al fin se rompa. 

Acompañó estas palabras con la sonrisa casi benévola que 
la fuerza inteligente dirige á la fuerza material y ciega ; y 



PASCUAL LÓPEZ 



15 



Manuelón, que aunque rimaba con Salomón no tenía nada 
de lo de ídem, quedóse como atontado palomino, abierta la 
boca y trabada el habla. Fui yo, entretanto, repartiendo un 
abrazo mudo y frío á mis coholgazanes ; respondiéronme 
ellos con reiterados abur, adiós, que te vaya bien, chico, 5 
salud, hasta la vista ; y un segundo después no quedaban en 
el camaranchón más señales de lo acontecido que mi cama 
vacía y varios regueritos de agua corriendo por el piso en el 
lugar que ocupó el paraguas del canónigo. 

II 

El cual y yo, saltando charcos y pisando lodos, y sin 10 
hablar palabra que digna de contarse fuera, llegamos á una 
casa de no mal aspecto, no importa en qué calle y número; 
y subida la ancha escalera con tosco balustre de palo, atara- 
zado de la polilla, llamamos y vino á abrir una dueña, cuya 
cara y rasgos me parecieron grosera copia de los del cano- 15 
nigo. Era como él, robusta y membruda, pero faltábale la 
armonía y proporción del cuerpo que constituye la buena 
presencia. Gruesa y arrebatada de color, afeábanla dos 
parches en las sienes, y en vez de los argentinos mechones 
que se escapaban del solideo del canónigo, traía ella el pelo 20 
pegado y alisado, y encubiertas las canas con no sé qué 
artificios de hollín y peine de plomo. Estas particularidades 
reparé después, que así al pronto no pude notar más que la 
mezcla de dueñesco repulgo y melifluidad, y de rudeza hom- 
bruna, que caracterizaba á la hermana del canónigo. Ella 25 
salió, con los ojos curiosos y escudriñadores, y el ademán 
solícito. Don Vicente (que ya es tiempo de dar al canónigo 
su nombre) la dijo, en vez de saludarla, esta lacónica frase : 

— Dos chocolates. 

La dueña se escurrió pisando blandito, á pesar de su 3 o 
humanidad voluminosa; y D. Vicente me hizo entrar en una 



PASCUAL LÓPEZ 



desahogada pieza, descansando él en un antiguo sillón de 
baqueta y señalándome á mí una silla de paja de Vitoria. 
Vivo era el contraste entre el camaranchón que acababa de 
abandonar y el sitio en que me hallaba. Cuanto allá de 
5 incuria, desbarajuste y desaliño, notábase aquí de primor, 
pulcritud y orden. La mesa escritorio, de antiguo nogal 
bruñido por el uso, relucía como barnizado ébano ; la maciza 
escribanía de plata, como pluma de cisne; el cuadrito, de 
plata también, que representaba al Apóstol matando moros, 

10 cegaba con su resplandor y con los destellos de la espada y 
bandera del santo, que eran sobredoradas lo mismo que los 
turbantes de los infieles. El estante, abrumado bajo el peso 
de voluminosos infolios cubiertos de pergamino, templaba 
con su severidad el aspecto risueño de la salita, por cuya 

15 ventana se veían asomar los pámpanos de vid y las ramas 
más encopetadas de los árboles de un jardinete. En la 
piedra del umbral de la ventana, una gata maltesa, acurru- 
cada y hecha un ovillo, se refocilaba aprovechando un pálido 
rayo de sol, que á dicha rompía las grises nubes, haciendo 

20 danzar luminosos átomos en la atmósfera apacible de la 
habitación. 

Sentárase D. Vicente, como dije, en el sillón á un lado 
del ancho pupitre, y yo enfrente en la modesta silla. 
D. Vicente tecleó un rato sobre la tabla del escritorio, como 
25 si buscase una fórmula oratoria; y finalmente, clavando en 
mí los ojos : 

— Supongo — me dijo — que ya usted se figurará que 
para hacer lo que hice, tengo facultades de sus padres, que 
me ruegan practique la obra de misericordia de mirar por 
30 usted y apartarle de malas compañías y peores aventuras. 
Mucho ha apesarado usted con su porte á esos padres, des- 
pués que ellos le han favorecido tanto no poniéndole á arar 
como á los otros hermanos, sino dándole buena y lucida 
carrera. No estoy yo por eso de sacar á los chicos de su 



PASCUAL LÓPEZ 



17 



clase, como no muestren grandes disposiciones; pero hoy en 
día, no hay arroyo que no quiera ser Guadalquivir. 

— Sin embargo . . . — objeté confuso. 

— Bueno, bueno; yo no soy tampoco hijo de conde, ni 
de marqués, sino de un pobre labriego, y por bondad de 5 
Dios llegué á esta categoría y dignidad altísima : pero es 
harina de otro costal, mocito. Antaño estudiábamos lo poco 

ó mucho que se exigía, á conciencia y con fundamento : no 
nos echaban encima tanta balumba de cosas inútiles, y lo 
concerniente á nuestra carrera á fuerza de laboriosidad lo 10 
embutíamos en los cascos, que no lo arrancaran de allí 
poleas. Yo — en buen hora lo diga — gasté mucho aceite, 
y rompí el paño de los codos, pero supe mi obligación; y 
á no haber sido por ciertas circunstancias . . . pero esto no 
es del caso. Además yo tenía vocación verdadera. ... 15 
¿Y usted, la tiene de médico? — Respondíle broncamente : 

— Si usted llama vocación, así ... á un entusiasmo, á un 
delirio . , . eso, no señor. No me repugna, y basta. 

— Está usted en un error. ... ¡ Qué ha de bastar ! Sin 
afición no se estudia, y sin estudiar no se sabe. ¿ Lo oye 20 
usted? No se sabe, digan lo que quieran esos flamantes 
sabiondillos de ahora, que en menos que canta un gallo, se 
calzan la ciencia universal. ¡ Palabrería ! Si usted no piensa 
dedicarse formalmente á aprender, mejor será que se vuelva 
con el arador 25 

— Pero señor, la mayor parte de mis compañeros están en 
el mismo caso que yo. . . . 

— Pero no corren de cuenta de Vicente Prado. Usted va 
á estar bajo mi vigilancia, y, por consiguiente, vida nueva. 
Usted estudiará y asistirá puntual á clase. No me ha de 30 
perder usted una. 

— Lo que es una sin remedio tendré que perderla. 

— ¿Cómo se entiende? 

— Porque simultaneamos. 



i8 



PASCUAL LÓPEZ 



— i Simultanear! — gritó el canónigo tragándome con los 
ojos y poniéndose del color de la escarlata. — ¡ Simultanear ! 
Así salen ustedes en dos años hechos Sangredillos de tres 
al cuarto, homicidas con diplomas é impunidad segura ! Así 

5 dicen ya las gentes : / Médico de revolución, prepara la Extre- 
maunción/ No, no, caballerito, yo no paso por eso, ni puedo 
pasar en conciencia. Usted ha de seguir su carrera como 
Dios manda, año tras año y con método; si no, estamos mal. 
No sé si fué el enojo pintado en el semblante del canónigo 
io ó el tono mandón que empleaba lo que me mortificó y movió 
á replicar : 

— Pues, la verdad, no sé cómo mis padres han autorizado 
para tanto á personas extrañas. Ya ve usted que se me 
sigue perjuicio, y á ellos también; tengo el año empezado, 

15 y á fe que primero coja el azadón y la guadaña, que suje- 
tarme á ciertas exigencias. 

La escarlata de la frente de D. Vicente subió á púrpura 
oscura, sus ojos ardieron y su boca se abrió, sin duda para 
dar paso á coléricas razones, cuando en el mismo punto 

20 resonaron ligeras pisadas, cedió la puerta y vi entrar una 
persona llevando la bandeja de los humeantes chocolates. 
Era una mocita como de dieciocho primaveras, de mediana 
estatura; vestía repulgado y plegado hábito del Carmen, de 
estameña, ceñido al airoso talle con reluciente correa de 

25 charol y ornada la manga izquierda con el coronado escudo 
de plata ; llevaba el cabello partido y alisado y cayendo en 
luengas trenzas, á la labradoresca usanza. Ataviada así, 
sonrosado el rostro, bajos los párpados y sosteniendo en 
ambas manos gallardamente la bandeja, parecióme la recién 

30 entrada niña un milagro de donosura, y más cuando la oí 
decir, con peregrina modestia y una vocecita de almíbar : 

— Muy buenos días nos dé Dios. 

A que contestamos D. Vicente y yo : 

— Santos y buenos. 



PASCUAL LÓPEZ 



19 



Se acercó ella á la mesa, y depuso su carga con diligencia 
singular, esgrimiendo unas manos que diputé al punto por 
copos de apretada nieve. Ante cada uno de nosotros dejó 
cumplida jicara de chocolate macho, cuyos efluvios aromá- 
ticos y vigorosos confortaban; obra de seis rebanadas de 5 
pan tostado ; hasta tres almendrados finísimos de Belvís ; 
un enorme vaso del agua sutil y clara de Santiago; en el 
cóncavo del vaso, disolviéndose, un robusto azucarillo moreno, 
y gruesa servilleta alemanisca, que trascendía á ropa limpia 
y á espliego ; hecho lo cual salió del aposento con la misma 10 
celeridad y silencio con que entrara. Entonces hizo explo- 
sión, como comprimido volcán, el enfado de D. Vicente. 

— ¿De suerte — prorrumpió sin curarse de la tentadora 
jicara — que se empeña usted en ser, á toda costa, un holga- 
zán y un perdis? ¿De modo que está usted totalmente 15 
maleado? Si yo fuese padre de usted ya sé cómo había 
de traerle á la razón : que la letra con sangre entra, y las 
blanduras pierden á no pocos. Pero una vez que no puedo 
enteramente asumir el sagrado carácter que da la paternidad, 
y usted se propone vivir como las bestias, in quibus non est 20 
intellectus, escribiré hoy mismo á su familia, diciéndole su 
resolución y añadiendo que está usted empedernido. 

Pero no pensaba á la sazón en cosa alguna más que en la 
gentil portadora de la bandeja. Las desabridas palabras de 
D. Vicente me volvieron á la realidad. Recordar punto por 25 
punto el anterior coloquio ; hacer memoria de que D. Vicente 
tenía una sobrina llamada Pastora, cuya fama de hermosura 
llegara á mis oídos estudiantilmente exagerada ; pensar en 
que el tío de esta criatura se estaba brindando á ser mi guía 
y director, y que por ende me sobrarían ocasiones de visitar 30 
la casa que tal tesoro guardaba, cosas fueron que escribo 
despacio, pero que calculé y enlacé con presteza eléctrica. 
Y con la misma mudé rostro, ademán y hasta voz, diciendo 
humildemente : 



20 



PASCUAL LÓPEZ 



— Le pido por Dios que no lo haga, señor, ni dé ese 
amargo trago á mis padres ; que yo, si por malos de mis 
pecados fui hasta hoy un haragán, estoy arrepentido y me 
pesa, y propongo muy de veras corregirme y seguir sus 

5 instrucciones de usted. No se dirá que tuve la suerte de dar 
con una persona que por mí se interesa, y que he pagado 
mal su bondad. Perdóneme usted lo que hablé ; estaba 
acalorado, porque así, al pronto .... Pero conozco que le 
sobra á usted razón. ¿ A dónde iría yo, hecho un ignorante ? 

o No, señor, usted lo acierta ; vida nueva. 

A medida que discurría yo despejábase la frente del canó- 
nigo, serenábanse sus facciones y brillaba en ellas tal 
contentamiento, que me iba dando vergüenza de mi falacia, 
y proponía en mi corazón hacer todo cuanto ofrecí. Final- 

5 mente dio muestras D. Vicente de hallarse aplacado, 
ensopando una tostada en la jicara, en lo cual le imité. 

— Sí señor — proseguí. — También es cosa que no 
gusta eso de tener que andar buscando empeños para salir 
airoso de un examen. Mejor es trabajar y ganarse los 

o grados. * 

— ¿ Lo comprende usted ? Es lo que yo quiero inculcarle. 
Hay que tomar la profesión á conciencia, y lo demás es 
patarata. ¡ Mucho dure el buen propósito ! Que no sé 
si se quedará en agua de cerrajas. De usted depende 

5 el cumplirlo: usted no es lerdo: si quiere, facultades 
tiene. Por de pronto, vamos á lo esencial. ¿ Debe usted 
algo ? 

— Sí . . . no . . . , es decir, á la patrona. 

— Con esa ya ajusté yo cuentas. ¡ Buena alhaja ! 

o — El zapatero de la esquina del Mercado Viejo me hizo 
estas botas altas. . . . 

— El zapatero. ¿ No hay más ? 

— Verá usted. ... En el café de Mariano . . . como 
solemos jugar al dominó. . . . 



PASCUAL LÓPEZ 



2 I 



— ¿Yno hay libro de cuarenta hojas ? ¡ Todo es nonada, 
comparado con los naipes malditos ! Tiene usted contraído 
vicio ? Porque hoy he visto . . . 

— No señor, era la brisca, entre nosotros, por pura 
broma . . . á habichuelas. . . . 

— Por broma pase . . . ¡ pero cuidado, cuidadito ! ¿ Y 
libros ? ¿ Tiene usted todos los del año ? 

— No, eso no. . . . Entre los cuatro reuníamos todos ; 
pero naturalmente, no traje sino los que me corresponden. 

— ¿ No le dan á usted sus padres dinero para libros ? 

— Sí, pero . . . 

— No diga más. Con aguas pasadas no muele molino : 
pero ¿ para cada cuatro un libro ? ¡ Madre mía del Socorro, 
mientras tres holgaban, estudiaría uno ! 

— Alternábamos. . . . 

— En roncar y perder el tiempo. Ni jota sabían ustedes 
de la asignatura. Bueno, ya pasó ; pero desde ahora. . . . 
Otra cosa tengo que preguntar á usted, y es materia algo 
delicada. Advierta que tengo poderes de sus padres, poderes 
amplios . . . que si no . . . 

— Diga usted, diga usted. 

Pues . . . (D. Vicente se bebió un copioso trago de 
agua) sus padres temen, y me han encargado que averigüe si 
tiene usted algún enredo, de esos que á su edad . . . En 
fin, usted me comprende. 

— Sí, sí, comprendo — repuse con sinceridad y viveza. — 
No, no tengo cosa mala que ocultar. 

— A Dios sean dadas gracias. También me encomiendan, 
como es justo, que mire porque usted no descuide sus 
deberes religiosos. 

Enmudecí. Para no mentir y ser leal, fuerza me era 
declarar que largo tiempo hacía no iba á misa, sino del pór- 
tico afuera, en donde me recostaba pasando revista á las 
devotas. No obraba yo así por irreligiosidad, ni por sistema, 



22 



PASCUAL LOPEZ 



sino más bien por descuido, pereza y rutina. Pero se me 
hacía cuesta arriba declararme al canónigo. 

— Muy callado se queda usted — dijo éste gravemente, 
rechazando el pocilio del ya sorbido chocolate, y limpiándose 

5 la boca con la servilleta doblada. 

— Diré á usted. . . . Algunas misas he perdido, pero 
mucha culpa de ello toca á mis compañeros, que se reían de 
todo lo relativo á Iglesia. Por librarme de su chacota . . . 

— Dime con quién andas, te diré quién eres ; las man- 
ió zanas podridas dañan á las sanas. Pues en ese asunto es 

preciso que usted ponga tiento, porque no quisiera yo encar- 
garme de mirar por ninguno de esos mancebitos desalmados 
de hoy, costales de impiedades, pervertidos por las malas 
ideas que corren. Eso no. Y mire usted que en su casa no 
l S deben de haberle dado tal ejemplo. 

— Así como pienso enmendarme en lo demás, — respondí 
— me enmendaré en eso. 

— Ojalá. Mala escuela ha tenido : ahora le será á usted 
más difícil tomar hábitos de orden, formalidad y buenas 

20 costumbres. En fin, usted afirma que va á ser otro hombre : 
¡ Dios lo quiera ! me sería muy doloroso tener que desesperar 
de su conversión. 

Dijo esto último en tono agridulce, del cual vine en cono- 
cimiento que mi tibieza y negligencia le habían parecido de 

25 mal agüero, y pesóme de ser franco, como á Gil Blas con el 
arzobispo de Granada. Yo, allá en mis adentros, me sentía 
más reo de pereza y flojedad que de otra cosa, y muriendo 
por congraciarme con D. Vicente, pronuncié con contrición 
doblada : 

30 — Señor, no soy mal cristiano, aunque remiso; y no es 
posible que deje de conducirme bien, viviendo con usted y 
en esta honradísima casa. 

— ¡ En esta casa ! ¿ Y quién le dijo que iba á estar en 

esta casa ? 



PASCUAL LÓPEZ 



— ¡Adiós mi dinero! — pensé para mi coleto, y como 
edificio de naipes se vinieron al suelo en un punto mis 
risueñas esperanzas y se volcó el cantarillo de la lechera. 
Debí de mostrar rostro asaz turbado y compungido, puesto 
que D. Vicente añadió con más benignidad : 5 

— Bien quisiera yo poner así á salvo su mocedad, y hacer 
ese servicio á su familia ; pero me lo vedan razones muy 
obvias. Tengo á mi lado, como usted ha visto, hermana y 
sobrina : esta última doncella, sin más dotes ni galas que su 
recato. Ya entre, según piensa, en el convento de la 10 
Enseñanza, ya mude de propósito y elija otro estado, no me 
parece que deba vivir bajo el mismo techo que un mozalbete. 
Las lenguas maldicientes poco necesitan para sajar y hacer 
picadillo de las honras. Pero no se apure : ya he procurado 
para usted más decente albergue del que deja. No lejos de 15 
aquí vive una señora buena que admite pupilos, no por 
hacer negocio, sino para ayudarse á pagar la casa. Serán 
ustedes no más tres huéspedes, y todos moros de paz ; no le 
maltratarán la ropa blanca como en aquel tugurio, y su 
cuarto no parecerá un hospital robado. 20 

Aún departimos algún tiempo el canónigo y yo, él doc- 
trinándome con sabios consejos, yo respondiéndole sumiso, 
pero con el pensamiento en otra parte, porque las nuevas del 
monjío en ciernes de Pastora me escarabajeaban en el alma. 
Despidióme, en fin, asegurándole yo que sabría encaminarme 25 
solo al redil que me buscara su solicitud. Encargóme el que 
viniese con frecuencia á darle cuenta de mis adelantos y 
conducta : lo que le prometí de muy buena gana. Con esto 
salí á la antesala, y me disponía á levantar el picaporte para 
irme, cuando un suave ceceo me llamó desde la esquina del 30 
pasillo. Dióme la sangre impetuoso vuelco á impulsos de 
una desatinada idea que me asaltó ; pero al punto me 
reconocí grandísimo sandio, pues quien me ceceaba no era 
sino la dueña. 



2 4 



PASCUAL LÓPEZ 



— Entra acá, hombre, — dijo campechanamente, empu- 
jándome por los hombros á un cuartico exornado de muchas 
estampas de santos con marcos de lantejuela, y amueblado 
con una cómoda alta en que descansaba una urna de palo 

5 de rosa que contenía una Divina Pastora de bulto, y una 
mesilla baja y ancha en que en gracioso revoltijo se mezcla- 
ban tijeras, dedales, carretes de hilo, prendas á medio 
repasar, retazos de cinta, hormillas, botones, cabos de cera 
y alfileteros. En los rincones había canastas con ropa 
10 blanca, fuelles, planchas y tenacillas de encañonar. 

— Entra, — repitió la matrona, que apartada de su her- 
mano se mostraba más lenguaraz y entrometida que modesta. 

— A ver qué buen mozo eres. ¡ Esa santa bendita de tu 
madre no te mandó á hacernos una visita, en tanto tiempo 

15 como llevas estudiando aquí! Pues bien sabe ella que nos 
queremos, y yo pasé por allá muy buenos ratos ; ¿ cómo 
están todos ? ¿ Y tu hermana la mayor, que tenía tres años 
cuando estuve allí ? 

Miraba yo á la madre de Pastora, y hallábala bien dife- 

20 rente de su hija ; pero la cordialidad del recibimiento me 
venía de molde, y propúseme no desperdiciar ocasión tan 
propicia. 

— Gracias á Dios no tienen novedad por allá, — contesté ; 

— mi hermana casó con el hijo del tío Alberto del Soto. 

25 — Válgame Dios, ese era un labrador de los de punta 
cuando yo . . . 

— Y mi madre no me dijo nada de ustedes, ni de que 
estaban aquí ; que si no, ya se vé que tendría mucho gusto 
en venir á verlas, y al señor D. Vicente. . . . 

30 — Una persona de tan buen consejo, aunque me esté mal 
el decirlo ; pero no hay en el cabildo otro más prudente. Y 
tú, claro, habrás andado como ya sabemos que andan los 
estudiantes, metido en mil zahúrdas, sin sociedad de gente 
fina. . . . Es una compasión como se educa hoy la juventud. 



PASCUAL LÓPEZ 



^5 



En mi tiempo había tertulias, y se tocaba la guitarra, y 
se cantaban canciones, y se ponían acertijos y juegos de 
prendas, y se recreaban las gentes sin malicia ; ahora van 
los muchachos á esos bailoteos, y si á mano viene gastan lo 
que no tuvieron nunca. . . . Me acuerdo, cuando yo era 5 
doncella de la señora marquesa de B , . . ¡ qué buenos 
ratos ! Tocaban las señoritas el clavicordio, que lo hacían 
hablar . . . y á eso de las ocho entraba un refresco . . . 
I cosa de gusto ! yo sabía dirigirlo y arreglarlo tan bien, que 
la marquesa me decía sólo : Fermina, ya sabes; como siem- 10 
pre. Y ya contaba yo : tantos convidados, tantas onzas de 
chocolate : tres bizcochos para cada uno, dulce de guindas á 
proporción. . . . 

La locuacidad de doña Fermina, rompiendo vallas y 
saltando diques, se desbordaba. Propúseme llevar con 15 
paciencia las flaquezas de la dueña, oyéndola como quien oye 
llover. Pero no había treta que bastase, porque sin dejarme 
el recurso de pensar en las musarañas, me llamaba la aten- 
ción hacia otro punto. 

— ¿ Pero qué estás mirando ? — me decía. — ¿ Miras esa 20 
imagen de la Pastora ? Pues has de saber que la compré 
de lance, y así y todo me costó siete pesos : es cosa fina. 
Repara que los borreguitos son de cristal y los árboles Con- 
chitas, y el vestido de la Divina Pastora es raso, con mucho 
bordado de oro. ... ¿ No ves qué sombrerito de paja tan 25 
cuco ? ¿ Y qué propios están esos pescados de cera que 
"nadan en ese río de hoja de lata y talco? Y la cara de mi 
Madre bendita, ¡ qué preciosísima es ! Dicen que se da un 
aire con mi hija. . . . 

No podía yo meter baza, ni menos sumirme en mis pensa- 30 
mientos ; la charla seguía desenvolviéndose y girando, como 
un ovillo por cuyo cabo se tira. Además de los anteriores 
temas, que nunca se agotaban, acribillóme doña Fermina á 
preguntas acerca de mi vida, mis amistades, mis propósitos, 



26 



PASCUAL LÓPEZ 



y la reprimenda que me había administrado D. Vicente ; 
describióme al pormenor mi nuevo alojamiento, el carácter 
de la patrona doña Verónica, el de los huéspedes, y hasta 
no sé si el color de las colchas y el dibujo de las toallas, y 

5 vine en conocimiento de que Doña Fermina no ignoraba 
nada de cuanto no le iba ni le venía. Mareado, disponíame 
ya á tomar soleta, cuando acertó á entrar Pastora, y con 
ella el alivio para mis nervios y el gusto para mi espíritu. 
Saludámonos con cierto encogimiento y cortedad, y ella se 

o sentó modestamente en su silleta baja, tomando al punto la 
labor, que según vi no era tejido de lizos de oro y seda, ni de 
orientales perlas recamado, sino las vainicas de unos anchos 
pañuelos. Noté que delante de su hija la lengua de doña 
Fermina andaba un poco menos suelta, ya porque el grave 

5 continente de la niña enfrenase su libertad demasiada, ya 
porque temiese decir algo que sonara despreciablemente en 
candorosos oídos. Ello es que se contuvo, tomó también 
las agujas de hacer media, y puso en actividad los dedos, 
dando respiro á la laringe. 

o A poco, madre, hija y yo terciábamos en familiar plática. 

III 

Era Pastora completamente distinta de todas las mujeres 
que había yo tratado. No se advertía en ella el descoco y 
presunción de mis parejas en los estudiantiles bailes, ni 
menos la rustiquez zahareña de mis montañesas hermanas y 

5 compañeras de infantiles juegos. Finilla y dama por natu- 
raleza, se mostraba al familiarizarse sencilla y alegre como 
paloma ; y aun no le faltaban unas miajas de malicia, desti- 
nadas á templar gratamente la demasiada pureza de las 
líneas de su rostro, parecido al de una Virgen de cera. Tal 

o infantil malicia endulzaba, á la vez, la excesiva corrección y 
regularidad del semblante, y la perspicacia extraordinaria 



PASCUAL LÓPEZ 



del entendimiento ; porque tenía Pastora un juicio tan vivo 
y claro á veces, y formulaba unas sentencias, que mal año 
para Séneca y cuantos maestros de filosofía produjo la anti- 
güedad. Lo mejor del caso consistía en que no sacaba 
Pastora su ciencia de ningún libro, como no fuese del Año 5 
Cristiano, de la Leyenda Aurea ó del Catecismo Explicado 
del Padre Mazo, únicos que en su poder vi; pues ni aun á 
las delicadezas místicas del Kempis se atrevía su biblioteca. 
De suerte que hay que creer que el recto discurso de Pastora 
nacía de una natural luz, propia de su alma, que muy bri- 10 
llantemente alumbraba su criterio. Yo confieso mi pecado : 
algunas veces, en presencia de Pastora, sentíame poseído 
de una impresión singular : antojábaseme que, aunque nues- 
tras sillas se tocasen y la estameña de su hábito rozase el 
paño de mi capa, en realidad Pastora estaba lejos, muy 15 
lejos, allá en unas cumbres muy altas que yo escalar no 
podía. Borrábase esta aprensión, cuando alguna de las 
inocentes chiquilladas de los dieciocho años brotaba de sus 
labios, más rosados que las conchas que contrahacían flores 
en la urna de la Divina Pastora. 20 

Nada menos semejante á una hija de la civilización que 
aquella futura monjita. Jamás respiraron sus pulmones, 
hechos al grave perfume del incienso, la atmósfera turbia y 
malsana de los bailes de San Agustín, ni el polvo sofocante 
de la Alameda en un día de música ; jamás tapó su cara 25 
virginal el antifaz encubridor que al velar el rostro rasga el 
velo de la vergüenza ; jamás deshonró su peruginesca cabeza 
moño ni perifollo alguno, ni más afeite que la clara linfa de 
las fuentes, con que alisaba el sedoso cabello; jamás trocó 
por manto de blonda la graciosa mantilla de tira, de tercio- 30 
pelo y paño, que tan bien sentaba al óvalo de su faz, real- 
zando con el contraste lo delicado de su cutis ; jamás afeó 
su cuerpo traje á la moderna, con pabellones, volantes ó 
lazos, sino el ceñido hábito de lisa falda y plegado corpiño, 



28 



PASCUAL LÓPEZ 



que dibujaba con púdica reserva las ondulaciones de su 
ligero y garboso talle. Es cosa bien llana que los estu- 
diantes, que tienen ojos de lince para atisbar á las muchachas 
bonitas, no dejarían de haber rondado á la sobrina de 
5 D. Vicente ; pero así paró ella mientes en los galanes que ace- 
chaban su ida á misa y á la novena, como en los habitantes 
de los antípodas. No existía en Santiago alcázar más inex- 
pugnable que el del recato de Pastora, ni cosa más proverbial 
que su recogimiento y modestia : buena prueba de ello era 

10 el que juntas hubiesen llegado á mí, caminando por no muy 
comedidas bocas, la nueva de su honestidad y la de su 
hermosura. Así fué que al pronto no me atreví yo á corte- 
jarla declaradamente. Me presenté tímido, respetuoso, ren- 
dido y prendado: y no sin orgullo vi que iba ablandándose 

15 aquel corazoncito y resbalando aquella voluntad por la 
pendiente florida y suave á que yo la atraía. 

Aunque sirve el amor propio de natural ceguera, todavía 
no puedo persuadirme de que la vocación monástica de 
Pastora fuese entonces verdadera y profunda, llamamiento 

20 eficaz al estado religioso. Imagino que la paz y sosiego 
ociosos de su espíritu, el carácter arrebatado y difícil de su 
madre, la devoción espontánea, el cariño y halagos de las 
monjas, le sugirieran la idea de enclaustrarse, considerando 
el convento más bien como un lugar de reposo que como el 

25 paraíso del alma. Por mucha estima en que yo me tenga, 
no me parezco capaz de turbar un pecho en que ya anidó 
la gracia, y que exaltan los transportes del amor divino. 
Colijo pues, que Pastora no sostuvo lucha ni combates con- 
sigo misma, ni experimentó remordimientos por desoir la 

30 voz de lo alto. Insensiblemente se fué aficionando á mí, y 
nos hallamos al cabo novios. 

No nos faltaron ocasiones de pelar la pava y de departir 
largamente. Doña Fermina era un Argos muy poco vigi- 
lante, amén de que tenía sus quehaceres y devociones, que 



PASCUAL LÓPEZ 



la forzaban á salir, y su incansable lengua, que la impelía á 
ir en busca de vecinas y comadres para dar desahogo á la 
plétora de palabras que la sofocaba. D. Vicente había dis- 
tribuido sus horas entre coro, siesta, rezo, paseo y lectura, 
de modo que me era facilísimo sortear las mías para no 5 
encontrarle. Es de advertir, porque no padezca menoscabo 
la limpia fama de mi Pastorcilla, que aquel nuestro afán de 
coger las vueltas á sus guardianes, no nacía de propósito 
alguno menos honrado y comedido : antes al contrario, como 
desde que conocí á Pastora la tuve por propia y adecuada 10 
para esposa legítima de un futuro medicastro, y como tal la 
puse allá en mi interior más alta que los cuernos de la luna, 
mi primer cuidado fué informarla de mi honesto propósito, y 
desde aquel punto no nos igualaran en mutuo respeto y con- 
fianza los más pulcros futuros ingleses. Pura niñería era lo de 15 
querer que nadie oyese nuestros coloquios ; porque en verdad, 
según su inocencia, pudiéramos pasarlos en mitad de la calle. 

A Pastora la defendía su sencillez y candor ; y yo, aunque 
algo maleado por el roce y por mis adocenadas aventurillas, 
no tenía en el fondo mucho de Tenorio. Por otra parte, en 20 
nuestros amoríos no fermentaba la menor levadura de senti- 
mentalismo, y nos tratábamos con aquel desahogo y llaneza 
que suministra la conciencia tranquila. Obsequiaba yo á 
Pastora indistintamente con claveles y camelias, que cogía 
en alguna huerta de los arrabales, ó con canastillos de 25 
hojaldre y barras de alfeñique compradas en la confitería; 
y ella así me pagaba con un escapulario bordado ó con una 
mata de malva-rosa, como remendándome los desgarrones 
de la escolar capa. Todo el tiempo se nos iba en hacer 
planes para el porvenir, ó en ajustar la cuenta de la lechera. 30 
Yo levantaba canastillos de naipes, y Pastora con un soplo 
de buen sentido los echaba á tierra. 

— Mira, — solía decirle presentándole un espejillo que 
colgaba de un clavo en el cuarto de su madre : — Mírate, 



3o 



PASCUAL LÓPEZ 



tonta, qué bonita eres. ¿ Y aun te atreverás á decir que no 
has de salir nunca de ese hábito y de esa mantilla de tira ? 

— ¡ Anda ! Más mérito es que sea bonita así. ¡ Brava 
hazaña haría en estar guapa, si me pusiese arrumacos y 

5 perendengues y aretes de piedras en vez de éstos ! 

Y tocaba riendo sus orejas, en que dos hebras de seda 
verde hacían resaltar lo nacarado y menudo del lóbulo. 

— j No, pues cuando seas médica, ya te mando yo que 
has de gastar blondas, y cola, y abrigo de terciopelo ! No 

io faltaría más. 

— j Já, já ! j abrigo de terciopelo ! ¿ Quién te verá, Pas- 
tora ? (Y hacía ademanes de dama remilgada que anda 
contoneándose, con las manos pendientes y los brazos tiesos 
y desviados del cuerpo.) 

15 — Mira, cada uno debe vestir como quien es. 

— j Conversación ! ¿ Y quiénes somos tu y yo, Pascualito ? 
¡ V aya unos príncipes y unos peruleros ! Sí, que ayer nos 
cayó el premio gordo de la lotería. Si el Señor nos concede 
patatas y tocino para guisarlas, mucho deberemos á su 

20 incansable bondad. Y nunca nos falte. 

— Cuando yo sea médico . . . 

— Va largo. Digo, si es que tú no te das otra maña, hijo. 
Pascual, estudia, estudia, Pascual ; que si no, tendremos que 
irnos á tu tierra á cebar bueyes. Y gracias si como labra- 

25 dores vivimos honradamente, sin depender de nadie más 
que de nuestras manos. 

— Pero mujer, si cada vez me entran menos en la chola 
esas malditas asignaturas. Por complacerte á tí y á tu tío, 
voy llevándolas con orden, y aun me aplico, vaya si me 

30 aplico ! Pero no hay día en que no vea graduarse en un 
santiamén á otros que saben tan poco como yo, y me lleva 
pateta. Ya podía yo estar concluyendo la carrera ; ¡ mira 
qué gusto ! 

— ¿ Sin saber nada? 



PASCUAL LÓPEZ 



31 



— Pues sí, que los que salen son unas notabilidades. 

— Pero hombre, para eso, mejor era que no hiciesen la 
farsa de ir á sentarse en aquellos bancos. Bueno estaría 
que el tío, que es canónigo, no supiese decir misa, ni 
teología, ni latín. ... Y lo que yo digo : si á mí me dieran 5 
un papel escrito; ¿eh? en que declarasen que yo sabía 
zurcir muy bien, vamos, y tú, fiado en ese papel, me trajeses 
tu gabán á que le zurciese un siete, y por no saber no te lo 
hiciera, ¿ qué dirías ? 

— No es lo mismo. La práctica ... 10 

— Ya; después que mates un ciento, ¿sabrás curar una 
docena ? 

— Tú no entiendes de eso. 

— Ea; pues tú tampoco. 

— Yo lo que te digo es que me hierve la sangre de impa- 15 
ciencia por ser médico, y que nos casemos. . . . 

— Y que nos muramos de hambre, porque no tendrás 
enfermos. . . . Mira, Pascual, yo vivo de cualquier modo, 
porque, aunque boba, bien se me alcanza que al que se con- 
tenta con poquito todo le sobra. Pero tú, que ya estás 20 
soñando ahí con blondas y rasos, y que además eres aficio- 
nadillo á mil menudencias y primores . . . Vaya, el que 
quiera ciertas cosas que las gane. 

— No sé cómo á tí no te entusiasma la idea de ir de mi 
brazo al paseo, al teatro. ... 25 

— i Teatro ! Haya para la olla, y daréme con un canto 
en los pechos. 

— Te digo que hemos de vivir como archipámpanos, 
j Verás cómo te gusta el teatro ! ¿ No fuiste nunca ? 

— ¡ Quiá ! Dice el tío que es un espectáculo muy inmoral 30 
y muy impropio de muchachas solteras. 

— ¿ Qué sabe tu tío? Apostaré á que en su vida lo vio. 

— Sí tal, fué una vez antes de ordenarse, y volvió escan- 
dalizado. Más de mil veces habla de aquel lance. Dice 



y- 



PASCUAL LÓPEZ 



que daban una función ... ¿A ver si me acuerdo? Era 
cosa de amores. ... ¡ Ay ! sí. Los Ama?ites del Teral 
ó Terel. . . . 

— De Teruel. . . . ¡ Bueno ! ¿ Y qué tiene eso de inmoral ? 
5 Eran dos que se querían, como tú y como yo, ¡ mira qué 

cosa ! Pues digo, ¡ si tu tío viese las que dan ahora 
nuevas ! 

— No, ya dice él que, según lo que traen los periódicos, 
aquello era tortas y pan pintado en comparación de lo que 

10 hoy se estila. Ya ves como tiene razón, y una muchacha 
formal no debe poner el pie en esos sitios. 

— ¡ Qué seria se me queda usted ! ¡ Parece una doctora ! 
j Los dedos te chuparías tú de gusto, sor Severiana, si oyeras 
una sola vez cantar el wals de las cartas en La Gran 

15 Duquesa! 

Y tomando un ovillo de hilo que hallé á mano, y colo- 
cándolo á guisa de carta ante mí, púseme á tararear : 

Oh carta adorada 
me hiciste feliz. 

20 — Pareces loco, — me dijo Pastora, riendo de todo cora- 
zón. 

Yo así un hierro de la plancha, y blandiéndolo, grité : 

— Atiende, atiende, que ahora va lo mejor: 

Y zis, zas,fium, 
25 yo soy el general Bum-bum. 

— Eso sí que lo aprendes pronto — exclamaba ella sin 
parar con su risa. — Tales necedades se te imprimen en 
seguidita en la memoria; y en cambio lo que lees en los 
libros se va como el agua si la echasen en esa canasta de 

30 mimbres. 

A este tenor eran nuestros diálogos, nada semejantes en 
verdad á los de Isabel de Segura con Marsilla, que tanto 



PASCUAL LÓPEZ 



33 



asustaron in tilo tempore á D. Vicente. Algunos días, fuese 
por el estado de la atmósfera ó por el de nuestros nervios, 
armábamos camorra y quimera, á lo mejor, por un quítame 
allá esas pajas ; que con ser Pastorcita una malva de ordi- 
nario, no dejaba, en ocasiones, de sacar las uñas. Recuerdo 5 
que cierta vez llegué de improviso, y hállela con los ojos 
hinchados, la cara de juez, devanando activamente una 
madeja puesta en el argadillo. 

— Aquí estoy yo — dije al entrar — aquí estoy yo, venga 
esa madeja, que la tendré de rodillas y todo para que devane 10 
á gusto la señora princesa Micomicona. 

— No me hace falta. Muchas gracias — contestó Pastora 
sin alzar los ojos. 

— i Uy qué vientos de cortesía soplan ! Malo, malo. 
Sentéme en mi sitio de costumbre, y Pastora siguió con su 15 

labor, sin volver siquiera el rostro para mirarme. 

— ¿ No me dices nada, mujer ? 

— ¿ Y qué quieres que te diga ? Habla tú. 
Levantéme, y con rápido movimiento sujeté entre las mías 

sus manos, al mismo tiempo que de un disimulado puntapié 20 
hice volcar el argadillo. 

— ¿ Qué confianzas son estas ? ¿A ver ? — dijo ella tra- 
tando de desasirse. 

— Hoy no se devana. 

— Pues, ¿ vendrás tii á hacerme mis obligaciones ? 25 

— Tengamos la fiesta en paz, Pastorcita. Yo he acudido 
aquí para hablar contigo, para mirarte, y no para que me 
pongas hocico. Levanta esos ojos de sol y te dejaré devanar. 

Los alzó con mirar nada blando ; abrí yo las manos y ella 
se volvió á instalar, enderezando la devanadera y despi- 30 
diendo á la vez un suspiro. Yo me quedé en pie á su lado. 
Un rayo de sol penetraba por la ventana, dorando los cabe- 
llos castaños de su inclinada cabeza. Arranqué una paja 
del asiento de la silla más próxima, y con el extremo la hice 



34 



PASCUAL LÓPEZ 



suaves cosquillas en la raya y en la nuca. Estremecióse 
como si la picase una mosca impertinente, pero no descosió 
los labios. 

— ¿ Se puede saber qué ocurre ? — dije yo ya aburrido. — 
5 ¿ Qué te pasa ? O me miras, y me hablas, y me riñes, y me 

insultas, ó me marcho y no vuelvo. Escoge. 

— No, si yo no tengo que reñirte por nada. Si te portas 
como un santo. ¿ Quién ha de hallar motivo de reprensión 
en la conducta del señorito don Pascual ? Es un modelo. 

io Pastora se había puesto de frente, soltando el ovillo ; y su 
rostro serio y un tanto descolorido, representaba diez años 
más que solía. 

— ¿ Qué he hecho yo ? Pues no me remuerde la concien- 
cia de cosa alguna. 

15 — La conciencia tuya es de manga ancha. 

— Pero, dime en qué está mi pecado, siquiera para 
arrepentirme. 

— ¿ De qué se ha de arrepentir una persona tan cabal ? 
No, si no es posible llevar una vida más arreglada y perfecta 

20 que la tuya. Y si no, examinemos un día . . . por ejemplo, 
el de ayer. 

— Pero . . . 

— Madrugaste á las diez : ¿ quién duda que es hora muy 
regular ? ¡ Otros se levantarán á mediodía ! Después fuiste 

25 á cátedra . . . con los que se quedan. A la una saliste á 
tomar el sol, que es ejercicio muy higiénico y provechoso 
para la salud. A las dos comiste, y te faltó tiempo para 
plantarte en el café. Allí no perderías sino cinco reales al 
dominó y no sé cuántas mesas de billar. . . . Para una 

30 pobre como yo sería sensible la pérdida ; pero para un 
millonario como tú, ¿ qué vale eso ? Al anochecer asististe á 
la novena de las Madres, como van los buenos cristianos, á 
no pasar del pórtico, y á quitar la devoción á las almas 
piadosas que entran y salen. 



PASCUAL LÓPEZ 



35 



— Iba por verte. 

— A otro perro con ese hueso. Demasiadas veces te he 
dicho que no quiero que la iglesia nos sirva de encubridora. 
A la iglesia se va á rezar y no á cosas profanas. ¿ Ibas 
también por verme á la puerta de la casa de X . . , esos 5 
señores que dan saraos, y ante cuyo portal os apostásteis 
veinte ó treinta para chillar y cantar á cada persona que 
entraba ? 

— Yo desearía saber quién te trae á tí esos chismes, para 
enseñarle cuántas son cinco. 10 

— Mal me quieren mis comadres porque digo las verdades. 

— Patrañas todo. 

— Pascual, no recurras nunca á la mentira. Eso sí que 
es peor. Lo sé de muy buena tinta, y no me importa decirte 
por quién. Mamá estuvo hoy temprano en la catedral con 15 
doña Verónica. 

— Patrona de Barrabás : ¡ á eso van á la iglesia, á comerse 
los santos, y al mismo tiempo á desollar al prójimo ! 

— No lo hablaron dentro, que lo hablaron fuera y á la 
salida, ¿ lo oyes ? Y me parece que no han descubierto cosa 20 
alguna secreta, sino pública y hasta callejera. 

— Pues una vez que doña Verónica es el testigo de mi 
vida, anda y pregúntale cuántos días al año hago yo eso. 
I No se ha de disfrutar de alguna expansión ? 

— No me quejo yo — dijo Pastora, con aquella sutileza de 25 
discurso que á veces mostraba — de que hayas vivido así 
ayer; quéjome de que esa vida tan vana te guste, y de que 

la llames expansión. Porque según un padre jesuita, á 
quien una vez oí predicar, no está el daño tanto en las faltas 
que por ventura cometemos, cuanto en el placer y afición 30 
que despiertan en nosotros. Tu ánimo está cosido á esas 
ociosidades, y tu voluntad no sabe tomar otro rumbo. Mien- 
tras no quieras ser hombre de provecho, ¡ ay Pascual ! no lo 
serás. Querer es lo primero. 



36 



PASCUAL LÓPEZ 



Acertaba Pastora en su análisis. Es verdad que desde que 
mi estrella me pusiera en las próvidas manos de D. Vicente ; 
desde que mis huesos reposaban en las zahumadas y lim- 
pias sábanas de doña Verónica, mi conducta era todo lo regu- 
5 lar posible. Acabáronse los trasnoches, los desórdenes, las 
travesuras y las intriguillas ; olvidara mi paladar el gusto de 
los licores, y mi mano el movimiento de las fichas del dominó 
y de las figuras del ajedrez. Cuando al revolver de una 
esquina me daba de manos á boca con mis antiguos compa- 
10 ñeros de zambras, volvía la cara por no mirarles. Unido 
esto á que asistía con puntualidad á cátedra, á que acom- 
pañaba á D. Vicente á sus largos paseos extramuros, y á que la 
, simplota de doña Verónica tuvo la flaqueza de dejarse decir 
L~(j ue yo vivía como una palomita, resultó que la mucha malicia 



1 5 y la envidia grande de mis antiguos compinches me confirmara 
conociéndome presto por el ridículo apodo de Palomita. 

Sí ; ¡oh debilidad, arcano y misterio del corazón del 
hombre ! ¡ Oh condición la suya peregrina, de ningún 
novelista bien descrita, de ningún sabio enteramente pene- 

20 trada ! ¿ Quién no pensara que con tal pormenor había de 
cobrar yo tédio, cuando no aborrecimiento, á aquellos pillas- 
tres ? Pues razón tenía Pastora : puntualmente occurrió lo 
contrario. Desde que supe que, por iniciativa del maligno 
mico que se llamaba Cipriano, eran mi bondad y virtud 

25 fábula y risa de unos cuantos perdis, de cuyo parecer debiera 
importárseme un bledo, picóme una comezón extraordinaria 
de ver, hablar y tratar de nuevo á semejantes bellacos : y 
era todo mi afán, no por darles sano ejemplo, ni por sacarles 
de la desastrada vida en que andaban, sino á la inversa por 

30 probarles que yo era tan truhán como antaño, y tan capaz 
de hacer una hombrada en La Flor de los Campos Je Cariñena, 
ó cualquier otro noble lugar. 

A tal empeño, que declaro sin vindicarme ni alegar dis- 
culpas, obedeció mi escapatoria, tan presto sabida como 




PASCUAL LÓPEZ 



37 



ejecutada. Doña Verónica, que me veía siempre metódico 
y formal, se asombró de mi calaverada, y no cabiéndole el 
pan en el cuerpo, manifestó su sorpresa á doña Fermina. 
Esta jugarreta no la perdoné en todo el tiempo que Pastora 
se mantuvo pensativa, cavilando en mi falta de seso y de 5 
amor al trabajo. 

¡ Qué paz, qué afable y soñolienta holgura, qué conventual 
sosiego se gozaba en la casa de doña Verónica, flor y nata 
de las posaderas de afición ! Parecía un palacio encantado. 
Tres no más éramos los felices mortales á quienes hospe- 10 
daba, por mucho favor, la buena señora. 

El primero un eclesiástico de estos cortesanos y sociables, 
cuya inofensiva manía es relacionarse con lo más distinguido 
del pueblo en que viven, y que se esponjan como si hubieran 
puesto una pica en Flandes, cuando les cabe la honra 15 
altísima de derramar el agua sagrada del bautismo sobre la 
frente del primogénito de una familia ilustre, ó de echar 
las bendiciones á una pareja de lo principal, ó de cantar las 
honras de una persona de suposición é importancia ; que 
sin tener orgullo propio, lo tienen por cuenta ajena, y se 20 
crecen y pavonean al pasar bajo el dintel de una puerta que 
corona un escudo heráldico, ó al rozar con el paño de su 
traje una manga galoneada ó un vestido de seda rica ; 
eclesiásticos que rara vez dejan de ser morigerados y puros 
en sus costumbres, sirviéndoles de mucho para ello el mismo 25 
trato correcto [de los] que frecuentan y el decoro que se 
consideran obligados á guardar á sus elevadas amistades. 
Era pues D. Nemesio Angulo uno de éstos, y yo sabré decir 
que aparte de aquella fútil niñería, pocos hombres conocí 
más afables, comedidos y delicados. Andaba siempre con 30 
una misma sotana, ya reluciente á fuerza de cepillo y uso, 
porque no siendo D. Nemesio ningún potentado, vivía parca 
y económicamente, y acongojábale sobremanera el pensar 
en ser nunca gravoso á nadie. 



33 



PASCUAL LÓPEZ 



El otro huésped, harto menos simpático que D. Nemesio, 
era un señorito, inmediato sucesor de una casa amayoraz- 
gada, rico y único, muy pagado de sí propio, muy fátuo ; 
no vicioso ni calavera ; pero con unos humos, un empaque 

5 y un aire de superioridad y desdén que, en mi concepto, le 
hacían insufrible. Gastaba á tontas y á locas en mil frus- 
lerías de todo punto afeminadas é inútiles ; en la guantería 
ordenaba que sus guantes midiesen un dedo más del largo 
ordinario por la muñeca, á fin de tener el gusto de pagarlos 

o dos reales más caros que todo el mundo ; y parecíale á él 
que este era un rasgo de exquisita distinción. Encargaba 
ropa y más ropa á los sastres, estrenando cada semana una 
prenda, sin hablar de las infinitas corbatas, cadenas y jun- 
quillos : pero su aire atado y lugareño, su rígida tiesura, así 

5 como una desdichada afición á las modas extravagantes y 
pasajeras, no solamente le impedían llegar á la elegancia, 
sino que le ponían á dos dedos de ser risible, y aun le 
privaban de lucir una figura aventajada, un cuerpo de buenas 
proporciones y un rostro nada despreciable. 

o Al llegar aquí tengo que confesarme de un sentimiento 
que no me honra ; pero que atañe á todo lo que voy 
narrando. Es el caso que la opulencia fastuosa, el pesado 
lujo y las pretensiones de don Víctor de la FormoseíTa (que 
así se llamaba el señorito), me producían, ¿ diré envidia ? ¿ diré 

5 empacho y tedio ? ¡ Qué sé yo ! Lo cierto es que llegó á 
no serme posible verle sin enojo, y que asía por los cabellos 
toda coyuntura (y no faltaban) de burlarme de él con los 
demás estudiantes, que á causa de su atildamiento no le 
llamaban sino don Esdrújulo (fieles á la costumbre de poner 

o apodos). Queríanle muy mal, y quizá no sin algún motivo, 
porque él prescindía de la unión y compañerismo, tenía á 
menos ir del brazo con los que no se presentaban tan peri- 
puestos ; no cruzaba dos palabras con los que á su lado se 
sentaban en clase ; se hacía el desconocido al tropezados 



PASCUAL LÓPEZ 



fuera del aula, y en suma, se aislaba en su altura y magnifi- 
cencia. De suerte que puede decirse que la Universidad 
entera tenía, como yo, ojeriza al rico estudian te.\ Al verle 
salir tan currutaco, con sus pantalones mahón ó gris perla, 
que no hacían una arruga, su levita de brillante paño, su 5 
cuello y puños niveos, sus guantes frescos, sus charoladas 
botas, y su sombrero reluciente algo torcido sobre la cabe- 
llera rizada á hierro, no podíamos eximirnos de mirar com- 
pungidos nuestro arreo escolar, harto maltratado y lacio. 

A veces me ponía yo ante un espejo y me consolaba yo á 10 
mí mismo diciéndome : Pascual, vale más tu soltura y tu 
buen avío que todas las galas de ese lindo D. Diego. Mas 
los sofismas del amor propio no bastan para encubrir la 
realidad. Mejor me desahogaba con celebrar los desvarios 
de Cipriano, que desde un cuarto piso despedía un puñado 15 
de harina hacia el flamante sombrero, ó pasaba los días de 
lluvia al lado de D. Víctor, patullando en los charcos para 
constelar de lodo el pantalón irreprensible. La noche en 
que, según informaron á Pastora, nos pusimos de guardia á 
la puerta del sarao para molestar á los que pensaban diver- 20 
tirse, Cipriano llevaba oculta bajo la capa una botella de 
asafétida, que con el mayor disimulo lanzó sobre los fal- 
dones del frac de D. Víctor. Éste, que era terrible cuando 
se encolerizaba, nos diera quizá á todos muy mal pago, 
si ligeros y tácitos no nos hubiéramos escabullido por 25 
una callejuela colindante sin aguardar á que advirtiese la 
burla. 

Inútil es decir que con el carácter de D. Víctor, ni yo le 
trataba ni nos saludábamos casi, á despecho de vivir tabi- 
que por medio. En cambio hice excelentes migas con D. 30 
Nemesio Angulo, y solíamos juntarnos para despachar la 
pitanza, no opípara, pero sí sazonada y gustosa, que nos 
ofrecía doña Verónica. El señorito comía aparte, en sus 
habitaciones, que eran dos y muy desahogadas, no que 



4o 



PASCUAL LÓPEZ 



nosotros con un angosto cuartuco nos contentábamos ; cosa 
nada de extrañar, teniendo en cuenta la diferencia de pupi- 
laje, y que razonablemente no podía la bondad de doña 
Verónica, con ser mucha, extenderse á equiparar á tan 
5 importante huésped con nosotros tan humildes. 

Sin embargo, el caritativo corazón de la excelente patrona 
la movía á hacer á nuestros estómagos partícipes de las 
golosinas con que á cuerpo de rey obsequiaba á Formoseda. 
Indignábame yo, y era lo bastante quijote para no comer 
io cuando advertía que me presentaban algún relieve de la 
mesa del señorito. D. Nemesio, en cambio, lo hallaba la 
cosa más natural del mundo. 

— ¿ No prueba usted de esa botella de Jerez ? — solía 
decirme. — El color convida. Traiga usted, le echaré una 

15 copa. 

— Señor D. Nemesio, ¿ no ve usted que está descorchada 
y empezada ? — contestaba yo mohino y fosco. 

— Y eso ¿ qué más da ? 

— ¿ Cómo qué más da ? ¿ Somos aquí criados para que 
20 se nos den las sobras de ese D. Esdrújulo? 

- — j Qué aprensión ! No, Pascual, no se las dan á usted 
en concepto de sobras ; lo hace esa infeliz de doña Verónica 
para que catemos de un vino excelente. 

— ¡ A mí me fríe la sangre todo esto ! Ayer nos pusieron 
25 una empanada que traía alzada la cubierta; se conoce que 

la levantó Formoseda, no le gustó el cariz y nos la encajó 
acá, í sólo para chafarnos ! 

— ¡ Válgame Dios ! No lo crea usted ; es una persona 
muy buena en el fondo el tal D. Víctor; conozco á su 

30 familia, que es dignísima, y de las antiguas de este país. 
Y él, á pesar de ese aire así . . . serio, es un pedazo de 
pan. Dos ó tres veces me ha obsequiado convidándome 
á comer en su sala, y aseguro á usted que estuvo atentísimo 
conmigo. 



PASCUAL LÓPEZ 



41 



— Con usted estará. Pues sólo faltaba : sí, que ¿ no 
trata usted á personas que valen y suponen cien veces 
más que él ? 

— No, no digo tanto, aunque es cierto que algunas señoras 
de respeto me favorecen y me reciben con agasajo. Ya 5 
saben ellas que Nemesio Angulo es un inútil pero bien 
intencionado capellán. 

— Yo le aseguro á usted que el D. Victorcito me quiere ^ 
mal y me hace los desaires que puede. Por eso me irrita 
que nos sirvan sus platos recalientes y que esta sea su 10 
segunda mesa. 

— Mire usted, Pascual, no podemos exigir muchas gol- 
lerías á doña Verónica ; harto hace la pobre, que nos hos- 
peda por una friolera. Ella combinará sus arreglitos, y puede 
entrar en sus cálculos ponernos un manjar que D. Víctor no 15 
haya probado. Y á nosotros ¿ qué mal nos viene con eso ? 
No lo digo por glotonería; soy más sobrio que otra cosa; 
no tengo grandes exigencias, y ya sabe usted que lo paso 
igual con nabos que con faisanes. Pero una vez que por 
desdicha nuestra no somos tan ricos como D. Víctor, debe- 20 
mos desechar la soberbia y conformarnos. Es el gran arte 
en la vida, Pascual : contentarse con la suerte. 

Decía esto con filosofía tan apacible y semblante tan 
sereno, que á veces me movió á probar de los aborrecidos 
manjares. Mas no me convencían sus razonamientos, ni 25 
me hallaba dispuesto á resignarme. Desde que vivía al 
lado del señorito de la Formoseda, siendo testigo de su 
lujo y prodigalidad, danzábanme allá en el magín ciertos . 
trasgos ó duendes, y se me representaban escenas fantás- 
ticas que me traían asaz de trastornado. No me sonreía 3 o 
el dinero como dinero, sino como medio de lucir, de triun- 
far, de aplastar á aquel vanidoso bajo el peso de mayores 
vanidades. ¿ Pensará nadie que al cerrar los ojos para 
mejor ver dentro de mí á Pastora, me la figuraba yo con su 



42 



PASCUAL LÓPEZ 



modesto hábito ? ¡ Buen hábito nos dé Dios ! La sobrina 
de D. Vicente, en mis visiones, arrastraba ya rozagante 
traje de ostentoso terciopelo, ya gasas sutiles y mágicos 
atavíos de baile ; ocupaba conmigo una gran casa, con 
5 ancho portal y salas amuebladas con primor ; dábamos 
convites á que era invitado D. Nemesio Angulo, y en que 
las botellas tenían lacrado el tapón, y las empanadas intacta 
la cubierta. Soñaba también que poseíamos un coche más 
lujoso que el del cardenal arzobispo (para lo cual advertí 

10 después que no se necesitaba mucho) y que pasábamos al 
lado de D. Víctor, salpicándolo con el fango que levantaban 
las rápidas ruedas. 

Con tales quimeras y devaneos, ya casi me era enojosa 
la sociedad de Cipriano y demás regocijados compañeros. 

15 ¿Qué valían los truhanescos placeres en que ellos pasaban 
la vida al lado de mis aspiraciones ? Pastora algunas veces 
se burlaba dulce y agudamente de mis ensueños. 

— Dime, ¿ cómo haremos para llegar á millonarios ? — me 
preguntaba muy seria. 

20 A esto no replicaba yo nada, y derretíanse las alas de 
cera de mis ambiciosos desvarios. Cuando por ventura 
insistía yo más, se formalizaba ella. 

— Pascual, Pascual — me decía — veo que el primer ene- 
migo del alma no duerme. Malo, hijo ; esa codicia no 

25 augura sino desdichas. A que eres capaz de venderme 
por treinta dineros, como Judas á Nuestro Señor. El dia- 
blo, el diablo te trae á mal traer con esas imaginaciones. 

— También es duro, Pastora, que nunca haya de poder 
uno gastarse las onzas en disfrutar como don Víctor. 

30 — ¿Y qué disfruta ese señorito ? 

— ¡ Ahí es nada ! Más derrocha él en un día, que tu 
Pascual desde que vino al mundo. 

— Pues, vaya, que la diversión . . . No estará más con- 
tento que yo lo estoy remendando esta sábana vieja. 



PASCUAL LÓPEZ 



43 




¿ Y por qué han de tener unos tanto y otros tan poco ? 



Por vida de . . . 

— ¡ Calla, deslenguado ! ¿ Le vas á enmendar tú la plana 
á Dios ? Aparte de que á mí no me la pegas, lo que te 
incomoda es ser menos, que si fueras más no me harías 5 
tal pregunta. 

— j Pobre del que está debajo ! 

Alzaba ella entonces la cabeza de la labor, y mirándome 
fijamente pronunciaba : 

— Todos somos hijos de nuestras obras. Si tú quieres, 10 
podemos ser ricos. Aplica los codos : de tí depende. Yo 



no he de coger los libros y estudiar por tí. Si estuviera 



en tu pellejo . . . No te rías ; se me figura que tragaría 
las lecciones. ¡ Si te ríes más voy á darte un tijeretazo ; 
^ á la una ... á las dos ... (y las tijeras caían de plano 15 
sobre los nudillos de mi diestra). 

De sobra alcanzaba yo que el porvenir de un mediquillo 
de mi laya no era de lo más brillante. La voz interior que 
tan claramente nos dice las cosas más duras, me gritaba 
que á aquel paso no iba yo derecho al templo de la fama. 20 
Sin ser torpe, me reconocía frío y cerrado para el estudio. 
Faltábame el amor, que, en el estudio como en todo, hace 
la carga ligera y suave el yugo. No retenía mi memoria los 
nombres técnicos ; los libros se escapaban de mis manos ; 
iba trampeando, leyendo sin interés y de mala gana. 25 

Con todo eso, el sistema aconsejado por D. Vicente dio 
su fruto. Por lo mismo que no era entonces obligatoria la 
asistencia á clase ; por lo mismo que la mayoría se aprove- 
chaba muy á su sabor de tal libertad, así como de la de 
simultanear y atropellar asignaturas, yo, que acudía puntual- 30 
mente á cátedra, yo que llevaba la carrera por su orden 
antiguo, cobré fama de aplicado, de buen muchacho, de hom- 
bre formal en suma, y antes de entrar á examen la benevo- 
lencia general de los profesores me Hacía augurar feliz éxito. 



44 



PASCUAL LÓPEZ 



Así fué ; preguntáronme con blandura cosas fáciles y 
corrientes ; despacháronme presto, y salí, sin discusión, 
aprobado. Corrí á pedir albricias á Pastora, y recordando 
en seguida que á dos leguas de mi hogar había un pueble- 
5 cito, y en él estación telegráfica, dirigíme á expedir un parte 
á mis padres, ó por mejor decir, á un amigo, con encargo 
de que se lo comunicara. Al acercarme á trasmitir mi des- 
pacho, pude observar que el telegrafista, hombre ya maduro, 
rojo como un pavo, no me atendía y refunfuñaba entre 
10 dientes coléricas exclamaciones. 

— ¡ Tunantes, ganapanes ! — decía. — Y volviéndose á 
mí — usted dispense, caballero — murmuró — pero no soy 
dueño de mí mismo. — Y tomando mi parte, leyólo en voz 
alta. 

15 — ¡ Ah ! — pronunció al terminar: — ¡reciba usted mi 
enhorabuena, caballero ! ¡ usted es un buen hijo y un hom- 
bre honrado ! Lea usted, lea usted lo que ahora mismo 
acaba de obligarme á trasmitir un pillo, un tagarote, al 
cual insulté y se rió en mis barbas, y dígame usted si un 

20 padre de familia puede ver impasible ciertas cosas. 
Tomé el trozo de papel y leí : 

" Papá : en fisiología mal ; anatomía igual ; las restantes 
ídem. Manda dinero. — Cipriano.'" 

IV 

Aquel año me parecían interminables las antes tan sus- 
25 piradas vacaciones, á pesar de que mis padres me recibie- 
ron, sin metáfora, como al hijo pródigo, matando una rolliza 
ternera é invitando á parientes y deudos al homérico ban- 
quete que se dispuso con los restos del pobre animal. Alas 
yo estaba en brasas. Me parecía que trascurriera un siglo 
30 desde que no hablaba con Pastora. Las diversiones rús- 
ticas, las fiestas y romerías me enfadaban ; mi deseo era 



PASCUAL LÓPEZ 



llegar cuanto antes al mes de octubre. Próximo ya éste, 
avínome un suceso que redobló mi impaciencia ; y fué que 
me atacaron perniciosas calenturas, de carácter tercianario, 
con las cuales postrado y doliente no fué posible que hasta 
principios de noviembre soñase en el viaje. Al cabo me 5 
dieron de alta, y aunque amarillo, chupado y hecho un 
espíritu, me faltó tiempo para tomar el camino de la esco- 
lar ciudad. A medida que iba ganando terreno y respi- 
rando nuevo y distinto ambiente, me parecía que la vida 
tornaba á mi debilitado organismo. Sentía el torrente de 10 
la sangre, más tépido y apresurado, girar por mi cuerpo ; 
cobraban elasticidad mis miembros, mi cabeza regía sose- 
gada y firme, y, cerrados los ojos, en un ángulo de la 
diligencia, saboreaba las gratas sensaciones del que resu- 
cita. Mil deleitosas quimeras, mil confusas aspiraciones se 15 
agolpaban á mi cerebro ; quería vivir, quería gozar. Como 
nos acercásemos á Santiago, miré por las ventanillas, y el 
paisaje más monotono~~que risueño, y el agudo soplo de 
fresquecillo de una tranquila tarde de noviembre que vino 
á herir mi epidermis, me produjo un estremecimiento de 20 
júbilo y entusiasmo. Me apeé en los arrabales antes de 
llegar á la parada, y eché á andar con paso ligero, sin direc- 
ción fija. Bajaba el día ya ; el sol poniente doraba con 
mágicos tornasoles los campanarios de las iglesias, y en 
especial uno que descollaba entre todos, unas torres gallar- 25 
das, afiligranadas, esbeltas. En mi vagabunda carrera, 
atraído por aquellas torres, fui á parar á la catedral. 

Entré. Pocos fieles oraban en las naves solitarias, por las 
cuales se extendía vago perfume de incienso. Los negros 
confesonarios parecían otros tantos inmóviles centinelas; 30 
un rayo de sol, casi moribundo, iluminaba el magnífico 
pórtico de la Gloria, colocando aureolas de rojiza y des- 
mayada luz sobre las cabezas de piedra de los bienaventu- 
rados. Bajo el elegante y atrevido pilar que sostiene el 



4 6 



PASCUAL LÓPEZ 



tímpano, la estatua del arquitecto Mateo, de hinojos sobre 
las losas, continuaba su eterna oración. En el lejano altar, 
ya invadido por la sombra, se percibía la melancólica imagen 
de la Virgen de la Soledad, rodeada de morenos ángeles, 
5 cuyos cuerpos, en la penumbra crepuscular, parecían dota- 
dos de vida y movimiento. Caminé hasta las gradas, arro- 
dilléme, y fervorosamente di gracias á Dios que me había 
conservado la existencia y devuelto la salud. Me distrajo 
de mi plegaria una forma gentil, presente siempre á mi 

10 imaginación, cuya proximidad entonces me revelaron los 
sentidos, pues la vi cruzar por detrás de Jas columnas que 
dividen la nave. Levánteme, y la seguí á distancia ; se 
retiraba ya, pues pasó ante el altar mayor haciendo una 
genuflexión y un signo de cruz. Tomó el camino para salir 

15 por la puerta que da á la Quintana, y al pasar ante la pila 
del agua bendita, la vi humedecer sus dedos, sacudirlos y 
santiguarse de nuevo. Vehemente tentación me impulsaba 
á ofrecerle el agua yo mismo : supe contenerme, pero no me 
eximí de alzar la gruesa y pesada cortina de cuero que 

20 pende ante la puerta de salida. La dama salió sin mirar al 
galán que así la obsequiaba ; yo eche' detrás, y al verla ya 
fuera del sagrado recinto, afanosamente le tire' de la manga, 
repitiendo á la vez su nombre. 

¡ Maldita plaza ! Estaba clara aún, porque el día no se 

25 extinguiera del todo ; cruzaban varios transeúntes, y el rápido 
y ahogado chillido que lanzó Pastora al verme, hizo volver la 
cabeza á dos ó tres. Ella lo notó, y precipitadamente me dijo : 
— Pascual, Pascual, estoy muy contenta: pero aquí no 
puede ser, no puede ser. Adiós, hasta mañana á las nueve. 

30 — Pero oye, escucha, mujer. . . . 

Asió mi mano, la estrechó suavemente, y veloz como una 
exhalación, antes que yo pudiera seguirla, cambió de rumbo, 
bajando apriesa la peligrosa escalinata, roida por el uso, que 
conduce de la Quintana á la Platería. Quede' parado, y al 



PASCUAL LÓPEZ 



47 



fin resolví no seguirla, puesto que ya me citaba para el día 
siguiente. 

Doña Verónica me recibió deshaciéndose en felicitaciones 
y extremos de gozo, porque no me había muerto. Supe 
que éramos los mismos huéspedes del año anterior ; vi á 5 
D. Nemesio, que mostró gran contento al hallarme restable- 
cido ; y se reanudó la rota cadena de mi existencia escolar. 
Poco me dejó dormir aquella noche el desasosiego, y dos 
regulares horas antes de la fijada para la entrevista, ya 
andaba yo rondando la casa del canónigo. La madrugada 10 
era fría y brumosa, como del mes en que estábamos, y subí 
el embozo de mi capa recatando el rostro. Cual enamorado 
novel, miraba ya á los cristales de las vidrieras, ya á las 
nubes color de pizarra, ya á la cerrada puerta de D. Vicente. 
Hecho vivo guardacantón, fui viendo cómo salían, primero 15 
la cerril moza de cántaro, que desempeñaba los más humildes 
menesteres de la casa, y que en este momento iba sin duda 
á la compra, si no mentía el panzudo cesto, cuya asa rodeaba 
su brazo ; después doña Fermina, rebujada en un mantón, 
rosario en muñeca y descoyuntándose á bostezos, y por 20 
último, D. Vicente mismo, que con diligente andar se enca- 
minaba á la basílica á celebrar la misa cotidiana. 

Vista que me causó mucho regocijo, pues salir él y 
colarme yo en el portal fué todo uno. Mas al cruzar el 
cancel, no sé cómo no pegué un brinco de sorpresa. Tras 25 
de mí se enhebró otra persona, y esa persona era un señorito 
alto, de buen talante, embutido en un abrigado gabán ; yo 
ignoro cómo le vi, quizás por el rabo del ojo, pero él no 
debió de verme, pues venía del otro lado de la calle, y á mí 
me encubría la meseta de la escalera, que formaba un recodo. 30 
Subí como un relámpago ; la puerta estaba entreabierta ; 
entré como una bomba ; empujé á escape ; cerré, y sólo 
entonces pude reparar en Pastora, que de pie ante mí me 
miraba asombrada. 



4 8 



PASCUAL LÓPEZ 



— ¡ Jesús, hombre, qué manera de entrar ! — exclamó. 

— Es que ... es que subía una persona que . . . — res- 
pondí sin aliento y casi sin acertar con las palabras. 

— ¿ Pero que' ocurre ? ¿ quién sube ? — preguntó alarmada 
5 la muchacha. 

Esta conversación era en la antesala, en voz queda y apa- 
gada ; iba yo á satisfacer la curiosidad de Pastora, á tiempo 
que el sonido de un campanillazo me cortó el habla. 

— Llaman — dije balbuciente. 

10 — Bien, ¿ y qué ? — repuso Pastora ya más serena. — Vete 
á mi cuarto ; yo tengo que abrir. Espérame allá. 

Así lo hice, y contando los segundos por los latidos de mi 
corazón y la pulsación de mis arterias esperé obra de tres 
minutos. Al cabo de ellos se presentó Pastora, encendido 

15 el rostro como brasa, y los ojos muy brillantes. 

— ¿ Qué hay ? ¿ quién era ? ¿ era él ? 

— ¿ El señorito de la Formoseda ? Ya lo creo. 

— ¿ Y qué quería ? ¿ qué quería ? Me ha hecho subir las 
escaleras de cuatro en cuatro. 

20 — ¿Te ha visto? — preguntó algo turbada la sobrina del 
canónigo. 

— No, no me ha visto ; no es posible. 

Pastora respiró, y su rostro se puso natural, risueño, con 
unos visos de aquella particular malicia suya. 
25 — Mucho me alegro — me dijo. — Una calumnia se 
inventa presto, y como la gente no está obligada á saber el 
buen fin con que tú y yo nos queremos ... Si te viera ese 
ocioso entrar aquí en ausencia de mi tío y de mi madre. . . . 

— No receles : me di tal prisa y maña á subir, que ni el 
30 viento. Pero me vas á explicar . . . porque yo aquí olfateo 

algo raro, desusado y peregrino. Vi que entraba ese seño- 
rito en el portal, y entonces volé, porque las consideraciones 
que á tí se te ofrecen me pusieron alas en los pies. Anda, 
dime qué es esto : veo unas cosas confusas. 



PASCUAL LÓPEZ 



49 



— Pues, Pascualillo, no son sino muy claras. El señorito 
de la Formoseda me ronda. 

— ¡ Que . . . te . . . ronda ! ¡ á tí ! 

— Sí, hombre, — recalco ella. — ¡ Vaya un milagro ? ¿ No 
dices tú que yo soy tan preciosa, y tan mona ? Pues 5 
el señorito quiere darte la razón. Digo, porque supongo 
que no me obsequiará por mis rentas; luego es porque le 
parezco bien. ¡ Soy yo mucha Pastora ! 

— i Qué necia estás ! — repliqué furioso. — ¡ Linda sazón 

y asunto de donaires ! Ríete de tu propia gracia. 10 

— Pero Pascual, no te conozco, — exclamó ella sobre- 
cogida. — ¿ Qué yerba has pisado ? ¿ Cuántos miles de veces 
no nos hemos solazado juntos á cuenta de mis rondadores ? 
Vaya, que lo tomas de un modo bien raro. 



— Es que ese señorito me empalaga hace mucho tiempo, i 



y además es un osado ; ¡ qué atrevimiento ! ¡ venirse á llamar i 
á tu puerta cuando sabe que estás sola ! ¡ Eso es un insulto ! 

— Si creerás tú que es el primero que lo hace ? En tierra 
de estudiantes no hay diablura nueva. Como á mí no me 
atrapan en bailes, ni en bureos, aprovechan esta ocasión. 20 
Sino que como recibí á los chuscos con un buen portazo, 
hace ya tiempo que no vienen. Este es nuevo, se conoce, y 
bobo por añadidura. 

— ¿ Y qué pretendía ? 

— ¡ Toma ! Un ratito de cháchara. 25 
Y tú, ¿ qué le has respondido ? 

— Que no la gastaba, y que tenía la cesta del repaso 
colmadita de ropa esperando por mí. 

I Y desde cuándo te hace la rosca el señorito Esdrújulo ? 

— ¡ Qué bien le cae ese nombre ! — dijo ella dando suelta 3 o 
á la risa que le retozaba en el cuerpo, y que solo contuviera 
mi trágico ademán. — ¿ Querrás creer que ahora venía muy 
soplado de guantes ? ¡ A las nueve de la mañana ! ¡Y no 
traía capa ! 




5o 



PASCUAL LÓPEZ 



— Contesta, contesta á lo que te pregunto. ¿ Cómo 
empezó este cortejo ? 

— Verás tií. . . . Fué una ocurrencia de D. a Verónica. 

— ¡ Comida de lobos vea yo á esa vieja ! 

5 — Un día fui allá con mamá á visitarla para no sé qué 
cosa que teníamos que tratar de la función de la Virgen del 
Amparo, que ya sabes que somos sus indignas camare- 
ras. . . . Pues es el caso que mientras hablábamos, ese 
señorito la llamó, sin duda para algún servicio ... y fué 

io allá, y tuvo la ocurrencia de decirle : Señorito Víctor, usted 
que le ponderó tanto á D. Nemesio lo guapas que estaban 
en el teatro anoche las señoritas de P . . . , venga á ver 
una niña que les pone á todas ellas el pie delante. Mantilla 
de paño gasta, pero el hábito no hace al monje. Véngase 

15 y me dirá maravillas. Mire, puede entrar pasito por la 
puerta del corredor que da á mi alcoba, y la estará viendo y 
oyendo sin que ella lo sospeche. 

— ¡ Celestina de Barrabás, condenada zurcidora de volun- 
tades ! 

20 — ¡ Bah ! Estamos hablando de tonterías y dejamos lo 
esencial. Cuéntame tu enfermedad toda : ¿ te duele aún 
algo ? ¿ Te hallas fuerte ? 

— No, no, acaba con la aventura de D. Víctor. 

— ¿ Y qué más quieres saber ? Me vio y se le puso en 
25 los cascos conquistarme. Como está tan moscón y anda 

tras de mí día y noche, mi madre le dio quejas á doña 
Verónica, sin saber que de ella era la culpa ; ¿ y qué 
pensarás que contestó la muy simple ? Pues contó lo de la 
alcoba ; se declaró autora é inventora del enredo, y aseguró 
30 muy sería que lo había hecho por buscarme una colocación 
brillante ; que estaba segura de que el D. Victorcito famoso 
concluiría por pedir mi blanca mano en debida forma, que 
yo arrastraría sedas, que bien lo merece mi gracejo, y . . . 
¿ qué importarán las chocheces de doña Verónica ? 



PASCUAL LÓPEZ 



51 



— i Será verdad, será ! ¡ Ese fachenda querrá casarse 
contigo ! 

— Me parece, Pascualillo, que el mal te ha sorbido el 
seso. Tú piensas que yo soy boba. Pues á fe que aunque 
visto de lana no soy oveja. Sí, que me mamo yo el dedo. 5 
Para el que no conociese á estos estudiantes ricos y desocu- 
pados. De perlas les viene pasar el rato con una muchacha 
necia, y reirse de ella á su sabor y plantarla después. 

— Es que tú . . . 

— ¡ Bueno, bueno ! Yo soy de la misma pasta que otras, 10 
que si burladas fueron, burladas se quedaron. 

— Y si . . . vamos, por una casualidad . . . supongamos 
que fuese cierto . . . 

No me dejó concluir la sobrina del canónigo, antes 
tomando un aire de cómica dignidad, y paseando arriba y 15 
abajo con un empaque y una expresión de altivez que con- 
trastaban con la picante malicia de sus ojos, me espetó esta 
arenga : 

— Señor D. Pascual López, tengo que decirle á usted 
que todo se ha concluido entre nosotros ; ¿ oye usted ? 20 
todito. . . . Sírvase no volver á hablarme ni á mirarme ; 
una cosa era aquella Pastora que usted conoció repasando y 
barriendo, y otra la señora de la Formoseda, que tiene usted 
delante. ... Lo más que puedo hacer por usted es con- 
cecferle nuestra clientela cuando sea médico ... le llama- 25 
remos si enferma Víctor ... ó yo ... ó alguno de los 
criados ó doncellas. 

Y volviéndose hacia un punto imaginario del espacio, 
pronunció : 

— Esposo, Victorcito, que pongan el coche. ... 30 
Antes que yo tuviera tiempo de reirme ó enfadarme, dos 

dedos afilados asieron cada una de mis orejas, y con más 
fuerza de la que parecía posible en ellos, tiraron hacia abajo 
y caí en el humilde suelo medio de bruces. Entonces las 



PASCUAL LÓPEZ 



manos dueñas de los dedos me administraron hasta media 
docena de gentiles pescozones, que sufrí sin chistar, y por 
último, una voz grave, cuanto puede serlo la que brote de 
una gargantita cisnea y cristalina como la de mi Pastora, 
5 me. dijo perentoriamente : 

— Ahora mismo se marcha usted de aquí. 

— Pero, Pastorcilla — repliqué agarrándome á la correa 
de su hábito — si he llegado hace un momento. 

— El onceno, no estorbar ; pueden volver, y son cerca 
10 de las diez. 

— i Si aún no me diste la bienvenida ! ¡ Si no me has 
dicho ni que te alegrabas de verme de nuevo ! 

— Yo bien quise, pero tú preferiste hablar de don Víctor. 
— ¡ Siquiera un cuartito de hora más ! 

15 — Ni un minuto. Hasta mañana á las ocho, que 
estarás . . . 

— ¡ Aquí ! 

— No ; en la capilla del Cristo de la Corticela, D. Neme- 
sio dirá una misa por mi intención. ¡ Judío ! ¡ Sólo falta 

20 que pongas gesto cuando se dan gracias á Dios porque te 
dejó en este mundo ! El sabrá para qué ; yo no lo entiendo. 

No me costó trabajo alguno cohonestar mi ausencia con 
los profesores. Tan verdad es aquello de "coge buena 
fama y échate á dormir," que ni aun miraron el certificado 

25 del médico que les fui exhibiendo, aunque la ley no me lo 
prescribía. Mi reputación me garantizaba. Animado con 
esto y con el feliz éxito del año anterior, reanudé mis ocu- 
paciones, asistiendo á clase con la regularidad acostum- 
brada. D. Vicente no desistía de inculcarme las muchas 

30 ventajas que podía traerme en el porvenir mi juiciosa 
conducta. Hallábase más satisfecho de ésta que de mis 
estudios, que no le parecían, y con harta razón, suficientes. 
Con todo, en las advertencias de D. Vicente se notaba 
aquella blandura que manifestamos á los que aceptan y 



PASCUAL LÓPEZ 



53 



siguen nuestros consejos. D. Vicente se pagaba mucho 
de que se tomase su parecer, y yo le mostraba acatarlo en 
todo. 

— Este año es preciso aplicarse más — me decía — no 
se fie usted de que el pasado le aprobasen, porque hogaño 
hay profesorado nuevo, y esos ... ya se ve, ¡justicia de 
enero ! aprietan siempre las clavijas. 

Esta aserción me la confirmaron presto mis compañeros. 
En particular me designaban como rígido y endiablado á 
un tal D. Félix O'Narr, cuyo apellido españolizaban llamán- 
dole Onarro. El cual era recién venido, con fama inmensa 
de saber, á desempeñar la cátedra de química. 

Cabalmente me tocaba aquel año cursar tal asignatura, 
una de las que más tedio me producían en la carrera. 
Miré con curiosidad y aun con saludable temor al que 
había de embutirme en el caletre tantas cosas aborrecidas. 
Era el Sr. Onarro, á quien llamaré así siguiendo la cos- 
tumbre general, hombre ya maduro y calvo, con azules 
antiparras que quitadas descubrían los ojos grises más 
penetrantes, inquisidores y claros del mundo; los pocos 
cabellos que le restaban parecían rubios entrecanos ; las 
patillas lo mismo ; pergaminoso el rostro, la boca benévola 
y provista de sana dentadura, ágil el cuerpo y ligero como 
el de un muchacho. En su tipo se mezclaban el sabio y 
el montañés de Irlanda. Su traje lo componían en todo 
tiempo un levitón color de nuez moscada, un sombrero 
blanco de fieltro, una corbata con nudo hecho aprisa, y una 
ropa blanca limpia siempre como el oro ; combinación de 
desmaña y pulcritud que es frecuente en los anglosajones. 
Si Onarro, cuyo apellido revelaba oriundez irlandesa, era 
nacido español, ó si de niño fuera traído á tierra de España, 
es cosa que nunca supimos. Rodeábale cierto misterio, 
muy favorable á su fabulosa reputación científica. Se con- 
taban de él lances inauditos y peregrinos, inverosímiles 



PASCUAL LÓPEZ 



exploraciones geológicas por las montañas. El había pene- 
trado más adentro que nadie en la sima y galería pavorosa 
del Pico Sacro ; él visitara en toda su extensión los sub- 
terráneos de las torres de Altamira. Para completar el 
5 mito, se aseguraba que su venida á Santiago obedecía al 
propósito de entregarse con completa libertad y aislamiento 
á unas investigaciones acerca de la piedra filosofal. Desqui- 
tada toda exageración era fácil conocer, aun siendo tan lego 
como yo en la materia, que Onarro dominaba la asignatura. 

10 Lo fácil, abundante y luminoso de sus explicaciones; la 
evidencia con que las demostraba; los muchísimos datos 
que traía en su apoyo sin esfuerzo alguno ; la sencillez 
misma con que nos ponía en camino para ahorrarnos hasta 
el trabajo de discurrir, todo daba muestra de su superiori- 

15 dad. Veíase que la tarea de la enseñanza, tan ardua de 
suyo, le servía á él de juego y pasatiempo, en que descan- 
saba de más graves faenas. Nosotros éramos medianos 
jueces, y nuestro voto significaba poco ; pero Onarro era 
admirado de sus mismos colegas. Se sabía que se carteaba 

20 con Liebig, Würtz, Berthelot y otras lumbreras alemanas, 
francesas é inglesas, á quienes no conocíamos sino para 
servirlas. Lo que despertaba mayor interés en la cátedra 
de Onarro eran los numerosos experimentos, diarios casi, 
con que vivamente inculcaba sus teorías. Eran éstos tan 

25 varios, tan felizmente realizados, tan divertidos algunos y 
tan curiosos todos,, que los atendientes estaban como embo- 
bados y suspensos, y ni uno solo faltaba á clase, á pesar de 
la laxitud que reinaba en punto á asistencia. Mucho siento 
que mi ignorancia y escasez de memoria no me permitan 

30 recordar algunos de tales experimentos, por todo extremo 
originales y dignos de no morir en el olvido. Pero también 
es verdad que poco atendía yo á grabarlos en mi mente, 
distraído como andaba con mis amoríos, y los disgustos que 
iba teniendo por razones que diré. 



PASCUAL LÓPEZ 



Es el caso que aquel pacífico y alegre cariño que Pastora 
y yo nos profesábamos, y que era semejante á un arroyito 
manso, que sin meterse con nadie va lamiendo una margen 
de flores, se trocaba en torrente impetuoso á medida que lo 
sujetaban y detenían los obstáculos. Los que se nos habían 5 
presentado no eran de calibre que nos desesperase, pero sí 
que nos molestaba mucho. Ni más ni menos que doña Fer- 
mina, aquel modelo de agasajadoras, aunque parlanchínas 
dueñas, se metamorfoseó de la noche á la mañana en encar- 
nizada enemiga. La primera vez que desde mi vuelta de 10 
la montaña fui á hacerle la visita oficial, me recibió de un 
modo tan seco y áspero, me puso gesto tan de vinagre, me 
disparó tan agresivas pullas, me asaeteó con tales indirectas 
á los " estudiantes del pío-pío, llenos de hambre y muertos 
de frío," á los " entrometidos que se cuelan por el ojo de 15 
una aguja," á los que " piensan en casarse, y establecerse, 
y pretenden á las muchachas sin tener sobre qué caerse 
muertos," que fuera preciso provistarse de orejas de corcho 
y alma de almirez para sufrirlas y hacerse el sueco. Mi 
paciencia no llegó á tanto, y levantándome, propuse en mi 20 
corazón no volver allí sino después de cerciorarme de la 
ausencia de semejante harpía. La cual, sin duda, me adi- 
vinó el propósito, y vuelta Argos vigilante é impertinente, 
se cosió al guardapiés de su hija, no dejándola á sol ni á 
sombra. Adiós las íntimas conversaciones, las dulces chan- 25 
zas y todo el regocijo de nuestra mutua y honesta afición. 
Era tal el humor que con semejante dieta traía yo, que á 
agregarse los celos de D. Víctor, enteramente me diera 
de calabazadas contra la pared. Por fortuna este último 
motivo de desasosiego é inquietud había desaparecido, pues 30 
siéndome á mí tan fácil saber y seguir los pasos del seño- 
rito de la Formoseda, pude convencerme de que desde la 
escena de la puerta el rico estudiante no volviera á rondar 
la calle de Pastora, ni á esperarla á la salida de misa, ni 



56 



PASCUAL LÓPEZ 



en suma, á dar señales de proseguir pensando en ella. 
Andaba, eso sí, más grave, serio y espetado que nunca, 
cosa que yo atribuí al amor propio ofendido, y que me 
lisonjeaba un tantico por ser yo el vencedor en la lid de 
5 que él saliera tan poco airoso. 

El hombre es un ser expansivo y comunicativo, que goza 
del bello privilegio de disminuir el dolor y aumentar la 
dicha cuando ambas cosas confía á sus semejantes. Yo, 
en particular, jamás presumí de misántropo ni de callado, 

10 y siempre experimenté comezón de hablar de mis asuntos, 
lo cual prueba bien esta mi determinación de tomar hoy por 
confidente al público entero. En aquellas circunstancias 
no me ocurrió ni pude abrir mi pecho sino á D. Nemesio 
Angulo. Claro está que ni doña Fermina ni D. Vicente 

15 me oirían con benignidad ; Cipriano, á quien hallé más 
apicarado que nunca, no me pareció de tan limpios oídos 
que debiese poner en ellos el nombre de Pastora ; y en 
cuanto á doña Verónica, huía yo de ella como del fuego. 
Reunía D. Nemesio incomparables prendas para su papel de 

20 confidente. Habituado á tratar damas, había oído muchas 
quejas y desdichas íntimas, y era tan paciente en atenderlas 
como suave en consolarlas. Era además discreto y reser- 
vado, condición que no puede faltar en quien, frecuen- 
tando con fueros de confianza varios círculos, no quiere 

25 ponerse á mal con ninguno. Rara vez llevaba la contraria 
á nadie, y cuando lo hacía, usaba tono afable y cortés. 
Mostraba interesarse mucho en los ajenos placeres y tri- 
bulaciones, y nunca revelaba impaciencia ó hastío cuando 
prolijamente se las referían. No se contaba por cierto 

30 D. Nemesio en el número de los pocos hombres de quienes 
en momentos críticos y supremos pueden esperarse eleva- 
das y enérgicas sugestiones al bien obrar y un criterio moral 
alto y sublime ; pero hallábase en él un consejero siempre 
prudente y conciliador, que con benignidad consolaba, y 



PASCUAL LÓPEZ 



57 



que sabía tocar á las llagas del espíritu con suave mano. 
D. Nemesio no era un tónico, sino un lenitivo. 

Contéle, pues, de pe á pa mis contrariedades, sin omitir 
el fracaso amoroso de nuestro convecino en la empresa de 
Pastora. Dos cosas maravillaron á D. Nemesio : la retirada 5 
del señorito y la conducta de doña Fermina. No sabía 
cómo compaginarlas. 

— Me pasma — decía — conociendo á D. Víctor, que 
desista así de su propósito. Tiene una . . . no, vanidad 
no, pero más bien así, un puntito de orgullo . . . ya se vé ; 10 
tanto le han mimado á porfía la naturaleza y la suerte, que 
no es extraño que imagine que cualquier muchacha se ha de 
conceptuar muy venturosa con que él la pretenda, dicho sea 
sin ofender á usted, Pascual. Yo no estoy autorizado para 
suponer lo que voy á asegurar, ni nada he visto que me lo 15 
confirme ; pero creo á pies juntillas que muchas señoritas 
de Santiago le darían un sí más redondo que una bola de 
billar. Y según de público se refiere (pero mire usted, que 

á mí no me consta) ya á alguna se inclinó que no le hizo 
ascos : al contrario. 20 

— Pastora, Sr. D. Nemesio, vale por todas las que visten seda. 
- — i Dígamelo usted á mí ! Es mi hija de confesión hace 

cuatro años ; es una niña como una rosa, y además muy 
honrada ; nadie tiene por donde murmurarla ni tanto así ; 
seria, con lo cual enfrena á los atrevidos ; laboriosita, buena 25 
cristiana ; en fin, amigo, no cabe dudar que es una alhaja. 
Pero ya sabe usted que vivimos en un tiempo en que el 
dinero es estimado, y la posición y linaje también ; y usted 
comprende que desde ese punto de vista, Pastora no sirve 
para Formoseda. 30 

— Sr. D. Nemesio ¿y á usted qué le parece ? tendría 
Formoseda intenciones formales ? 

— No es probable, no es probable. Querría pasar el 
tiempo agradablemente ; una muchachada. 



5* 



PASCUAL LÓPEZ 



— Pero entonces, ¿ por qué me recibe con cara de perro 
doña Fermina ? 

— A doña Fermina, por lo visto, le llenó la cabeza de 
viento esta alma de Dios de doña Verónica, y ya está ella, 

5 de seguro, figurándose que es suegra del rico D. Víctor, y 
viendo á su hija hecha una señorona principal. En tales 
ilusiones (si yo no alcanzo muy poco) estriba su porte para 
con usted. Por lo cual, creo que no debe usted apurarse ; 
así que el tiempo le demuestre la vanidad de sus encum- 
io brados pensamientos, y así que se persuada de que D. Víctor 
no se acuerda ya de ese devaneo juvenil, ella amansará. 

— Cáseme yo con su hija, y ajustaréle las cuentas. 

— Pero, para casarse ... se necesita ... á mí se me 
figura . . . que usted no cuenta con muchos medios. 

15 — ¡ Ay Sr. D. Nemesio! Ahí está el quid — en los 
medios. ¡ Pícara suerte la mía ! 

— Vamos, que Dios proveerá. Yo no he sido nunca rico, 
y viviendo y gobernándome fui, y aun tratando con lo prin- 
cipal : cierto es que por mi estado carezco de obligaciones 

20 perentorias. 

De esta suerte, y con tales coloquios engañaba yo mi 
aburrimiento, indispensable consecuencia de la encerrona de 
Pastora. Hacía lo posible para verla y hablarla ; menu- 
deaba visitas á D. Vicente por si ella salía á abrirme y 

25 lograba unas palabras siquiera : pero siempre fueron la indi- 
gesta dueña ó la tosca Maritornes quienes me franqueaban 
la entrada. D. Vicente me recibía cariñoso unas veces, 
sermoneador otras, y por efecto de la impaciencia sus con- 
sejos y exhortaciones me sonaban á cencerro cascado. 

30 Reducido al oficio de melancólico rondador, pasábame las 
horas muertas mirando al portal del canónigo, cual un 
tiempo D. Víctor. Un día, sobreexcitado y ahito ya de la 
situación, resolví quemar las naves, y me colé de rondón en 
las habitaciones de mi adorado tormento. Hallé á madre é 



PASCUAL LÓPEZ 



hija en sus labores acostumbradas ; Pastora dio un chillido 
al verme, y en su rostro se pintaron gozo y sorpresa ; doña 
Fermina me miró como miraría á un megaterio ú otro ante- 
diluviano animalazo. Vi sucederse en su cara un color de 
púrpura, y la biliosa palidez de la ira. Levantóse majestuo- 5 
sámente y con laconismo admirable en ella : 

— Pastora — dijo á su hija — vete á ver si se le ocurre 
algo al tío. ¡ Anda ! Qué ¿ no has salido ya ? 

— Madre, voy — respondió Pastora sin descomponerse — 

y salió con su andar ligero y noble, andar que yo hubiera 10 
puesto en música si á tanto alcanzase mi habilidad. 

Sin saber lo que hacía, por instinto eché yo detrás ; pero 
la indignada matrona me asió del cuello de la americana, y 
sacudiéndome nada suavemente, me disparó estas frases : 

— Oye tú : no me parece mal que vengas cuando te dé la 15 
gana ; pero te aviso que no has de ver á Pastora : te pasarás 
un rato conmigo, si gustas ; lo que es con ella, ni por pienso. 
Mi hija no ha de perder su crédito por haraganes. Las 
mujeres somos cristal, ¿ entiendes ? (ella no tenía nada de 
trasparente, ni de frágil al parecer) y un soplo nos empaña. 20 
A Pastora se lo he dicho : mira que la reputación no se gana 
en años, y se pierde en un segundo ; mira que no tienes más 
dote que tu buena fama ; mira que los veinte pasan pronto, 

y después . . . arrancarse los cabellos. Y á tí te canto lo 
mismo : no vengas á hacer sombra á mi hija : ya lo sabes. 25 
Si no quisiste entender por indirectas, ahora lo compren- 
derás, así, clarito. 

— Señora, — contesté yo, después de libertar mi cuello 
de aquellas manos gruesas y surcadas que aún lo retenían 
cautivo, — usted se prevale de que yo en esta casa no puedo 30 
poner en movimiento la lengua, por respetos á D. Vicente. 
Me voy, sí me voy, y no haré á usted más sombra; pero 
también le prometo reirme á mis anchas cuando usted se 
encuentre como la niña bonita, compuesta y sin novio. 



6o 



PASCUAL LÓPEZ 



— ¿ Qué dices, deslenguado ? 

— Nada, ilustre suegra del señorito D. Víctor. . . . 
Já, já. 

De todos los arbitrios para exasperar á doña Fermina, 
5 el más seguro era reirse. La vi lanzarse hacia mí ; pero 
yo, con mis ágiles piernas de estudiante, estaba ya en la 
escalera. 

V 

Hasta este punto, los sucesos de mi historia, si bien para 
mí muy importantes, nada ofrecen que se salga y aparte del 

10 curso ordinario y corriente de la vida. Ni en mis amoríos, 
ni en mis estudios, ni en mis pocas travesuras y niñadas de 
escolar, hay cosa que digna de especial atención parezca. 
Tan vulgar va siendo mi odisea, y tan insignificante su 
argumento, que omitiera escribirla, si no lo creyese indis- 

15 pensable para mejor inteligencia de los acontecimientos que 
seguirán, y si á la vez no experimentase yo cierto deleite en 
recordar escenas triviales y comunes, pero muy gratas para 
mi corazón y muy presentes á mi memoria. Desde ahora 
empieza el relato de hechos que al principio eran solamente 

20 singulares, mas después se tiñeron de color fantástico muy 
subido, hasta rematar en increíbles. Procuraré narrarlos 
como si nada de extraño hubiese en ellos, y manifestando el 
menor asombro posible : por este medio, acaso el lector les 

' dará más fácilmente asenso y no me motejará de embustero 

25 ni de exagerado. 

Sucedió que empecé yo á observar, y conmigo todos 
cuantos á la cátedra de química asistían, la mucha atención 
y benevolencia que me dispensaba el profesor Onarro. El 
destello de sus antiparras azules, deslizándose por encima 

30 de las apiñadas cabezas de mis compañeros, iba á buscarme 
hasta el sombrío rincón en que yo gustaba de echar tal cual 



PASCUAL LÓPEZ 



regalado sueñecito, al arrullo de las magníficas disertaciones 
del sabio. Al verme entrar éste, una leve sonrisilla dilataba 
el ángulo de su boca, descubriendo los blancos dientes ; al 
mirarme salir, sus ojos agudos, libres ya de antiparras, me 
seguían con pertinacia é interés. Nada tenía por cierto de 5 
admirable que un catedrático reparase benignamente en un 
alumno, pero era rarísimo, por ser yo el alumno distinguido, 
y Onarro quien me distinguía. Contábanse en nuestra clase 
cinco ó seis muchachos que, naturalmente aplicados y estu- 
diosos, despierto además su entusiasmo científico por la 10 
explicación brillante y la diestra enseñanza de Onarro, se 
dieran á trabajar con ardor en aquella asignatura, desaten- 
diendo las restantes ; los pobrecillos se pasaban horas y 
horas con los codos apoyados en la mesa, devorando libros, 
y realmente iban obteniendo resultados no despreciables, 15 
que, en el concepto general, debían granjear las simpatías y 
aprobación del profesor á tan beneméritos discípulos. 

Sin embargo no fué así. Onarro, enterado de sus ade- 
lantos, mostró poca sorpresa y menos regocijo ; sereno é 
impasible, como de costumbre, les aconsejó en breves frases 20 
que siguiesen con la misma ó mayor asiduidad, si aspiraban 
á no ignorarlo todo. En cuanto á la turba multa de media- 
nías y nulidades que llenaba la cátedra, Onarro la conducía 
como á chicos rebeldes, á palmetazos. En su porte y en 
su método especial de instruir, obraba cual si tuviese que 25 
habérselas con niños. Repetía experimentos, introduciendo 
así breve é intuitivamente por los ojos aquello que era difí- 
cil de hacer entender mediante la razón. Que el sistema 
no era del todo desacertado, probábase con la concurrencia 
mayor cada día, y con el vivísimo interés que en ella des- 30 
pertaban las lecciones. Como sus experimentos solían ser 
tan sorprendentes é ingeniosos, el auditorio se prendaba de 
ellos, y la herida imaginación movía á estudiar el fenómeno 
para comprenderlo. Experimento había tan sencillo, que se 



62 



PASCUAL LÓPEZ 



tomaría por juego ó recreación entretenida. Todos los 
alumnos lo repetían al día siguiente . . . menos yo. 

Sí, dirélo sin empacho ni melindres : yo era el más 
zopenco de la clase. Ya porque mi pensamiento vagara 
5 en regiones diversas, ya, lo que es más probable, porque 
mi falta de afición y gusto para aquella clase de estudios 
embotase y espesase el magín que Dios me ha dado, 
para otras cosas no tan obtuso, resultaba que mi torpeza 
crecía lastimosamente, y mi repugnancia hacia la química 

10 lo mismo. Y como si el socarrón de Onarro se divirtiese 
malignamente en tomar el pulso á mi inepcia, á los demás 
discípulos llamaba por turno, y á mí ni una sola vez dejó 
de hacerme señal para que repitiera el experimento ante los 
ojos burlones y escudriñadores de toda la clase. Subía yo 

15 las escalerillas que conducen á la mesa del profesor, como 
el reo las del cadalso; tomaba los trebejos, aparatos y 
chismes necesarios para la experiencia, como toma el arma 
el soldado cerril y bisoño, y sin una sola honrosa excep- 
ción, lo echaba todo á perder, malogrando el experimento. 

20 ¿ Ustedes creerán que entonces Onarro me reprendía como 
á los demás, ó mostraba impaciencia ó enojo, ó se quejaba 
del desperfecto ? Pues aquí entra lo singular. A cada bar- 
baridad gorda por mí cometida, una expresión de contento 
y una risa benévola desplegaban las arruguillas de su tez, 

25 semejante al pergamino rancio de un viejo libro, y su felina 
mirada despedía vivo resplandor. 

Recuerdo, entre otras, una experiencia talmente infantil, 
que á buen seguro que un niño de cuatro años la realizaría 
con destreza y brillantez. Ocurriósele á Onarro, que gus- 

30 taba infinito de llamarnos la atención hacia las teorías gene- 
rales que pudieran sobrecoger é interesar por su grandeza, 
recordarnos, á propósito de la composición química de los 
cuerpos celestes, la célebre hipótesis astronómica de Laplace, 
que explicó con su concisión y claridad acostumbradas. 



PASCUAL LÓPEZ 



63 



— La formación de los planetas — nos dijo — según la 
concibe este gran matemático, es sencilla hasta no más. 
Supongan ustedes que hubo un tiempo anterior á la con- 
stitución de nuestro sistema planetario, en que el sol era 
una nebulosa enorme, una masa de materia tendida en un 5 
espacio inmenso. Esta materia estaba en extremo rarifi- 
cada ; pero en su centro existía un núcleo. ¿ Han visto 
ustedes la tela de una araña ? ¿ repararon cómo los hilos 
son más tenues á medida que se separan del punto central ? 
Pues figúrense una tela de araña extendida en todas direc- 10 
ciones, y se formarán una idea aproximativa del aspecto de 
la nebulosa. Ahora entiendan ustedes que este gran con- 
junto de materia giraba sobre sí mismo, y naturalmente 
había atracción de la periferia al centro. . . . Por una 
ley que ustedes conocen ya, las partes más lejanas del 15 
centro eran las menos atraídas ; pero como sucede siempre, 
giraban más aprisa que las restantes. ¿No han estado 
ustedes nunca en un picadero ? Si han estado, verían que 
allí se ejecuta una maniobra consistente en que los jinetes 
se pongan unos al lado de otros, en formación, y así unidos 20 
den vueltas al redondel. En este manejo ocurre que para 
que puedan ir juntos, el jinete más próximo á la pared 
galopa largo, mientras el más cercano al centro toma un 
paso sumamente despacioso. Pues bien, en nuestra nebu- 
losa, salva la inconcebible diferencia de extensión y veloci- 25 
dad, sucedía casi lo mismo. Las partes más separadas del 
centro giraban con rapidez indefinidamente superior á la 
de las cercanas ; en virtud de lo cual, tendían á alejarse 
del centro ; esto se observa en todo movimiento de rotación, 
que cuando crece, hay un momento en que la fuerza centrí- jo 
fuga se sobrepone á la de atracción central, y se destaca un 
anillo de materia de la masa común de la nebulosa, anillo 
que sigue girando, girando, á favor de la energía que lo 
anima y del movimiento adquirido. Esta hipótesis no tiene 



6 4 



PASCUAL LÓPEZ 



nada de imposible : Saturno, hoy en día, presenta uno de 
tales anillos, es decir, un anillo triple encima de su ecua- 
dor, como suponemos que estaba el de la nebulosa. . . . 
Y volviéndose hacia mí de pronto, me preguntó á boca 
5 de jarro : 

— Señor López, ¿ podría usted, en caso de necesidad, 
repetir lo que voy diciendo ? 

Puse una cara como de persona que ya está enterada, 
y exhalé un ejem muy ambiguo, al mismo tiempo que mur- 
ió muraba para mi sayo : Que me emplumen si entiendo jota 
de tal galimatías. 

— Si usted quiere yo lo repetiré punto por punto — gritó 
uno de los aprovechados que rabiaba por lucirse. 

— Y yo ; y yo — añadieron dos ó tres voces. 

15 — Perdonen ustedes — dijo Onarro : — voy á proseguir. 
Ahora bien, el anillo formado en torno de la gran nebulosa 
solar, no era homogéneo en todas sus partes ; la materia se 
presentaba en unas más difusa, y más compacta en otras. 
De suerte que allí donde más se espesó hubo un nuevo 

20 núcleo, la materia se fué acumulando y precipitándose á 
él, se rarificaron las partes más lejanas, y el anillo vino á 
romperse, quedando en figura de huso, con una faja cen- 
tral. . . . Hoy se observan en el cielo muchas nebulosas 
así, fusiformes. Mas la atracción continúa obrando ; el 

25 huso se encoge, gira sobre sí mismo, sin dejar de gravitar 
en torno del núcleo central. . . . Llega al fin un instante 
en que el huso se convierte en esfera : primero gaseosa, 
incandescente luego, fría por último. ... Ya tenemos 
nuestro planeta. El primero que así nació en nuestro sis- 

30 tema, fué el remoto mundo de Neptuno. Después de éste, 
se reprodujo el fenómeno con la formación de otro anillo 
en el sol ; rompióse á su vez, tomó forma de huso, se redon- 
deó, y he aquí que nace Urano, el orbe descubierto por Her- 
schell. . . . Tras de Urano vinieron Saturno, Júpiter y los 



PASCUAL LÓPEZ 



demás planetas de este universo parcial, incluso el globo 
que habitamos. . . . Somos, pues, hijos del sol, y la luna 
á su vez es hija nuestra : un anillo de nuestra masa la 
formó. Esta teoría, como ustedes ven, no puede ser más 
sencilla y accesible á la inteligencia ; mas eso no le impide 5 
gozar de gran crédito entre hombres eminentes. El experi- 
mento con que voy á apoyarla y ponerla de relieve para que 
ustedes se impongan bien, es todavía más sencillo. Acer- 
qúense ustedes si gustan. . . . Señor López, tenga usted la 
bondad, le ruego, de colocarse aquí, á mi lado. 10 

Me aproximé andando torpe y remolonamente, y de cos- 
tado, casi como los cangrejos. La mayoría de la cátedra se 
agrupó afanosa en torno de la mesa, indicando los sem- 
blantes la atención con que esperaban el experimento. 
Onarro tomó un vaso bien tapado que ante sí tenía, y 15 
descubriéndolo, nos dijo : 

— Aquí, señores, no hay más que una mezcla de agua y 
de alcohol, en proporciones tales, que tiene exactamente la 
misma densidad que el aceite. En medio de esta mezcla he 
colocado ¿ ven ustedes ? una gruesa gota de aceite. ... ¿ Se 20 
distingue bien ? Observan ustedes cómo permanece sin 
confundirse con el resto del líquido y sin bajar al fondo ? 
En este momento se halla exenta de la ley de gravedad. 
Como ustedes pueden notar, ha tomado la forma de una 
esfera perfecta; ninguna fuerza la solicita, y se mantiene 25 
inmóvil. Bien ; pues ahora tomo este alambre, dirijo su 
punta á través de la esfera de aceite, y hago girar el alam- 
bre poco á poco. ... ¿ Qué perciben ustedes ? ¿ qué ve 
usted, Sr. López ? 

-Yo ... 30 

— La esfera ha adquirido movimiento de rotación — chilló 
uno de los estudiosos. 

— Eso es . . . ahora acelero gradualmente el girar de mi 
alambre . . . así. ... j Atención ! La esfera se aplasta 



66 



PASCUAL LÓPEZ 



por los polos, se hincha hacia el ecuador ... ni más ni 
menos de lo que está la tierra . . . ahora volteo más de prisa 
aún. . . . Sr. López, ¿ no advierte usted nada ? 

— Que . . . que el alambre da vueltas. . . . 

5 — ¿ Estás ciego ? — interrumpió otro estudioso. — ¿ No ves 
que de la esfera se ha destacado un anillo de aceite que gira 
á su vez en torno de ella ? . . . Lo que pasó en la nebulosa 
solar. 

— Miren ustedes bien — advirtió Onarro. 

10 — El anillo se rompe — exclamó el que había hablado 
antes. — Se alarga en figura de huso. . . . 

— Ahora se va redondeando . . . ¡ ya es otra esfera ! — 
Clamaron gozosos los aplicados. 

— j Y sigue describiendo su órbita alrededor de la grande ! 
15 —Como los planetas en torno del sol — observó Onarro. 

Un silencio profundo, el silencio de la convicción tendió 
sus alas sobre la cátedra. Los jóvenes se miraban maravi- 
llados los unos á los otros. Yo examinaba la punta de mis 
botas, y algunas veces contemplaba una araña que tejía 
20 apaciblemente su tela en un ángulo del techo, inaccesible á 
las escobas. De pronto me estremecí como si hubiese 
escuchado la trompeta del juicio final. Onarro había 
pronunciado mi nombre. 

— Señor López, señor López — me gritaba. 
25 — Eh . . . mande usted. 

— ¿ Quiere usted dispensarme el favor de repetir la expe- 
riencia ? Es muy curiosa, y estos señores la verán dos veces 
con gusto. Tome usted el alambre. 

— Pero ... yo no sé si .. . 

30 — No es muy difícil. Se reduce á manipular como si se 
tratase de hacer bien una taza de chocolate. Batir suave al 
principio y fuerte después. Tendrá usted el honor de ser el 
primer alumno que la verifique en España : en Francia la 
han practicado ya algunos, bajo la dirección de M. Plateau, 



PASCUAL LÓPEZ 



Cogí el alambre con todo el cuidado possible y me pre- 
paré á salir del paso lo menos ridiculamente que dable fuera. 
Mil reflexiones acudían á mi magín. 

— También es mucho empeño — pensaba yo — el que 
tiene este maldito en ponerme en evidencia delante de 5 
todo el mundo. Él es bien listo y de sobra conoce que 
yo soy para este caso el más alcornoque de mis com- 
pañeros. Miren qué bromita tan propia de un hombre 
de ciencia, de un sabio, hacer correr baquetas á un in- 
feliz. Reniego de la química y del maniático ocioso que 10 
la inventó. 

Mientras en mi ánimo rugía esta tormenta, introduje el 
alambre en el vaso. Todos los ojos circunstantes se clava- 
ron en mí, y los de Onarro con particular fijeza. Dióme tal 
rabia de pensar en la situación y papel que me correspondían, 15 
que en vez de entrar delicadamente el alambre é imprimirle 
suave balanceo, lo hinqué de un modo brutal, blandiéndolo 
á guisa de lanza. Osciló el vaso, rompióse el equilibrio del 
líquido, y se derramó repartiéndose mitad por la mesa y 
mitad por mis pantalones y por el suelo. 20 

Un murmullo se alzó en la cátedra, y yo quedé como 
embobado y fuera de mí; pero en el mismo punto sentí que 
Onarro me daba la más afectuosa, amigable y aprobativa 
palmada en el hombro, exclamando : 

— ¡ Eso es, eso es ! ¡ Perfectamente ! 25 
Miréle colérico y airado, pensando distinguir en su rostro 

inequívocas señales de ironía y chunga. Ni la más leve. 
Sus facciones rebosaban sinceridad y satisfacción. Me volví 
hacia los restantes espectadores de mi torpeza, y les hallé 
unas caras de papamoscas, cosa muy natural, pues también 3° 
debía yo de tenerla, no entendiendo, como ellos, qué motivos 
pudieran dictar la rara conducta del sabio. Pronuncié con- 
fuso y atortolado algunas palabras de disculpa, y bajé otra 
vez á ocupar mi puesto. 



68 



PASCUAL LÓPEZ 



A la salida, como de costumbre, nos dividimos en grupos, 
y á mi alrededor se formó uno numeroso é hirviente de curio- 
sidad. Todos preguntaban lo que yo bien quisiera saber; 
la razón de las deferencias y mimos que me prodigaba el 
5 severo profesor de química; el por que' de sus miradas, de 
su interés, de su indulgencia para mis torpezas. . . . 

— A fe de Pascual — decía yo á los preguntones — nada 
sé, ni esto. Estoy tan en ayunas como vosotros. 

— Pero, ¡ cómo te distingue ! ¡ Cómo te favorece ! — ob- 
10 servaba con envidia uno de los aplicados. 

— Extravagancias suyas. 

— No, es que se fija siempre en tí. 

— ¡ Bah ! exageráis. Me pareceré á algún pariente, ó 
amigo. . . . 

15 — No disimules. Es imposible que no sepas la causa. 

— Dínosla, Palomita. Sácanos de penas. 

— Idos á paseo. 

— Es que el día que no vienes á clase, está él como en 
brasas. Aquí hay gato encerrado, y tú eres un hipocritón, 

20 un maula, que te lo callas todo. 

— Por el siglo de mi abuelo, que estoy pasmado también 
de su conducta ; pero no atino en qué pueda fundarse esta 
rareza. 

Ello es que yo en mi interior creía haber encontrado la 
25 clave del problema, pero me era tan humillante darla, que 
opté por guardármela en el bolsillo. Estaba visto : era evi- 
dente. El señor don Félix se reía en grande: espantaba el 
mal humor á cuenta mía. Hacíale gracia mi misma inepti- 
tud, como á los reyes la propia deformidad de sus bufones; 
30 y sin duda él, que tantos análisis había realizado, quería 
determinar cualitativa y cuantitativamente los grados de 
estolidez que alcanza un estudiante de medicina. Sea todo 
por Dios, pensaba yo; sirvamos de mono á este grandísimo 
loco, que lo es si no mienten los indicios. Encerrado debiera 



PASCUAL LÓPEZ 



él estar en Orates, no haciendo fábula y juguete de una per- 
sona inofensiva que no se mete con nadie. 

Esta solución, en mi concepto muy obvia y única que racio- 
nalmente era posible dar al enigma, parecíame á mí que 
se les ocurriría también tarde ó temprano á mis condiscípu- 5 
los. Me preparaba ya, y apercibía cachaza para aguantar 
todo linaje de chanzonetas, donaires y pullas, más ó menos 
pesadas y sangrientas. Paciencia habré menester, calculaba 
yo, y aun quizás me estuviera mejor no volver á presentarme 
en la cátedra de química, aunque naufrague después en los 10 
exámenes. Tales eran mis reflexiones : mas ¿ quién pudiera, 
á no ser zahori, adivinar el gracioso desatino que mis com- 
pañeros idearon ? 

Es cosa averiguada ya que las muchedumbres huyen, para 
la interpretación de los hechos, de las causas naturales, 15 
llanas y corrientes y rebuscan los orígenes más extraordina- 
rios é inverosímiles. Cuando las cosas pueden explicarse 
sin violencia, por sencillos y vulgares móviles, la gente no 
queda satisfecha si no las atribuye á motivos desusados y 
novelescos. A tal procedimiento fué sujeta la historia de 20 
mis relaciones con Onarro. 

En vez de admitir que Onarro era un humorista implaca- 
ble al modo inglés, y yo un alumno corto de luces, y que el 
profesor se divertía conmigo, supusieron (atención) que yo 
recataba, bajo capa de ignorancia, un tesoro de estudios y 25 
conocimientos ; que Onarro lo sabía ; que mi disimulo se 
encaminaba á no eclipsar al sabio dejándole tamañito; pero 
que Onarro empeñado en descubrirme, trataba de herir mi 
amor propio por todos los medios posibles é imaginables, á 
ver si en un arrebato de susceptibilidad me quitaba la más- 30 
cara, presentándome con mi verdadero semblante de químico 
ilustre, émulo y sucesor de Lavoisier. 

Algún embustero de oficio y gracioso de café debió de 
inventar esta especie que, como llama en yesca, prendió al 



7o 



PASCUAL LÓPEZ 



punto en la deshecha credulidad de los escolares. Unos 
visos y perfiles de verdad le prestaban mi recogido vivir, mi 
suerte en los pasados exámenes, mi fama recién adquirida de 
formal y estudioso, y sobre todo, las caprichosas distinciones 
5 de Onarro. Corrió de boca en boca la patraña, tanto más 
comentada y creída cuanto más enorme. Yo no sé qué 
correos aéreos, qué telégrafos invisibles, qué misteriosos genie- 
cillos, trasgos ó duendes alígeros y veloces desempeñan el 
encargo de esparcir y comunicar las nuevas : lo que afirmo 

io es que no los hay más diligentes y puntuales, ni tampoco 
más amigos de enredos y mentiras. Porque ya perdonara 
yo que se contasen, descubriesen y trompeteasen los hechos, 
• sin poner ni quitar un ápice ; mas no se avienen á ello los 
susodichos duendes ó lo que sean. Las noticias, como la 

15 bola de nieve, engruesan á medida que caminan y concluyen 
por desfigurarse tanto y alcanzar tan hidrópica magnitud, 
que no las conociera la misma madre que las parió. El pro- 
ceder de Onarro para conmigo salió aumentado de los mis- 
mos bancos de la cátedra; ya no era sólo que el profesor 

20 reparase en mí ; era que me trataba de igual á igual ; era que 
me había llamado, conferenciando largo rato los dos acerca 
de árduas cuestiones científicas ; era que había dicho á sus 
compañeros de profesorado, en sibilíticas y misteriosas frases, 
que no sabían la joya que en mí poseía la Escuela, y que me 

25 mirasen con mucho, mucho respeto. ... En fin, por este 
estilo, mil y mil ridiculeces. 

Diéronme sobre tan socorrido tema larga matraca mis 
compañeros; no podía poner el pie fuera de casa sin que 
acudiesen á estrecharme la mano y abrazarme cinco ó seis 

30 de aquellos pesadísimos tábanos. El mismo D. Nemesio, 
con la mayor cordialidad y buena fe, vino á darme el para- 
bién, manifestándome que en las distinguidas casas que 
frecuentaba le molían á preguntas relativas á mi persona, y 
estaban deshechos por conocerme y tratarme: en Dios y en 



PASCUAL LÓPEZ 



mi ánima que pude entonces adquirir tan buenas relaciones 
como D. Nemesio. . . . 

La broma me iba pareciendo ya sobrado prolija, y final- 
mente tomé el partido de dejarla correr, pensando con juicio 
que el tiempo todo lo descubre y la verdad sobrenada siem- 5 
pre. El mal giro que tomaran mis asuntos amorosos me traía 
bastante preocupado y pensativo, contribuyendo á que me 
pareciesen de secundario interés los demás negocios. Ocu- 
rrióme ir una mañana á casa de don Vicente, sin esperanza 
alguna de ver á Pastora, pues harto me constaba que el centi- 10 
nela enemigo estaría, según costumbre, de guardia. Hallé al 
canónigo recostado en el ancho sillón, afligido de unos dolorci- 
llos de gota que no le consentían dar su cotidiano paseo. Ante 
sí y en el pupitre tenía una carta abierta, el sobre roto, y dos ó 
tres periódicos cuyas fajas alfombraban el piso. Al verme en- 15 
trar depuso el que leía, y mirándome con curiosidad exclamó: 

— Venga usted acá, venga usted acá. Tenemos que 
ajustar unas cuentas. 

— ¿ Querrá hablarme de Pastora ? — pensé inquieto. — Y 
en alta voz: Sr. D. Vicente — contesté — ajuste usted, que 20 
aquí estoy dispuesto á rendirlas puntualísimas. 

- — Pues prepárese, porque voy á ser minucioso. Estoy tan 
admirado, me ha cogido tan de nuevas la especie, que no sé 
si la crea. . . . 

— Ciertos son los toros, — calculé : y me puse contrito. 25 

— ¡ Yo bien quisiera creerla, canario ! Tendré uno de los 
ratos mejores de mi vida, si puedo escribir á sus padres de 
usted la enhorabuena. Conque, por lo visto, es usted una 
notabilidad, una lumbrera en química. 

— ¡ Ah ! — murmuré yo como si despertase de un sueño 30 
profundo. — ¡ Esas tenemos, señor don Vicente ? ¿ Hasta 
usted han llegado tales nuevas ? 

— Y me dejaron al pronto más patitieso que estaba, 
porque no podía comprender de qué modo había usted 



72 



PASCUAL LÓPEZ 



llegado á tal altura ; pues si bien es cierto que se enmendó 
usted mucho, todavía sus estudios no . . . 

— Y acierta usted, señor canónigo. Crea usted que esas 
cosazas que se propalan por ahí, no tienen asomo de funda- 
5 mentó ni visos de sentido común. Yo lo siento en el alma ; 
quisiera ser uno de los siete [sabios] de Grecia; pero 
Pascual López nací, y Pascual López á secas, mondo y 
lirondo, sin aditamentos de notabilidad ni de prodigio, he de 
ir á la fosa. 

o — Con todo eso, es muy extraño que corran tales voces 
sin que se basen en algo. Y la fama lleva ya su nombre de 
usted más alia de Santiago. Lea usted, lea usted este perió- 
dico : es de Pontevedra, — me dijo tendiéndome el que en 
la mano guardaba. 

5 Tomé la hoja impresa, y busqué el sitio que el canónigo 
me señalaba con la uña. En la acción de entregarme el 
diario, el codo de D. Vicente tropezó con la carta medio 
plegada sobre la mesa y le imprimió un leve impulso que la 
hizo desdoblarse del todo. Una indiscreción involuntaria 

o retuvo mis ojos fijos en ella, y vi, como en un relámpago, dos 
nombres que me hicieron casi saltar en la silla : el de Pastora 
y el de Víctor. Seguí mirando afanoso, proponiéndome 
sorprender el contenido entero de la epístola; mas el brazo 
del canónigo se posó sobre ella y su voz resonó gritándome : 

5 — Lea, lea. 

Con voz alterada y el tonillo maquinal que adoptan los 
niños cuando leen sin comprender, recité el siguiente 
párrafo : 

Nos dicen de Santiago, que aquella Escuela de Medicina cuenta 
o entre sus alumnos un joven notabilísimo, una esperanza para el 
país. Este joven, hijo de padres honrados, pero humildes, ha 
llegado, merced á sus grandes dotes y profundos estudios, á llamar 
la atención de un profesor también célebre, que hace poco vino á 
Compostela. Se asegura que en breve saldrán juntos ambos á 



PASCUAL LÓPEZ 



visitar los establecimientos y adelantos científicos en el extranjero. 
Felicitamos al Sr. D. Pascual López, gloria de esta Galicia tan 
calumniada, ultrajada y desdeñada por los que no la conocen, 
etcétera, etcétera. 

— ¿ Hay otro que se llame Pascual López entre los alum- 5 
nos de Medicina ? — interrogó D. Vicente cuando hubo 
concluido el suelto. 

— No señor. 

— Pues entonces, bien claro está que es usted el aludido. 

— Yo soy, sí señor; no lo niego. Si esta temporada no 10 
se habla de otra cosa. 

— Pero entonces, ¿es embuste todo lo que ahí ponen? 
Imposible parece — murmuraba D. Vicente volviendo á su 
cavilación primera. — ¿ Es falso también lo que dice del 
profesor ? 1 5 

— Que el profesor me distingue, es exacto : me distingue 
como á nadie ; pero lléveme Judas si atino con la razón. 

— De cualquier modo, usted debe de haber estudiado este 
año un poco más : puede que en esa asignatura haya usted 
puesto sus cinco sentidos : y como al fin y al cabo esas 20 
ciencias modernas son una cascarita brillante y presto se 
llega al fondo, tal vez esté usted en efecto en la cúspide de 
ese ramo del saber. Otro gallo le cantara si se tratase de 
profundizar la teología ó la pura latinidad clásica. Tácito y 
Horacio son los autores de muchas de estas canas, que 25 
ahora ya justifican los años, pero que asomaron antes de lo 
debido. En fin, yo me holgaré de que salga usted un doctor, 
siquiera para no dejarme quedar mal. . . . 

Mientras hablaba el canónigo, revolvía yo en el magín los 
medios de echar la vista encima á aquella carta, presa bajo 30 
su brazo. Al fin me ocurrió un expediente. 

— Sr. D. Vicente — le dije — ¿ quiere usted hacerme el 
favor de permitirme que copie ese suelto para mandarlo á 
mis padres ? Déme usted un retacillo cualquiera de papel. 



74 



PASCUAL LÓPEZ 



El canónigo alzó el codo . . . pero fué para asir la carta, 
partirla en dos mitades, darme la blanca y guardar bonita- 
mente la escrita en el bade de cuero que ante sí tenía. 
Nada pude pescar ; copié el suelto, y después de otro rato 
5 de plática con D. Vicente, en que hablamos de política, 
comentando las noticias de sensación que en aquella agi- 
tada época abundaban, me despedí. Salíme á la antesala, 
mirando, no sin melancolía, el pasillo qui guiaba al cuarto 
de Pastora. Al descolgar de la percha mi capa, un objeto 

io blanco se deslizó de entre la esclavina y vino á caer á mis 
pies. Lo recogí apriesa, era una carta cerrada sobre sí 
misma y con obleas, á la antigua española, un tanto arru- 
gada y con un sano tufillo á espliego, aroma especial de que 
la ropa de Pastora estaba impregnada siempre. Así el olor 

1 5 como los arrugas me indicaron que la misiva, antes de ir al 
buzón de mi esclavina, reposó sobre el corazoncito de mi 
Dulcinea. Bajé los escalones cuatro á cuatro, y trabajo me 
costó no leer la epístola en el mismo portal del canónigo. 
Dando largas zancajadas, me fui en busca de uno de los 

20 muchos sitios retiradísimos que tiene Santiago, para bien de 
los estudiantes que desean leer en paz una carta. 

VI 

Rompí la nema y devoré las líneas siguientes, de letra 
menudita, redonda y cerrada como las planas de Torio. 

J. M. J. 

25 Mi querido Pascual: Dios se lo pague á la madre Serafina 
de la Enseñanza, por haberme amaestrado en formar estos palotes, 
que hoy me sirven para comunicarme contigo. Ante todo, te pido 
perdón por mi necedad en reírme de tus temores con respecto á 
D. Víctor : bien sabe Dios que pensé que eran todas bobadas y 

30 figuraciones de doña Verónica, y ahora conozco que no se puede 
decir nunca de esta agua no beberé. El padre de D. Víctor ha 



PASCUAL LÓPEZ 



75 



escrito al tío pidiéndome formalmente en matrimonio para su hijo. 
Sólo á un señorito mimado como D. Víctor se le ofrece encapri- 
charse por una muchacha tan inferior á su clase como yo, y el 
padre debe de ser bien débil. En sustancia, él me pide, y ya 
puedes colegir cómo estará mamá desde tal acontecimiento. Hace 5 
extremos, baila, canta, se lo cuenta en confianza á todas las vecinas, 
que me saca los colores. ¿ Te acuerdas de aquellas tonterías que 
ideabas tú, cuando te empeñabas en que yo había de vestir seda y 
raso, y no sé qué más ? Pues mi madre está á todas horas con 
esa manía. Pero lo peor, Pascual, es que también el tío está satis- 10 
fecho, porque el pobre quiere mi bien y piensa que me cayó un 
fortunón. Pascual, Pascual, aconséjame. A mí por fuerza no me 
han de casar; á nadie se le hace hoy en día eso, y si yo digo 
siempre que no, gano la batalla. Pero me duele disgustar á mi 
tío, á quien debo cuanto soy, que me sacó de pobre aldeana, y me 15 
amparó desde pequeñita ; y que hoy pasa también sus apurillos, 
porque el Gobierno no paga á los que no juran. De mi madre 
no me da tanto cuidado, que á esa las rabias no le pasan de la 
garganta. 

¡ Si pudiera hablarte un ra tito ! Ya que no es posible, contés- 20 
tame, metiendo la carta en la capa. Sabes que te estima y quiere 
de veras — Pastora. 

P. D. Oí decir que eras un sabio y un chico notabilísimo : 
eso anda muy corrido. Supongo que algún chusco de tus com- 
pañeros será el que haya inventado, sin permiso tuyo, esa broma, 25 
porque á tí no te tengo por tan farsante. 

Cómo tornaría á mi albergue, piénselo el lector. La incer- 
tidumbre, la cólera, el despecho, ocupaban mi ánimo por 
igual. Subí á mi habitación, tomé papel y pluma, y con 
furibundos rasgos y numerosos borrones y tachaduras, 3 o 
garrapateé este despótico billete: 

Querida Pastora : No sé á qué viene esa hipocresía de pedirme 
consejo. Aconséjate de tu cariño, si es que me profesas el que 
dices; y de tu palabra, si la sabes guardar. No puede decirte otra 
cosa — Pascual. 35 



76 



PASCUAL LÓPEZ 



Eché arenillas, cerré, lacré, puse la carta en el bolsillo, y 
tomando otra vez capa y sombrero, me dispuse á volver con 
cualquier pretexto á casa de D. Vicente. Mas al asomarme 
á la escalera, un bulto negro se interpuso, y dos brazos me 
5 interceptaron el paso. 

— ¡ Sttttt ! ¿ Adonde tan de prisa, Sr. D. Pascual ? — dijo 
la voz afable de D. Nemesio Angulo ; — entre usted en mi 
cuarto, si no es urgente lo que va á hacer ; tengo que 
hablarle. 

10 — Pase usted al mío, si gusta, y tome asiento — le 
repliqué. 

— Mire usted, Pascual — empezó D. Nemesio con mucha 
solemnidad — yo vengo á dar un paso que usted calificará 
como guste; pero que considero no debo omitir. Nadie 

1 5 podrá acusarme nunca de un proceder torcido ó de una falta 
de consecuencia para con mis amigos, entre los cuales se 
cuenta Vd. 

— Usted dirá . . . — respondí sin saber qué opinar de 
aquel introito. 

20 — Amiguito, yo no sé si le voy á dar á usted una mala 
noticia ; pero es probable que ya esté al tanto de lo que 
ocurre. D. Víctor . . . 

— Ha pedido á Pastora — exclamé con ímpetu. 

— Ya me figuraba yo que usted lo sabría. Ella se lo 
25 habrá dicho. Sí, amigo mío, usted estará admirado, y yo 

también. ¡ Lo que sucede, lo que sucede ! Emprende un 
señorito, así . . . que no tiene muchas ocupaciones ... el 
rondar una niña de pocas ínfulas; cree que todo va á ser 
mieles; se encuentra con la horma de su zapato, con una 
30 muchacha educada religiosamente y en los más sanos princi- 
pios como es Pastora, aunque yo decirlo no deba ; le recibe 
ella con dignidad y recato, se pica él de amor propio, comien- 
za á mirarla con ojos muy distintos, y acaba por prendarse 
de veras. Así le pasó á nuestro vecino. 



PASCUAL LÓPEZ 



— j Pues apenas hacía tiempo que ese mono no importu- 
naba á Pastora ! Ella se creía libre de tal botarate. 

— Justo, justo; desde que la niña le puso las peras á 
cuarto. Nadie hay sin algún defectillo ; todos los tenemos, 
que lo sepamos ó no, y el de D. Víctor consiste en un si es 5 
no es de orgullo; pero ya ve usted, tiene en qué fundarlo. 
Como Pastora le dio tan redondo desaire, él dijo ; ¿ sí ? pues 
de un modo ó de otro me has de pertenecer ; nadie rehusa 

á Víctor de la Formoseda. Empezó á escribir á su padre 
cartas y más cartas, y por último, hasta hizo allá un viajecito. 10 
El padre ¡ ya se ve ! no tiene más hijo que ese ; deseará 
conocer un nietezuelo que perpetúe su antiguo apellido; le 
pintarían las perfecciones de la muchacha. ... En fin, que 
el pobre señor vino en todo cuanto quiso el chico. Ha 
escrito la carta pidiendo á Pastora. 15 

— Ya lo sé — dije mostrando con ademán hosco lo poco 
grata que me era la narración. 

— Sí; pero esto viene á cuento de que ... yo he recibi- 
do dos comisiones, que en manera alguna quiero desempeñar 

á hurto de usted, Pascual. Nemesio Angulo gusta de ser 20 
sincero, y de no jugar nunca una mala partida á sus amigos. 
Mire usted, yo he sido toda esta temporada el paño de 
lágrimas de D. Víctor ; pero sus secretos eran suyos, y usted 
bien sabe que nada le he dicho. Mas hoy me confía un 
encargo, ni privado ni secreto, y sin encomendarme particu- 25 
lar reserva, y de eso creo que debo antes prevenir á usted. 

— No adivino . . . 

— Yo soy el que ha de presentar al señorito de la Formo- 
seda en casa de D. Vicente : y asimismo me corresponde trans- 
mitir al padre de D. Víctor la respuesta del canónigo, de doña 30 
Fermina y de Pastora. En suma, correré con todo el negocio. 
Tengo plenos poderes de D. Víctor, y me autoriza y obliga á 
entrar en el asunto la amistad que me dispensa el pretendiente, 

y el ser Pastora mi hija de confesión hace tanto tiempo. 



78 



PASCUAL LÓPEZ 



— Pero Sr. D. Nemesio — articulé todo trémulo y airado 
— ¿qué cosa está usted diciendo ahí? Usted se olvida, 
por lo visto, de que Pastora tiene tratado el casarse conmigo 
y con nadie más. Me extraña mucho en usted semejante 

5 porte. 

— Pascual, serénese usted y hablemos formalmente. 

— Me parece que hablo con toda formalidad. 

— Amiguito, usted es un hombre ya y no un niño. Las 
cosas deben mirarse despacio; es preciso reflexionar y no 

10 partir de ligero. Usted habla de casarse ; ¿ cuenta usted con 
recursos para ello ? 

— Por hoy . . . 

— ¿ Y para el día de mañana ? Yo le hablo así, porque 
me tomo interés por Pastora y por usted también, y ojalá 

15 pudiese ver á los dos tan contentos y tan . . . 

— Así que acabe la carrera, me ganaré la vida como los 
demás médicos. 

— Que no se la ganan y andan pereciendo. ¿ Y quiere 
usted exponer á Pastora á tal contingencia ? Advierta usted 

20 que si las cosas no mudan de faz y esta desatinada revolu- 
ción no toma otro camino, tendrá usted á cuestas á doña Fer- 
mina, y aun quién sabe si á D. Vicente. Todo pudiera ser. 

— ¿Y cree usted que Pastora querrá bien nunca á ese 
D. Esdrújulo ? Pastora me prefiere á mí tan sólo y no se 

25 avendrá á tener otro novio. 

— Esos cariños tan ciegos y tan desesperados he visto. 
Pascual, que sólo se hallan en las novelas ; en la vida no. 

— Y usted, que es un sacerdote, ¿piensa que una mujer 
tiene muchas probabilidades de ser buena cuando la hacen 

30 casarse con un hombre que le repugna ? 

— Pastora, de casada como de soltera, será buena, bue- 
nísima, porque lo tiene de condición, y eso lo sabe usted per- 
fectamente. Además, ¿ por qué le ha de repugnar 1). Víctor ? 
D. Víctor es mozo, apuesto, bien nacido, rico ; á pesar de su 




PASCUAL LÓPEZ 



seriedad, tiene un fondo angelical ; hará un marido exce- 
lente ; se me figura que es como si dijéramos bebe con 
guindas. 

— Eso es — exclamé rabioso — eso es; alábelo usted, 
llévelo en palmas, póngalo en compota. A usted se le 5 
antojará una preciosidad, pero á mí me empalaga y me apesta 
ese fatuo, ese orgulloso que parece que tiene á menos saludar 

á los que no llevan la chistera tan flamante como él. Le 
digo á usted que si se tratase de otro, aun quizá me pondría 
más en razón; pero tratándose de semejante monigote, me 10 
empeño yo en que ha de sufrir el segundo desaire. Y no 
digo más. Creerá el don necio que con sus guantes y sus 
botas de charol todas le han de hacer el buz. Ya verá que 
no es el mundo lo que él piensa. Más dinero tendrá que 
yo, pero por esta vez me llevo el gato al agua. 15 

— Usted lo meditará, Pascual — respondió D. Nemesio 
levantándose. — Yo he cumplido como lo exige nuestro 
mutuo aprecio. Consulte usted con su conciencia si debe 
colocarse entre Pastora y la fortuna inesperada que se le 
brinda. 20 

Dicho esto salió apretándome amigablemente la mano. 
Vi muy bien en la placidez de su rostro que se le daba una 
higa de mis bravatas, y que la idea de que el señorito de la 
Formoseda pudiera ser rehusado no echaba raíces en su 
pensamiento. Quedéme en un estado de exaltación vehe- 25 
mentísima. 

Por más sofismas que la pasión me dictara, por más 
hervores de sangre que ascendiesen á mi cerebro al doble 
impulso de la vanidad mortificada y del sentimiento herido, 
una voz, la voz indiscreta que con desesperante claridad 30 
canta dentro de nosotros mismos importunas verdades, me 
decía cosas que no me era posible desoir ni negar. Repetía- 
me doblemente esforzados los argumentos de D. Nemesio ; 
me mostraba irónica mi propia insignificancia, la posición 



8o 



PASCUAL LÓPEZ 



precaria y angustiosa que yo podía ofrecer á una familia, 
contrastando con el cómodo bienestar, la existencia honrosa 
prometida á Pastora en el enlace con D. Víctor. Y es muy 
de advertir que, con aborrecer yo profundamente al señorito 
5 de la Formoseda, cuyas acciones, lujo y maneras me parecían 
tan impertinentes y desdeñosas, allá en mi interior no podía 
dejar de hacerle completa justicia, reconociendo que en la 
ya larga temporada que llevábamos habitando juntos bajo el 
techo de doña Verónica, nunca sorprendiera en el señorito 

io un indicio de desarreglo ni de viciosas costumbres. 

Ordinariamente, al recogerme yo, ya él reposaba entre 
sábanas; jamás escuché en su habitación choque de vasos 
y botellas, ni bullicio y jácara de descompuestos amigos; 
siempre le vi tan tieso, tan estirado y tan metódico ; juego, 

15 ni por las mientes; de galanteos, no le conocí nunca más 
que los muy inocentes, superficiales y decorosos que la voz 
pública le atribuía con algunas señoritas de calidad, á quienes 
por ventura tropezó en las arboledas del paseo ó vio arras- 
trar vaporosa cola de tarlatana sobre las alfombras de los 

20 bailes ; y finalmente, la aventura de Pastora, que si pudo 
iniciarse con funesto propósito, de tan cristiana manera ter- 
minaba. A la convicción de estos morigerados hábitos de 
mi rival, se unía la lucidez con que yo me analizaba á mí 
propio y á mi menguado porvenir. No tenía más perspec- 

25 tiva lisonjera que la de pescar un partidillo y matar allí 
sanos ; verdad es que me correspondía, por mi casa, una 
exigua parte del montañés patrimonio ; pero amén de que 
ya ni mis gustos, remontados como panderos, ni mi género 
de vida, me consentirían empuñar el arado y la azada, había- 

30 me comprometido con mi padre á no recoger aquel lote de 
herencia y á dejarlo á beneficio de los demás hermanos : 
compromiso justísimo, puesto que los gastos de la carrera en 
breve consumirían aquella porción de legítima, y disfrutarla 
fuera expoliar á mis coherederos, cosa que, aun no siendo yo 



PASCUAL LÓPEZ 



Si 



modelo de virtudes, repugnaba á mi conciencia. ¡ Por qué 
los que tienen exigencias, necesidades y ansias de goces no 
han de poseer á proporción voluntad enérgica y fuerza para 
separar los obstáculos sociales ! ¡ Por qué mi condenada 
holgazanería se ha de interponer entre los libros y yo ! 5 

Estas especies acudían en tropel á mi imaginación, con la 
aguda viveza que revisten las representaciones penosas. 
Mas á la vez el amor me suministraba argumentos para dese- 
charlas. Pastora te quiere, me decía ; quien bien quiere, 
pasa por todo : preferiría ella partir contigo unas patatas, á 10 
saborear faisán en compañía del señorito de la Formoseda. 
Pero, replicaba el juicio, Pastora no se verá forzada á sacri- 
ficarte únicamente lo supérfluo y lo exquisito de la vida, que 
eso bien aína lo hiciera ella; tendrá que inmolarte su 
reposo, los sentimientos más honrados de su alma, cuales 15 
son la gratitud y el respeto á su tío, la obediencia á su 
madre. ... En este ovillejo andábame yo, sin acertar á 
desenredarlo. Tumbéme sobre la cama, revolviéndome en 
ella en un estado de fluctuación y angustia inexplicables. 
Encendí cigarro tras cigarro, sin concluir alguno, antes arro- 20 
jándolos á medio fumar. . . . Doña Verónica, con impor- 
tuna solicitud, entró varias veces á preguntarme en voz 
meliflua si " se me ofrecía algo," si " me iba mal," y si u no 
quería la comida." Respondíle desabridamente que me 
dolían las muelas de un modo atroz, que me incomodaba ver 25 
luz y tener que hablar : ella entonces fuése pisando blandito, 
no sin que antes entornase las maderas de la ventana. 

Ciertas crisis no pueden prolongarse. Mi propio desaso- 
siego trajo de la mano una inquietud que de súbito me 
invadió : dormité una media hora, y me hallé calmado y 30 
resuelto. Salté del lecho y abrí la ventana : era ya anoche- 
cido : brillaban algunas estrellas en el oscuro azul del cielo, 
y los faroles luchaban con las tinieblas de la calle. Respiré 
con deleite el fresco nocturno, y permanecí algún rato 



82 



PASCUAL LÓPEZ 



meditando. Parecíame haber encontrado un expediente 
conciliador. Cuantas más vueltas le daba, más razonable 
me parecía. Cerré otra vez la vidriera, encendí fósforo y 
bujía, y tomando recado de escribir, tracé ya con firme pulso 
5 y letra clara, estos renglones : 

Mi querida Pastora : pídesme consejo, y voy á decirte lo que 
la conciencia me dicta. Obra cual te sugieran tu buena razón y tu 
juicio. Yo estoy demasiado interesado en el asunto para poder 
acertadamente dirigirte. Si dejase correr la pluma, te pondría 

10 cosas que tu albedrío sujetaran. La cuestión es grave, y como de 
ella pende toda tu vida, debo irme con tiento. No influyan en tu 
ánimo las palabras que nos dimos, en cuanto obligan y son sagra- 
das, que yo de buen grado las tendré por no recibidas : obra cual 
si, conociéndome y queriéndome, nada hubiésemos tratado de 

15 casamiento. 

Ni en contra ni en favor mío te inclino. Pero soy, como 
siempre, tu constante — Pascual. 

Esta sensatísima carta concluida, respiré con más desa- 
hogo. La verdad ante todo: al darla así de magnánimo, no 

20 dejaba yo de contar firmemente con el fiel apego de Pastora, 
y de calcular que las hábiles reticencias de la carta habían 
de ser claros signos de mi deseo. Después de todo, la carta 
era diplomática, y yo lo comprendía bien. En el fondo, á 
pesar de mi generoso alarde, yo resultaba un egoísta. El 

25 hombre suele concluir convenios de esta clase con su deber, 
estipulando una cláusula secreta á favor de la pasión. 

Resuelto á enviar á mayor brevedad la misiva á su des- 
tino, recordé que, hallándose D. Vicente prisionero de la 
gota en su casa, no parecería extemporáneo ir de noche á 

30 hacerle un rato de tertulia. Salí, pues, y eché á andar en 
aquella dirección. Sorprendióme ver el portal iluminado y 
abierto, cosa tan opuesta á la sabia economía y metódicas 
costumbres del canónigo. Subí, llamé, abrióme la Maritornes, 
y por poco caigo de espaldas al divisar, pendientes de la 



PASCUAL LÓPEZ 



«3 



percha en que solía yo colgar mi capa, dos objetos de mí 
muy conocidos, á saber : el manteo algo raído, pero cepillado 
y pulcro, de D. Nemesio, y el magnífico gabán con vueltas 
de suaves pieles, que varias veces envidiara en hombros de 
D. Víctor de la Formoseda. 

— ¿ Están ahí ? — pregunté á la fámula, señalando hacia la 
sala. 

— Sí, señor. 

— ¿ Hace mucho que llegaron ? 

— Un momentito. 

— ¿ Quién está con ellos ? 

— El señor y mista Fermina. 

— 1 Y la señorita Pastora ? 

— Ahora mismito vendrá ; le mandó mista Fermina que se 
compusiera el pelo y se pusiese una corbata, y está en su 
cuarto. 

Con ligereza y silencio de fantasma me escurrí á lo largo 
del corredor, sin hacer caso de la sirviente, que bien me cono- 
cía. Empujé la puerta del cuarto de Pastora, y la vi de pie, 
ante una cómoda, apoyados en ella los dos codos, y entre las 
manos la cabeza. Alumbraba el lugar un veloncito de aceite. 

Al sentir mis pasos volvióse ella, y casi á un tiempo grita- 
mos nuestros nombres. 

— Qué milagro ... — iba á preguntar Pastora. 

— Están ahí — le dije. 

— i Ah ! Ya lo sé. Tengo que salir. 

— No salgas. No quiero. 

— Pero . . . 

— Nada, nada. Que te dio un dolor de cabeza, ó de 
cualquier otra cosa. No sales. 

— Bueno, bueno; pero vete: si el tío ó mamá se enteran 
de que estás aquí, ¡ qué disgusto . . . ! 

— Me alegraría. Así se marcharía de una vez ese 
D. Víctor ó don demonio. 



8 4 



PASCUAL LÓPEZ 



— • Qué me aconsejas, Pascual ? Estoy que no sé lo que 
me pasa. 

— j Aconsejarte ! Mira la carta que te traía escrita. 
Eché mano al bolsillo, y no hay necesidad de decir que 

5 saqué la primera epístola, la que me dictara un arrebato de 
enojo y celos. Pastora la leyó rápidamente. 

— ¡ Ay de mí ! — dijo. — Tienes razón ; pero, ¡ qué de 
amarguras, qué de combates se preparan ! 

Miréla, y á la luz del veloncillo, su rostro Cándido y 
io malicioso siempre, me pareció grave, surcado de huellas de 
insomnio y de llanto. 

— ¿ Tú me quieres, sí ó no ? — le dije. 

— Eso no se pregunta. Vete. 

— Ahora mismo — respondí apretando sus deditos, fríos 
15 como barras de hielo. 

Oyóse en el corredor la voz de doña Fermina, contenida é 
impaciente. 

— Pastora, ¿ tú acabas ? — decía. 

Temblamos que entrase. Pastora respondió con apagada 
20 voz : 

— Voy en seguida, mamá. Estoy concluyendo. 

— Pues á ver si despachas, ¿ eh ? 
Y voz y pasos se alejaron. 

Con la misma cautela que puse al entrar dejé la habitación, 
25 solicitado por los elocuentes ademanes con que Pastora me 
señalaba la puerta. No hablamos otra palabra, y en breve 
me hallé lejos de aquella casa, recorriendo las calles sin 
dirección fija. Sentíame á la vez enorgullecido y malcon- 
tento, en una de esas situaciones complejas que piden desa- 
30 hogo. La ciudad estaba tan reposada y soñolienta como 
inquieto yo. No se oía más que el paso presuroso de algún 
tardío transeúnte dirigiéndose á la cotidiana tertulia, ó el 
ladrido lejano de algún perro. Estaba la noche entreclara, 
sin luna, pero las estrellas bastaban á iluminarla. Llevado 



PASCUAL LÓPEZ 



85 



de mis pensamientos, caminé hacia la Alameda, y una vez 
allí seguí la dirección del hermoso paseo de Bóveda, más 
conocido por la Herradura, elevado semicírculo, desde el 
cual se domina, como á vista de pájaro, Santiago y un extenso 
anfiteatro de montañas, destacándose sobre la perspectiva de 5 
la ciudad las torres de la catedral, elegantes cúpulas que 
rompen la monotonía de las líneas de casas, confundidas 
entre la oscuridad y distintas únicamente por la mancha más 
sombría del verdor de las huertas. 

Reinaba quietud profunda en el lugar, y sólo leve soplo 10 
de viento remedaba en las copas de los árboles voces miste- 
riosas. Déjeme caer en un banco : ante mí, por entre dos 
troncos, vi oscilar algunas luces en la ciudad, y particular- 
mente en ciertas casas ya aisladas y próximas á la falda del 
monte, un grupo de tres lucecitas vagarosas y bailadoras se 15 
movía y cruzaba como si ejecutase fantástico solo de rigodón. 
Embóceme en mi capa, porque el frío, en aquel sitio alto y 
montuoso, era recio. Las luces seguían danzando, y he de 
advertir que los gallegos asociamos multitud de ideas super- 
sticiosas á estas luminarias movedizas y andariegas : razón 20 
por la cual yo miraba algo fascinado los resplandores de las 
saltarinas luces. De pronto, pegué un respingo : un hombre 
estaba sentado, arrimadito á mí, en el mismo banco, sin que 
yo supiese cómo ni cuándo había venido. Quedéme de una 
pieza. Lo peregrino del suceso, la hora, el lugar, el silencio 25 
y recogimiento maravillosos, pusieran pavor en el ánimo más 
entero y valiente. 

Vergüenza me da hoy confesarlo : mas es lo cierto que el 
sobresalto me paralizó, hasta no consentirme echar á correr, 
ni menos volver y mirar cara á cara al inesperado acompa- 30 
ñante. Así permanecimos unos segundos, en que yo oía 
distinto y claro el ruido de las palpitaciones de mi corazón. 
Mas subió de punto el temor cuando sentí una mano que me 
parecía de descomunal gigante posarse en mi hombro y una 



86 



PASCUAL LÓPEZ 



voz pronunciar estas palabras, bien vulgares y nada alar- 
mantes en sí : 

— Tenga usted felices noches, señor de López. 
Pegóseme la voz á la laringe, y á impulsos del mismo susto 

5 me incorporé. Pero la voz añadió : 

— ¿ No me conoce usted ? 

Sí que le conocía, y conocía aquellos dos negros huecos 
en lugar de ojos, que á la indecisa nocturna claridad hacían 
espantable figura. ¡ Cosas de la imaginación ! Si miedo 
io tenía antes, cien veces más miedo me entró desde que vi que 
el duende llevaba las antiparras de Onarro. 

— Buenas . . . noches . . . — tartamudeé. 

— Siéntese usted — dijo el raro interlocutor asiéndome de 
la capa. 

15 Búrlese el que quiera ; téngame norabuena por medroso y 
apocado y aun por crédulo y simple en demasía ; pero es lo 
cierto que al sentir que me agarraban, no sé qué estremeci- 
miento, qué horripilación corrió por la raíz de mis cabellos, 
y con la celeridad del rayo puse en planta el infalible expe- 

20 diente que sugiere el temor á los más tardos, y tomé las de 
Villadiego, dejando en manos del fantasma la capa que tenía 
cogida. 

En desatada carrera crucé por delante del cuartel, me 
engolfé en las calles, y no paré hasta la plaza del Toral. 

25 Llegado allí, las iluminadas ventanas del Casino me anima- 
ron, y me detuve sin aliento. Una agudísima sensación de 
frío vino á congelar en mi frente el doble sudor de la congoja 
y del violento escape. El curso de mis ideas cambió por 
completo ; me repuse, borráronse mis quiméricos temores, y 

30 comprendí la extensión de mi necia ridiculez. ¿ A qué venía 
mi exagerada alarma, mi tontísima fuga? ¿Qué endriago, 
qué vestiglo, qué alma del otro mundo me asaltara ? ¿ Acaso 
Onarro no era, como yo, hombre de carne y hueso ? Lo 
mismo que á mí me diera la humorada de pasearme á 



PASCUAL LÓPEZ 



8 7 



deshora por el hemiciclo de la Herradura, ¿ no podía tenerla 
el caprichoso y extemporáneo profesor? ¿Valía el lance la 
pena de tanto aspaviento ? ¡ Qué burla, qué chacota se me 
preparaba si se traslucía mi grande y risible pavura ! 

Lo que más me apretaba y daba fatiga era el pesar de 5 
haber perdido mi capa, fiel compañera de aventuras estudian- 
tiles, adicta amiga de mis pobres huesos, tan propicia á en- 
cubrir el mal estado de mi raído chaquetón, como á cobijar 
entre sus pliegues el billetito amoroso de Pastora. Sólo el 
que ha sido estudiante en Santiago, comprende el subido 10 
valor de una capa. Heredera directa del manteo tradicional, 
la capa establece entre los escolares la igualdad, fraternidad 
y solidaridad más estrechas. Ante la capa, no hay altos ni 
bajos, pobres ni ricos, no hay sino hermanos. Los estudian- 
tes que, como el señorito de la Formoseda, prescinden de 15 
la capa, rompen ipso fado el sagrado vínculo de la unión 
escolar. Están calificados y puestos en entredicho : la 
antipatía general cae sobre sus cabezas y viven como hongos, 
reducidos á la sociedad de viejos. 

La capa forma parte del estudiante : es un órgano suyo, 20 
es el complemento de su piel ; así es que al hallarme yo sin 
ella, parecíame que me faltaba algo íntimo, indispensable 
para la vida, algo de mi individuo. Además, me chupaba de 
frío los dedos. 

Mohino y de mal talante, estóveme largo rato suspenso 25 
entre volver á la Herradura y cobrar mi capa, ó tocar retreta 
hacia el hospitalario techo de doña Verónica. Era yo la viva 
estatua de la indecisión. Finalmente, vi aparecerse por 
debajo de los soportales de la Rúa Nueva dos serenos arma- 
dos de sendos chuzos y farolillos : vista que me determinó á 30 
ir en busca de mi casa y cama. Llegué transido á la posada ; 
al subir oí el rechinamiento de las botas nuevas de D. Víctor, 
que medía á grandes pasos su sala, y di en el corredor con 
D. Nemesio, que llevaba en la diestra una palmatoria, 



88 



PASCUAL LÓPEZ 



amparando la luz con la siniestra para que el aire no la 

extinguiese. 

— ¿ Adonde bueno tan de prisa y tan callado ? — me pre- 
guntó, mostrando querer entrar conmigo en mi dormitorio. — 

5 j Oiga ! j Viene usted á cuerpo ! ¡ Pues no está la noche 
cruel que digamos ! 

— Voy á recogerme, Sr. D. Nemesio — respondí con flaca 
y desmayada voz, mientras daba diente con diente. 

— ¿ Está usted enfermo ? 
10 — No me siento muy bien. 

— ¿ Quiere que me quede en su compañía velando ? Dis- 
ponga usted de mi inutilidad, con franqueza. 

— No, no señor, un millón de gracias. En durmiendo se 
me pasará. 

15 — Traiga usted acá esa mano, hombre ... ¡ Cáspita, 
qué fría, parece la mismísima nieve ! y el pulso medio 
loco. . . . Vaya, entre usted en el cuarto y acuéstese, que 
ya que no me quiera de enfermero, le haré una tacita de mi 
té. Es excelente, como que me lo regaló un capitán de 

20 barco, un muchacho más obsequioso . . . 

El sacerdote me dejó para volver á pocos momentos con 
una estufilla y una tetera, en que en breve hervía la perfu- 
mada infusión. De suyo era servicial D. Nemesio ; pero 
sospecho que aquella noche nació su grande caridad para 

25 conmigo, de atribuir mi abatimiento á causas muy diversas 
de la ridicula aventura de la capa. Algo escarabajeaba en 
el ánimo de D. Nemesio, algo semejante á un remordimiento 
involuntario, que le movió á decirme, al par que echaba en 
la taza unos terroncitos de azúcar : 

30 — ¿ No me pregunta usted nada de mi negociación 
matrimonial ? 

— ¿ Qué quiere usted que le pregunte ? 

— Pastorcita no estaba hoy buena. Digo, no sé si sería 
pretexto para no recibir al pretendiente. 



PASCUAL LÓPEZ 



Volvíme del otro lado sin responder. Tal era el efecto 
producido en mi espíritu por los sucesos nocturnos del paseo 
de la Herradura, que la grata noticia de la lealtad de Pastora 
resbaló sobre mi pensamiento como gota de agua sobre una 
superficie de acero bruñido. D. Nemesio renunció á sacarme 5 
del cuerpo palabra, y servídome que hubo el té y deseado 
una apacible noche, fuese. Me dormí al fomento del calor- 
cilio de la cama, pero me molestaron pesadillas singulares. 
La desordenada é inconsciente actividad de mi cerebro, 
transformaba lo ocurrido durante el día en fantástica sucesión 10 
de disolventes cuadros. Soñábame yo arrebatando á Pastora 
de las uñas de su furiosa madre, y huyendo á campo traviesa, 
montados ambos amantes en un corcel velocísimo, ella á 
ancas y yo gobernando el trotón. De pronto el pescuezo de 
éste se alargaba, se alargaba, convirtiéndose en el chuzo de 15 
un sereno, á cuyo extremo aparecía la cabeza, y ésta volvién- 
dose hacia nosotros mostraba tener ojos humanos, provistos 
de azules resplandecientes antiparras. . . . Otras veces me 
imaginaba estar con Pastora también, en la apacible estancia 
de su casa, á la luz del veloncillo. De pronto veíamos entrar 20 
á D. Nemesio con la sonrisa en los labios ; Pastora daba un 
chillido, volcábase el velón ; á tientas yo la buscaba para 
que nos fugásemos juntos ; hallaba por fin un bulto en la 
oscuridad, y lo sacaba no sé por dónde á la calle ; echábale 
encima mi capa, mas ésta se convirtiera en manto de plomo, 25 
como el de los hipócritas de Dante, y yo no podía mane- 
jarla. . . . Después volábamos, volábamos, trasponiendo 
las torres de la Catedral, y siempre en dirección de un trián- 
gulo de luces que en remota lontananza giraban vertiginosa- 
mente. ... ¿A qué contar tanto desatino ? 30 

Cuando desperté, bañado en sudor copioso, pude pensar 
que continuaba el sueño. En efecto, sobre mi lecho tendida, 
yacía mi capa : era la misma, no cabía dudarlo : harto cono- 
cía yo las bandas de descolorida grana, el paño parduzco y 



90 



PASCUAL LÓPEZ 



los broches de plata figurando conchas de peregrino de 
aquella cara prenda. . . . Fróteme los párpados, paseé 
atónito una mirada por la habitación, y en la silla que junto 
á la mesa estaba, vi sentado á Onarro hojeando mis pocos 
5 libros. 

VII 

No hay nadie medroso á las doce del día (tratándose de 
miedo á cosas sobrenaturales). Yo, en aquel momento, ante 
el rayo de sol que cruzaba la vidriera é iba á besar jocundo 
la caleada pared, me hallé poseído únicamente de vergüenza 

io terrible, recordando mi poquedad de ánimo y mi humillante 
escapatoria. Onarro estaba allí con su gabán color nuez, su 
floja y desaliñada corbata ; á su lado, en la mesilla, reposaban 
las antiparras ; y sus grises ojos, en mí clavados, se teñían 
de la benévola suspicacia que caracteriza las pupilas del 

15 gato doméstico, tigrecillo siempre receloso y siempre maligno 
en su mansedumbre. Onarro fué el que entabló el coloquio, 
que yo no supe ni quise. 

— Ahí tiene usted su capa — me dijo señalando con el 
dedo al irrefragable testimonio de mi cobardía. 

20 — Siento mucho que se haya usted molestado . . . 

— ¡ Famoso susto di á usted ! Si yo sospechase que era 
usted tan . . . nervioso, jamás emprendería conversación 
con usted en aquel lugar y á aquella hora. 

— ¿ Habrá venido aquí este hombre solamente para tra- 
25 erme la capa y soltarme de paso estas pullitas ? — pensaba 

yo. Y repliqué en voz alta : — Señor D. Félix, la imagi- 
nación á veces . . . 

— Sí, ya sé yo que la imaginación, cuando preponderando 
sobre facultades superiores y envuelta en las nieblas de la 

30 ignorancia ... y acaso dominada por preocupaciones ad- 
quiridas ... Y es evidente que usted es un ignorante. 



PASCUAL LÓPEZ 



9 I 



Eso no impide á veces tener mucho talento. Hoíímann, el 
inimitable cuentista, sojiaba despierto con trasgos, hechice- 
rías, espectros y apariciones. Y usted puede estar adornado 
de brillante fantasía, sin que deje de ser un ignorante. 
¿ Verdad que lo es usted ? 

— En realidad . . . me parece que . . . francamente . . . 

El respeto y el temor contenían en mis labios una res- 
puesta ágria, pero íbame amostazando tan impertinente 
discurrir. Onarro se levantó, y en vez de tomar la puerta 
tomó su silla y vino á sentarse á mi lado, casi tocando 
conmigo, á la cabecera de la cama. 

— No sólo es usted un ignorante — prosiguió — sino que 
se le da un comino de serlo. 

— A mí . . . no señor, usted dispense, está usted en un 
error. 

— Lo dicho. ¿ Qué le va á usted ni le viene en las cues- 
tiones científicas ? ¿ Qué entiende usted de achaque de 
saber ? Usted no posee la curiosidad, ni siquiera la vulgar 
curiosidad, que incita al estudio. La química, verbigracia, 
le es á usted, no sólo indiferente, sino odiosa. 

— ¿ A qué santo vendrá este maniático á meterse con- 
migo ? — murmuré para mi capote. 

— Un ardite se le daría á usted de llegar á la altura de un 
Dumas ó un Berthelot, ó de quedarse hecho un zarramplín. 

— Señor mío — exclamé yo, creyendo que interesaban al 
éxito de mi carrera y al honor del pabellón unas miajas de 
farsas y embuste — usted se engaña, y mucho. ¡ No gus- 
tarme á mí la química ! ¡ Bueno va ! j la química ! ¡ justa- 
mente ! ¡ y explicada como usted la explica ! j oh ! 

La cara de limoncillo seco de Onarro adquirió de impro- 
viso formidable seriedad, sus ojos despidieron chispas, y 
alzándose y asiéndome de una muñeca que apretó con toda 
la fuerza de sus dedos sutiles y vigorosos como resortes de 
acero, dijo con voz contenida, pero enérgica : 



9 2 



PASCUAL LÓPEZ 



— Oiga usted. Atiéndame bien. Yo no vengo aquí de . 
broma, ni la admito. Exijo de usted la verdad, y usted me 
la dirá. Tanto peor para usted si me toma por un juglar ó 
un loco. 

5 — Rematado — pensé en seguida ; pero enmudecí. 
Onarro me soltó, y con más reposo : 

— Ruego á usted que sea sincero — pronunció mirándome 
á la cara. — Salga de su boca la verdad, que, por lo demás, 
conozco yo tan bien ó mejor que usted, porque hace meses 

io que le estudio sin descanso, como á un organismo curioso é 
ignoto. No soy aquí el profesor ante el discípulo, soy un 
hombre que necesita de otro hombre. Sea usted leal, y no 
le pesará. ¿ Usted no tiene la menor vocación científica, no 
es eso ? 

15 Subyugóme el tono y la manera de hacer la pregunta, y 
sin fijarme en lo extraño de tal interrogatorio ni en lo pere- 
grino de mi franqueza, repliqué : 

— Ya que usted quiere á toda costa que lo confiese . . . 
No, no, señor. 

20 — ¿A usted le causará tedio abrir hasta el libro de texto ? 

— Es mi mejor narcótico. 

— Más todavía. ¿ Usted conoce que en su cabeza no 
arraigan ni fructifican las explicaciones que doy en mi 
clase ? 

25 — Por un oído me entran y me salen por otro. 

— Y los experimentos. ¿ Le interesan á usted los 
experimentos ? 

— Me parecen un juego de chiquillos. 

— ¿No le gustaría á usted sobresalir entre sus compañeros, 
30 por su aplicación, su inteligencia ? 

— Quisiera tener concluidos ya los años de curso, para 
hacer una hoguerita con los libros. 

— Y á veces, cuando me ve usted en mi puesto, vulgari- 
zando las grandes verdades de la ciencia, poniéndolas al 



PASCUAL LÓPEZ 



alcance de la juventud, echando el germen de la cultura en 
aquellas almas . . . ¿ no me envidia usted con noble envidia? 
¿ No quisiera usted estar en mi lugar ? . . . 

— ¡ Tomarme yo tanto trabajo por desbastar alcornoques ! 
No en mis días. 5 

Crecía la audacia de mis respuestas, á medida que el sem- 
blante de Onarro se iluminaba con alegre expresión. 

— ¿ Nunca ha soñado usted, en sus ratos perdidos, con 
ser una de esas lumbreras del mundo, uno de esos grandes 
hombres que ensanchan los límites del conocimiento humano 10 
é interpretan acertadamente la obra divina : un Arquímedes, 
un Newton, un Leibnitz ? ¿ No le gustaría á usted que su 
nombre corriese de boca en boca, y se conservase de gene- 
ración en generación, y se esculpiese en mármoles, y se 
grabase en bronces, y lo inmortalizase el arte en gloriosos 15 
monumentos ? 

Onarro estaba en pie, sin duda en las puntas de los pies, 
porque me parecía más alto que de costumbre ; entre la 
ceniza de sus pardos ojos brillaba sobrehumano fuego ; 
tendía con ademán majestuoso el diestro brazo, cubierto con 20 
la exigua manga color nuez. Vínoseme á la memoria una 
estrofa de Espronceda, poeta muy leído de estudiantes, que 
en materia de gusto literario aún suelen estar con la genera- 
ción romántica del 30 al 40, y declamé enfáticamente : 

Yo, con perdón de la gloria, 25 
mucho más estimaría 
vivir en el mundo un día 
que cien años en la historia. 

Al pronto temí haberme excedido, porque una sombra de 
desagrado y amargura cruzó por el semblante de Onarro. 30 
Mas fué un momento. Volvió á pintarse en él la satisfac- 
ción, y, dejándose caer de nuevo en la silla, preguntóme con 
tono muy diverso del que antes empleara : 



94 



PASCUAL LÓPEZ 



— ¿ Qué desea usted, pues ? ¿ No tiene usted idea] de 
ninguna clase ? ¿ No aspira usted sino á vegetar en la 
oscuridad y la inercia ? 

— ¡ Que si aspiro ! ¡ Ay, señor D. Félix, si yo pudiera 
5 pedir por esta boca ! 

— Pida usted, pida usted ; ¡ quién sabe si será medida ! 



— Señor D. Félix, si yo tuviese dinero en abundancia, 



¡ qué cosas haría ! ¡ Qué planes me bullen aquí ! 

— I Magnífico ! — exclamó él levantando el emboce de la 
10 sábana y cogiéndome una mano que apretó esta vez con 

entusiasmo, y casi con ternura. — De modo que es usted 
codicioso. 

— Codicioso precisamente, no ; pero desengáñese usted, 
que lo que hay que ser en el día es rico. Los pobres signi- 

15 ficamos tanto como la última palabra del Credo : sí, señor 
D. Félix, somos de peor condición que los negros de Guinea. 
¿ Ve usted esa capa que me ha devuelto ? Pues tiene siete 
años ; se transparenta casi el día por ella, y, sin embargo, al 
recobrarla, me pareció que recuperaba un pedazo del" corazón, 

20 porque no tengo esperanza alguna de poder comprar otra, y 
anoche me he vuelto carámbano con su falta. ¿ Ve usted esas 
botas ? Pues á fuerza de betún disimulan su vetustez. . . . 
I Cree usted que si yo tuviera peluconas me quebraría los 
cascos en estudiar ? ¡ A otra puerta ! Vida alegre, ver 

25 mundo, gozar de la juventud. . . . ¿Usted piensa que si yo 
fuera poderoso aguantaría que me pusiesen sábanas gordas 
y remendadas como éstas, mientras otro en la sala de al lado 
las gasta de olán y con randas y encajes ? ¿ Que me con- 
formaría con los desperdicios del señorito de la Formoseda, 

30 y no haría venir de Francia pechugas de ángeles rellenas de 
tocinos del cielo ? . Pero, señor D. Félix, me aguanto, porque 
la necesidad tiene cara de hereje. 

— ¿ Las riquezas serían, pues, para usted la dicha cabal v 
perfecta ? ¿ No aspira usted á más ? 




PASCUAL LÓPEZ 



— ¿Y qué más se puede pedir ? Salud gasto, mi novia me 
quiere, y si no nos casamos, y aun si es probable que no nos 
lleguemos á casar en la vida, la culpa es de los picaros 
doblones. 

— ¿ Tiene usted novia ? — preguntó Onarro, por cuyos 5 
ojuelos pasaron unos idilios juveniles. 

— Sí, señor ; pero le ha salido una proporción riquísima, 
y es fácil que al cabo ... Lo que yo digo, D. Félix : 
poderoso caballero es don dinero. El que tiene llave de oro, 
abre todas las puertas. 10 

Excitado por el prurito de hablar de mi propia persona, 
que es cosa en general muy grata, íbame ya olvidando de la 
extrañeza de aquel diálogo y de lo inexplicable que era la 
presencia del profesor en mi cuarto tanto tiempo. Onarro, 
como hombre indeciso, medía el aposento con rápidas pisadas. 15 
Al cabo se detuvo ante mí y mirándome fijamente : 

— Ya sabía todo eso — me dijo. — Desde que usted ha 
puesto el pie en mi clase le estudio, le conozco, no le pierdo de 
vista. . . . He probado á usted de mil maneras, he tratado 
de excitarle la curiosidad, el amor propio, la emulación. ... 20 
Nada, nada. Más fácil sería sacar jugo del mármol que de 
usted un arranque de entusiasmo científico. . . . Me he 
convencido, estoy seguro, de que para usted, lo que se refiere 

á conocimiento, es letra muerta. Usted no miente, no. Es 
usted, en realidad, tan extravagante é imperfecto como dice. 25 

— Tú sí que eres un extravagante — repliqué yo aparte, 
por supuesto. 

— Al mismo tiempo he tomado informes de usted, y sé que 
es usted hombre .de bien, capaz de cumplir un contrato. 

— Eso, sí, señor. Con la leche lo mamé y con la cristiana 30 
enseñanza que me dieron. Me precio de ello, aunque pobre. 

— ¿ Quiere usted — me dijo solemnemente Onarro acari- 
ciando su barba lampiña y puntiaguda — quiere usted ser el 
hombre más rico de toda Europa ? ¿ De todo el mundo ? 



9 6 



PASCUAL LÓPEZ 



Abrí tamaños ojos. Siempre me pareciera que el bueno 
del profesor de química tenía algunas afinidades con los 
habitantes de Orates, Leganés y otros puntos análogos ; 
pero en aquel instante le diputé por el mayor y más gracioso 
5 demente que pudiese haber bajo la capa del cielo. Así que 
respondí con disimulada chunga : 

— Me conformo con ser el más rico de Galicia. 

— Poco pide usted ; ya subirán de punto sus exigencias, 
andando el tiempo. Por lo demás, no he de ser yo quien 

10 tase y limite el caudal de usted, sino usted mismo. 

— Ea pues, Sr. D. Félix — repliqué resuelto á llevarle el 
humor — venga acá ese Perú, lleguen esas Indias, acérquese 
esa California, que yo de buena voluntad y por amor de Dios 
apencaré con todo ello. ¿ Es billete de lotería ? ¿ Posee 

15 usted algún lagarto de doble rabo, que con él dibuje en la 
arena mojada los números que han de salir ? ¿ Es tesoro 
encantado en el Pico-Sacro, cuyas profundidades y cuevas 
visitó usted menudamente ? 

— Mocito — repuso D. Félix — ya he dicho que esto no es 
20 asunto de burlas, y espero que mis canas, cuando no mi 

carácter de hombre de ciencia, me den derecho á ser oído 
con seriedad. 

— Perdone usted, pero la proposición es tan halagüeña. . . . 

— Es muy formal y grave. En prueba de lo cual, usted, 
25 como cristiano y católico, va á jurar ahora mismo sobre los 

Santos Evangelios no revelar á nadie ¿ entiende usted ? ni á 
esa novia, el secreto de la empresa en que he menester su 
auxilio. 

Diciendo y haciendo sacó del bolsillo del gabán un libro 
30 grueso, con cantoneras doradas y encuademación de lujo ; 
abriólo lentamente, y me señaló con el dedo la hoja. Pude 
ver á Jesús Salvador en una rica viñeta cromolitografiada, y 
debajo, en caracteres góticos de oro y azul, leí : /// principio 
erat verbum . , . 



PASCUAL LÓPEZ 



— Jure usted — repitió la voz profunda de Onarro. 

— Pero — exclamé medio vencido — yo no juro así sin 
más ni más, ni sin saber á qué me obligo. 

— Se obliga usted únicamente á guardar silencio, á no 
decir á nadie de este mundo lo que yo le confíe. 5 

— Si no es más que eso, bien está, me avengo á prometerlo ; 
pero podría usted indicarme . . . 

— Necesito de usted para una empresa, empresa en que 
puede usted hacerse fabulosamente rico, más que todos los 
propietarios, banqueros y monarcas de Europa. 10 

— Me conviene — dije contagiado de la fe de Onarro. 

— Es de advertir que arriesga usted la vida. 

La advertencia me resfrió un poco. A despecho de mis 
contrariedades financieras y amorosas, maldita la gana que 
tenía de morirme. No obstante, el cebo era tentador, yo 15 
mozo, estudiante y aventurero. El recelo fué corto. 

— No importa — respondí. 

— También la arriesgo yo — añadió Onarro. 

— Eso no me consuela ni pizca, Sr. D. Félix ; pero, en fin, 
ya que usted dice que con arriesgarla voy á ser un potentado, 20 
vale la pena. Por cosas de bastante menor monta hay quien 

se la juega todos los días. 

— En ese caso es usted mío — dijo Onarro comiéndome 
con los ojos. 

Y volvió á presentarme el libro. 25 

— Jure usted, por su fe de cristiano, no revelar á nadie lo 
que entre usted y yo ocurra. Júrelo usted por cuanto existe 
de sagrado en el tiempo y en la eternidad ; júrelo usted por 
el Dios que nos escucha. 

Honda y extraña impresión me sobrecogió. La fórmula 30 
del juramento, repetida en actos públicos, y que con tanta 
ligereza se profana, parecíame en aquella ocasión, ante aquel 
hombre singular y en tan peregrinas circunstancias, lo que 
realmente debe ser : un acto solemnísimo, imponente, religioso. 



9 8 



PASCUAL LÓPEZ 



— Salte usted de la cama — me dijo Onarro.' — Jure usted 
con respeto. 

Brinqué á tierra, y sin darme razón de lo que hacía, me 
arrodillé, puse la mano sobre el sagrado libro, pronuncié las 
5 palabras de ordenanza y besé la página por el sitio en que 
los pies del Salvador se apoyaban en el globo del mundo. 

— Bien está — murmuró Onarro lacónicamente. — Hasta 
la vista. 

Y mostró querer marcharse, 
io — Eh, Sr. D. Félix, ; eh ! — grité aturdido sin pensar en 
dejar mi humilde postura. — Mire usted que yo he jurado; 
pero si se trata de alguna cosa que ... de alguna acción no 
buena, vamos . . . entonces . . . 

Volvióse el sabio desde el umbral, y me dejó atónito con 
15 disparar la más larga, alegre y espontánea carcajada que 
escuché en mi vida. 

— ¡Bonita facha hace usted! — tartamudeó ahogándose 
de risa. — En calzoncillos . . . con esa cara de susto. . . . 
No tenga usted miedo, hombre ... no soy capitán de 

20 gavilla, ni monedero falso ... ni secuestrador. . . . 

Esta última palabra y el postrer eco de hilaridad se per- 
dieron en lontananza, porque ya Onarro bajaba la escalera 
con prisa y agilidad juveniles. Quédeme yo hecho una 
estatua, boquiabierto, sin saber qué me pasaba ; pero fué lo 

25 bueno que al recobrarme y empezar á traer á la memoria la 
reciente escena, asaltóme tan irresistible convicción de que 
el profesor de química se había querido divertir conmigo y 
jugarme una de sus burlas estrafalarias, que, sin ser poderoso 
á contenerme, viéndome así, en tan raro pergeño y de hino- 

30 jos, solté á mi vez el trapo con la mejor gana del mundo. 
Parecíame extraordinariamente cómica la sencillez con que 
creyera yo todo aquello de las riquezas inmensas, de los 
tesoros, del peligro de muerte, la formalidad con que había 
jurado guardar el secreto de tales sueños y delirios. . . . No 



PASCUAL LÓPEZ 



99 



me era posible dejar de considerar los actos de Onarro 
como inspirados por un cerebro enfermo ó por una con-' 
dición retozona, maliciosa y picaresca. Y, con todo, la 
fantasía, abogada perenne de lo maravilloso, me insinuaba 
pasito un "¿quién sabe?" y un "tal vez" que me hacían 5 
cavilar. 

Vestíme apresuradamente, recordando que era hora de 
asistir á mis diarias clases, y como cruzase el corredor, vi 
abierta de par en par la puerta del cuarto de D. Nemesio 
Angulo. Acordéme entonces de la tetera y demás chismes 10 
que en mi alcoba quedaran, y no quise salir sin haber vuelto 
á colocarlos en su acostumbrado sitio, sobre la cómoda del 
buen clérigo. Volví á mi nido, cogí los trebejos y me entré 
sin ceremonia en el domicilio de D. Nemesio, depositando 
en su lugar correspondiente cada trasto. Mucho me sor- 15 
prendió ver el lugar vacío á aquella hora. La puertecilla de 
escape que comunicaba con las habitaciones del señorito de 
la Formoseda se hallaba entreabierta, y al través de la cor- 
tina de drogué que velaba los cristales se oían los acentos 
de una gárrula voz, para mí muy conocida. Todo el mundo 20 
es indiscreto en determinadas circunstancias : yo me puse á 
escuchar. 

— Sr. D. Nemesio — decía doña Fermina — no hay motivo 
de desesperarse por eso que le han dicho á usted. Ella 
siempre tuvo unas sombritas de vocación ; pero ¡ bah ! ya 25 
se sabe lo que son las vocaciones de las muchachas : con- 
forme vienen se van. Señorito D. Víctor, no se desanime 
usted ni se ofenda : la niña no le conoce apenas, que cuando 

le conozca, juro yo . . . 

— No, señora — contestaba desapaciblemente don Víctor 30 
— yo no me desanimo, ni . . . Pero no andemos con bro- 
mas. Si Pastora tiene firme propósito de tomar el velo, 
díganmelo de una vez, y salgamos de dudas. Me están 
haciendo desempeñar un papel ridículo. 



IOO 



PASCUAL LÓPEZ 



— ¡Jesús, D. Victorcito ! ¡ Que sea usted tan vivo de 
genio ! No, señor de mi alma, no. Mi niña comprende 
muy bien el favor que usted le dispensa fijándose en ella. 
¡ Jesús ! sí, que es ella tonta ó ciega para no ver sus prendas 

5 de usted. No, pues de boba no tiene nada ; que lo diga 
D. Nemesio, que lo diga. 

— ¡ Boba ! No por cierto ; es muy discreta Pastora ; no 
le podía faltar esa gracia. Pero, Sr. D. Víctor y señora 
doña Fermina, si Pastora quiere, en vez de esposo terrenal, 

io á Jesucristo por dueño perpetuo, paréceme á mí que eso no 
es ser boba. Nadie debe ofenderse porque prefieran á Dios, 
ni resentirse de que se aspire á mejor estado. 

— Yo no me resentiré ; sentirlo es otra cosa. Sólo quiero 
saber si esa resolución es fija y terminante. Ya ven ustedes 

15 que si ahora me dicen que Pastora me desaira por el con- 
vento, y luego salimos con que me deja por algún galán . . . 
eso ya me ofendería en altísimo grado, señores. No soy 
ningún muñeco para que se juegue conmigo. 

— ¡ Madre mía del Amor Hermoso ! ¿ Qué dijo, D. Victor- 
20 cito ? ¡ Galanes á mi niña, cortejos á mi Pastora ! ¡ Sí, buena 

es ella! No, si no, tómenle el pulso y verán. ¡ Señor de la 
Corticela, galanes ! Mire usted, á puntapiés los tuvo, así Dios 
me dé buen siglo y buen año; pero ella, ni esto. D. Nemesio, 
dígale á D. Víctor cómo es Pastora de recogida y de . . . 
25 — Alto ahí, doña Fermina — intervino D. Nemesio. — 
Pastora puede ser una muchacha excelente, como de hecho 
lo es, que yo la fío, y, sin embargo, tener un galán, con el 
más- limpio propósito. 

— i Vaya, Sr. D. Nemesio, que no posee uno más honra 
30 que la que le quieren dar ! Si usted, que es hace tantos 

años el confesor de la niña, dice esas cosas, no sé yo qué 
quedará para los maldicientes. . . . 

— Señora, yo no digo que lo tenga — replicó don Neme- 
sio, en cuya voz noté por vez primera de su vida inflexiones 



PASCUAL LÓPEZ 



IOI 



coléricas. — Usted está soñando ; lo que yo afirmo es que, 
aunque lo tuviese, no sería mancha de judío; y me parece 
que cuando me explico así, no lo sacaré de mi cabeza, ni 
defenderé cosa que nuestra Santa Religión no autorice. En 
esa materia ya no seré tan ignorante que diga una tontería. 5 

— Hablemos claro — exclamó D. Víctor. — No quiero 
dar á ustedes un mal rato, ni contradecir á usted, señora 
doña Fermina ; pero, francamente, tampoco me agrada 
pasar por bobo. Anoche he recibido un aviso anónimo, en 
que me advierten que Pastora tiene novio ; que lo tenía ya 10 
antes de conocerme á mí, y que por eso no se avendrá á la 
boda. Ya comprenden ustedes que para una persona como 
yo es un lance altamente humillante este en que me veo. 

— Los anónimos sólo merecen desprecio, señor D. Víctor 

— dijo D. Nemesio. 15 
— ¡ Ay, D. Victorcito de mi alma ! — gritó doña Fermina. 

— i Ay, de qué medios se valen, y cómo me lo engañan y 
embaucan las envidiosonas que se están reconcomiendo de 
ver la fineza que usted hace á mi hija ! ¡ Ay, si yo soltase 

la sin hueso ! ¡ Ay, si no me contuviese la prudencia ! 20 
D. Victorcito, mire usted, mire usted á su alrededor y abra 
los ojos. Ya se ve, como contaban con que usted les iba á 
pedir sus hijas ... y las hijas, porque arrastran un pingajo 
de seda y llevan mil arrumacos, piensan que no hay nadie 
en el mundo que valga más que ellas . . . no, pues de alguna 25 
sé yo que . . . pero más vale callar. . . . 

— Mejor, mucho mejor es que usted calle, doña Fermina 

— exclamó D. Nemesio, cuya benigna condición no fué 
parte á hacerle llevar en paciencia las alharacas de la irri- 
tada dueña. — Ninguna señora, ninguna señorita es capaz 30 
de lo que usted malignamente supone. Las personas regu- 
lares proceden como quien son. 

— Sin embargo, D. Nemesio — objetó el señorito de la 
Formoseda — no va del todo descaminada doña Fermina. 



102 



PASCUAL LÓPEZ 



Como no he sido mal acogido en muchos sitios ... y trato 
á las familias que tienen hijas casaderas . . . Ello es que 
en todas partes me festejaban, y si hubiera querido elegir, 
creo que no me pondrían ceño. De manera que no fuera 
5 extraño . . . 

No quise oir más. En dos brincos me planté en la calle, 
y con otros dos me puse en la casa de Pastora; necio es 
quien no se ase del único cabello que guarnece el mondo 
colodrillo de la ocasión. 

10 — Niña mía — dije á Pastora, que estaba algo desme- 
jorada y abatida, y que se admiró al verme entrar — recibe 
mi enhorabuena. Eres un diplomático, que mal año para 
Bismarck. Esa cabecita es mucha cabecita. 

Fregábame las manos al hablar así, y en señal de admira- 

15 ción castañeteaba los dedos, sacudiéndolos. 

— No sé por qué dirás eso, Pascual — articuló Pastora 
alzando hacia mí los ojos, que rodeaba hondo y amoratado 
cerco. — Explícamelo, y no hagas tales extremos y boberías, 
que no vienen al caso. 

20 — ¿ Pues no he de hacerlos ? Me encantó tu labia, y el 
enredo que ideaste para salir del apuro. 

— ¡ Enredo ! ¿ Qué enredo ? 

— ¡ Mujer ! ¿ Cuál ha de ser ? El del monjío. 
Arrancó Pastora de lo más hondo de las entrañas un sus- 

25 piro tiernísimo y doliente, y no me dio otra respuesta. 

— ¿ Qué es eso ? — exclamé impaciente. — ¿ Suspiritos tene- 
mos ? ¿ Cuánto va á que sientes haberte sacudido ese moscón ? 

— Pascual — pronunció ella volviendo el rostro hacia los 
vidrios de la ventana — el moscón eres tú, y de tí, sí, que 

30 tendré que sacudirme y desembarazarme. ¿ Crees que no 
hay sino andar jugando al escondite con lo del monjío, y 
aquí tomo y allí dejo ? Yo no sirvo para esas variaciones. 
Casarme contigo no puedo ; con D. Víctor no quiero ; seré 
religiosa; y como esto no tiene remedio sino hacerse, cuanto 



PASCUAL LÓPEZ 



IO3 



más pronto dejemos de vernos valdrá más. ¿ Tomar á Dios 
por disculpa y pretexto ? ¡ bueno fuera, Pascual ! Mucho he 
meditado en mi destino, y comprendo que la vocación de 
mis primeros años era la mejor. Con pena te abandono, 
pero ya se te alcanza. ... 5 

; Oh y qué oportunidad se me ofrecía aquí — si en vez de 
contar los sucesos de mi verdadera historia estuviese hilva- 
nando entretenida novela, — de encajar una escena patética y 
de efecto, en que yo me arrojase á las plantas de Pastora, 
y besando la fimbria de su vestido, con muchas lágrimas le 10 
rogase no repitiera la palabra fatal ; y ella luchara consigo 
misma, hasta que fascinada y mal de su grado se precipitase 
en mis brazos ; y ambos á diío, en tierna actitud, jurásemos 
bebemos un sutil veneno ó siquiera traspasarnos el corazón 
con acicalada daga, si ya el destino en perseguirnos tenaz, 15 
nos vedase finalmente vivir el uno para el otro ! Mas como 
á todo antepongo mi escrupulosa veracidad de autobiógrafo, 
debo, aunque prive á mis sensibles lectores de un sabroso 
regalo, declarar que no pasó nada semejante á tan dramático 
episodio. Lo único que hubo (y cuenta que no pongo ni 20 
quito una tilde), fué que yo me llegué á Pastora, y sin decir 
palabra, con gentil donaire, le administré en el brazo izquier- 
do un retorcido pellizco ; lo cual la obligó á exhalar un grito 
y á levantarse con presteza, empuñando la correa del hábito 
á guisa de disciplina ; y como viniese á mí con intención 25 
manifiesta de sacudirme algunos zurriagazos, refugióme 
corriendo en un rincón, desde donde, con las manos juntas, 
pedí cuartel ; mas no logré nada, pues me zurró en grande, 
y por mucho que yo chillaba : 

— Ea, Pastora, que duele de veras ¡ caramba ! 30 

— Mejor ; aguárdate, falso — contestaba ella menudeando 
el mosqueo. 

— Mira, Pastorcilla — díjele yo, así que hubo saciado su 
venganza y quedádose animada, encendida y ya medio 



104 



PASCUAL LÓPEZ 



risueña : — mira, no me hables de convento estando yo como 
estoy, sano y rollizo ; antes espónjate y alégrate, niña, que 
te anuncio y mando que voy á ser rico, más rico que Creso, 
y á casarme contigo por la posta. 
5 — A fe que te vengas con chanzas. No está la dama para 
tafetanes. 

— Si hablo formal, mujer. Mírame á la cara. 

— ¡ Música celestial ! Tienes tío en Montevideo, ¿ eh ? 
Nunca me lo mentaste. 

io — No, si no necesito yo tener tíos en Montevideo ni en 
Flandes para achinarme. ¡ Vaya ! 

— Pues hijo, qué ¿van á hacerte ministro? 

— No me sacarás otra palabra del cuerpo, sirena tenta- 
dora, taimada Dalila. 

15 — Bien, bien. Cuando me enseñes una oncita junta, te 
daré crédito. Hasta entonces. . . . 

Y con la uña del dedo pulgar produjo un chasquido 
expresivo en los dientes. 

— Mira que va de veras, Pastora. Prepárate á ser 
20 princesa y millonaria. 

— Déjate de insulseces y hablemos con seriedad. No 
parece sino que nos sobra el tiempo, que así lo per- 
demos. Pascual, de veras, he cavilado mucho, y se me 
figura que estas dificultades y tropiezos que encuentran 

25 nuestros amores son un aviso claro de Dios que me dice: 
" Pastora, vas mal por ahí." Entrando yo monja, se arre- 
glaba todo. Ni mi pobre tío ni mi madre podían quejarse ; 
y tú menos. Dios me daría fuerzas para ser una buena 
religiosa. 

30 — Justito. Como no puedo casarme con mi novio, me 
caso con Jesucristo, ¿ verdad ? Pues vaya una virtud. No, 
señora mía, otro porvenir más espléndido aguarda á vuestra 
merced. Arregle de modo que pase este chubasco, y 
amanecerá Dios y medraremos. 



PASCUAL LÓPEZ 



105 



— Es que tú no sabes lo que me amargan la vida, mi 
madre riñendo y el tío callando. Éste, sobre todo, me da 
ratos terribles. Él nada dice ; pero yo sé leer muy bien en 
su cara. Es el primer disgusto que le causo. 

— Pues hija, sigue afirmando que quieres hacerte monja. 5 
Con eso no se atreverán á desaprobarte ; y yo en breve 
tendré dinero con que ahogar á cuantos se opongan á 
nuestros amores. 

Pastora me colocó las dos manos en los hombros, y recha- 
zándome y sujetándome á la vez con esta cariñosa familiari- 10 
dad, me miró fija un largo rato. Al fin pronunció, con los 
tonos más graves de su voz dulce : 

— Honra y provecho no caben en un saco. El dinero no 
llueve del cielo. 

— ¿ Q u ¿ quieres decir ? 15 

— ¡Yo no sirvo para este mundo ! — exclamó dejándose 
caer en la silleta. — Desengáñate, Pascual : es mejor ence- 
rrarse y rezar, que afligir á todos por casarse contigo. ¿ Quién 
eres tú ? 

— i Linda pregunta ! — contesté amostazado. — No soy un 20 
personaje como D. Víctor, pero ¿ quién sabe lo que podrá 
suceder mañana ? — Aunque te rías y te reburles, puede ser 
que nade en oro antes de lo que tú tardas en hacer una 
novena. . . . 

Pastora se levantó de nuevo, y por uno de aquellos cam- 25 
bios frecuentes en las organizaciones delicadas, vi que son- 
reía y que sus ojos destellaban malicia. Cogió entre las 
yemas de los dedos la solapa de mi levitilla, la alzó, y mos- 
trando que abrochaba al revés, signo indefectible de que la 
prenda había sido económicamente vuelta con lo de dentro 30 
para fuera, me interrogó así : 

— Pascualillo, ¿ entonces no te pondrás la ropa con las 
solapas cambiadas ? . . . 



ioó 



PASCUAL LÓPEZ 



VIII 

En la vida los sucesos suelen ya precipitarse y atropellarse 
con vertiginosa rapidez, ya pararse flemáticos, sin que nada 
acelere su andar de tortuga. Esto último me aconteció 
después del día memorable en que recibí la visita de Onarro. 
5 Tras de horas tan accidentadas, vino una semana lenta en 
que no ocurrió cosa particular. Asistí á clase, y Onarro no 
dió leves indicios de acordarse de la historia de la capa 
y de sus consecuencias. Mis compañeros continuaron comen- 
tando mi sabiduría, que andaba tan oculta, y á la vez la 

10 entrevista de Onarro conmigo, que averiguaron no sé por 
qué medios, y que atribuyeron, como era de esperar, á graves 
disquisiciones y diálogos científicos de la mayor importancia. 
Por lo común, ninguno de los embustes que ruedan por las 
bocas del vulgo deja de fundar su origen en un dato cierto ; 

15 solamente que es mejor carecer de datos que tenerlos y ser- 
virse mal de ellos. Existe un fondo de verdad en toda 
fábula, mas el hecho real llega á desaparecer por completo ó 
quedar soterrado bajo el mito. 

Por lo que respecta á Pastora, no pude pescar otro 

20 momento en que la dejase sola su Argos. Por D. Nemesio 
supe que continuaba hablando de monjío : lo que achaqué á 
disimulo y destreza. Mas no servían de nada las moratorias, 
dado el carácter del porfiado pretendiente que Pastora se 
ganara. Al pedir D. Víctor á la sobrina del canónigo, pensó 

25 ser llevado en palmas y entrar bajo arcos triunfales por la 
puerta del matrimonio ; y así los velos del orgullo le encu- 
brían la desigualdad del enlace. Mas al advertir que lejos 
de ser acogido con halago y de encontrar francos los cami- 
nos, le era forzoso rogar y esperar y temer, experimentó 

30 primero un asombro sin límites, después una ira sin freno. 
En suma, él se halló humilladísimo, y desde el mismo punto 
se volviera atrás de lo dicho, y deshiciera el nudo, á no 



PASCUAL LÓPEZ 



parecerle que cejar así era peor y más vergonzosa derrota. 
Entonces su amor propio resentido le dictó una resolución 
irrevocable como todas las que toman hombres de su temple : 
que no sin razón se ha dicho que la terca firmeza es virtud 
de necios. Fuese, pues, una mañana con D. Nemesio á 5 
casa de D. Vicente, y llamando á cónclave á mista Fermina, 
manifestó sin rodeos á todos que, ó Pastora se determinaba 
á darle un sí claro, explícito y redondo en el plazo improrro- 
gable de ocho días, sin que entre el sí y la ida á la iglesia 
mediasen más de veinticuatro horas, ó tuviesen entendido 10 
que se rompía y desataba todo proyecto matrimonial. Al 
proponer esta última tregua, estaba D. Víctor pensando entre 
sí que, de desairarle aquella modesta muchachilla, no le 
quedaba otro arbitrio para ocultar el bochorno sino salirse 
de Santiago por siempre jamás amén. Doña Fermina puso 15 
el grito en el cielo, protestando que eso era forzar las cosas ; 
que puesto que la niña iba fijándose cada día más en las 
singulares prendas del señorito de la Formoseda, todavía no 
era posible, ni aun decoroso, que en tan corto tiempo le 
correspondiese y pagase con la debida vehemencia. Don 20 
Nemesio se limitó á aconsejar á D. Víctor procurase insi- 
nuarse por suaves medios con Pastora, lo cual era muy hace- 
dero para un joven de dotes tan relevantes. En cuanto al 
canónigo, oyó con gran reposo la arenga del mancebo, 
haciendo señales de asentimiento á cada uno de sus períodos; 25 
y así que todos hubieron hablado, levantóse trabajosamente 
del sillón, en que más y más le crucificaba la gota, y dando 
una palmada en el hombro de D. Víctor : 

— Tiene usted razón de sobra — le dijo. — Cuanto ha 
alegado usted está dentro de los límites de las exigencias 30 
más justas. Déjelo usted de mi cuenta, que yo le prometo 
que al plazo señalado sabrá usted á qué atenerse, y no me le 
entretendrán con disculpillas de mal pagador. Basta mi 
palabra. 



io8 



PASCUAL LÓPEZ 



En efecto, cumpliendo la oferta hecha al señorito, llamó 
más adelante el canónigo á Pastora á su cuarto, sin testigos, 
y pasó con ella una plática cuyos resultados conoceremos á 
su tiempo. 

5 No supe yo entonces la circunstancia de la intimación de 
D. Víctor, que acabo de narrar. Faltábame todo medio de 
comunicarme con Pastora, pues hasta la estratagema de las 
cartas en la capa se hiciera imposible, atendido que D. 
Vicente me recibió un día con serio semblante, frunciendo 
10 sus temerosas cejas, visto lo cual no me arriesgue' á repetir 
la visita. 

Andaba yo, pues, del peor talante posible, y entre tantas 
dificultades y pequeños tropiezos no se apartaba de mi 
mente el recuerdo de la extraña entrevista con Onarro. 

15 1 Sería verdad que aquel hombre poseía medios para enrique- 
cerme ? A veces esta idea se me presentaba posible, vero- 
símil, inmediata. Otras pensaba en el invariable y raído 
gabán color nuez del sabio, y á mandíbula batiente me reía 
de mí mismo. Sin embargo, aquella quimérica esperanza no 

20 se separaba de mí. Rumores misteriosos, repetidos y comen- 
tados y engrosados en las bocas de todo el mundo, estimu- 
laban mi fantasía. Con mayor insistencia que nunca, 
afirmábase que el profesor de química andaba dado á buscar 
la piedra filosofal. Aun se susurraba que Onarro tenía sus 

25 puntas y ribetes de mágico, y que aderezaba filtros, bebedizos 
y elixires peregrinos y de extrañas propiedades ; con aquello 
de mudar las piedras en oro, hacer retoñar un verde y florido 
jardín en el mes de diciembre, y otras patrañas del mismo 
jaez, dignas del tiempo de la alquimia, pero creídas del vulgo 

30 en todo tiempo. Nadie mejor que yo pudiera dar valor y 
fuerza á tales voces, contando las raras ofertas del profesor, 
que tal saborcillo tenían de pacto diabólico : pero me guardé 
bien de descoser la boca, diputando por chanza y fábula 
todo ello. 



PASCUAL LÓPEZ 



IO9 



Al mismo tiempo la ilusión, agitando mi espíritu, me 
movía á anhelar secretamente fuese real alguna de las soña- 
das perspectivas. Yo no dejaba de figurarme que bien 
podía la química tener algo de brujería. Mis conocimientos 
no llegaran hasta distinguir los fenómenos naturales de los 5 
portentos de la magia. Por intuición se me antojaba que las 
gentes decían en ese respecto mil desatinos ; pero careciendo 
de la racional seguridad con que el sabio calcula, vagas 
aprensiones me impelían á pensar como las gentes. A 
medida que pasaban días, adquiría cuerpo en mi ánimo el 10 
terror y atractivo de lo sobrenatural. No era posible defen- 
derme. A deshora de la noche pensaba en Onarro, en sus 
fantásticas promesas, y juntándose todo ello con los dichara- 
chos y consejas del público, allá en mi interior se organizaba 
un ejército de necedades. 15 

Juzgue, pues, el lector compasivo, de la impresión que 
experimentaría yo cuando, una mañana, al concluirse la 
cátedra y desfilar los estudiantes, me llamó Onarro con una 
leve seña, é inclinándose hacia mi oído, pronunció esta 
frase, impregnada de misterio y novelescamente concisa : 20 

— Esta noche, en mi casa, á las diez. 

No pude responder sino bajando la cabeza en muestra de 
asentimiento, mientras Onarro, por cuya boca irónicamente 
plegada vi resbalar una enigmática sonrisa, se levantaba y 
salía de la clase con ambas manos forradas en los bolsillos 25 
del indefinible gabán. 

¡ Si pasaría yo preocupado é inquieto las cuantas horas 
que mediaron entre el aviso y la de la cita ! Donde quiera 
que me sentase, punzábanme alfileres, y ortigas me picaban. 
El tiempo se me antojaba unas veces corcel alígero, y otras 30 
caracol pelmazo. No quise comer apenas, pues una especie 
de calentura y tensión nerviosa acallaba las voces, sonoras 
de ordinario, de mi estómago juvenil. Distraído y ator- 
tolado, respondía con troncas palabras á los obsequios 



I IO 



PASCUAL LÓPEZ 



empalagosos de doña Verónica y á la acostumbrada afabili- 
dad de D. Nemesio, que acertó aquel día á acompañarme á 
la mesa. Yo, hecho un azogue, continuamente me asomaba 
á la ventana, cual si por ella hubiese de ver algo para mí 

5 muy importante. En fin, estaba tan alterado, que derramé 
el agua por la servilleta, y, al echar á D. Nemesio garbanzos 
con el cucharón, se los sembré en la sotana. 

Fuese yendo el día, y viniendo la noche, no en verdad 
negra, caliginosa y relampagueante, como conviene á escenas 

o de aquelarre y á diablerías, sino apacible, clara, magnífica, 
que ni soñada para coloquios de amor. La luna, á la sazón 
en su cénit, derramaba suaves olas de luz sobre la austera 
ciudad sumida en silencio. Vaporosa lumbre y profunda 
sombra contrastaban en las calles. Me embocé en la capa, 

5 y emprendí el camino de la casa del sabio. 

Habitaba Onarro en uno de esos caserones vastos y semi- 
monumentales que abundan en los pueblos ya decadentes 
como Santiago. Vivienda ayer de ilustre familia, que dejó la 
residencia de provincia para irse tras del bullicio y gala de 

o la corte, el casi palacio va mustiándose y ajándose : la 
polilla roe las maderas, la humedad amortigua y descascara 
las pinturas, la lepra verdosa del musgo invade los escudos 
heráldicos y las piedras de la fachada, los cristales se rom- 
pen uno tras otro, y entonces sus dueños se resignan á 

5 alquilar el edificio á un precio siempre más módico que el de 
los angostos pisos modernos, porque la misma grandeza y 
anchura del local hace que, no poseyendo ningún inquilino 
muebles suficientes para alhajarlo, parezca un cuartel ó un 
hospital robado y la desnudez patentice las lacras y arrugas 

o de la ancianidad. 

El caserón que Onarro tomara en arriendo mediante una 
suma nada crecida — y en que se gobernaba sin otra com- 
pañía que la de una criada entradita en años — era de lo 
más ruinoso y triste que imaginarse pudiera. Aumentaban 



PASCUAL LÓPEZ 



I I I 



al exterior su aspecto tétrico unas fuertes y gruesas rejas, 
comidas de orín, y tapizadas de venerables telarañas, claro 
indicio del tiempo que hacía que ninguna hermosa á las 
ventanas se acercara, prestando oído á alegre serenata 
estudiantil. 5 

Así de la aldaba de hierro, figura de monstruoso dragón, 
que más parecía despedir que convidar á la entrada, y sacudí 
tres vigorosos aldabonazos. Rechinaron con desapacible 
estridor los cerrojos, gimieron los recios goznes, y apareció 
la vejezuela criada, con un velón en la mano; y á fe que 10 
juzgué que sólo le faltaba la untura para volar por los aires 
como las Camachas y Montielas, tal era de chupada, sumida 
y pergaminosa, y tanto acusaba los planos, líneas y sinuosi- 
dades de su esqueletado rostro aquella rojiza luz. La clara 
y fría de la luna me mostró allá en el fondo un patio ó claus- 15 
tro, con arcos y columnas, en cuya balaustrada superior, 
calada como encaje, descollaba de trecho en trecho un escudo 
de armas rematando en casco ó cimera. A la izquierda se 
enroscaba carcomida escalinata, que ascendí precedido por 
la Marizápalos. 20 

Hízome cruzar varios pasillos y habitaciones frías y sin 
muebles, en que nuestras pisadas retumbaban con eco 
solemne y lúgubre, y señalándome al extremo de un gran 
salón, en que las paredes lucían aún pálidas cenefas y des- 
coloridos frisos al temple, una puerta, bajo la cual se filtraba 25 
una línea luminosa, me dijo con voz de catarro, mostrando 
la traspillada dentadura : 

— Puede pasar si gusta. 

Y se alejó con su velón. 

Confieso que me quedé indeciso un punto. No las tenía 30 
todas conmigo, como suele decirse. Al fin herí blandamente 
con los nudillos las hojas de la puerta, y éstas cedieron sin 
otro esfuerzo á tan leve presión, abriéndose cual por arte de 
birlibirloque. 



I 12 



PASCUAL LÓPEZ 



El .espectáculo que se ofreció á mi vista turbada, me dejó co- 
sido al umbral. No conocía yo entonces por cierto ninguna de 
las obras maestras de la literatura demonológico-fantástico- 
transcendental, tan en boga actualmente ; no había visto 
5 Fausto, ni Roberto el Diablo, ni siquiera leído el Mágico Pro- 
digioso de nuestro admirable Calderón ; ignoraba totalmente 
las formas, disfraces y tipos que gusta de adoptar Luzbel 
para hacer á mansalva sus picardigüelas y bellaquerías por 
acá abajo : y con todo eso, corrió por mis venas terrible 

10 escalofrío, y á tener ánimos, no parara hasta la calle, cuando 
vi á Onarro vestido con larga hopalanda de color rojo de 
sangre, destacándose sobre un horno ó brasero de ardientes 
y movibles llamas, y sosteniendo en la mano diestra un 
pajarraco enorme, sin duda buho ó mochuelo, que al verme 

15 exhaló ronco y amenazador graznido. Flaqueáronme las 
piernas y se me pusieron de punta los cabellos. ... ¡Lo 
que es la imaginación ! Sobre que despue's de media hora 
de estar sentado cerca del profesor de química, y de haber 
palpado la rara hopalanda, que no era sino abrigada bata 

20 de tartán, y de calentarme á la hoguera misteriosa, que 
era excelente chimenea inglesa en que ardía razonable 
cantidad de cok, y de oir al supuesto buho — un loro muy 
sin vergüenza — llamarme cobarrrde y borrrrriiico, aún me 
temblaban las carnes, y aún me corría sudor desde la raíz 

25 del pelo. 

Onarro, que casi á viva fuerza me arrastrara al interior del 
gabinete, sentándome poco menos que como á un niño en la 
butaca, había sacado de una alhacenita una botella, un vaso 
y dos ó tres bizcochos, y escanciándome un Jerez aromático, 
30 de color de caramelo, obligóme á beberlo para que me 
repusiese y sosegara. Avergonzado yo de la sátira fina y 
sutil que se contenía en tales cuidados y mimos, permanecí 
como un doctrino, sin saber qué rostro poner. Sentóse 
Onarro fronterizo á mí, y la claridad intermitente del fuego, 



PASCUAL LÓPEZ 



alumbrando á trechos su cara, la hacía aparecer más sarcás- 
tica, aguda y burlona que de ordinario. 

— Viendo estoy — me dijo sin apartar de mí sus ojos, no 
velados entonces por los azules espejuelos — que no va usted 

á servirme para lo que yo le he menester. Es usted medro- 5 
sico é impresionable, tiene usted fibras de azúcar cande, y 
yo le he advertido, y mi conciencia me manda se lo repita, 
que hay peligro de muerte. 

— Ya he respondido que eso no me arredra, ni se me da 
de ello un bledo — contesté con intrepidez aumentada por 10 
las cosquillas del generoso licor y el grato fomento de la 
lumbre. 

— Sin embargo ; como ha mostrado usted así . . . cierta 
vacilación y parálisis repentina . . . 

— Señor, le seré á usted franco ; lo que á mí me asusta 1 5 
son ciertas cosas que . . . vamos, serán niñerías y simple- 
zas, pero no puedo remediar el temor que me causan. Mon- 
tañés nací, y criéme entre mil cuentos de asombro ; allí, en 
las noches sin luna, vemos pasar con sus antorchas sepul- 
crales la misteriosa procesión de la Compaña; allí los fuegos 20 
fátuos del cementerio, cuyo origen nos explicó usted el otro 
día en clase, se consideran almas de difuntos que vagan 
entre la niebla, y, realmente, como tienen aquella maldita 
gracia de correr detrás del que escapa y de huir del que los 
sigue . . . En fin, no se hable más del asunto, que de día 25 
me pondré yo con el mismo Bernardo del Carpió. No 
retrocedo ante ese peligro que usted dice. 

— Yo cumplo con un deber al declarar á usted que lo hay, 
y muy grande. Importa que usted se penetre de ello, á fin 
de que disponga y ordene sus negocios temporales y espiri- 3° 
tuales, no sea que el lance le coja desprevenido. 

— ¿ Ha de ser el peligro de tal especie que á nada dé 
lugar? — pregunté yo un poco menos decidido. 

— A nada. 



U4 



PASCUAL LÓPEZ 



— Según eso, ¿ puedo morir de repente ? 

— Como herido del rayo. 

— ¡ Zambomba ! — pensé para mis adentros — ¡ y qué 
serio lo dice ! Esto tiene traza de ser una verdad como un 

5 templo. No faltaría más sino que al enfrascarme en tal 
aventura corriese yo el riesgo que me están anunciando, y á 
la vez me saliese vana y huera la perspectiva de los millo- 
nes y los tesoros. ¿ Quién me mete á mí en libros de 
caballería ? No, lo que es sin ciertas aclaraciones previas 
io no va el hijo de mi padre á ponerse á morir así, sin tener ni 
aun tiempo de decir oste ni moste. 

— Parece que se ha quedado usted pensativo — advirtió 
incisivamente el profesor. 

— El caso no es para menos, señor D. Félix — repliqué 
1 5 acariciándome maquinalmente la barbilla. 

— No se figure usted que experimento lo que en rigor se 
llama miedo, no, en verdad, pero digo . . . 

— Dice usted . . . 

— Digo que la vida no es grano de anís para jugarla 
2o contra promesas y esperanzas que, así yo medre, no sé en 

qué puedan fundarse. 

— Razón tiene usted — repuso Onarro con mucho sosiego 
— y con efecto, ya me guardaría yo bien de poner en punto 
de perderse su vida de usted ni la mía propia, á no contar 

25 con un sesenta por ciento de probabilidades de venturoso 
éxito. 

— ¿ Usted cree ? — contesté no muy persuadido. 

— No creo, estoy seguro, de que de cien veces 
sesenta . . . 

30 — Bien, señor D. Félix : yo abrigo gran confianza en 
usted y en su saber ; vaya si la abrigo ; pero en puridad, si 
usted quisiera indicarme así . . . algo de lo que ... en 
fin . . . Porque si usted me explicase un poquito de lo 
que vamos á hacer, y yo comprendiera que no faltan esas 



PASCUAL LÓPEZ 



115 



probabilidades que usted dice, arrostraría con gusto todos 
los peligros que sobrevenir pudiesen. 

Rióse Onarro al oirme, y abriendo con una llavecita un 
secreter ó papelera situado en el ángulo de la habitación, 
sacó un grueso rollo de papeles, que me puso sobre las 5 
rodillas. Miré y vi que las páginas estaban garrapateadas en 
todos sentidos de fórmulas químicas y algebráicas. Viendo 
el profesor que yo permanecía confuso y sin saber qué 
decir, me tomó de la mano, y sacándome del gabinete por 
una puerta lateral, me hizo atravesar pasillos, hasta que 10 
llegamos á una pieza estrecha y abovedada, que daba señales 
de haber sido oratorio, pues aún se conocía el lugar en que 
estuvo el ara santa, y se divisaba en la pared el negro hueco 
del nicho que contuvo la imagen. Una lámpara mortecina 
alumbraba el sitio, y en el centro había una larga mesa ; por 15 
los muros corrían anchos estantes, y estantes y mesa sopor- 
taban la carga de aparatos, máquinas y pilas de mil formas 
y dimensiones, y botes y frascos de diversísimas figuras : 
todo lo cual no sabré yo detallar por menudo así me 
asaeteen, puesto que si alguno de aquellos instrumentos 20 
más vulgares, como microscopios, espectroscopios, campanas 
pneumáticas, los conocía de haberlos visto emplear para 
experimentos ó para describir sus efectos en clase, la mayor 
parte de los que allí se veían — tubos, placas, cilindros, 
hélices, discos, cubos, galvanómetros, giroscopios, cápsulas 25 
y matraces — eran para mí tan ignotos como las letras del 
alfabeto chino. Volvióse Onarro hacia mí, y me preguntó 
festivamente : 

— ¿ Qué saca usted en limpio ? 

— Nada — respondí, contentándome con pasear mis espan- 30 
tados ojos por la revuelta prendería del lúgubre laboratorio. 

A la luz opaca de la lámpara, los cristales y bronces, limpios 
como el oro, arrojaban fugitivos y misteriosos destellos, y las 
siluetas de las extrañas máquinas se dibujaban sobre la 



n6 



PASCUAL LÓPEZ 



pared caleada como animales monstruosos y grotescos. 
Entonces Onarro me habló : 

— Ya se lo he dicho á usted : este es un contrato cele- 
brado para inter nos, y que usted selló con solemne jura- 
5 mentó. En tal asociación y pacto, usted representa para mí lo 
que cualquiera de esos aparatos que ve usted alineados en los 
estantes : mero instrumento y nada más. Para usted que 
no aspira en modo alguno á la gloria, á la celebridad, á los 
grandes descubrimientos, para usted la riqueza, los montones 



io de oro, única recompensa y salario que exije por el peligro 
que arrostra. Para mí el honor eterno, el rastro de luz 
en la historia, la inmortalidad. Usted es la materia, la 
materia inerte y pasiva ; yo soy la fuerza, la idea, la activi- 
dad, el genio. 

15 Los hombres de convicción la comunican por irresistible 
manera. La fogosa perorata de Onarro, si bien en ciertos 
respectos no muy lisonjera para mí, fué bastante para amen- 
guar mis recelos é infundirme aliento, haciendo que aquella 
empresa, de la cual no sabía una palabra, se me ofreciera 

20 con risueño aspecto. Sin embargo, sucedíame lo que á todo 
ignorante, y era que se me figuraba que si Onarro me expo- 
nía sucintamente sus planes, desde luego iba yo á entender 
muy bien hasta qué punto eran realizables y positiva la 
ganancia que brindaban. Así fué que, sacudiendo la cabeza, 

25 como aquel que no quiere darse por convencido, repliqué : 
— Sin duda, señor D. Félix, usted ha de ser aquí el hom- 
bre célebre, y yo el zascandil que se satisface con llegar á 
archi-millonario ; pero con todo eso diera un ojo de la cara 
porque usted me indicase algo de en qué consiste ese nuevo 

30 vellocino de oro. Aunque materia inerte, confieso que me 
punza la curiosidad ; y si por malos de nuestros pecados 
saliese frustrado el ensayo, y en un decir Jesús nos fuésemos 
al otro mundo, no marcharía tranquilo ignorando por qué 
causa ó por qué efecto nos despedimos de éste. 




PASCUAL LÓPEZ 



— ¿De suerte que á toda costa quiere usted saber en qué 
se ha metido ? 

— Sí señor. Al menos ese consuelo tendré. 

Echó Onarro á andar de nuevo hacia el gabinete y tum- 
bóse en la poltrona mirándome de hito en hito. En la dies- 5 
tra empuñaba las tenazas de la chimenea, removiendo ó 
atizando de tiempo en tiempo los inflamados carbones. Así 
permanecimos unos minutos ; él caviloso y sin descoser la 
boca, yo sin atreverme á despegar los labios ni á respirar 
casi. 10 

Al fin rompió el silencio el profesor preguntándome con 
aparente descuido : 

— ¿ No ha oído usted por ahí comentar algo de lo que he 
venido á hacer á este pueblo ? Aunque yo no estoy muy al 
corriente de cuanto se murmura y charla, las habladurías de 15 
la criada me han revelado que la gente fisgonea mis pensa- 
mientos, palabras y obras. ¿ Qué ha entreoído usted en los 
corrillos ? 

— A Roma por todo, — pensé : — cuando lo pregunta, 
querrá saberlo. Señor D. Félix — dije en voz alta, — usted 20 
es una persona tan ilustrada, que de fijo no se ofende porque 

le sea franco y sincero. 

— Al contrario. Exijo, reclamo de usted ambas cosas: 
franqueza y sinceridad. 

— Pues señor, las personas instruidas, la gente formal, 25 
piensa generalmente que usted está aquí ejerciendo su cáte- 
dra y dedicándose . . . pues . . . á estudiar mucho, y á 
hacerse más sabio de lo que es aiín, y acaso á algún descu- 
brimiento ó mejora, vamos, de eso de química ó de física. 
Pero el vulgo . . . ¡ ya ve usted ! como siempre explica las 30 
cosas de la manera más extraordinaria y más imposible . . . 
ha dado en decir que es usted brujo, que tiene pacto con 
Lucifer, que anda usted buscando la piedra filosofal. ... Y 
no crea usted : aun personas inteligentes y graves, ó que por 



i i8 



PASCUAL LÓPEZ 



su profesión y doctrina debieran serlo, no andan exentas de 
cierta sospecha y escozorcillo. Por supuesto que yo no he 
creído nunca una palabra de tales invenciones. 

Diciendo iba esto con aire de persona muy experta, y 
5 guiñando á la vez un ojo, sin acordarme de que poco tiempo 
hacía confesara mi supersticioso temor á duendes, á apari- 
ciones, á todo lo extra-natural. Pero en aquel instante gus- 
tábame darme barniz de espíritu fuerte. 

— ¿Con que usted no creyó nada de eso? — interrogó 
o Onarro. 

- — Nada, no señor. ¡Tales dislates! Me río y me burlo 
y hago chacota de todos cuantos me tocan esa conversación. 

— Bien ; usted no lo creyó. Y dígame por su vida : ¿ qué 
entiende usted por buscar la piedra filosofal ? 

5 — Yo le diré á usted. . . . He oído muchísimo de eso : 
pero de seguro que ahora no me acordaré y no podré expli- 
carlo con sus pelos y señales. . . . Me parece, si no me 
engaño, que es que allá hace muchísimos años había unos 
hombres que se pasaban la vida estudiando y devanándose 

o los sesos y quemándose las cejas, revolviendo librotes de 
conjuros, exorcismos y fórmulas mágicas, derritiendo ingre- 
dientes y metales en retortas y alambiques, para conseguir 
fabricar una cosa, un guijarro ó unos polvos, que llamaban 
piedra filosofal. ... En resumen, que con aquella piedra 

5 curaban todos los males, y alargaban la vida, y remozaban 
á los viejos, y las peladillas de arroyo las trocaban en oro 
purísimo. . . . Mire usted, aun el maestro de escuela de un 
lugar cerca de mi casa, anduvo, por más señas, discurriendo 
cinco años en cómo se haría la tal piedra, y qué especies y 

o condimentos se han menester para sazonarla ; unos librotes 
antiguos que heredó de la biblioteca de un tío cura le sor- 
bieron el seso hasta tal punto, que al cabo de los cinco años 
no halló la piedra, pero sí una celda en un manicomio, donde 
muy á su sabor continúa con sus investigaciones. Ello dicen 



PASCUAL LÓPEZ 



119 



que la dichosa piedra, no obstante andar tan buscada, no 
pudo encontrarse ; ó que si alguno dio con ella, se fué con 
el secreto al otro barrio. 

Oyó Onarro mi docta aclaración, atendiéndome mucho y 
sin perder sílaba ; y cuando hube terminado, lentamente, 5 
pero con energía me preguntó : 

— Y dadas tales premisas, ¿se puede saber por qué califica 
usted de patraña el que yo me consagrase á encontrar lo que 
tantos hombres eminentes de la Edad Media han pedido á 
sus vigilias y afanes ? 10 

— ¡ Ciertos son los toros ! — pensé afligido para mis aden- 
tros. — j No tiene cabal el juicio ! ¡ Eran verdad las mentiras 
que se contaban ! 

— ¿ En qué se funda usted — prosiguió Onarro con la voz 
de acero, penetrante y clara, que en ciertos momentos tenía, 15 
— para relegar á la región de los sueños y de los imposibles 
un descubrimiento tras el cual anduvieron constantemente 
los alquimistas, gente al cabo estudiosísima y familiarizada 
con los misterios de la naturaleza, por espacio de tantos 
siglos ; falange donde cada uno valía tanto como usted, y 20 
todos juntos más que usted ? A ver, ¿ tiene usted alguna 
razón seria, verdadera, para negar a priori la posibilidad 
de la piedra filosofal ? 

— I Qué razón he de tener, pecador de mí ? — repliqué 
humildemente. ¿No sabe usted, señor don Félix, que así 25 
entiendo yo de estas cosas como de estañar calderos ? 

— Pues, amigo — repuso el singular interlocutor mudando 
tono, — es lo bueno que sin entender, ha acertado usted en 
algo, en mucha parte. Su instinto, en cierto respecto, le ha 
servido de infalible guía. 30 

— ¡ Ya lo dije yo ! Eso de fabricar un elixir con el cual 
en un periquete se vuelva muchacho el mismísimo Matusalem, 
tendría [sus] bemoles ! 

— Es un sueño calenturiento. 



120 



PASCUAL LÓPEZ 



— j Y eso de curar todos los males como por ensalmo ! 

— Delirio. 

— ¡ Y evitar la muerte y quedarse como el Judío errante ! 

— Quimera. 

5 — i Pues digo lo de trocar las chinas de la calle en mone- 
das de cinco duros ! ¡ ni Jauja ! 

— Alto, amigo. No se exprese usted con tan magistral 
desdén. Cuidadito. 

— ¿ Cómo, señor don Félix ? qué dice usted ? 

io — Digo que se guarde de declarar imposibles cosas que, 
acaso, cuando menos se percate, hallará realizadas. 

— ¿ Habla usted formal, señor don Félix ? — grité yo 
saltando en la butaca y mirándole atónito, presa de emoción 
vivísima y temeroso de alguna nueva ironía que me cortase 

15 el paso. 

— No gasto chanzas de ninguna clase. 

— Perdóneme usted que me impresione, que dude . . . 
porque es tan inaudito, tan admirable, tan increíble ese 
supuesto . . . 

20 — ¿Se le despierta á usted la curiosidad científica ? Malo, 
malísimo. Yo le he elegido á usted y he puesto en usted 
mis miras, porque me pareció un costal de paja, incapaz de 
soñar nunca en apropiarse ni la centava parte de la gloria 
que me corresponde; si ahora salimos con que es usted 
25 racional y pensador, y con que pueden conmoverle á usted 
estas cosas, mal negocio. 



— Señor don Félix, no crea usted que es la parte científica 
lo que á mí me llama la atención, y me entusiasma y arre- 
bata : no señor ; lo que me hace á mí tilín son los millones, 
30 ¡ qué digo millones ! los billones y cuatrillones y sextillones 
que puede adquirir un hombre que tenga la habilidad que 
usted dice de volver las losas en barras de oro ! Mire usted 
que de esa manera se podía uno hacer en menos que canta 
un gallo una rentita . . . vaya, me quedaré corto . . . asi. 




PASCUAL LÓPEZ 



121 



de unos trescientos mil pesos diarios, que vienen á ser por 
hora . . . 

Y me puse á contar por los dedos. Onarro callaba. 

— ¡ Qué barbaridad ! — continué sin saber moderar mi 
exaltación : — ¡ qué barbaridad ! ¡ qué cosas se podían hacer 5 
con tanto dinero ! En primer lugar, ensanchar todas las 
calles de Santiago, que buena falta les hace, y suprimirles 
los baches, que no tienen pocos. . . . Convidar á comer á 
todos los estudiantes de leyes, de medicina y del Seminario, 

y darles Champagne á discreción por espacio de una semana 10 
. . . cubrir de cristales la Rúa Nueva y la Alameda, para 
pasear á pie enjuto. ... Y ahora que está vacante el trono 
de España, con meterles un mal millón en la mano á cada 
alcalde, y dos ó tres á cada coronel, y diez ó quince á cada 
capitán general ó gobernador de provincia, y un billoncejo ó 15 
dos á los miembros del Gobierno provisional, sería uno rey 
sin efusión de sangre y con inmenso entusiasmo. . . . 
¡ Figúrese usted ! Pero usted, señor don Félix, no debe tener 
vocación de monarca, según me escucha cabizbajo. 

— Estoy pensando — contestó el sabio sin levantar la 20 
cabeza — que en vista de las tonterías que le sugiere á usted 

la perspectiva sola de tener oro á discreción, quizá voy á 
obrar mal y á contraer responsabilidad gravísima si se lo 
proporciono. 

— De suerte que — murmuré conmovido y temblando y 25 
sin atender á contestar acorde, — usted cree firmemente 
que es posible hacer oro de las piedras. ... ¿ Esa es . . . 
pues ... la empresa que vamos á acometer juntos ? 

— No, señor. 

— ¡ No ! — exclamé más frío que la nieve. 3 o 

— No, nuestra empresa será menos difícil. 

— Yo creí ... ¡ Vamos, ya me parecía á mí que eso no 
era posible ! porque al fin el oro es oro, y las piedras . . . 
piedras. 



I 22 



PASCUAL LÓPEZ 



— No cabe duda . . . pero mire usted, bien pudiera 
suceder que . . . Aunque me parece difícil que en su 
caletre de usted se abran camino mis explicaciones . . . 
haré una prueba. Yo tengo el don de claridad. ¿ Sabe 

5 usted de qué está compuesto el universo físico ? 

— Pues claro está ... de los cuatro elementos, aire, 
fuego, agua y . . . 

— ¡ Y ... y explique usted para esto ! — gritó Onarro. — 
¿ Qué, ha olvidado usted una cosa tan sencillísima, que le 

io enseñé mil veces en clase ? Le hacía, en verdad, torpe 
y desmemoriado, pero no hasta ese punto inverosímil. 
Recordará usted que les dije que la química ha reconocido 
actualmente hasta setenta y cinco cuerpos ó sustancias sim- 
ples, cuyas diversas combinaciones forman los componentes 

15 todos del Universo. 

— Sí, me parece que voy haciendo memoria . . . — dije 
yo sin recordar miaja. 

— No podemos asegurar — continuó Onarro — que esa 
cantidad de cuerpos simples sea definitiva. Puede acontecer 

20 que se descubran, como en efecto se han descubierto, algu- 
nos nuevos, y puede suceder que, mejor analizado uno de los 
antiguos, resulte compuesto de elementos conocidos ya. De 
suerte que el número setenta y cinco está sujeto á aumentar 
ó á disminuir. 

25 — Justo — aprobé yo muy serio. — Confieso que en aquel 
momento me fijaba muchísimo en la explicación, apretando 
el intelecto cuanto podía. 

— Ahora bien ; los químicos nos preguntamos á cada 
instante : ¿ habrá realmente en el Universo setenta y cinco 

30 especies diferentes de materia ? ¿ Existirá un numero dado 
de cuerpos intrínsecamente distintos, irreductibles, insolubles 
los unos y los otros ? Y muchos de los químicos más 
eminentes, entre ellos Cauchy y Ampere, que son dos lum- 
breras, responden : No, es imposible que se dé esa cantidad 



PASCUAL LÓPEZ 



123 



de materiales sustancialmente diversos; eso no es más que 
una apariencia, un efecto de la distinta colocación y agolpa- 
miento de los átomos, único elemento verdaderamente sim- 
ple, indivisible, inanalizable, irreductible y primitivo que se 
presenta en el Universo. 5 

— ¿ Eso dicen ? — interrogué yo. 

— ¿ Ha echado usted también en olvido los ejemplos que 
puse, á fin de explanar la teoría ? 

— Haga usted como si nunca los hubiese puesto. 

— Para probar que dos cuerpos absolutamente idénticos, 10 
según demuestra el análisis con evidencia, pueden ofrecer 
propiedades que los hagan aparecer diversísimos, cité el 
fósforo. El fósforo es un cuerpo blanco, luminoso en la 
oscuridad, muy inflamable, con olor fuerte y penetrante y en 
extremo venenoso. Pues caliéntelo usted en un vaso cerra- 15 
do, y se encontrará con un cuerpo rojo, opaco en la oscuri- 
dad, poco inflamable, inodoro y sin veneno alguno. ¡ Ya ve 
usted si al parecer se diferencian estos dos estados ! No 
obstante, lo repito, el análisis prueba que es exactamente 
una misma cosa la de antes y la de después. Sólo se han 20 
alterado sus propiedades físicas. Lo propio pasa con el 
agua, que es cuerpo compuesto. ¡ Considérela usted mudán- 
dose del estado de hielo al de líquido y al de vapor ! Sin 
embargo, siempre es la misma combinación : dos átomos de 
hidrógeno por uno de oxígeno. El silicato de potasio es 25 
líquido; con todo, es idéntico al cristal sólido. Aun les puse 

á ustedes en cátedra, y podría ponerle á usted ahora, infinitos 
ejemplos más, y todos igualmente sencillos é inteligibles. 
Pero usted no atendería ó estaría pensando en las musarañas. 

Yo no protesté, porque el trabajo mental de ir enten- 30 
diendo aquellas cosas tan obvias y claras me tenía medio 
atolondrado. 

— Ahora bien — prosiguió Onarro. — Estas y otras razones 
que usted no necesita, nos conducen como de la mano á 



124 



PASCUAL LÓPEZ 



suponer que, en realidad, no existe más que un género de 
materia, una sola sustancia. Los átomos agrupados entre sí 
de diversas maneras en los cuerpos simples, y formando 
cristales elementales pequeñísimos, constituirían esta ó 
5 aquella sustancia simple, según el número de átomos del 
cristalillo elemental, su posición, su movimiento, etc. Así 
sucede con las fichas del dominó, que colocadas de un modo 
hacen una torre, de otro un reducto, de aquél una muralla 
almenada. . . . No habiendo, pues, diferencia sustancial en 

10 la materia ¿ quién duda que, por ejemplo, el plomo y el oro, 
son una misma sustancia bajo formas diversas ? La ciencia 
en su estado actual no conoce razón alguna que pueda cali- 
ficar de imposible y absurda esta hipótesis. Los antiguos 
aristotélicos solían decir que la materia es indiferente á las 

1 5 formas. ¿ Qué necesitaríamos, según esto, para transmutar 
los demás cuerpos en oro ? Poca cosa en verdad. Bastaría 
con que así como analizamos, disecamos y descomponemos 
los cuerpos compuestos, reduciéndolos á su más sencilla fór- 
mula, á la mínima expresión, pudiéramos hacer otro tanto 

20 con los simples. Una vez traídos á su originaria situación 
de meros átomos elementales, era asunto no más que de po- 
nerlos en condiciones de cristalizar formando las moléculas 
especiales del oro. 

— Y siendo esto tan fácil, Sr. D. Félix de mi alma, ¿ por 
25 qué no lo hace usted? — r exclamé impaciente, con afán 

vehementísimo. 

— ¡ Fácil ! ¿ Cuántos siglos transcurrirán quizás antes 
de que la paciencia y el estudio del hombre alcancen á 
aplicar en toda su extensión estos principios que he indi- 

30 cado ? ¿ Quién será el genio que el destino señala para que 
los complete, desenvuelva y perfeccione ? ¿ Quién el ilustre 
inventor de los instrumentos delicadísimos y mil veces más 
exactos que relojes, que nos consientan profundizar la estruc- 
tura íntima de los cuerpos ? ¿ Sabe usted, desdichado, que 



PASCUAL LÓPEZ 



los átomos son una cosa que no tiene tamaño ni peso apre- 
ciable ; que son el último grado de división de la materia ; que 
se ocultan absolutamente, no ya á los sentidos, sino á los 
aparatos que centuplican la energía de los sentidos ; que la 
fragmentación de estas partículas es casi infinita ? ¿ Sabe 5 
usted que si los átomos contenidos en una gota de agua del 
grosor de un guisante se trocasen en granos de arena, un 
convoy continuo de camino de hierro, marchando con una 
rapidez de treinta y seis kilómetros por hora, necesitaría 
más de dos millones y medio de años para transportar esa 10 
arena? ¿ Que si se quisiera calcular el número de átomos 
metálicos contenidos en una cabeza de alfiler de á ochavo, 
separando cada segundo con el pensamiento mil millones, 
tendríamos que repetir tal operación por espacio de dos- 
cientos cincuenta y tres mil seiscientos setenta y ocho años 15 
para llegar á la cuenta justa ? 

— I Como diantres habrán averiguado eso ? — pensé para 
mí, mientras en voz alta decía — ¡ Canastos ! 

— Y advierta que estoy hablando de los átomos de la 
materia ponderable, que si me refiriese á los del éter, cuya 20 
sustancia pensamos que sea la misma, pero infinitamente 
más afinada y tenue ... la imaginación se pierde. Por lo 
indicado, ya ve usted que hay camino que andar antes de 
resolver á fondo tantos enigmas; y ¿ quién sabe si jamás . . ? 

— Lo que yo voy sospechando, Sr. D. Félix — murmuré 25 
ya mareado — es que con todas esas maravillas, laberintos y 
portentos, yo me quedaré como estaba, porque usted, por lo 
visto, aunque cree posible, factible y corriente lo del oro 
hecho con pedruscos y cantos, no sabe cómo manejárselas 
para conseguirlo, y viene á ser igual que si lo declarase 30 
imposible desde luego. 

— Nunca alcé mi osado pensamiento hasta tratar de resol- 
ver lo que hoy por hoy permanece insoluble. Ya he dicho 
á usted que nuestra empresa era más fácil. 



126 



PASCUAL LÓPEZ 



— Y también, de seguro, menos fructuosa, menos sucu- 
lenta, menos . . . 

— ¡ No, no! — gritó Onarro descargando con la tenaza un 
fuerte golpe sobre los carbones de. la chimenea, y haciendo 

5 saltar multitud de chispas, que un momento formaron á su 
calva cabeza fantástica aureola. — ¡ No, y mil veces no! Por 
desdicha mía, y fortuna de usted, la empresa será todo lo 
lucrativa posible, pero más hacedera y llana, y por ende 
menos gloriosa. ¿ Lo oye usted bien ? 
io — De modo que . . . ¡ Ay, Sr. D. Félix! Repita usted 
eso. ¿ De modo que es así . . . cosa tan rodada ? 

— Sí, porque no tratamos de transmutar un cuerpo simple 
en otro cuerpo simple, sino pura y sencillamente de hacer 
pasar un cuerpo mismo de un estado á otro diverso. Por 

1 5 las sucintas, groseras y elementalísimas explicaciones que di 
á usted, notará que de lo primero á lo segundo media tanta 
distancia como de beberse un vaso de agua á sorber el 
Océano. 

— Ya, ya — aprobé yo como el que va entendiendo. 

20 — Será usted rico, hombre, si sale vivo, no lo dude ; 
será usted un poderoso de la tierra. Venga acá. ¿ Conoce 
usted por casualidad lo que es un diamante ? 
Estremecíme, y repentina luz iluminó mi mente. 
Sin embargo, mis ideas confusas no me alcanzaban para 
25 entender bien todas las revelaciones y todas las promesas 
encerradas en la pregunta. Además, mis conocimientos en 
pedrería eran bastante imperfectos. 

— Diamante . . . — balbucí. — Sí, me acuerdo de que un 
día en que Pastora estaba vistiendo y aderezando á la Virgen 

30 del Amparo, de quien es camarista, con alhajas que la pres- 
taron las señoras de R . . . , me enseñó una gran piocha 
de prender en el pecho y unas arracadas largas, todo ello 
hecho de unas piedras blancas que brillaban muchisimo, 
y me dijo ; " ¿ Ves esto que parece vidrio ? Pues es un vidrio 



PASCUAL LÓPEZ 



127 



que valdrá por ahí dos ó tres mil pesos." Aún se me figura 
que estoy viendo las joyas . . . resplandecían como estrellas. 
Después he reparado otros brincos modernos con piedras 
del mismo jaez, en el escaparate del platero Lorenzo, y en 
los de los Cordobeses que vienen aquí en la temporada del 5 
Corpus al Apóstol. 

— Pues mire usted, si yo tuviese en mi poder esa piocha 
y arracadas de que usted habla, y pudiese someterlas á un 
grado de calor determinado, ¿ sabe usted lo que sucedería ? 
Las piedras se irían enturbiando, luego poniéndose negras, 10 
luego hinchándose . . . hasta convertirse . . . 

Onarro se levantó, abrió el mueblecillo situado al lado de 
la chimenea, y cuyo destino era guardar el combustible, 
metió en él la mano, y sacando un pedazo de carbón me lo 
puso ante los ojos, diciéndome : 15 

— ¡ En esto ! 

— ¡ En esto ! — repetí pasmado y un tanto incrédulo. 

— En esto mismo. Lo entiende usted ? En esta materia 
despreciable y vil, que quemo yo así, á puñados, para 
calentarme. ... 20 

Y el sabio, perdida ya la frialdad y calma habituales, cogía 
á manos llenas el carbón y lo arrojaba á mis pies. 

— ¿De suerte que — dije yo sin la menor intención de 
burla — vamos á hacernos ricos quemando de esas piedras 
para encender después la chimenea ? 25 

— O quiere usted hacer jocoso lo que es muy serio, ó es 
usted el mayor sandio del mundo. ¿ No ha comprendido 
usted aún que lo que haremos será convertir esta ínfima 
materia sin valor, que á toneladas se extrae de las minas, 
que se encuentra en capas inmensas bajo el subsuelo de 30 
Europa, en magníficos, enormes y fúlgidos diamantes ? ^ 

— ¡ Diamantes ! repetí yo como fascinado por la oriental 
palabra. 

— Sí, diamantes. Lo que está usted oyendo. 



128 



PASCUAL LÓPEZ 



— I Pero eso se ha de hacer . . . calentando ? . . . 

— El cómo se ha de hacer, ni le importa á usted, ni tengo 
para qué explicárselo, ni lo entendería aunque prensase el 
magín toda la vida El cómo es cuenta mía, mía entera- 

5 mente. Harto le he aclarado, para que al fin viniese á que- 
darse tan en ayunas como estaba. Ahora, usted no tiene que 
ocuparse sino en tres cosas : la primera callar como ha 
jurado, es decir, como un muerto; la segunda confesarse 
y disponer su testamento, si tuviere de qué ; la tercera pre- 
io sentárseme aquí, preparado á toda contingencia, pasado 
mañana al rayar el día. ¿ Está usted dispuesto ? 

— Sí, señor — contesté resueltamente. — Pasado mañana, 
al amanecer, me tendrá usted aquí. Yo no sé si hago un 
disparate, si me meto en un berengenal del que haya de salir 

15 con los pies para delante, camino del cementerio ; pero ya . . . 
ya quiero despejar esta incógnita, y ver si de una vez en la 
vida dejo de ser pobre, y puedo darme el gustazo de rega- 
larle á Pastora una piocha y unas arracadas como aquéllas. 

— Escuche usted — advirtió el sabio cogiéndome de la 
20 mano, y señalando hacia el pequeño esfera-mundi, colocado 

sobre una mesilla no lejos de nosotros. — En el globo que 
ve usted ahí representado, existen á estas horas muchos 
miles de seres humanos, cuya vida se pasa en esperar encor- 
vados el hallazgo de una miserable piedra preciosa, oculta 

25 en las entrañas del planeta. . . . No crea usted que en ese 
oficio no arriesgan la existencia ; no crea usted que no son 
tratados como parias, peor que parias, porque el paria tiene 
el derecho de alzar al sol su faz, y ellos doblan su frente al 
suelo árido. . . . Ya puede usted, joven, considerarse prote- 

30 gido por benigna estrella y destino fausto. Usted buscara 
en Santiago el diamante en mi laboratorio ; si hubiera usted 
nacido en el Brasil, con un poco más de pigmento bajo la 
epidermis, lo buscaría á puras persuasiones del látigo de un 
capataz, que no le dejaría acaso hueso sano. 



PASCUAL LÓPEZ 



129 



Condújome Onarro hasta la puerta, sin añadir otra pala- 
bra. Aturdido, trastornado y con la cabeza hecha una olla 
de grillos, me despedí, y ya tenía el pie en la calle, cuando 
Onarro me reiteró paternalmente. 

— No deje usted de prepararse á bien morir, por si acaso. 5 

IX 

Y decíame yo á la mañana siguiente, entrando, después de 
una noche de desasosiego y vigilia, á cuentas y juicio con- 
migo mismo, cual un tiempo lo hizo Sancho : Sepamos, Pas- 
cual hermano, qué compromiso es el que ha contraído vuesa 
merced. ¿ Ha tratado acaso de alguna gira ó diversión cam- 10 
pestre, para la cual haya de reunirse con un par de amigos, 
ó media docena, en un ameno lugar, llevando todos sabrosos 
víveres y golosinas para merendar alegremente ? No por 
cierto. ¿ Hánle invitado á concierto ó sarao, en que esparza 
el ánimo y honestamente se distraiga ? Menos aún. ¿ Pues 15 
adonde tiene de asistir mañana al despuntar la aurora ? A 
la conquista de unos millones, tantos en número que no es 
posible contarlos. ¿ Y quién os ha de ayudar y encaminar 
á conseguirlos ? Pues el nunca bien ponderado D. Félix 
Onarro, nata y flor de la ciencia, cifra y compendio de la 20 
sabiduría, que manda en la naturaleza y la metamorfosea y 
muda cual nuevo Ovidio. Bueno va. ¿ Y sabéis vos, her- 
mano Pascual, las peripecias que pueden sobreveniros en esa 
aventura ? Según confiesa el héroe principal de ella, es fácil 
que él y vos, en un segundo, rodéis á la eternidad. ¿ Él y 25 
vos, decís ? ¿ Y no fuera posible que sólo vos corriéseis el 
peligro, y el taimado del sabio se quedase riendo ? No va 
descaminado ese recelo. Y ahora supongamos que salís con 
bien de la aventura : ¿ sabéis de buena tinta que se os ven- 
drán á las manos los ofrecidos tesoros ? Prometiómelo 30 
D. Félix. ¿ Y cónstaos á vos que D. Félix no tiene la región 



i3o 



PASCUAL LÓPEZ 



cerebral vacía y seca como una avellana rancia ? No me 
consta en modo alguno. Ligero anduvisteis entonces, Pas- 
cual. El diablo, añadía yo como el escudero manchego, el 
diablo me ha metido á mí en esto, que otro no. 
5 Con tales reflexiones me eché á la calle, ansiando gozar 
del aire libre, por si era aquel mi último día de respirarlo, y 
deseoso de ver rostros conocidos, por si me restaban sólo 
unas horas de poderlos mirar. Nada de cuanto me encar- 
gara Onarro hice, porque en lo tocante á testamento, como 

10 no legase el alma á Dios y los huesos á la tierra, otra cosa 
no poseía ; y de confesarme, si bien se me alcanzaba que 
fuera saludable prevención, era tal mi inquietud, zozobra y 
falta de recogimiento, y tal el tropel de imágenes y dorados 
sueños que por momentos me asediaba, que no pude resol- 

15 verme á hacer examen de conciencia. Lo único que pun- 
tualmente cumplí fué la cláusula de no traslucir cosa alguna 
de la proyectada empresa ni del objeto de mis entrevistas 
con Onarro. 

Sin embargo, me bullía á veces en el cuerpo un afán irre- 
20 sistible de que supiese todo el mundo que mi suerte iba á 
pasar, muy en breve, de adversa á próspera y magnífica. La 
mitad de mis futuras riquezas diera yo por ostentar desde 
luego la otra mitad. Deparóme la casualidad que aquel día, 
paseándome por la Rúa del Villar, del lado de los soportales 
25 en que está la animación del comercio y el mayor concurso 
de gente, viese cruzar por las arcadas fronterizas un cuerpo, 
que más pareciera sombra derrotada y lacia, y que escurrién- 
dose con cautela y recatándose y pegándose á las casas, 
parecía, no andar, sino deslizarse. Inmediatamente di caza 
30 á la sombra, que al pronto, al verme, apretó el paso ; mas 
después, conociéndome sin duda, volvió pies atrás, y llegán- 
dose á mí, con voz anhelosa me dijo : 

— Si quieres hablarme salgamos de ahí. Chico, la Ingla- 
terra toda está por esos comercios. 



PASCUAL LÓPEZ I 3 I 

I 

— Pero — respondí yo admirado contemplando el traje 
astroso y hecho girones, el grasiento tapabocas y el abollado 
sombrero de Cipriano, — ¿ cómo debes nada en tienda alguna, 
si te veo con el propio traje y pergeño que usabas allá cuan- 
do vivíamos los cuatro juntos y jugábamos á la brisca ? 5 
¿ Deberás en el café, ó en La Flor de los Campos de Cariñena ? 

— i Ay, Pascual bueno ! — suspiró el estudiante, guián- 
dome hacia calles retiradas, y á la sazón casi desiertas. — 
i Bien se ve que tú no estás enterado, ni comprendes los 
extravíos á que nos arrastra una pasión ! . . . 10 

— ¿ De suerte que estás como el gallo de Morón ? 

— Lo mismito. Si me quedo en casa me acribilla la 
patrona ; bloquéanme los acreedores si salgo á la calle ; el 
autor de mis días se ha declarado en quiebra, y cuando le 
pido monises me responde que siente plaza. ¡ Qué situación 15 
la del general ! ¡ Ahora precisamente que pensaba yo estu- 
diar, ganar curso, volverme hombre de pro ! ¡ Pero apliqúese 
usted oyendo gruñir á una patrona sin entrañas ! ¡ Asista 
usted á clase sin tener casi camisa ni ropa ! ¡ Pase usted de 
esta facha sin ruborizarse ante aquella señora Minerva de la 20 
Universidad, que está siempre tan arregladita y tan limpia ! 

— Pues no te apures. ¿ Quién sabe si andando el tiempo 
hallarás quién te dé la mano? — pronuncié yo con mal 
encubierto airecillo protector. 

— Para saludarme, podrá ser ... y aún lo dudo, según 25 
estoy de tronado. Por lo demás, ¿ apurarme yo ? ; Bah ! 

Y me miró con tal expresión de picaresca alegría, que sir- 
viera su rostro para perfecto modelo de un Demócrito risueño 
y despreocupado. 

— Cuando te digo que á lo mejor . . . donde menos se 30 
piensa salta la liebre. Podrá suceder que no pasen cuarenta 

y ocho horas sin que veas maravillas, y sin que acaso te 
ofrezca yo con qué tapar la boca á los mastines que te andan 
á los alcances. . . . 



132 



PASCUAL LÓPEZ 



— ¿ Qué es eso ? ¿ Tonillo enigmático ? j Calle ! ¿ Si 
Onarro que tanto te estima, te habrá dado parte de la piedra 
filosofal ? 

Temblé al oir la frase del estudiante, que sin sospecharlo 
5 colocaba el tiro tan cerca del blanco. — Perdido soy y per- 
juro además — calculé — si algo se vislumbra. — Mi emoción 
debió de reflejarse en mi fisonomía, porque el sagaz Cipriano 
añadió mirándome de hito en hito : 

— ¡ Qué efecto te ha causado ! Te has puesto del color 
10 de las bandas de la capa. . . . Pascualillo, ¿con que andas 

en esos fregados ? Ahora sí que digo yo que vamos á pasar 
magnífica vida á tu cuenta. 

— Aquí es fuerza salir del paso con un enredo — discurrí 
yo. — Y componiendo el rostro y con aire misterioso y con- 

15 fidencial, murmuré : — Cipriano, mira que te lo cuento á tí, 
y sólo á tí : cuidadito no me comprometas, porque si por ahí 
lo saben me asediarán á petitorios, y para tanto no alcanza. 
En efecto, el señor D. Félix ha tenido la bondad de . . . 

— ¿ De darte un cachillo de la piedra ? 

20 — i Q u ¿ piedra ni qué niño muerto ! Me extraña que tú 
des crédito á semejantes paparruchas. El señor D. Félix, 
repito, que es un hombre servicialísimo, y á mí me distingue 
de manera que no sé cómo pagarle, se ha dignado negociar 
con un editor de allá de Francia una obrilla que había yo 

25 compuesto en mis ratos de ocio . . . poca cosa, pero en 
fin . . . 

— En fin . . . 

— Que el editor la ha comprado, y la va á publicar y me 
da por ella diez mil realitos. . . . 

30 — ¡ Flombre ! — exclamó el estudiante, cuyas truhanescas 
facciones expresaban la duda, el asombro y la burla, todo 
junto. — ¡ Hombre ! — Milagro y maravilla sería aquello de 
la piedra filosofal, pero más me espanto de esotro que me 
cuentas tií. Chico, dicen por ahí que eres un sabio ; pero, 



PASCUAL LÓPEZ 



133 



¿ cómo te he de adorar santo, si te conocí tan ciruelo como 
los restantes ? En fin, sea todo por Dios, y daca unas 
cuantas caras de reyes feos con peluquín, que á mí me 
parecerán más lindos que Leonor, ya los hayas granjeado 
escribiendo una portentosa obra científica, lo cual considero 5 
fuera de lo natural, ya por arte mágica, que para el caso es 
lo mismo. Llueve tú onzas, y llamaréte antorcha de las 
ciencias y sol de la escuela. 

El ladino del estudiante cazaba demasiado largo, cosa 
que no me supo bien. Híceme, pues, el amostazado, y 10 
repliqué: 

— No, ya que dudas de mi palabra y de mis méritos, 
nada haré por librarte de ingleses y por vestirte de un modo 
más regular. 

— ¡ Jesús, si yo no dudo ! Con tal que me facilites unas 1 5 
pesetejas, te tendré por más docto que al mismo Séneca en 
persona. Figúrate tú que hace un mes que me quiebro 
yo los cascos por dar con dinero, y calcula la profunda 
admiración que me inspirará el que lo posee. 

— Por hoy nada puedo prestarte. Espera — insistí yo muy 20 
formal. — ¿ A cuántos estamos ? ¿A 16 ó á 17 del mes ? 

— A 17 — respondió Cipriano — quedándose algo confuso 
y dudoso al ver mi gravedad. 

— 17. ..17..., del 10 al 17 . . . , mañana 18 . . . 
Mañana cobro la letra de Francia. 25 

— Pero chico, ¿ va de veras ? — exclamó Cipriano. 

— ¡Anda á paseo! — contesté yo. — Si no me dieses 
lástima con esas botas entornadas que parecen almejas, y 
ese tapabocas asqueroso . . . á fe, á fe, que te dejara entre- 
gado á tu triste suerte. 30 

— Mira, Pascual ... si es verdad lo que dices, y vas á tener 
cuartitos frescos, puedes hacer una obra de caridad. . . . Ya 
sé yo que ese corazoncito es como la misma seda. 

— ¡ Calla ! ¿ no te basta pedir para tí ? 



'34 



PASCUAL LÓPEZ 



— ¿ Te acuerdas de Inocencio ? El pobre siempre fué 
muy ganso, ya sabes, y en el juego le hacíamos las trampas 
que se nos antojaban ; y él, cuantas más trampas, más ciego 
y aturrullado . . . Pues el infeliz recibió una cantidad que le 

5 mandaba el autor de sus días para redimir una pensión . . . era 
una miseria de tres mil reales, ¡ pero ya ves ! para él . . . 
Barrabás le tentó á jugar á dinero . . . chico, le despabilaron 
sus duretes. ... ¡ Si vieras como está ! Ni come, ni duerme ; 
se quedó hecho un espárrago. . . . Dice que se va á embarcar 

10 para América . . . ó á colgarse de una viga. . . . Chico, 
parte el corazón. 

Y diciendo esto, sacó Cipriano del bolsillo un trapo sucio 
y agujereado, con el cual hizo finta de enjugar tiernas y 
compasivas lágrimas. Yo formé propósito, al escribir estos 

15 sucesos de mi vida, de retratarme tal cual soy, sin poner ni 
quitar un ápice, y así como declaro que no alardeo de 
filántropo, ni busco ocasiones, ni me tomo molestias por 
hacer el bien, así, cuando éste se me viene á las manos, no 
lo rehuyo. En suma, yo confieso que no tengo carácter, 

20 pues caso de tenerlo, trazaríame una senda y por ella cami- 
naría : lejos de lo cual, siempre practiqué con el mal y el 
bien lo que con la fruta : comerla en verano porque se pre- 
senta madura y fácil, y en el invierno no acordarme de 
si la hay en el mundo. En aquel momento vi sazonada y 

25 oportuna la buena acción de salvar á Inocencio, y pensé en 
ello con placer : quizás aun en este sentimiento noble 
entraba una pizquilla de deseo de deslumbrar con el for- 
tunón que ya contaba seguro ; pero, ¿ quién va á decantar 
tanto los sentimientos ? Sucédeles, por ventura, lo que á los 

30 linajes: en el más limpio é ilustre se halla, á fuerza de revol- 
ver y escudriñar, algún entronque, alguna mancha de judío. 

— No se colgará — -dije á Cipriano — si puedo evitarlo yo. 

— ¡ Y tanto como puedes ! Mañana cobras la letra, ¿ no es 
eso? ¿A qué hora? Siempre será antes de las dos: más 



PASCUAL LÓPEZ 



135 



tarde no suelen pagarlas. A las tres me planto yo en tu 
casita . . . me das lo que quieras para mí, y para Inocencio 
los tres mil consabidos. 

— No, chico — advertí al estudiante ; — tus manos tienen 
un agujero en medio, y no es posible colocar dinero en ellas. 5 
Ya sé dónde vive Inocencio, y si la letra viene, yo en 
persona iré á llevarle . . . 

— Me ofendes, me faltas ; pero, en fin, soy magnánimo, 
y te perdono, en vista de tu munificencia. Mira, una vez 
que eres tan bienhechor y que te proporcionas el inefable 10 
placer de socorrer y amparar á tus semejantes — á tus her- 
manos — á la humanidad . . . Voy á revelarte otro infor- 
tunio en que puedes ostentar tu generosa largueza. 

— Oye — exclamé yo, deseando alejar toda sospecha — 
que mis diez mil reales no son de goma elástica. 15 

— No ; si se trata de una cosa pequeña, si no te hablo 
más que de . . . Ya sabes que la compañía de zarzuela . . . 

— ¡ Dale ! ¿ Y qué tengo yo que ver con la compañía de 
zarzuela ? ¡ Está bueno ! 

— i Hombre ! . . . ¡Si los vieras ! Han tenido los cui- 20 
tados poquísimo abono. . . . Vacío el teatro casi todas las 
noches. ... Está empeñado el vestuario. ... El tenor, 
aquel buen mozo, ¿ no sabes ? padece atrozmente de la 
laringe, consultó á varios médicos y debe las consultas y 

la botica. ... 25 

Si paso con Cipriano una hora más, averiguo hasta las 
necesidades y miserias del traspunte y de los comparsas de 
la compañía. Él. en suma, me distrajo, ya con su cháchara, 
ya con la perspectiva que me mostró de remediar una multi- 
tud de desdichas con la fortuna que en potencia residía 30 
en el laboratorio de Onarro. Dolíame sólo no poder pasar 
un ratito con Pastora, antes del famoso experimento, 
i Siquiera un ratito ! ¡ Tiene uno tantas cosas que contar á 
su novia en vísperas de viaje ó en anuncios de riesgo ! 



136 



PASCUAL LÓPEZ 



Estrujaba yo mi imaginación buscando medios para obtener 
una entrevista privada con Pastora ; mas no me ocurrió 
ningiín recurso. El día pasó así. Pensé en escribir á mis 
padres, mas no tuve ánimos para hacerlo ; ni, á la verdad, 
5 sabía qué les dijese. Mi situación no era para declarada ; 
si alguna desgracia ocurría, harto pronto llegaría á sus oídos. 

Próxima ya la noche, al recogerme en mi cuarto, encon- 
tróme á D. Nemesio Angulo esperándome. 

— Sus negocios de usted van muy mal, — me dijo. — Yo 
10 se lo advierto para que no crea que obro torcidamente y 

con doblez. Mañana expira el plazo fijado por D. Víctor. 

— ¿ D. Víctor ha fijado un plazo ? — pregunté. 

— Sí, un plazo de ocho días para que le den definitiva 
respuesta. Y me parece que ésta será favorable á sus 

15 deseos. No es que Pastora no le estime á usted mucho, no 
por cierto : eso á las leguas se le conoce : ella le tiene á 
usted gran cariño. Pero el tío ha tomado el asunto como 
cosa propia, y ya sabe usted que para Pastora la opinión 
del tío significa . . . 

20 — Señor don Nemesio — objeté yo, — imposible parece 
que un señor tan prudente y bondadoso como usted ayude 
también á forzar la voluntad y á tiranizar el corazón de una 
niña. . . . 

— ¡ Qué cosas pasan por esa cabecita ! Nadie, amigo, 
25 fuerza hoy en día la voluntad de nadie; no se recurre ya á 

medios coercitivos, que no están en nuestras costumbres. 
Pero para una doncella tan discreta, y buena, y dócil como 
Pastora, es de más peso sólo la opinión de las personas 
mayores en edad, dignidad y gobierno, que cincuenta mil 
30 violencias. Puede que por la tremenda nada se consiguiese 
de ella, porque, mire usted, tiene su pedacito de energía y de 
entereza, y en dando en decir que no debe hacerse esto ó 
aquello, no hay forma de apearla : pero con el amor y la 
persuasión . . . 



PASCUAL LÓPEZ 



137 



Exhalé un suspiro, porque comprendí que don Nemesio 
conocía á Pastora perfectamente. 

— Señor don Nemesio — le dije con aire y tono lúgubre, 
— mire usted que si Pastora me planta, es muy fácil que me 
muera del disgusto. 5 

— j Buena es esa ! Como no tenga usted enfermedad más 
grave . . . No niego que lo sentirá usted, al pronto, algo, y 
que hará extremos ; pero . . . 

— Mire usted — añadí con insistencia, — si me muero . . . 
porque ya ve usted que todos somos hijos de la muerte ... 10 

— Eso sí. En manos de Dios está . . . 

— Pues, si eso sucede, prométame usted que llevará á 
Pastora de mi parte esa Virgen de la Soledad que tengo 
á la cabecera de la cama. . . . 

— ¡ Tiene usted cada [día] idea más extravagante ! Creo 15 
que voy por la tetera y la estufilla, porque usted no debe 
hallarse en su estado normal, y le vendrá de perlas una 
tacita de té. 

— También desearía, si ocurre eso . . . 

— ¿ El qué ? 20 

— Mi muerte. 

— Aguarde usted un momentito, que en seguida vuelvo 
con la tetera. 

— Señor don Nemesio — insistí asiéndole del brazo, — en 

el caso de morir, tendría gusto en que usted se quedase con 25 
este reloj en memoria mía. 

Y saqué del bolsillo y le mostré la única alhaja de que 
podía disponer sin necesidad de fórmula testamentaria. 
Era una cebolla de plata, nada elegante y muy poco exacta, 
que con todo eso estimaba yo á par de las telas de mi corazón, 30 
mediante haberme costado diez duros, suma para mí fabulosa. 

— Jesús, Jesús, Jesús — repitió tres veces D. Nemesio. — 
Usted sueña, ó usted está malo, ó usted tiene un acceso de 
locura, ó ha tomado una copilla más de lo regular con los 



138 



PASCUAL LÓPEZ 



amigos. ¿ Me querrá usted persuadir de que va á morirse 
de amor? ¡ Viva usted mil años, que tiempo habrá de dejar 
este mundo, y que usted, que es un buen cristiano, no ha de 
pensar cosas que sólo imaginarlas horroriza ! No, yo no le 
5 hago á usted tan cobarde, ni tan pequeño, ni tan impío, 
ni tan . . . 

— Señor don Nemesio — repuse riendo de todo corazón y 
sin poder contenerme, — no se mortifique usted en probarme 
con excelentes argumentos que no debo beber estrignina, ni 

io levantarme la tapa de los sesos. A fe de Pascual que no sé 
de dónde saca usted tan gracioso dislate. 

— i Loado sea Dios ! Pues entonces, ¿ á qué viene hablar 
de muertes y embelecos ? 

— Si, una suposición, falleciese de muerte natural. . . . 
15 — Está usted más sano que una manzana, y, gracias al 

Señor, pocas trazas presenta . . . No, suceder podría, en eso 
no hay duda. Pero también á mí me visite quizá esta noche, 
ó cuando menos lo piense, la de la guadaña. . . . Oiga usted 
— añadió abriendo la sotana y mostrándome un reloj poco 
20 más lucido que el mío, — ya que usted me quiere dejar un 
recuerdo, yo también le ofrezco éste. . . . Como soy más 
viejo, es regular que vaya delante. Ya lo sabe usted ; el 
reloj es suyo cuando yo sea borrado del número de los 
vivientes. 

25 ¿ Quién se maravillará si declaro que aquella noche subió 
de punto mi excitación, hasta el extremo de no consentirme 
.acostarme sino allá á las altas horas ? Y fué eso cuando 
rendido ya de medir la habitación á grandes pasos, de entre- 
abrir las maderas por ver si asomaba el día, de cavilar, de 

30 hacer soliloquios, de beber tragos de agua, y de encender 
y tirar cigarrillos, me encontré tan molido y aniquilado, que 
sin ser fuerte á otra cosa subí al lecho, dejándome caer en 
él vestido y con botas. Al momento me embargó un sopor 
profundo y total. En lo mejor de él me encontraba, cuando 



PASCUAL LÓPEZ 



139 



sentí que me zarandeaban y sacudían, y una voz resquebra- 
jada y hendida como sartén vieja, chilló : 

— í D. Pascual, D. Pascualillo ! ¡Despierte, que ya 
amanece un día precioso ! — Era doña Verónica que cumplía 
mis órdenes. 5 

— Bueno, allá voy — contesté con voz trabada, — y vol- 
viéndome del otro lado, cogí de nuevo el sueño, y hasta 
quizá roncaría. 

— I D. Pascualillo ! ¡ Eh ! ¡ Mire que ya es de día ! — 
insistió la solícita patrona. — ¡Válgame Dios, y cómo duerme ! 10 
¡ D. Pascual! — repitió á gritos; y al mismo tiempo, sin 
pararse en pelillos, con sus dedos ganchudos me cogió un 
pellizco en un hombro, tan sutil y retorcidísimo, que esta vez 
me incorporé lanzando una exclamación furibunda. 

— Es de día, D. Pascualito, — reiteró mi verdugo, presen- 15 
tándome al mismo tiempo una jicara de chocolate y unas 
tostadas de pan en un plato. Aparté el desayuno con la 
mano, y llevándome el dedo al hombro dolorido, gruñí : 

— j Vaya que tiene usted unos modos ! ¿ Y á qué viene 
esto de despertarme á lo mejor del sueño ? 20 

— ¡ Ay, qué señorito ! ¿Y no me lo mandó usted ayer ? 
-¿Yo? 

— Usted mismo. Ande, tome el chocolatito. Vaya, 
chocolatito al loro, que se muere de hambre todo. 

— Llévese usted ese chocolate, y déjeme. 25 

— ¡Vamos ! — dijo con misterio la patrona ; — ya entiendo, 
hay pecata. Bien hecho, hijito ; á barrer la casa, que los 
estudiantes suelen no tenerla nunca muy limpia. 

Coordiné mis ideas. Al pronto no sabía yo mismo á qué fin 
había dispuesto que me despertaran : esta ruptura de la ilación 30 
de la vida es frecuente al salir de un sueño pesado y letárgico 
como el mío. Medité un instante, á fin de enlazar de nuevo 
las interrumpidas representaciones. Dos minutos después, 
desazonado y tiritando, estaba camino de casa de Onarro. 



140 



PASCUAL LÓPEZ 



La mañanita era nebulosa y triste, y el mayor silencio 
reinaba en las calles, que aparecían enteramente desiertas, 
sin los madrugadores devotos que iban en busca de las 
primeras misas, con los ojos aún medio entornados y enco- 
5 gido el cuerpo. La puerta de Onarro, entreabierta ya, 
brindaba á pasar adelante. Empújela y subí la escalera, 
hallándome presto en aquellas piezas vastas y lóbregas ya 
cruzadas la antevíspera. ¿ En qué imaginarán ustedes que 
cavilé durante todo el camino que media desde mi casa 

10 hasta los últimos confines de la del sabio ? Pues no fué ni 
en el riesgo inminente de la vida, ni en Pastora, á quien 
dejaba, ni en mis padres y en la aldea, que acaso no volvería 
á ver, ni en D. Nemesio, á quien instituyera heredero de mi 
cascada cebolla, ni en D. Víctor, que se disponía á soplarme 

15 la novia con la ayuda de sus rentas y bienes, ni . . . En 
nada, en nada discurría yo en aquellos momentos críticos, 
excepto en el diamante, entidad misteriosa, geniecillo burlón 
cual los de las árabes leyendas, tras del que corríamos en 
desatinada cabalgata el sabio y yo. De mi memoria no se 

20 apartaba la clara y resplandeciente piedra, cuyos destellos 
mágicos deslumbraran sólo una vez mi mirada en las joyas 
pendientes del cuello y orejas de la Virgen. 



X 

— - ¿ Está usted dispuesto ? — me preguntó Onarro al 
recibirme. 

25 Observé que Onarro tenía aquella mañana dos leves 
rosetas, como de fiebre, en sus mejillas de ordinario pálidas ; 
que sus ojos centelleaban con la luz fosfórica que se advierte 
á oscuras en los del gato ; que todo su cuerpo estaba agitado 
de temblores instantáneos, que cesaban tan pronto apare- 

30 cían ; que su voz era seca, estridente, más acerada aun que 
de costumbre. 



PASCUAL LÓPEZ 



Yo titubeé un momento antes de contestarle. 

— Dispuesto, sí, señor; pero si usted me permitiese una 
pregunta sola . . . 

— Permito hasta tres. Abrevie usted lo posible. 

— Quisiera saber si usted corre realmente el mismo peligro 5 
que yo. 

— El mismo ó más acaso. 

— ¿Y quién me lo garantiza ? 

— Yo. Mi palabra de hombre honrado. 

No sé cómo pronunció Onarro esta frase sencillísima, que, 10 
aunque apenas mudó tono, ni cambió actitud, obtuvo que 
viniesen instantáneamente á tierra mis pertinaces sospechas 
y la suspicacia que yo poseo en grado superlativo, á fuer de 
buen gallego y montañés. No vacilé más, y dije resuelto : 

— Vamos. 15 
Onarro me guió al laboratorio. El sol había salido, y sus 

rayos, oblicuos aún, entraban burlándose de la neblina por 
los altos y angostos ventanillos de la abovedada estancia. 
Sobre la mesa, que ocupaba el centro, divisé un bulto de 
razonables dimensiones encubierto cuidadosamente bajo un 20 
paño blanco, cuyos extremos colgaban á guisa de mantel, 
llegando casi á barrer el piso. Alzólo el sabio con delicadeza 
por una punta y pude ver una máquina de figura extraña, que 
algunos perfiles presentaba de semejanza con una pila ó 
batería eléctrica; pero era infinitamente más grande, com- 25 
plicada, y ofrecía un laberinto y confusión de sectores, plata- 
formas, condensadores, hilos y cadenillas que remataban * 
hundiéndose en agujeros practicados en el suelo. 

Después supe que las cadenillas iban á dar al sótano, 
enterrándose hasta más abajo de los cimientos de la casa, á 30 
fin de que aumentase por este medio la intensidad de la 
chispa eléctrica. ¡ Oh, si yo fuera perito en estas abstrusas 
materias de física y mecánica, cómo podría ahora describir en 
sus mínimos pormenores el peregrino y maravilloso artificio ! 



142 



PASCUAL LÓPEZ 



El cual revelaba en su forma y disposición ser, no obra 
común y corriente, y por ende perfeccionada ya, de fábrica, 
sino combinación laboriosa de muchas y diversas piezas 
ajustadas por la hábil mano de un paciente inventor. Per- 
5 cibíase allí la especie de irregularidad que distingue al tra- 
bajo individual y espontáneo y que tanto se aparta de la 
nimia igualdad y exactitud que sella los productos de la 
industria organizada y metódica. 

Yo miré á la máquina como se mira á un cañón cargado 

10 ó á un fusil que tiene levantado el gatillo. El artillero de 
aquella terrible batería se puso en movimiento al punto, 
enroscando aquí, estirando acullá, dando aceite por un lado, 
ajustando bien una plancha por otro, y todo con maravilloso 
silencio y diligencia. Yo me estaba suspenso é inmóvil sin 

15 brindarle una ayuda que probablemente le sería inútil. Final- 
mente, tomó no sé qué botes y frascos de ácido y los derramó 
en unos á manera de recipientes que en la pila se encon- 
traban : bajóse en seguida, destapó un cesto que había á 
sus pies, tomó de él seis ú ocho medianos trocillos de carbón 

20 iguales en todo á los que ardían de noche en su chimenea. 
Cuanto antes de agitado y trémulo, parecíame ahora Onarro 
de sereno y tranquilo. Su pecho no se alteró al derramar el 
líquido en los recipientes, ni al atornillar las delicadas barras 
de acero. En cuanto á mí me sucedía el fenómeno inverso. 

25 Perdía de tal suerte el aplomo en aquella expectativa angus- 
tiosa, que casi flaqueaban mis piernas y un sudor helado 
' comenzaba á resbalar por mi frente. El reo que ve colocar 
el tajo, afilar el hacha y extender el serrín á sus pies debe 
de experimentar sensaciones análogas á las mías. 

30 A todo ello acompañaban violentísimas ganas é impulsos 
irresistibles de tomar las de Villadiego. 

Tal era mi estado, á tiempo que una voz, que me sonó 
como la trompeta del ángel del tremendo día, dijo : 
— Señor López, coja usted ese manubrio. 



PASCUAL LÓPEZ 



H3 



— Ese . . . manubrio ... — respondí con voz ahogada, 
como la que formamos entre sueños queriendo gritar y sin 
poder lograrlo. 

— Ese . . . este. ¿ No le ve usted ? Ponga usted la 
mano sobre él. Cuando yo grite Fiat lo hará usted girar 5 
con toda la rapidez y fuerza posible. 

Cogí el manubrio y por instinto cerré los ojos. 

— Ahora, mientras el cuerpo ejecuta el movimiento pres- 
crito, eleve usted el alma á Dios — añadió Onarro. — El 
peligro ha llegado. Sobre todo, no vaya usted á descuidarse 10 
en el punto en que yo dé la voz de mando. ; Atención ! 

Sentí á Onarro agitarse todavía y aun dar algunos pasos 
hacia mí. Separábanos, sin embargo, el ancho de la mesa 
y la balumba y volumen de la máquina. 

Sin despegar los párpados y apretando convulsivamente el 15 
manubrio, permanecí un espacio de tiempo inapreciable, que 
así pudieron ser diez minutos como cinco segundos. Per- 
cibía yo en aquel silencio y espera, no sólo el latido de las 
arterias, sino la circulación completa del torrente sanguíneo 
con presuroso ritmo y desordenado correr. 20 

Vagas sensaciones de color y luz llegaban al través de la 
oscuridad á mis cerrados ojos. Aunque mis ideas giraban 
también en tropel, no por eso dejé de encomendarme á Dios 
de todo corazón y de hacer propósito firme de enmendarme 
de mis menores pecados y aun de ejercer penitencia si la 25 
vida me durase para ello. El laboratorio estaba absoluta- 
mente mudo. 

— ¡ Atención ! — repitió la voz de Onarro. 

Quise santiguarme, pero estaba la mano derecha como 
adherida al manubrio. Apretábalo cual si tuviese alas y 30 
pudiese echar á volar. De pronto una hueca orden hirió 
mis oídos, pareciéndome no menos estrepitosa que un trueno. 
Onarro había dicho : 

— ¡Fiat! 



144 



PASCUAL LÓPEZ 



Instantáneamente, sin concurso de la voluntad, por una 
acción nerviosa, mi brazo se puso en ejercicio, y un sacudi- 
miento raro, intensísimo, profundo, estremeció todo mi ser 
desde la planta de los pies hasta las últimas celdillas del 

5 cerebro. No era dolor, ni golpe ; era una sensación seme- 
jante á la que debe experimentar el árbol cuando de raíz lo 
arrancan, descuajan y hienden. Fué como si desatasen las 
ligaduras de mi individualidad, y cada una de las pequeñas 
células ó moléculas orgánicas que la constituyen se disociase 

o de las restantes, yéndose aislada á un punto distinto del 
espacio. Arrojé un clamor y abrí los espantados ojos, que 
vieron ó soñaron ver rápidas centellas de fuego corriendo á 
lo largo de hilos y cadenillas de la máquina. A mi grito 
contestó otro de Onarro, que encerraba todas las vibraciones 

5 del gozo, del júbilo, del triunfo. Incapaz yo de tenerme en 
pie, fui vacilando á recostarme en la pared más próxima. 
La habitación daba vueltas en torno mío, y todas mis fibras 
retemblaban como las cuerdas de un violín después de que 
las acaricia y oprime el arco. Vi que Onarro se llegó á mí, 

o oí que me dirigía palabras alentándome, que trajo un fras- 
quito del estante, que lo destapó, que vertió unas gotas en 
la palma de sus manos, frotando después con ellas mis 
sienes, y que, como un filtro, obró inmediatamente la fric- 
ción ; despejóse mi cabeza, me serené todo y con curiosidad 

5 vehementísima miré á Onarro, y con delicia inefable me 
sentí, palpé y hallé vivo, sano y bueno. 

— ¿ Qué tal ? ¡ No se ha muerto usted, hombre ! — excla- 
maba Onarro con burlona y enajenada voz. — Pertenece usted 
todavía al mundo ; el susto ha sido regular, ¿ eh ? Es una 

o desgracia poseer hasta ese grado la receptividad nerviosa. 

— ¡ Ay, Sr. D. Félix ! — contesté. — ¡ Gracias á Dios, y a 
María Santísima ! ¡ Jesús, y qué cosa tan rara ! ¡ Qué malo 
me puse ! ¡ Qué daño me hizo el maldito manubrio ! ¿ Y 
los millones ? ¿ Hemos ganado ? 



PASCUAL LÓPEZ 



— j Victoria ! — respondió con indefinible acento el sabio, 
cuyas facciones irradiaban unos resplandores de éxtasis, 
alzando al cielo las manos juntas. — ¡Victoria! ¡ Aquí 
están los diamantes auténticos, legítimos, soberbios ! ¡ Como 
los mejores de Golconda ! ¡ Como los más limpios y puros 5 
del Cabo. ¡ Victoria ! ¡ Se acabaron esas explotaciones 
sórdidas, ese trabajo cruel aun para las bestias, inicuo para 
seres racionales ! ¡ Ya el negro no se pasará los días reci- 
biendo el ardor del sol sobre sus desnudos lomos, agobiado 

el espinazo á tierra, con los pies metidos en agua, para que el 10 
avaro traficante engruese con su sudor, vendiendo en los 
mercados europeos la piedra preciosa hallada por el infeliz 
lavador de arena ! ¡ Victoria ! 

Sí — pensé yo — el negro descansará, pero en cambio nos 
descolgarán y batanearán á los blancos las entrañas. 15 

— Impondré — prosiguió Onarro — una contribución volun- 
taria á la vanidad universal de la mujer opulenta, para soco- 
rro de muchos infortunios y cumplimiento de grandes 
propósitos . . . Verificaré una pequeña revolución indus- 
trial. ¡ He triunfado ! 20 

— Ah, Sr. D. Félix — insinué yo — daca esos diamantes. 

— ¡ Véalos usted ! — exclamó él acercándose á la máquina 
y poniéndome en la mano unos seis, á mi parecer, toscos y 
turbios vidrios. Quedéme como Sancho cuando su amo se 
empeñaba en hacerle admirar por yelmo finísimo la bacía del 25 
barbero. 

— Pero estos no brillan . . . estos son muy feos — dije. 

— ¡ Claros y bellos como el éter ! — contestó el sabio ; y 
tomando uno y llegándose al ventanillo, apoyó el extremo ó 
pico saliente de la piedra en el centro de un vidrio, y tra- 30 
zando una línea sin apoyar mucho, vi el cristal partirse con- 
forme corría á lo largo la mano de Onarro, y finalmente, 
cuando éste la retiró y con el dedo tocó ligeramente la fisura, 
caer en dos pedazos. 



146 



PASCUAL LÓPEZ 



— ¡ Diamantes ! — continuó Onarro. — ¡ Diamantes reales 
y efectivos, no míseros cristalillos octaédricos, visibles sólo 
al microscopio, como los que después de tantos meses de 
volatilización y lentas acciones químicas se jactaron Des- 

5 pretz y Dumas de haber obtenido ! ¡ Diamantes que pueden 
recibir talla, — fulgentes, hermosísimos! 

Miraba yo los trocitos que habían quedado en mi poder, 
y no me parecían tan lindos, ni la mitad de lo que el sabio 
decía ; mas con todo, no acertaba á considerarlos sin cierto 

10 respeto, ni cerraba la mano, no fuera que se pulverizasen ó 
deshiciesen como merengue. En esto un rayo de sol, vivo y 
dorado ya, cruzó el ventanillo, hiriendo de soslayo en las 
piedras, y arrancándoles el centelleo multicolor y luminoso 
que sólo al diamante pertenece. A ser yo muy inteligente 

15 en pedrería, esta prueba me convenciera ; y aún con no serlo, 
el rico destello me alegró el corazón. 

— ¿ De suerte — pregunté á Onarro — que esto vale 
muchísimo dinero ? 

— Tiene usted ahí un capitalito — repuso el sabio. — Nada 
20 más que un capitalito, porque de esta vez, el tamaño del 

producto obtenido no ha pasado de ciertos límites, por 
causas y dificultades que fuera ocioso explicar á usted y que 
desaparecerán, así lo espero, en un nuevo y decisivo experi- 
mento. 

25 — ¿De manera — dije yo medio desencantado — que esto 
no representa millones ? 

— Tanto como millones, no por cierto. 

— ¿ Y si fueran mayores ? 

— ¡ Oh ! la diferencia de tamaño, por pequeña que sea, 
30 acrece el valor de los diamantes de un modo fabuloso. 

— ¡ Oiga ! ¿y no podía usted entonces haberlos fabricado 
más gordos ? 

Onarro se sonrió, fijó en mí sus ojos que expresaban ironía 
agudísima, y pronunció sin enfadarse : 



PASCUAL LÓPEZ 



— Descuide usted amiguito : tenga paciencia, aguarde 
algo, y echará usted la pata, en asunto de piedras ricas, al 
rajá de Borneo, al gran Mogol, y al Hijo del Cielo. 

— Pues manos á la obra ya, Sr. D. Félix. El susto 
pasarlo de una vez. Otra vueltecita al manubrio, y con- 5 
struyamos un diamante del volumen siquiera de un regular 
queso de bola. 

Onarro tornó á mirarme, encogiéndose de hombros. Tomó 
las piedras todas y las contó ; separó dos, guardándolas, y 
entregóme las cuatro restantes. Yo estaba algo mohino. 10 
Sí, mohino, ríase quien se ría. Se me figuraba que de 
aquellos cristalejos á la soñada, fantástica y prodigiosa 
fortuna que el sabio me ofreciera, había un camino infinito. 
Quedéme, pues, como aquel que tiene algo que decir, y no 
se atreve. 15 

— Ea, ¿ qué aguarda usted ? — exclamó Onarro. — Aquí 
no puede usted vender esas piedras : excitaría usted sospe- 
chas y comentarios sin fin ; pero váyase usted á Madrid ó 
á París. Ningún joyero allí se negará á tomarlas. Esté 
usted aquí antes de dos meses, porque calculo que para 20 
entonces repetiremos el experimento. 

— Es que ... Sr. D. Félix ... la verdad, usted me 
dispensará . . . pero yo creo que esto no era lo tratado. 

— ¿ Eh ? ¿ Qué dice usted ? 

— ¡ No señor, que esto no era lo convenido ! — afirmé 25 
envalentonándome con mis propias palabras. — Yo creí, y 
usted me dijo, que exponiéndome á lo que me expuse 
quedaría riquísimo . . . con más millones que hay en el 
mundo entero ... y, por lo visto, esto es una friolera, así 
para abrir el apetito ... y además no puedo negociarla 30 
aquí, ni . . . Yo pensé que pasado el mal paso, me 
encontraría nadando en oro. 

— ¡ Voto á tal ! — gritó Onarro dando muestras de enojo 
violentísimo — que es usted el mayor necio y codicioso que 



148 



PASCUAL LÓPEZ 



hace muchos años he tenido el disgusto de tratar. Diciendo 
estoy á usted que esas piedras valen lo que jamás soñó usted 
en tener en su vida de estudiante ; añadiéndole, que en 
breve plazo podrá usted poseerlas de tal magnitud, que una 

5 sola baste á saciar sus más extravagantes caprichos y apagar 
su hidrópica sed de oro ; ¡ y aún se me viene usted con esas 
quejas ! Alma de almirez, ¿ no tendrá usted creederas sino 
para las brujerías y supersticiosas sandeces que le encajaron 
de chico en la cabeza ? ¿ Dudará usted de mi palabra ? 

o j Cuánto ruido mueven los pequeños por las pequeñeces ! 
¿ Qué importa al mundo, después de todo, que usted sea ó 
no millonario ? 

— Pero lo que es á mí me importa, y mucho, serlo : ¡ pues 
no faltaría más ! ¿ Por qué sufrí yo, si no, ese revolcón 

5 eléctrico ? 

— Pues usted será archi-millonario, y ahora déjeme, que á 
fe que está usted enturbiando con su presencia este hermoso 
y claro día de mi vida terrenal. ¡ Váyase usted con Dios, 
hombre ; hágame usted ese favor ! 

o Decía esto Onarro con tono de verdadera y afectuosa 
súplica. 

— Pero, Sr. D. Félix — contesté yo — ¿ qué hago con estas 
chinas ? 

— j A París, á Londres, al infierno á venderlas! 

5 — A Montevideo, al Polo Norte . . . justo. ¿Y quién 
me paga el asiento ? 

El sabio se quedó parado, como aquel que ve surgir ante 
sí una repentina, inesperada y gravísima dificultad. 

— Como usted sabe demasiado, no tengo un cuarto — 
o añadí. 

Onarro meditó breves instantes, y después salió rápida- 
mente, volviendo á poco con un portamonedas de gamuza, 
que me pareció leve y vano como cañuto de caña. 

— Tome usted — me dijo. — Es cuanto poseo hoy. 



PASCUAL LÓPEZ 



No quiero denigrarme ni disculparme tampoco. Vacilé ; 
pero al fin cojí el donativo, balbuciendo una frase de gracias. 
El sabio me empujó hacia la puerta, y al llegar al dintel, 
poniendo un dedo sobre sus labios me advirtió con mirada 
significativa : 5 

— Sobre todo, mucho silencio. Lo ha jurado usted 
solemnemente. 

A la verdad mi conducta no brillaba por el desinterés. Lo 
conozco ; pero si no me producía una blanca, ¿ de qué me 
servía el riesgo corrido y la cooperación en el gran descubri- 10 
miento, que sin mí y mi esfuerzo heroico no hubiera llegado 
jamás al debido término y felice cima ? Y decía yo para mi 
sayo : he aquí que me llevo en cuatro pedruscos un tesoro, 
que no me sirve para maldita de Dios la cosa ; un caudal 
que no puedo aprovechar hasta que dé con mi cuerpo en 15 
Flandes, ó qué sé yo en dónde ; he aquí que guardo en la 
faltriquera de mi chaleco un capital, y que, sin embargo, mi 
habef se reduce á lo que contenga este vaporoso bolsillejo, 
más aéreo y tamizado que el cuerpo de un cesante. ¡ Vála- 
nos Dios, y qué caprichosa que es la suerte ! 20 

Así pensando apreté el resorte del portamonedas de 
Onarro, y vi en su fondo nada menos de una peseta, por más 
señas columnaria, y obra de seis piezas de á dos cuartos, 
roñosas y veteadas de verdín, cuya vista me produjo el efecto 
que cualquiera podrá figurarse, y fué tal el chasco, que con 25 
irritada mano me disponía á arrojar el ridículo tesoro á las 
losas de la calle, á tiempo que noté que el monedero tenía 
un segundo cuerpo interior, que yo no abriera. Hícelo y 
divisé en él un papel enrollado y amarillento, gastado por 
los cantos y esquinas, que desenvuelto pareció ser un billete 30 
de cuatro mil reales del Banco de España. 

De cuatro mil reales á la fortuna de perulero que yo me 
prometía, distancia va ; y con todo eso me aligeró el corazón 
y confortó el espíritu aquella cantidad no poseída en mis 



i5o 



PASCUAL LÓPEZ 



días de mayor opulencia y racha más afortunada. Hubiera 
yo preferido atesorarla en centenes de oro, amarillitos y 
sonantes, mejor que en aquel viejo retazo de papel. No 
obstante, guárdelo con religioso respeto en el bolsillo del 
5 izquierdo lado. 

¡ Cosa extraña y natural, sin embargo ! Desde que me 
hallé propietario de tanto dinero junto, empezó á turbarme 
doble desasosiego : el ansia febril de gozar las primicias de 
la posesión y el temor de la pérdida. Ante todas las tiendas 

10 me paraba ; se me iban los ojos tras de cuantos objetos veía 
expuestos, no porque los necesitase, sino por el gustazo de 
adquirirlos. Al mismo tiempo, y cual si padeciese palpita- 
ciones cardiacas, llevaba frecuentemente la mano al lado 
siniestro, pareciéndome que á cada minuto le saldrían alas 

15 al billete, con que volase sin parar hasta la veleta más alta de 
la torre de la catedral. Al cabo fueron creciendo mis ten- 
taciones, y no pude menos de entrar en un establecimiento 
de ropas hechas, ó por mejor decir, vergonzante sastrería, 
donde compré el gabán más majo y el más currutaco panta- 

20 Ion posible ; unido lo cual á una corbata de rabiosos colores 
y á un sombrero recién salido del horno según estaba de fla- 
mante, me hallé con el billete cambiado, cuarenta pesos 
menos, y el más gentil equipo del mundo, á mi parecer. 
Añadí á mis compras guantes y un chabacano junquillo que 

25 remataba en la cabeza de un galgo de metal, y en tal atavío 
comencé á pasearme ufano por aquellas calles de Dios. 

Nunca mico puesto en balcón, borrego de rifa, ó toro con 
moña de raso y plata obtuvieron ovación tan ruidosa y 
espontánea cual la que logré yo entre mis compañeros de 

30 estudiantería. Quién me paraba en la calle, haciéndome dar 
más vueltas que un molino para admirarme mejor de pies á 
cabeza ; quién palpaba el paño de mi gabán, para cerciorarse 
de su bondad, y mi persona, para persuadirse de que era el 
de siempre, y no contrahecha y fantástica figura ; quién me 



PASCUAL LÓPEZ 



151 



felicitaba irónico, y quién me tragaba con ojazos de envidia. 
Disfrutado el lucimiento de la calle, aspiré al del hogar ; 
volví á casa, y entré taconeando y llamando á gritos á la 
criada para que me sirviese la comida luego. Salió ella, y 
quedóse absorta ante mi nuevo avío; apareció después doña 5 
Verónica, y cruzando sus manos flacas, que se trasparentaban 
por la negra rejilla de unos tradicionales mitones, exclamó : 

— ¡ Ay, Jesús . . . madre mía . . . , ay, qué diferente 
viene ! ¡ Qué ropa tan elegante y tan preciosa ! ¿ Quién lo 
conocería así ? Si parece el señorito don Víctor fuera el 10 
alm . . . digo, si la cara fuese igual ... ¡ Sombrero de 
copa alta . . . guantes y todo ! Pero, ¿ y cómo le dio esta 
manía de ponerse tan lechuguino ? ¿ Hay dinerito nuevo ? 

— ¡ La comida ! — contesté yo con dignidad. 

— ¡ Ay qué bastoncito ! Deje, deje ver — replicó la curio- 15 
sísima patrón a. — ¡ Qué monada ! 

— ¡ La comida ! — repetí perentoriamente. — Y que vaya 
Dominga al café de Mariano, y que traiga ponche y una 
botella de Jerez del mejor . . . y á don Nemesio que le 
suplico me haga el favor de venir á comer conmigo. 20 

— Bien, sí, señor, se hará todo . . . Solamente que 
D. Nemesio come hoy con el señorito D. Víctor ; ya se sen- 
taron á la mesa ... y el café de Mariano, como está tan 
lejos, no sé si Dominga podrá ir, porque tiene que hacer el 
servicio. . . . Pero usted va allá después de comer, ¿ verdad ? 25 
y toma allí el café á su gusto. Diga, diga, ¿ le cayó la 
lotería ? ¡ Qué risa, señorito Pascual ! ¡ Qué guapo viene ! 

¡ Cuántas conquistas por esas calles ! 

En vista de que era imposible lucirme con don Nemesio, 
como deseaba, resignóme á comer solo con gabán, mas aun 30 
no trasegara la segunda cucharada de sopa del plato al estó- 
mago, cuando abriéndose la puerta vi aparecer en ella la 
lastimosa y derrotada figura de Cipriano, que se vino derecho 
á mí, y apretándome hasta sofocarme, exclamó dando voces : 



152 



PASCUAL LÓPEZ 



— i Oh, Creso ! ¡ Oh, Mecenas magnífico ! ¡ Oh, capita- 
lista sin segundo ! A tí me acojo, de tí me amparo, por tí 
me salvo ; perdona mis dudas, mis desconfianzas, mis suspi- 
cacias y chanzonetas. Sé tu lucimiento, conozco tus esplen- 

5 dores, no ignoro tus grandezas, tu gabán toco, tus pantalones 
veo, tu sombrero me deslumhra y me anonadan tus guantes. 

— Y mi sopa te hechiza — contesté yo sin poder dejar de 
reirme al verle asir una cuchara y mudar el sustancioso 
alimento de la sopera á la boca con gentil desembarazo. 

o — ¡ Oh, Anfitrión espléndido ! — replicó el estudiante con 
la boca llena y sin cesar de embaular. Ya sé yo que no 
pararán aquí tus beneficios. Ya estoy viendo caer sobre mí 
una lluvia de oro, derramada por un Júpiter más desinte- 
resado y menos bellaco que el de marras. Ea, vengan esos 

5 cuantos miles de reales. 

— Confórmate con la sopa — repuse yo. — Por hoy no 
puedo ofrecerte don más opulento. Atrácate de fideos, y 
date por servido. 

— Bromas que prueban tu festivo ingenio. Eres agudo y 
o discreto, como Quevedo de feliz memoria. Pero mi bolsillo 

arde en impaciencia ; y por ende . . . 

Diciendo esto hacía ademán de registrarme y tentaba sutil- 
mente todo lugar en que pudiera guardarse dinero. En el 
bolsillo del chaleco tenia yo el mermado cambio del billete : 
5 los dedos insinuantes y resbaladizos de Cipriano se enhe- 
braban ya por entre la solapa del gabán, buscando el escon- 
drijo, cuando me pareció oportuno enderezarme y desviarle 
con enérgico movimiento. 

— Manos quedas — grité. — ¿ No basta decir que no tengo ? 
o — ¡ Mentira ! — respondió sin perífrasis Cipriano. — Acabo 

de notar y percibir el dulce bulto ... el áureo sonido. . . . 

— Vete noramala, y con mil de á caballo. Tengo dinero ; 
pero no me es posible desprenderme de él. Lo necesito. 

— Me lo ofreciste. 



PASCUAL LÓPEZ 



— Valiente perdis estás tú. ¿ No te acuerdas ya de 
Inocencio ? 

— ¿De . . . Inocencio? 

— Sí, de Inocencio. ¿ No me has dicho que estaba á dos 
dedos de ahorcarse por falta de unas pesetas ? Pues hijo, 5 
antes que tú es él. 

— ¿Yo te dije eso? Vive Dios, que ya no hacía memo- 
ria. Me parece que te engañas, y acaso yo también exageré 
en más de la mitad. Pero, ¡ observa mi estado ! Nadie 
como yo ha menester tus larguezas. ... 10 

En vez de discutir con tan fastidioso y terco tábano, 
resolvíme á no comer, y tomando el sombrero, eché á andar 
camino de la calle. Siguióme el estudiante menudeando 
lamentaciones y ruegos; mas como yo fuese acercándome ya 
á la casa en que Inocencio vivía, noté que al revolver de 15 
una esquina desapareció Cipriano de súbito. Entonces, con- 
fieso que me asaltaron tentaciones de no seguir adelante con 
la proyectada obra de caridad, que al fin y al cabo iba á 
consumir lo más granado de mis haberes. 

Repito que sin tenerme por enteramente malo, estoy per- 20 
suadido de que nunca fui ni seré heroico y sublime. Mis cua- 
lidades, como mis defectos, pertenecen á una esfera vulgar 
y mediana. No me desagrada favorecer á los necesitados, 
siempre que para ello no sea preciso imponerme priva^ 
ciones y sacrificios. No miento sin objeto : pero mentiría 25 
con fruición por librarme del cadalso ó del martirio. A des- 
pecho de esta condición mía, en aquel momento hubo de 
vencer el buen propósito, ya porque á mi indolencia moral 
repugnase la idea de tener que acusarme del suicidio de 
Inocencio, ya porque hurgase en mi conciencia cierto remor- 30 
dimiento íntimo de las muchas truhanerías, de las pesadas 
bromas y trampas ligeras hechas tantas veces al pobretón 
estudiante. Además, yo reconozco en mí un gran prurito de 
ostentación y vanidad : gústame en extremo presentarme 



154 



PASCUAL LÓPEZ 



como persona de importancia, y así fué que la idea de desem- 
peñar el papel de Providencia, de aparecer repartiendo oro 
y salvando la situación, me sonreía en extremo. Continué, 
pues, decidido á hacer la dicha del malaventurado jugador. 
5 Causóme una especie de desengaño el no encontrar á 
Inocencio descabezando menudamente las cerillas de una 
caja, ni untando de sebo un lazo corredizo, ni aguzando y 
acicalando bien un fiero puñal. Halléle abatido sí, pero sin 
arrebatos y muy resuelto á venderse por sustituto en las 

io próximas quintas, á fin de resarcir á sus padres el perjuicio 
ocasionado : propósito en verdad muy conforme con el fondo 
. de tosca y cerril honradez de su alma. Volvíle ésta al 
cuerpo con el anuncio del inesperado socorro que le traía. 
Víle, depuesta su bronca reserva y huraño carácter, arrojarse 

15 á mis pies, abrazar mis rodillas y llorar y babear como un 
chiquillo. Me juró mil veces no volver á tocar á un naipe 
en los días de su vida, recordando siempre el fatal momento 
en que Cipriano le desplumó sin misericordia. Cipriano, en 
efecto, había sido el autor de la fechoría, y quiso sin duda 

20 aplacar á su manera los escrúpulos de la conciencia, repa- 
rando su fullera estafa á cuenta de mi bolsillo. 

XI 

Recogíme á mi albergue tan molido y quebrantado á 
puras emociones, que apenas podía tenerme en pie. Caía la 
tarde, y una parda y penetrante neblina, comunísima en 

25 aquel clima húmedo, se tendía lentamente por las calles. Al 
penetrar en el portal fementido y negruzco de doña Verónica, 
tropecé con un bulto humano que soltó una imprecación ; 
estaba el sitio como boca de lobo, pero encendí un fósforo 
apresuradamente, y pude divisar, á su luz parpadeante y 

30 dudosa, á un ganapán con blusa azul de cotonía y gorra de 
pelo, que en sus fornidos brazos sostenía una sombrerera, un 



PASCUAL LÓPEZ 155 

i 

estuche de viaje de cuero de Rusia, y un saco de mano; 
detrás bajaba la escalera, dando taconazos y tumbos, otro 
tagarote, cargado con un baúl mundo razonable, cuyos dora- 
dos clavos relucían sobre las tiras de charol negro que filetea- 
ban sus costados. Dejé pasar á los dos mozos de cuerda, y 5 
subí de prisa hasta mi cuartuco. 

No bien encendida á tientas la palmatoria, vi sobre su 
platillo de latón una carta cerrada con oblea, cuya forma 
conocí presto, abriéndola con ansia. Era de Pastora. Con 
los sucesos de la mañana, casi había yo echado en olvido 10 
que aquel día terminaba el plazo impuesto por el señorito de 
la Formoseda para la decisión final de la sobrina del canó- 
nigo. Recordándolo, leí afanoso la misiva, sin discurrir al 
pronto cómo podía haber llegado á mi habitación para que 
yo la encontrase. He aquí su contenido, prévias las devotas 15 
iniciales de costumbre : 

Mi muy estimado Pascual : Hoy ha sido para mí día de grandes 
trabajos : vaya todo por Dios; aún no sé cómo tengo cabeza para 
escribirte ahora. Sabrás que mi tío me llamó á las doce, y con 
una cara y una voz que ponían respeto, me dijo que era preciso que 20 
resolviese una contestación definitiva para D. Víctor, porque bien 
se me alcanzaba que no era ya formalidad ni conducta estarlo 
entreteniendo. Me expuso las ventajas de la boda, me habló de 
las costumbres de D. Víctor, de sus buenas ideas, de su familia, de 
sus intereses. . . . Yo tenía mucho miedo al principio ; después 25 
fui serenándome, y hablé claro, sin rodeos, como si estuviese en el 
confesonario. Declaré que me era imposible gustar de D. Víctor, 
que repugnaba el enlace, y que mal camino era para cumplir los 
deberes de mi estado entrar en él con violencia y fuerza notorias. 
No sé dónde pude rebuscar el valor necesario para responder así 30 
al tío ; temblaban todos mis miembros, pero creo que la voz era 
firme. Contra lo que yo imaginaba no se airó el tío : antes me 
contestó, con gravedad y compostura, que llevaba razón, y que 
puesto que me conocía por prudente y cuerda y cristiana, vista mi 
decisión, no había más que tratar en ello. Respiraba yo ya con 35 



i 5 6 



PASCUAL LÓPEZ 



holgura, cuando el tío, haciéndome sentar y discurriendo como en 
amistosa plática, me habló de tí. Empezó por informarse é inqui- 
rir qué prendas singulares en tí se juntaban que así me hacían 
rehuir y desdeñar una tan ventajosa colocación y un tan honrado 
5 marido, por conservarme fiel amante tuya. Díjome que, dejada 
aparte tu pobreza, que no era imputable á tí, él tenía noticias verí- 
dicas y exactas de que ninguna cualidad digna de nota te distin- 
guía del vulgo de los mortales. Que á despecho de ciertas voces 
que corrían, á él le constaba de buena tinta que eras en el estudio 

ro desaplicado, y no muy agudo ; en religión indiferente y perezoso ; 
en tu conducta ni malo ni bueno; y por último, en todo inferior á 
la alta estimación que yo te concedía. Pascual, Pascual, nunca 
me vi en mayor aprieto. No sabía qué responder, ni por dónde 
salir. Una voz me excitaba impeliéndome á defenderte, y otra me 

15 imponía silencio, arguyéndome que el tío estaba muy en lo cierto. 
Alegué, sin embargo, las palabras y promesas que han mediado 
entre tú y yo, y replicóme el tío que se maravillaba de cómo una 
doncella de mi reflexión y juicio podía tratar asunto tan importante 
al alma y al cuerpo, cual es el del matrimonio, sin guiarse más que 

20 por loca afición y vano enamoramiento, que no mira en dónde se 
emplea. 

Sobrina, añadió, en eso se distinguen la laboriosa abeja y la 
mariposa casquivana: en que aquélla no se posa sino en el cáliz 
do sabe que hay buena miel, y ésta revolotea y se para sobre cual- 

25 quier flor inútil. — Y aún prosiguió el tío largo rato exponiéndome 
los peligros de esas uniones, hechas con liviandad y ceguera, sin 
que haya acuerdo en los pensamientos, ni concierto en las almas, 
y que, pasado el hervor primero, y resfriado el corazón ya, rematan 
en desastres y rencillas y desconformidad y guerra. Oíale yo con 

30 la cabeza baja, y sin topar, así Dios me prospere, argumento que 
oponer á sus argumentos. Porque mientras iba el tío estrechán- 
dome y encerrándome en la exactitud de sus razones, parecía como 
si se rasgase un velo y quedasen patentes para mí una multitud de 
cavilosas dudas con que he batallado mil veces y que me han 

35 hecho salir, aunque tan moza, un par de canas que puedo ense- 
ñarte. Es el caso que, si bien soy ignorante y ruda y no sé más 
que lo que oí al vuelo en algún sermón, bien se me alcanza que el 



PASCUAL LÓPEZ 



157 



destino de los humanos es aspirar á la suma mayor de perfección 
en esta vida y en la otra, para lo cual debemos cogernos y asirnos 
muy estrechamente á las cosas más perfectas, que nos comuniquen 
algo de su esencia. Y así yo, Pascual, que me encontraba ya 
unida y enlazada con la perfección del estado monástico, erré qui- 5 
zás poniendo el amor, que debía al Divino Esposo, en un hombre 
mortal. Pero como quiera que á Dios no le vemos sino con los 
ojos del alma, y para esto se ha menester tenerlos muy claros y 
perspicaces, y al hombre, que es imagen y semejanza de Dios, le 
notamos muy bien con los corporales ojos, no es de extrañar que á 10 
veces dejemos la perfección altísima é invisible de Dios por lo per- 
fecto visible que en su imagen encontramos. Mas para disculpar 
y explicar este sendero que toma el alma, y esta manera de infideli- 
dad que hace á Jesucristo, es fuerza que se reconozca en el objeto 
que la aparta de tanta hermosura, algún atractivo ó belleza espe- 1 5 
cial que dé color y haga comprender en cierto modo mi mudanza. 
Y por este razonamiento, Pascual, pensaba yo cuando iba hablando 
el tío con cuán poca tentación fui rendida y con qué chica causa 
me moví á romper la fe ya casi prometida á Dios. No quiero 
ofenderte, pero la verdad es que desde que te conozco no te he 20 
visto seguir más regla que tu gusto, ni aspirar más que á la satis- 
facción de tus mundanos apetitos. En fin, no estás tú enteramente 
cortado por el patrón de aquellos hombres que parece que justifi- 
can en lo posible la determinación de dejar, por ellos, un estado 
que envidian los ángeles. Mientras estas especies se me presenta- 25 
ban confusas y en tropel, acabó el tío su perorata, proponiéndome 
un arbitrio que conformaba tan bien con mis propios deseos, que 
lo acepté en seguida. D. Nemesio te informará de él, y entre 
tanto, deseando que apruebes y estimes mi resolución, se despide 
de tí — Pastora. 

— j De dónde diantre sacará esta muchacha tanta sutileza, 
tales raciocinios y tanto tiquis miquis ! — exclamé, olvidán- 
dome en mi enojo de que mil veces admirara yo la claridad 
de entendimiento de Pastora, llamándole en chanza doctora 
y bachillera. — ¡ Y qué resolución será esa! ¡de fijo que se 35 
casa con el rico, y para disculparse ha puesto cuatro cosillas 



158 



PASCUAL LÓPEZ 



de argucias y teologías! ¡ D. Nemesio ! — grite' golpeando 
la puertecilla de comunicación — ¡ D. Nemesio ! ¿ Está usted 
ahí? ¿ puedo entrar ? 

D. Nemesio asomó á la puerta, y se coló en mi cuarto, no 
5 sin haber apagado antes la palmatoria que en el suyo ardía. 

— Don Pascual — me dijo con despaciosa pronunciación 
— ya me presumo lo que va usted á preguntarme ; pero antes 
tengo que aclarar un punto. Yo he traído á usted esa carta 
de Pastora ; mas es inútil añadir que lo hice conociendo su 

o contenido, acerca del cual, como buena y sumisa hija de con- 
fesión, se asesoró Pastora conmigo. 

— Bien, señor D. Nemesio ; pero ¿ qué resolución ha 
tomado Pastora? ¿se casa con D. Víctor? 

— Pasan en el mundo cosas que le dejan á uno con 
5 tamaña boca abierta. No hay inteligencia que alcance á 

vaticinar ciertos sucesos. 

— Pero ... ¿ se casa con él ? 

— j Quiá, amigo mío ! Un no más redondo que una naranja. 

— j Vaya ! Poco pesquis hacía falta para profetizar eso, 
o señor D. Nemesio. 

— No, pues usted pasó sus miedos y sus recelillos 
correspondientes. 

— j Bah ! ya sabía yo que mi Pastora . . . 

— De cien niñas habrá una que desdeñe así un partido 
5 como D. Víctor ; pero dejémoslo. D. Víctor se marcha ; no 

sabe usted cuánto lo siento.* Va á la corte á distraerse de 
este mal rato. ¡ Un joven tan apreciable ! La casa se queda 
vacía. 

— ¿ De suerte que el equipaje que topé en la escalera . . .? 
¡o — Era el suyo. En menos que canta un gallo se preparó 

todo. Es muy vivo D. Víctor en ciertas ocasiones. Aun le 
ayudé yo á doblar la levita y á guardar las camisas plancha- 
das ... Y hoy era día de despedidas. La de Pastora me 
enterneció casi, á fe de Nemesio. 



PASCUAL LÓPEZ 



— ¿ La de Pastora ? Pues, ¿ se ha marchado ? 

— Sí ¿ que no lo sabrá usted ? ¿ no lo anuncia la carta ? 

— No, señor, no lo explica. 

— Pensé que lo añadiese en postdata. Pues, amigo, Pas- 
tora ha resuelto entrarse, por algún tiempo, siquiera, en el 5 
convento de . . . 

Y aquí me citó uno de los más conocidos de Santiago, que 
no nombro yo por razones que el lector comprenderá más 
adelante fácilmente. 

— ¡A un convento! — repetí atontado sin darme cuenta 10 
de lo que decía — ¡Va á ser monja! 

— No, señor ; monja no, por ahora al menos. Lo que 
quieren D. Vicente y ella es que no siga en el mundo y en 
la respetable casa de su tío, mientras esos amoríos fútiles no 
paren en matrimonio, ó mientras no se persuada Pastora de 15 
cuál es su vocación verdadera y firme ; que aun sobre ésta y 
otras materias anda sumida en dudas graves. No sabe usted 
cuánto me huelgo de que la pobrecilla esté en puerto seguro, 

y de que las. rejas del convento se hayan cerrado sobre su 
doncellez, porque si usted presenciara hoy la escena que 20 
entre ella y su madre medió, le tendría usted lástima. Cuan- 
do la furia (¡ Dios me perdone !) de misia Fermina se con- 
venció de que ya era fallida toda esperanza de opulento 
yerno, se encerró con Pastora, y después de cubrirla de 
denuestos é injurias de plazuela, la asió de las trenzas, 25 
queriendo arrastrarla por el cuarto; y qué sé yo cómo lo 
pasaría la infeliz cordera, si D. Vicente, recordando sus 
buenos tiempos de la guerra civil, en que era un mozo 
(según dicen) como un trinquete, no echara abajo la puerta 
de una puñada formidable y no arrancara á Pastora de 30 
aquellas felinas uñas. Todo el día se lo pasó el bueno del 
tío haciendo centinela en el umbral de la habitación en 
que puso á su sobrina, para que llorase y escribiese á sus 
anchas. 



i6o 



PASCUAL LÓPEZ 



— La pobre nada me dice de esos malos tratamientos — 
murmure' yo casi compungido. — ¡ Lástima que hoy no se use 
el emplumar ! 

— Pues no le dejó D. Vicente á esa monfi que se arrimase 
5 á su hija hasta el momento de la despedida, en que Pastora, 

como es tan buena cristiana, fué á besarle humildemente la 
mano. 

— ¡ Voto á sanes ! ¡ Qué mordisco ! 

— D. Vicente hizo á Pastora que se echase el velo á la 
10 cara, se embozó él en el manteo y se la llevó. Ahí tiene 

usted el final de la tragedia. ; Gracias á Dios ! al menos en 
su celda estará sosegada. Y usted debe considerar que este 
arbitrio ha sido el más prudente, sabio y cauto que pudo 
adoptarse. El alma de ambos gana mucho con él. El dia- 
15 blo no duerme y hurga el corazón y teje los sucesos de modo 
que á veces, con los propósitos más rectos, se para en lo peor. 
No lo digo por Pastora, que bien conocida la tengo, y sé que 
su alma es un cristal y un espejo ; eso sí. 

— Entonces, por mí lo dirá usted. 

20 — No, no ; usted es un mancebo muy de bien . . . Pero 
mozos, y enamorados, y dueños de verse . . . De todos 
modos, le viene á usted de perlas carecer de la distracción 
que le proporcionaba la presencia de Pastora, porque así 
podrá usted estudiar y procurarse un porvenir para merecerla. 

25 Oía yo á D. Nemesio, y como suspenso y absorta daba 
golpecitos en mi rodilla con la mano. Al rozar en el panta- 
lón, hube de sentir un objeto duro. Eran los famosos dia- 
mantes del experimento, envueltos en el propio papel en que 
me los entregara Onarro. Pegué un brinco al súbito recuer- 

30 do que aquel objeto despertaba y que casi se borrara ya de 
mi mente con tantas impresiones varias y nuevas. 

— ¡ Señor D. Nemesio — exclamé — pero si me olvidaba 
de lo mejor ! ¡ Majadero de mí, si mi porvenir está hecho 
ya, y es magnífico, soberbio, incomparable ! 



PASCUAL LÓPEZ 



161 



D. Nemesio me miró de hito en hito, á ver si estaba serio. 
Alarmóle mi cara. 

— ¡ Sí, soy rico — proseguí — rico y poderoso, sin necesi- 
dad de quebrarme los cascos y mancharme los dedos en la 
clínica ! Y no digo, más ; pero, por mi santiguada, que el 5 
que viva verá buenas cosas. Sí, D. Nemesio honrado, 
nos casaremos, nos casará usted, y tendrá un buen regalo, 

y dirá la misa con cáliz de oro, y cuanto lujo pudiera 
desplegar D. Víctor en su boda no llegará á la suela del 
zapato del que ostentaré yo. — Y en la expansión de mi 10 
júbilo, eché los brazos al cuello del buen clérigo, que se 
desasió blandamente, y entrando á la carrera en su dormi- 
torio, volvió en seguida con la tetera y correspondientes 
chismes. 

— Si no estoy enfermo ni lunático — grité. — La tetera no 15 
hace falta. 

— Bueno será, sin embargo, que tome usted una tacita — 
repuso D. Nemesio, que diciendo y haciendo encendió la 
estufilla. 

Dejéle yo con su inocente faena, y tomando papel y pluma 20 
emborroné una misiva para Pastora : 

Paloma mía, — púsele con febril pulso y mal trazada letra — 
fuera de sazón me parece que vienen ahora esos repulgos y esas 
cavilaciones en que te engolfas. Has despachado al monigote de 
D. Víctor : has hecho muy bien ; pero no sueñes con rejas, ni con 25 
tocas, porque, óyeme, que de esta vez va de veras ; soy rico, opu- 
lento, apaleo el oro, nado en riquezas, no sé cómo te lo exprese, 
repita é inculque para que lo entiendas ; hoy mismo salgo á un 
viaje de algunos días, y á mi vuelta traigo conmigo los tesoros de 
las Indias, la plata de todo Méjico; con que, chiquilla, déjate de 30 
discurrir, van á realizarse mis proyectos, fantasías y castillos en el 
aire, que te hacían reir tanto ; llegaré y verásme poner á tus pies 
un montón de onzas, que mal año y mala pascua me dé Dios si no 
sube tan alto como el campanario de tu convento. 



TÓ2 



PASCUAL LÓPEZ 



Adiós, princesa ; no pienses en monjío, criatura ; podemos ser 
más felices que reyes. El matrimonio es un estado santo ; pre- 
gúntaselo á D. Nemesio, que no me dejará mentir. Hasta la 
vuelta ; te escribirá desde todas partes tu Pascual. 

5 A un mismo tiempo tendía yo á D. N.emesio esta carta, y 
alargábame él á mí la tacilla llena de la aromática bebida, y 
despidiendo suave vaho. Mientras yo bebía por compromiso 
el té, él concienzudamente se daba á leer mi epístola. Al 
terminarla, dejóla caer con desaliento en el regazo femenil 
10 que le formaban los pliegues de la sotana, y apoyando el 
codo en la mesilla, murmuró : 

— Sr. D. Pascual, no tengo inconveniente en dar á Pastora 
esta carta; pero quisiera que usted se fijase bien en lo que 
en ella se contiene. Habla usted de riquezas, de millones, 

15 de apalear oro ... y, vamos, yo creo que los malos ratos 
de estos días pueden haberle afectado . . . no, no lo eche 
á mala parte ; pero en fin . . . ahí hay cosas, que en Dios y 
en mi ánima . . . 

— Todo es verdad ; — afirmé muy grave, chupando los 
20 terrones de azúcar que, ensopados y á medio desleír, queda- 
ban en el fondo de la taza. 

— Podrá ser, pero no lo parece. 

— Yo se lo aseguro á usted . . . 

— Es tan inaudito el caso . . . 
25 — Pero no imposible. 

— ¡ Su alma en su palma ! Si Pastora me pide consejo, 
yo, como padre espiritual, debo dárselo sano ; y no se enfade, 
Pascualito ; tengo para mí que en durmiendo hoy, y tomando 
caldo de sustancias y té, escribirá con más cordura y razón. 

30 Estudie, trabaje ; Pastora le quiere bien. . . . 

Sin decir palabra, y con diligencia admirable, tras de haber 
mirado la hora que era, inclinóme y arrastré de debajo de la 
cama la maleta de cuero negro y bruñido á fuerza de uso, y 
sin cuidarme de s'acudir la costra de polvo inveterado que la 



PASCUAL LÓPEZ 



163 



cubría, comencé á embutirla y rellenarla sin orden ni con- 
cierto con las tres ó cuatro maltratadas camisas, los pañue- 
los, las botas de repuesto, las navajas de afeitar y demás 
prendas y trastos de mi mezquino guardarropa y ajuar espar- 
tano. Allí caían y se mezclaban heterogéneos objetos, con 5 
la propia confusión con que se barajaban en el seno del caos 
los elementos primarios de los mundos. 

— ¿ Qué hace ? — preguntóme D. Nemesio, que no cesaba 
de observar con azorados ojos mis idas y venidas y mi 
apresurada maniobra. 10 

— Ya lo ve usted : el hato, — contesté envolviendo en una 
chalina vieja unas cuantas cajetillas de papel y sepultándolas 
en las entrañas del maletín. 

— ¿ Pero se marcha usted ? 

— Sí, señor, ahora mismo. 1 5 

— i Pascual ! . . . ¡ Pascual ! Dios quiera . . . vamos, 
yo me entiendo. ¿Y á dónde bueno ? ¿ Se puede saber ? 

— A Madrid. 
— ¡ Jesús ! 

— Por la diligencia portuguesa, que sale ahora á las diez 20 
y media de la noche. 

— ¡ Señor ! . . . ¡ Señor ! ¡ Peste hay de marchar! ¡ Se 
va todo bicho viviente! Y esta fuga, ¿es para volver' con 
los millones ? 

— Cabalito. 25 

— Hijo — me insinuó D. Nemesio, incorporándose y 
llegándose á mí, con muestras y señales de enternecimiento 
y pujos de paternal afecto — hijo, piénselo: barrunto que 
camina usted, en alas de un desatinado afán y hacia una 
empresa huera y loca. Estos misterios, esta precipitación, 30 
esos montes y morenas que usted se promete . . . desde 
mil leguas trascienden á mirage y engañosa quimera de la 
fantasía. ¿ No quiere usted revelar cuál sea el fundamento 
de sus esperanzas ? / malum signum / Créame, deshaga el 



164 



PASCUAL LÓPEZ 



equipaje, y ahora cenaremos juntos, en paz y en gracia 
de Dios. 

— Convido á usted, — dije con fachenda, — á comer en 
mi compañía el día de mi vuelta, y le prometo que habrá 

5 pechuguitas de faisán y vino del de á cinco pesos botella. 
¡ Animo, Sr. D. Nemesio ! Usted verá quién es Pascual López. 

Mostró D. Nemesio en la expresión del semblante hallarse 
un tanto impresionado y movido por mi terquedad y afirma- 
ciones rotundas. Explicábame yo con tan gentil y seguro y 

io alegre ademán, que era irresistiblemente contagioso mi 
optimismo. De repente, en el momento de doblar con deli- 
cado esmero mi flamante gabán, estirando las mangas para 
evitar las arrugas, cruzó por mi mente un pensamiento, un 
recuerdo que me dejó helado y de una pieza. Introduje los 

15 dedos pulgar é índice en el bolsillo del chaleco, y extraje un 
doblón de á cinco, un peso isabelino y alguna calderilla. Era 
cuanto restaba del billete de cuatro mil. 

Páreme abrumado, sin movimiento ni voz, caída la cabeza 
y colgantes los brazos y trasudando de congoja. D. Nemesio 

20 me contemplaba, esperando sin duda á ver en qué quedaría 
aquello. Mas de improviso me fui derecho á él y retrocedió. 
Le así violentamente de la mano. Se hizo una pelota y se 
metió en un rincón. Medio á la fuerza le arranqué de allí. 

— Señor don Nemesio de mi vida, — grité con descompa- 
25 sado tono, — usted es bueno, usted es un santo, usted me 

salvará. Présteme usted sólo media onza : con ella espero 
llegar á Madrid. Me basta. 

Miróme D. Nemesio atónito, y soltando al cabo la risa. 

— ¡ Buen principio de semana, — exclamó, — cuando ahor- 
30 can el lunes ! ¡ Con que es usted el futuro millonario, el que 

apalea el oro, el que nada en riquezas ! ¡ Bien comenzamos, 
hombre ! 

— Yo le juro á usted que se la volveré doblada y zahu- 
mada. Antes de ocho días, le enviaré, si gusta, ochocientos 



PASCUAL LÓPEZ 



duros. Pero no me deje usted morir ahora de pena. Ven- 
gan por el cielo esos ciento sesenta reales. 

— Pascual, media onza supone mucho para este humilde 
capellán, que no quiere en su vejez vivir á expensas de nadie, 
aunque tiene excelentes amigos que se regocijarían ... 5 

— i Señor don Nemesio ! ¡ Será un favor que no olvidaré 
jamás ! Esa media oncita, mire usted, me saca del pantano. 
Con lo que tengo no me alcanza para el billete. 

Se nubló el rostro del excelente hombre. Vi claro que le 
afligía de un modo igual negarme el servicio ó perder sus 10 
ocho duros. Entonces me ocurrió un expediente. Cojí en 
mis brazos el gabán, como se coje á un niño chiquito, y lo 
deposité en manos de D. Nemesio. 

— Me ha costado veintiséis pesos hoy — dije — y siempre 
producirá diez. Autorizo á usted para que lo venda. 15 

— No, Dios mío, no lo decía yo por tanto — murmuró 
D. Nemesio algo colorado y confuso. — Nemesio Angulo 
experimenta placer singular en servir á sus amigos sin interés 
ni cálculo. Sólo que ya ve usted, yo no soy un potentado ; 

ni ahora ni nunca lo fui; la misita me mantiene, y procuro 20 
vivir con sobriedad. Pero al cabo le aprecio. Voy por la 
media onza. Le suplico, eso sí, que cuanto antes pueda . . . 
porque mis economías son tan escasas . . . 

— No, no la admito, si usted no recibe el gabán. 

— Bien, bien, lo cepillaré y cuidaré en ausencia de 25 
usted. ... Le pondré alcanfor para que no se apolille. . . . 

Salió D. Nemesio, y volvió trayéndome, envuelta en mil 
papelitos, media reluciente pelucona. Breves fueron mis 
aprestos de viaje. En la administración de diligencias vi, lo 
primero de todo, á D. Víctor de la Formoseda, muy embutido 30 
en su gabán y resguardado el rostro de la fría temperatura 
con un pasamontaña de pieles. No pude juzgar de la 
expresión más ó menos mohina de su rostro, porque sólo la 
nariz asomaba entre aquel atavío semi-eslavo. A un tiempo 



i66 



PASCUAL LÓPEZ 



mismo saltó él y se recostó en la berlina, y me encaramé yo 
al cupé trabajosamente. ¡ Jugarretas de la suerte caprichosa ! 
Ibase él calabaceado y á malgastar dinero, yo perferido y á 
granjearme un caudal ; y como para irritar mis ansias, todo 
5 el camino le vi bajarse en las estaciones, y comer y almorzar 
opíparamente, mientras yo engañaba el apetito con el pan y 
el queso que envueltos y atados en una servilleta me entre- 
gara al partir doña Verónica ; y en tanto que á mí me servían 
de incómodo asiento los duros bancos de los coches de ter- 
io cera, tendíase él muellemente en los cojines de un departa- 
mento de primera, dormitando al amor de los caloríferos. 

Yo pude vender mis diamantes en Oporto, ciudad donde 
es activísimo el tráfico de joyería, y donde una larga calle 
está formada sólo por tiendas de orífices. El comercio con 

15 el Brasil daría color al negocio de la venta de unas piedras 
en bruto. Mas no me ocurrió tan sencillo expediente, y 
pasando por Oporto sin detenerme, no paré hasta Madrid. 

Al sentar el pie en la coronada villa, donde á la sazón no 
existía quien se atreviese á usar corona, que aun las inofen- 

20 sivas heráldicas había suprimido el Gobierno revolucionario, 
víme en más que mediano apuro, por habérseme concluido 
el dinero totalmente, y no poseer ni aun unos céntimos para 
parodiar el alarde de Camoens cuando entró en su patria. 
Hallóme, pues, perdido por las calles de Madrid, en una 

25 bella y despejada mañana de invierno, sin blanca en el bol- 
sillo. El sol, claro, picante y alegre, á despecho de la esta- 
ción, rasgaba la ligera y vaporosa neblina matinal, cuyas 
gasas azules flotaban aún, encubriendo á medias la elegante 
perspectiva de los árboles de parques y paseos. Algún 

30 carruaje de lujo rodaba ya, cruzando desdeñoso al través de 
los pesados carros de vituallas y mudanzas. Por las puertas 
entreabiertas de las cocheras se veía á los criados de cuadra, 
en mangas de camisa, cepillando y brozando el arrogante 



PASCUAL LÓPEZ 



167 



tronco media sangre, ó bruñendo los lucios cascos del bayo 
trotón inglés. Los cafés solitarios convidaban, no obstante, 
á entrar, y en su dintel se recostaban los mozos, con blan- 
quísimo delantal, bien peinados, tendiendo su hocico inso- 
lente y pulcro, como si de mí v de mi apetito se burlasen. 5 
Los escaparates comenzaban á recibir, en artística agrupa- 
ción, su tentadora carga. Atraíanme las joyerías. Me 
detuve ante la de Ansorena, y contemplé largo rato, al través 
de los altos y diáfanos cristales, los estuches de raso cereza, 
de terciopelo azul, en que descansaban aderezos soberbios, 10 
sartas de iguales y gruesas perlas, un pájaro de rubíes y 
esmeraldas, con cola de airones de blanca pluma. 

Estuve á punto de entrar allí y arrojar sobre el mostrador' 
los diamantes del experimento, mas contúvome una idea : 
al lado de aquellas pedrerías talladas, engarzadas y resplan- 15 
decientes, lo que yo llevaba en la faltriquera se me antojó 
más opaco y feo que los adoquines del empedrado ; no me 
podía habituar al pensamiento de que mi tesoro fuese igual 
en calidad á los que ostentaba la vidriera de la joyería ; y al 
imaginar que acaso mi esperanza estribaba en unos guijarros 20 
sin valor, me temblaron las rodillas, y sentí un desfalleci- 
miento creciente. Al azar y sin objeto subí por una calle, 
que después supe ser la de la Montera ; y cerca ya de la 
graciosa fuente de la Red de San Luis, cuyo pilón y platillos 
adornaban colgantes agujas y carámbanos de hielo, vi una 25 
platería humilde y estrecha en cuya delantera, entre algunos 
brincos de oro y algunos corales, había cucharillas de sobre- 
dorada plata, pilillas de cáscara argentina, y tal cual dia- 
mante montado en sortija ó aretes. Penetré, ya resuelto á 
salir de angustiosas dudas. Inventé una historia, supuse un 30 
pariente muerto en el Brasil, y cuya herencia constituían 
aquellas piedrecillas. El platero dejó el periódico con que 
se solazaba, y calándose los lentes, examinó curioso el con- 
tenido de mi envoltorio. Sin pronunciar palabra pasó á la 



i68 



PASCUAL LÓPEZ 



trastienda, volviendo al cabo de pocos instantes. Traía las 
piedras en una balanza, que dejó sobre el mostrador. 

— Son diamantes en bruto — dijo. 

— ¿ Verdaderos ? — pregunté con ansia y aturdida 
5 indiscreción. 

— Ya lo creo. 

— ¿ Y valen ? . . . 

El platero tornó á mirarlos, á remirarlos ; equilibró la 
balanza, los fué tomando después entre los dedos uno por 
io uno. 

— Son — repitió — verdaderos, y tan puros y limpios, que 
es pedrería de primera. Tendrán facetas ricas y numerosas. 
¡ Qué claros ! 

— Y . . . ¿ qué valdrán ? ¿ qué valdrán ? — reiteré trémulo 
15 de gozo y henchido de fe en la ciencia. 

El traficante incrustó sus ojos en mi rostro, como para 
persuadirse de mi perfecta ignorancia é inexperiencia en 
materia de diamantes. Patente debió mostrarse mi incom- 
petencia en el asunto, porque el hombre puso satisfecho 
20 gesto. 

— Valen . . . valen bastante : no una suma fabulosa . . . 
pero ... El tamaño no es grande, y en diamantes, el 
tamaño es lo que importa. . . . Un tantico más de volumen 
hace subir el precio. . . . 

25 — En sustancia, ¿ que me da usted por ellos ? 

— Yo ... es decir . . . ¿ usted los vende ? 

— Sí señor. Ahora mismo. 

— Para mí no es negocio : hay que tallarlos, engastarlos, 
revenderlos. . . . Pero si usted no es exigente ... ¿Se 

30 contenta usted con media talega? 

¡ Diez mil reales para quien carece de un ochavo y siente 
los ásperos mordiscos del hambre ! No obstante, aunque 
me urgía tanto cerrar el trato y recoger el dinero, con todo, 
despertándose mi suspicacia del Norte, barrunté que aquel 



PASCUAL LÓPEZ 



169 



hombre especulaba con mi falta de conocimientos y con mi 
carencia de medios, y decidido á no dejarme cazar sin 
defensa, regateé desesperadamente hasta obtener los dieci- 
séis mil. Entregóme la mitad incontinenti y firmó un pagaré 
del resto, á plazo de tres días. 5 

No bien fui dueño de aquella cantidad, pensé en man- 
tenerme y alojarme. Al saltar en la estación del ferrocarril, 
oyera yo á D. Víctor de la Formoseda dar al cochero de un 
tres por ciento las señas de una fonda, señas que se queda- 
ron impresas en mi memoria. Acudí á igual medio ; ceceé 10 
al primer alquilón que vi parado, gritéle la propia orden, y 
con gran sorpresa mía, no bien hubo rodado como cinco 
pasos, abrió el auriga la portezuela y dijo : 

— Ya estamos. 

Era allí, en efecto, en la misma calle: la maliciosa sim- 15 
plicidad del cochero le hizo guardarse bien de advertírmelo. 
Halléme, pues, como en Santiago, viviendo bajo el techo que 
cobijaba al señorito de la Formoseda, circunstancia que, 
como verá el lector, influyó harto en mi destino. 

Es de advertir que el gallego, y aun no sé si todo provin- 20 
ciano que de improviso y por vez primera llega á la corte, 
experimenta una impresión de nostalgia y melancolía, una 
sensación de aislamiento penoso, que le mueve á procurar, 
por cuantos medios estén á su alcance, la sociedad y trato 
de los paisanos y compatricios que errantes andan por aquella 25 
liorna de Madrid. Dispersos los gallegos en espectáculos y 
calles, se buscan con no menor afán instintivo y mecánico 
del que muestran por reunirse los trozos de la cortada ser- 
piente. El gallego de levita arroja entonces miradas de 
simpatía y ternura á los zafios aguadores que por las esquinas 30 
tropieza abrumados bajo el peso de los enseres de su humilde 
oficio. Los que en Galicia eran indiferentes, enemigos quizá, 
se saludan en Madrid con cordialidad y júbilo. Con frui- 
ción inefable se dirigen una frase en dialecto, y la celebran 



PASCUAL LÓPEZ 



á carcajadas corno si hubiera sido el donaire mayor del 
mundo. Comparan los alimentos, el paisaje, el trato, y con- 
cluyen por echar de menos, mientras saborean trufas, las 
filloas y la borona, ó por maldecir del empedrado, que no 
5 tiene baches como el del pueblo natal. Puntualmente nos 
sucedió esto á mí y á D. Víctor. Al encontrarme él en la 
mesa redonda, viéndome á la vez con buen equipo ya, cosa 
que procuré en seguida, echó á un lado su altanería, reserva 
y tiesura, y me tendió la mano con cuanta amabilidad cupo 

10 en su engomada persona. 

Por mi parte correspondí á su cortés demostración, cedien- 
do al doble deseo que me bullía en el cuerpo, de hablar con 
una persona de mi país, y, principalmente, de mostrar al 
orgulloso señorito que Pascual López no era ya un quídam, 

15 y que podía competir con él en lujo, boato y esplendidez. 
Mal conocería el carácter de los gallegos quien los supusiera 
consagrados á amontonar sórdidamente ochavo sobre ochavo, 
por el avaro goce de la posesión. Si el gallego es capaz de 
ahorrar sin descanso toda su vida, éslo también de quemar 

20 sus economías en cohetes por deslumhrar una semana á su 
parroquia. Eso sí, es de rigor que los espectadores y admi- 
radores de su magnificencia sean aquellos mismos que le 
vieron partir descalzo y mísero á las Antillas ó á la América 
del Sur. Cuando el pobre mancebo barre en la Habana la 

25 tienda, y esconde en la hucha un real más, sueña con el día 
memorable en que ante toda su parentela luzca el reloj y la 
cadena y la sortija adquiridos á costa de tantos sudores, y 
pague á peso de oro la propiedad del predio por cuyos linde- 
ros llevó en su infancia las mansas vacas á merodear unas 

30 briznas de yerba. 

Yo, que sin mayor trabajo me hallaba con un capital regu- 
lar presente, y opulentísimas promesas para el porvenir, así 
á dos manos la coyuntura de aturdir, sobrepujar y dejar atrás 
al acaudalado señorito, cuyos gastos y refinamientos tantas 



PASCUAL LÓPEZ 



171 



veces me quitaron el sueño en Santiago. En este torneo y 
certamen de necedad no me iba en zaga el bueno de D. Víctor. 
Si juntos asistíamos al teatro Real, y me adelantaba yo á 
tomar los asientos, á la salida Formoseda me obligaba á 
cenar en la Iberia, y pagaba el Champagne y los helados. 5 
Al día siguiente convidábale yo á un almuerzo en la Perla, 
y por la tarde traía él un carruaje de alquiler de lujo, en que 
arrellanados como archipámpanos girábamos alrededor del 
obelisco de la Castellana, sin conocer alma viviente en aquel 
remolino de landos, clarens, berlinas y milores, dando quizás 10 
á alguna hija de la civilización asunto de maliciosa risa con 
nuestro aire semi-aburrido, semi-importante. 

Un incidente impensado vino á animar nuestra sosa cuan- 
to espléndida vida. Y fué que, como acertásemos una noche 
á entrar en un teatrillo de los de quinta clase, donde se re- 1 5 
presentaba un comedión de magia primitiva, con muchas 
trampas y alambres, mucho ángel parlanchín y mucho diablo 
vestido de colorado, parecióme reconocer en uno de dichos 
diablos, á pesar del diabólico arreo, la propia figura y geta 
del ganapán de Cipriano, aquel espejo y flor de los malos 20 
estudiantes ; no pudiendo caberme ya duda en ello, cuando 
vi que él, habiéndonos divisado en las primeras filas, nos 
hacía grandes señas, aspavientos y garatusas. Apenas cayó 
el telón y comenzó el entreacto, vino un acomodador á ro- 
garme le siguiese entre bastidores ; obedecíle, no sin llevar 25 
del brazo al inseparable D. Víctor. Cipriano, ataviado con 
su traje infernal, me recibió colgándose de mi cuello, con 
demostraciones de extraño regocijo, y presentóme á toda la 
gente de la carátula y la farándula, que nos hizo campechana 
y risueña acogida. Supe que el estudiante, siguiendo su 30 
aventurera vena y humor traviesísimo, se viniera de comparsa 
con los zarzueleros, en pos de la estela de su doña Leonor, 
que muy emperifollada, con disfraz de arcángel, alitas de 
cartón y bucles, por allí andaba dando vueltas. Desde aquel 



172 



PASCUAL LÓPEZ 



punto nos hallamos D. Víctor y yo altamente relacionados : 
frecuentamos las bambalinas, y no nos faltó quien nos riese 
las gracias y quien nos aleccionase en conocer el mapa del 
Madrid que se divierte. Eso sí : las saneadas rentas de la 
5 Formoseda y mi caudal diamantesco se iban en volandas, 
derritiéndose como la sal en el agua. 

Yo no sé por donde acertaba Cipriano con tanta socaliña. 
A D. Víctor lo embaucó quizá más fácilmente que á mí. 
Pude con tal ocasión convencerme de que bajo el aspecto 

10 rígido y el aire de juez recataba el pobre señorito de la For- 
moseda vivos afectos y pasiones, y persuadirme de que, fuese 
por ternura ó por orgullo, Pastora era un dolor que aún le 
lastimaba el corazón y que trataba de espantar y curar con 
heroicas medicinas que, á ser yo mejor cristiano y hombre 

15 de propósitos más dignos, no le hubiera puesto cerca, como 
por descuido lo hice. Veíale yo con cierto escozorcillo de 
conciencia olvidar su antiguo método y conducta, y jamás 
acerté á intentar sacarlo de la zanja. Mi vanidad no me 
consentía retroceder ni aturdirme cual D. Víctor ; gastaba lo 

20 mismo ó más que él, por no quedarme á la cola. Y ocurrió 
lo que tenía que ocurrir : un día registré mi cartera y halléla 
punto menos desalquilada que estaba cuando dejé á San- 
tiago. Casi al terminar yo mi recuento me trajo el camarero 
en una bandeja dos cartas. 



XII 

25 Cuando recapacito despacito en los acontecimientos de 
mi vida, nada me hiere y sorprende como lo flaco de mi 
voluntad y lo mudable y tornadizo de mis resoluciones. 
Soy una especie de camaleón moral, que trueca color á 
cada minuto. Amé á Pastora, aborrecí á D. Víctor de la 

30 Formoseda, y por la mayor y más necia de las debilidades, 
teniendo en mi poder el medio de acercarme al objeto 



PASCUAL LÓPEZ 



173 



amado, me quedé en compañía del objeto aborrecido. ¡ Qué 
metal tan endeble el de mi alma ! ¡ Qué estofa tan rompe- 
diza la de mi querer ! Dos meses había yo invertido en 
Madrid, dos meses y un capital ; y todo ello por el regalado 
gusto de mostrar á D. Víctor que si él se compraba un 5 
bastón por la mañana, podía yo alquilar un caballo por la 
tarde. 

Y es lo bueno que no miré frente á frente la situación 
hasta que, después de hallar escurrida mi bolsa, eché una 
ojeada á las dos cartas traídas por el camarero, y reconocí 10 
en el sobre de una, hecho de papel grueso y regado de 
arenillas, la letra chiquita y ceñida de Pastora. 

Abrí y leí, después del encabezado de costumbre : 

Mi apreciado Pascual : Por si no te acuerdas ya de quién soy 
yo, te diré que soy aquella Pastora que conociste en casa del 15 
canónigo D. Vicente Prado. Es regular que hayas perdi.do la 
memoria completamente en dos meses que hace que no das 
noticias tuyas. 

Puede ser que no obre bien, Pascual, en escribirte ahora, y que 
atente contra el sosiego de mi alma; pero no abrazaría con tran- 20 
quilidad resolución alguna para el porvenir, sin enterarme de 
todos los antecedentes para juzgar con completo conocimiento 
de causa. Tú dejaste á Santiago el día que yo entré en el con- 
vento, escribiéndome una carta en que me prometías volver cuanto 
antes, y riquísimo y millonario. No pude disuadirte porque ya 25 
estabas en camino cuando yo la recibí, ni contestarte á Madrid 
porque ignoraba á la sazón tus señas ; pero la Virgen sabe que lo 
que hoy te digo, quise decírtelo entonces. No sé qué riquezas 
son esas que vas á buscar, Pascual ; has ocultado tus planes, y el 
principio de tu fortuna fué pedir á D. Nemesio media onza, que 30 
no le haría poca falta. Pero sea cualquiera el fundamento de tu 
esperanza, te aseguro que lo que mal empieza, bien no puede 
acabar. Cuéntanme que estás en Madrid, que, en efecto, se te 
ve desplegar lujo, que andas hecho un príncipe, que convidas, 
y todo ello me da malísima espina ; y aún me la da peor el que ni 35 



174 



PASCUAL LÓPEZ 



dos letras me hayas puesto ; porque, á ser honrado tu proposito y 
recto tu fin, ¿cómo dejarías de noticiárselo á Pastora? . . . 

Te ruego por Dios, Pascual, que mires por donde andas. De 
mí no te dé pena, que El cuidará de consolarme. Afectos de 
5 D. Nemesio. Ya sabes te estima — Pastora. 

Tras de esta epístola, que claramente revelaba las tormen- 
tosas luchas de un corazón femenino, era admirable el laco- 
nismo de la otra. No encerraba más que estos renglones: 

Muy señor mío : Necesito que se presente Vd. en esta su casa 
io el jueves de la semana entrante, á la madrugada. 
Su affmo. s. s., — Félix O^Narr. 

Esta carta segunda me traía como de la mano la con- 
testación para la primera. Otra vuelta de manubrio, otro 
susto y otro caudal, que de esta vez sin remisión pondría 

15 á los gentiles pies de Pastora. Animo, y á ello. Calcule' 
el tiempo, y vi que saliendo de Madrid aquella noche misma, 
podía llegar á Santiago el miércoles. Despedíme de D. 
Víctor, quien me dio una lección, confesándome triste y 
cariacontecido que había usado con exceso del crédito que 

20 le abriera su padre, que éste se quejaba ya, y que su intento 
era retirarse á la Formoseda, á recobrar la perdida salud, 
y á conseguir la indulgencia, facilísima en verdad, del buen 
viejo. Nos separamos los mejores amigos del mundo (cosa 
que ciertamente no hubiera yo creído posible un año antes). 

25 ¡Tan seguro es que los hombres toman por verdadera anti- 
patía de ordinario, el amor propio no satisfecho, ó la vanidad 
mal contenta ! Algunas deudillas que en el último instante 
aparecieron, me forzaron á dejar en prenda cuantas galas, 
elegancias, y primores me había comprado, y emprendí el 

30 viaje con mi antiguo pergeño estudiantil. No me cuidé de 
dar un adiós á Cipriano, ni á sus ángeles y comparsas. 

Mi primer pensamiento, tan pronto como llegué á San- 
tiago, fué informarme de las horas de reja del convento de 



PASCUAL LÓPEZ 



Pastora, é impensadamente la hice llamar al locutorio por 
conducto de la tornera, sin decir mi nombre. La reja á 
que Pastora salió se conocía por reja alta, y era una pieza 
bastante lóbrega, dada de cal, con una ventana larga y 
angosta que escatimaba la luz del día, y algún cuadro ó 
estampa piadosa colgada por las desnudas paredes. En el 
fondo tenía la reja, que era doble, formando la más cercana 
al espectador, barrotes de hierro no muy juntos, por entre 
los cuales podía caber la mano, y la más lejana menuda 
rejilla que apenas consentía ver entera una facción de la 
religiosa interlocutora. Al lado de la reja estaba un torno 
chiquito, donde se ponían los objetos que se quería hacer 
llegar á poder de las monjas, ó que éstas mandaban fuera. 
Un banco de madera tosca, muy antiguo, era el único 
mueble del aposento. 

Permanecí de pie, aguardando la aparición de Pastora, 
cuya presencia me reveló al cabo suave roce de faldas y 
pisadas leves, que sólo á ella podían corresponder. Sin 
duda sus ojos, habituados á la luz crepuscular de aquel 
sitio, eran más perspicaces que los míos ; pues sin darme 
tiempo á que hablase, gritó: 

— ¡ Pascual ! 

— Yo mismo — respondí hiriendo con ambas manos los 
barrotes fríos y negros. — ¿Ya pensabas que no iba á volver 
nunca? 

— Cualquiera lo imaginaría. . . . Has vuelto de 
repente. . . . 

— Ea, pues ahora alégrate, que me tienes acá y nos casa- 
remos. Se acabaron las penas. 

Yo no podía ver bien el conjunto y la expresión del sem- 
blante de Pastora : sus formas se me aparecían vagas al 
través de la rejilla, que la cubría como un velo espeso. 
Sin embargo, se me figuró que sacudía melancólicamente 
la cabeza como en son de duda. 



176 



PASCUAL LÓPEZ 



— ¿A qué es tanto silencio? — exclamé yo, encajando el 
rostro por los barrotes. — ¿Hemos perdido las amistades, 
Pastorcilla? Estás hecha una estatua. Yo te diré por qué 
no te he escrito ; pero dígnese V. E. darme antes la bien- 

5 venida y ponerme carita de pascuas. Ya ves que emprendí 
el camino en cuanto recibí tu carta. 

— Otras razones habrás tenido para volverte — contestó 
Pastora, cuya perspicacia me dejó un instante mudo. Al 
fin pronuncié : 

10 — No te veo, quiero verte. Arrímate al torno. 

La sentí que se aproximaba, y haciendo yo girar las 
aspas del torno, quedó éste de manera que entre una de 
ellas y la pared dejase un claro de dos dedos. Vi casi á 
mi lado el semblante de Pastora. Estaba descolorido y, 

15 al acercarme yo, tiñóse con matices de grana. 

— Vamos á hablar clarito, Pascual — murmuró ella — 
contrastando lo enérgico de la expresión con lo apagado 
de la voz, que de propósito bajaba. 

— Di lo que gustes, paloma. 

20 — ¿ Estás dispuesto á contestar á mis preguntas ? 

— Empieza — repliqué sin comprometerme. 

— Voy á hacerte tres, seguidas, para que puedas 
reflexionar antes de contestarlas. 

— Pregunte, padre, ¿en el primer mandamiento? ... — 
25 dije como en chanza, llegándome cuanto pude al torno. 

— Hablo seria. Mis preguntas son cortas y categóricas. 
¿Tienes dinero? ¿Quién te lo ha dado? ¿Por qué medios 
lo ganaste ? 

Bajé los ojos perplejo y sin saber qué contestar. 
30 — ¿Lo ves ? — recalcó ella. — No puedes salir del paso. 

— Pues bien — exclamé decidido, prefiriéndolo todo á la 
fiscalización de los ojos de Pastora, que como punzones 
se hincaban en mi rostro á través de la rendija. — Dinero 
tuve ; espero tener mucho más ; en cuanto á revelar quién 



PASCUAL LÓPEZ 



177 



me lo proporciona, y cómo, es harina de otro costal. He 
jurado silencio. 

— Pues voy á decírtelo yo, yo — replicó Pastora cuyas 
miradas ardían y cuya voz era trémula. — Ese dinero lo has 
granjeado por caminos oscuros ; por sortilegios quizás ; por 5 
reprobadas vías ; no lo has obtenido á la faz del mundo, á 

la luz del sol; no es precio de tu trabajo, es salario de tu 
holgazanería y servilismo. ¡ Pascual, Pascual ! 

— ¿ Quién la habrá informado . . . cómo adivinaría ? — 
pensé yo, aturdido y confuso. 10 

— ¿ Estás ahí rumiando lo que me oyes ? — añadió Pas- 
tora, que parecía zahori, según fitaba en mi conciencia. — 
Pues nadie me ha contado de tí cosa alguna que yo creyese; 
dicen unos que eres un sabio, y que con libros que has 
escrito te enriqueciste ; otros, que til y un catedrático tenéis 15 
pacto con el diablo, y que allá en el Pico Sagro os descu- 
brió un tesoro . . . pero, hijo, Pastora, aunque no es sino 
una infeliz, conserva cabales las tres potencias del alma. 
No, esos son embustes y patrañas ; pero no es bueno lo 
que hay, cuando tú lo ocultas. Algún manejo tenebroso, 20 
alguna sociedad secreta de las que dice el tío que van 
contra la fe ... en fin, yo no aseguro que sea esto, ni 
aquello, ni lo otro ; pero, nadie me lo saca de aquí (y tocó 
con su dedito la frente), cosa como Dios manda, no la es, 
no la es. 25 

— A fe de Pascual, Pastora, puedo asegurarte, y jurár- 
telo si gustas, que no me he metido en ningún complot, ni 
en ninguna infamia. De veras que no. 

— El misterio hace sospechosas las cosas más sencillas. 
Las acciones del bueno deben aparecer claras — afirmó la 30 
sobrina del canónigo, sin sospechar que repetía, en forma 
menos correcta, un célebre aforismo de antiguo filósofo. 

— I Yo qué quieres que le haga ? El silencio era condi- 
ción precisa en este caso — respondí apurado ya. 



i 7 8 



PASCUAL LÓPEZ 



— Pues también es condición precisa, si me he de casar 
contigo, que sepa yo, y que sepa todo el orbe, de dónde 
viene la última corteza de pan que se ponga á la mesa. Si 
no, no pienses, Pascual, que deje yo estas rejas : aunque 

5 bien sabe Dios que te quiero. El Señor no me ha otorgado 
la gracia de olvidarte. 

Al decir esto, desapareció de la reja el pedazo de cara que 
estaba yo viendo. Oí un ruido cual de ahogados sollozos. 
Pastora no era llorona, antes muy risueña de condición, y 
10 me impresionó aquel arrebato de pena. 

— ¡ Pastora ! ¡ chiquilla ! ¡ Pastora ! — grité sacudiendo el 
torno. 

— ! Chist ! ¿qué ocurre ? — murmuró arrimándose de nuevo ; 
— y vi en efecto dos ó tres lágrimas suaves y presurosas, 

15 que rodaban por sus sofocadas mejillas. 

— Que no llores, mujer, por Dios; que no hay motivo 
alguno. Hoy es miércoles, ¿ no es eso ? Pues mañana á 
medio día, probablemente, podré descubrirte todo el secreto. 
¿ Te conformas ? Anda, ríete y dime que sí. 

20 Ella me miraba con empeño, como si quisiese escudriñar 
hasta donde llegaba la sinceridad y entereza de mi resolu- 
ción. Debió de parecerle de buen agüero mi rostro, pues 
al cabo se desanubló el suyo, y los ojos comenzaron á 
sonreirse antes aun que los labios ; y ya íbamos á trocar, 

25 de fijo, algunas amorosas ternezas, cuando se oyeron los 
dobles de la campana del convento. Había transcurrido 
la hora de reja, y me ausenté, con promesa de volver al 
siguiente día. 

Empleé aquella tarde en platicar con D. Nemesio Angulo, 
30 que mostró bien su pundonor y delicadeza no aludiendo, ni 
de soslayo siquiera, á su desventurada media onza; verdad 
es que tampoco me hizo entrega del gabán, ni yo cuidé de 
reclamárselo. Acribillóme á preguntas acerca de D. Víctor, 
cuyas travesuras y desarreglos le maravillaron en un joven 



PASCUAL LÓPEZ * 



179 



tan sensato y formal. Hablamos también de Pastora, y no 
me ocultó los combates que ésta sostenía entre su vocación, 
reanimada en el convento, y el cariño que me profesaba, no 
disminuido, antes acendrado, por la ausencia. Advirtióme, 
por supuesto, que estas confidencias no las hiciera Pastora 5 
al pie del confesonario, sino en familiar y no secreta con- 
versación, que de otro modo no le sería lícito á él indicar ni 
un ápice á persona de este mundo. Sin presumir yo de 
muy experto en conocer el corazón femenino, parecíame que 
aquellas gentiles lágrimas que á mi vista corrieran inclina- 10 
ban más que suficientemente el platillo de la. balanza hacia 
el lado del matrimonio. 

Poco dormí, y al amanecer acudí puntual á la cita de 
Onarro. La puerta estaba, como la otra vez, entornada, y 
la calle en tanta soledad y silencio, que no vi en toda ella 15 
alma viviente. El sabio me aguardaba en el descanso de la 
escalera ; destellaban de tal suerte sus pupilas, que parecían 
dos discos de acero pulimentado. Me condujo desde luego 
al laboratorio. 

— Me place — dijo — la puntualidad con que se ha pre- 20 
sentado usted á mis órdenes. ¿ Qué tal ? ¿ Ha vendido 
usted los diamantes ? 

— Señor D. Félix — contesté — es usted el mayor prodigio 
de ciencia que se ha visto en el universo, desde que hay 
estudios y libros y química. Es usted un hombre pasmoso, 25 
y le pido perdón humildemente por haber puesto en duda 
alguna vez el imperio que ejerce usted en la creación. 

— Adelante, adelante. ¿ Qué dijo el joyero de los dia- 
mantes ? 

— Que eran soberbios, magníficos, puros, que no los había 30 
encontrado en su vida más perfectos. 

El rostro de Onarro se iluminó. 

— Lo esperaba así — pronunció mirando á un punto del 
espacio, y como si yo no estuviese presente. — El rayo es un 



i8o 



*? PASCUAL LÓPEZ 



artífice consumado. Oiga Vd. — añadió volviéndose hacia 
mí. — No debo ocultarle que hoy el peligro es mayor y más 
inminente que en el anterior experimento. Hoy tenemos un 
cincuenta por ciento de probabilidades en contra. Es decir, 
5 que si la otra vez era verosímil que quedaríamos vivos, hoy es 
tan verosímil que salvemos como que muramos en la empresa. 

— ¡ Ay, Sr. D. Félix ! ¿ Y vamos á estar siempre así, con 
el alma en un hilo ? 

— No : tengo una idea que espero realizar, y que hará 
10 inofensiva para nosotros la descarga, en un tercer ensayo. 

Ganas me dieron de exclamar — " pues pasemos al tercer 
ensayo sin demora " ; — pero Onarro no era hombre que 
abriese paso á chanzonetas, y vi en la imponente gravedad 
de su exigua personilla que estaban más tendidos que nunca 
15 los resortes de su férrea voluntad. 

— Debo asimismo — prosiguió Onarro — advertir á usted, 
por más que á mansalva me sería fácil callármelo, que de 
esta vez puede ocurrir que el peligro se desequilibre, que 
usted perezca y que yo quede sano. 

20 Bajé la cabeza, y el sabio, después de meditar un segundo, 
añadió : 

— O que yo muera y sé salve usted. En el primer caso, 
deseo me informe de cuáles sean sus voluntades con respecto 
al inmenso caudal que, vivo ó difunto usted, es su propiedad 

25 legítima. ¿ Tiene usted herederos forzosos ? 

— Tengo padres — contesté con debilitada voz, porque el 
giro del diálogo no era lo más á propósito para infundirme 
esfuerzo. 

— Bien : sus padres de usted. ¿ No se propone usted 
30 hacer algún legado especial, alguna manda ? 

Pensé instantáneamente en Pastora, en D. Nemesio, en 
el mismo D. Vicente ; pero la serenidad infernal de aquel 
hombre de tal manera me conturbaba y robaba la necesaria 
resolución, que respondí medio tartamudeando : 



PASCUAL LÓPEZ 



181 



— Señor D. Félix, lo que yo me propongo, y pido, y 
solicito, es salir cuanto antes de este susto y trance amargo. 
Venía muy decidido cuando entré, y usted con esas adver- 
tencias me está poniendo carne de gallina. No quiero hacer 
disposiciones : contaba David su gente, y Dios echábale 5 
peste. Nada, nada. Si vivo, ya sabré en qué emplear los 
caudales ; si muero . . . allá usted . . . 

Miróme el profesor sonriendo, mitad con lástima y mitad 
con ironía, y sosegadamente repuso : 

— Puesto que usted no quiere dictarme sus voluntades, 10 
no llevará á mal que yo le indique las mías. 

— Sea todo por Dios, Sr. D. Félix — murmuré, cruzando 
resignadamente las manos. 

— Si perezco en el experimento, ordeno á usted que tome 
esa caja (y me señaló una de tosca madera, que se hallaba 15 
en el ángulo del laboratorio) y que la dirija á donde dice el 
rótulo. ¿Ve usted? Está bien claro: á la Academia de 
Ciencias de París. Como observo que los viajes no le arre- 
dran á usted y que los hace con bastante facilidad y fortuna, 
me dispensaría un señalado servicio si en persona llevase 20 
esa caja al lugar que, clarísimamente indicado, reza el 
letrero. Recuerde usted su juramento : me ha ofrecido no 
apropiarse ni un átomo de mi gloria : esa caja contiene las 
pruebas de mi hallazgo, el fruto y la demostración de mis 
investigaciones ; usted será mero depositario de tal tesoro. 25 
Prométalo usted de nuevo. 

— Lo prometo — contesté. — Pero Sr. D. Félix, Dios lo 
hará mejor: ¿ no le parece á usted ? Viviremos. 

— He previsto — replicó el hombre implacable — la con- 
tingencia de que pudiésemos morir ambos, que también es 30 
verosímil. He escrito á mi ilustre amigo . . . pero eso á 
usted no le importa. Lo que á usted concierne es, si sobre- 
vive, recoger la caja y conducirla á su destino, y aprovechar 

y disfrutar el diamante que produzca el experimento. 



182 



PASCUAL LÓPEZ 



Oía yo las instrucciones de Onarro como se oyen entre 
sueños los rumores de la calle que nos traen una percepción 
de la vida exterior, y no son sin embargo suficientes para 
llamarnos plenamente á ella. Dícese que los soldados, 
5 aunque en la primer batalla se espanten por ventura del 
silbido de los proyectiles, en las sucesivas se van familiari- 
zando con él de tal suerte, que ya no les causa ni leve con- 
tracción de nervios. Cuanto á mí, afirmo que la segunda 
hazaña me infundía más pánico que la anterior. El recuerdo 
10 de la conmoción sufrida paralizaba ya mi sangre ; amén de 
que la flema y precauciones de Onarro me impedían atur- 
dirme y me forzaban á considerar bajo todas sus fases el 
peligro. 

Así es que casi experimenté una sensación de alivio 

15 cuando el sabio, acercándose á la mesa y alzando el paño 
blanco que cubría, como siempre, la máquina, comenzó sus 
preparativos y arreglos previos. La forma de la máquina 
me pareció un poco modificada desde el primer ensayo. 
Figuróseme, no sé por qué, puesto que no me sería posible 

20 señalar en dónde residía la diferencia, que el terrible aparato 
era á la vez más sencillo y más poderoso. Onarro puso un 
gruesísimo trozo de carbón en la pila. 

Empuñé el manubrio como si empuñase una daga cuyo 
filo hubiera sido impregnado de ponzoña sutil. No cerré 

25 de esta vez los ojos: antes una involuntaria tensión me 
obligó á tenerlos abiertos de par en par, como dos arcos de 
puente. Entre sudores mortales oí el decisivo Fiat, Giró 
el manubrio y resonó una espantosa detonación. Vi al pro- 
fesor de pie, bañado en un rompimiento de luz sulfúrea ; 

30 un globo azulado de fuego volteaba con suavidad acari- 
ciando su frente, y este globo, con rapidez inexplicable, salió 
después por la estrecha ventana. Esta visión fué del todo 
momentánea para mí; por que como mi mano, movida sin 
duda por la fiebre, siguiese haciendo andar el manubrio, 



PASCUAL LÓPEZ 



1*3 



sentí de pronto que cesaban los fenómenos vitales. No sé 
cuánto tiempo permanecí en tal situación, pero al cabo 
alenté, recobrando el sentimiento intelectual de lo que me 
estaba sucediendo ; la razón y la memoria fueron lo primero 
que se despertó ; los sentidos, y en especial el nervio óptico, 5 
se hallaban aún de tal manera embargados, que mi cuerpo 
se me antojaba hecho de pedacitos esparcidos por puntos 
diversos del espacio ; mis piernas y mis brazos me parecían 
muy distantes del tronco. 

Cuando logré ya hacerme un tanto dueño de mi perso- 10 
nalidad, acerquéme á Onarro. Seguía inmóvil, derecho, 
con la mano en la pila. Al tocarle yo levemente cayó al 
suelo. Era cadáver. 

El espanto me paralizó un punto ante aquel muerto que 
no tenía herida, ni sangre, ni señal de violencia alguna. 15 
En el platillo de la pila brillaba un diamante enorme, 
enorme. ¡ Dónde quedaban el del rajá de Lahore, el 
Regente, la Montaña de Luz, cuyos tamaños me eran cono- v 
cidos por las reproducciones que en Madrid se exponían al 
público ! Aquel que ante mis fascinados ojos ostentaba 20 
su magnificencia, podía llamarse con justicia el rey de los 
diamantes del mundo. Tendí la mano temblorosa y cogí la 
piedra, como coge el ladrón el bien ajeno. En el instante 
advertí una ligera picazón en la garganta, y mis ojos se 
nublaron. Un tufo espeso y acre invadió el aposento. 25 
Distinguí un resplandor rojizo en el ángulo de la estancia. 
No cabía duda, estaba ardiendo la habitación ; alguna 
chispa del rayo comunicara el incendio. En mi terror 
ciego é instintivo, no pensé más que en la fuga, y abandoné 
el laboratorio, y corrí como un loco atravesando los salones 30 
desiertos y el triste patio. Por supuesto que no me acordé, 
ni por sueños, de la caja que contenía las pruebas del descu- 
brimiento de Onarro. Felizmente la calle se hallaba soli- 
taria como á la venida, y nadie pudo observar la palidez 



184 



PASCUAL LÓPEZ 



de mi rostro, el extravío de mi mirada, el temblor de mis 
miembros, el desorden de mi ropa y todos los acusadores 
indicios que podían hacer recaer sobre mí sospechas terri- 
bles de asesino y de incendiario. Fuíme á vagar por las 
5 áridas laderas del Monte Pedroso, y solo allí, cuando el 
silencio, el cielo gris y apacible, el airecillo fresco y picante 
me hubieron devuelto algo la calma, noté que el precioso 
diamante se hallaba fuertísimamente oprimido en el hueco 
de mi mano por las falanges de mis dedos. 

io Aquella tarde no se habló en Santiago más que del terrible 
suceso acaecido á la madrugada en la casa de Onarro. La 
población entera se iba como de romería á visitar el teatro 
del trágico acontecimiento. Decíase que el sabio, sin duda 
en alguno de sus peligrosos ensayos, había dejado prenderse 

15 fuego en su laboratorio, y que, impotente quizá para domi- 
nar el voraz elemento, pereciera entre las llamas. 

Hallándose la vieja criada en sus devociones y compras, 
y cayendo el laboratorio no á la calle sino al patio, el 
incendio creció sin ser advertido, encontrando fácil presa 

20 en la vieja tablazón y vigas, hasta que el humo y las lenguas 
de fuego que por las ventanas comenzaron á salir, y el estré- 
pito que produjo el techo del laboratorio al desplomarse, 
hubieron de despertar á la calle soñolienta y retirada de 
su honda quietud. Cundió la voz de alarma, inundóse de 

25 gente el sitio, y comenzaron á ponerse en práctica los 
medios acostumbrados en siniestros tales. Algo se pudo 
atajar, á fuerza de auxilios, el incendio ; pero la parte del 
edificio correspondiente al laboratorio había sido ya pasto 
de las llamas devoradoras. Entre los escombros se encon- 

30 traron trozos de bronce fundidos, barras de acero enne- 
grecidas y retuertas, despojos de la maravillosa máquina ; 
en cuanto al sabio, quedó de él un tronco carbonizado é 
informe. 



PASCUAL LÓPEZ 



I8 5 



No necesito añadir que las lenguas del vulgo tuvieron 
pábulo y campo en que esplayarse con tan trágica ocu- 
rrencia. Comentáronse á saciedad y fueron por largos meses 
comidilla de la multitud las causas del incendio del labora- 
torio. Sin saberlo anduvieron algunos de los habladores á 5 
dos dedos de la verdad, ó tropezaron con la verdad misma, 
asegurando que el fuego del cielo era el que había abrasado 
aquel lugar, tenebrosa cueva donde sin duda se entregaba 
Onarro á sombrías prácticas y maleficios infernales. Con 
estar yo tan perfectamente impuesto en los pormenores y 10 
circunstancias del drama misterioso que traía excitada la 
curiosidad del vecindario, confieso que á veces no dejaba 
de asaltarme vaga aprensión, cavilando allá en mi alma si 
el desenlace aterrador de la empresa de Onarro no sería 
castigo de su osada soberbia y de su empeño satánico de 15 
arrebatar á la naturaleza los arcanos que celosa y vigilante 
recata de los ojos atrevidos del hombre. 

La misma tarde de la agitada mañana, recobrados ya un 
tanto los espíritus, pero abrumado aún por las emociones 
magnas que sobre mí pasaron en tan breve tiempo, fui á la 20 
reja del convento, á la cual salió á recibirme Pastora. Des- 
pués de los preámbulos y explicaciones indispensables, y de 
ser interrumpido mil veces por las exclamaciones y pre- 
guntas de la sobrina del canónigo, logré ponerla al corriente 
de todo lo que entre Onarro y yo mediara, sin omitir circun- 25 
stancia ni detalle. Ya se sabía en el convento la tragedia 
ocurrida, y no fué pequeño el asombro de Pastora al com- 
prender la parte que yo había tomado en el terrible lance 
que arrancara hacía un momento á las religiosas no pocas 
Ave-Marías y Padre-Nuestros á Santa Bárbara, abogada de 30 
la centella y del rayo. Para confirmar mi narración, saqué 
del bolsillo el diamante portentoso, y lo coloqué en el torno, 
que, girando, se lo llevó á Pastora. ¡ Nunca aquel humilde 
torno de convento, groseramente pintado de azul y hecho 



\86 



PASCUAL LÓPEZ 



á sufrir el peso de alguna caja de mermelada ó de alguna 
libra de chocolate, imaginó ser momentáneo depositario de 
una suma incalculable de millones ! 

Pastora tomó la piedra y la consideró largo rato ; hecho 
5 lo cual, y dirigiéndose á mí, 

— Pascual, — me dijo, — por lo que veo, tu aturdimiento y 
el susto que te sobrecogió, aún dándote lugar para poner en 
salvo este tesoro, te vedaron cumplir la última voluntad del 
desdichado catedrático. 

10 — I Q u ¿ quieres ! — respondí impresionado por la exactitud 
de la observación ; — el cuarto ardía, sofocábame el humo, y 
atendí á salvar la vida. 

— Y el diamante, — contestó Pastora sin dejar de dar 
vueltas entre sus dedos á la soberbia piedra. 

1 5 — Pero, ya ves, el diamante era mío ; Onarro me lo había 
dado de antemano ; vale una fortuna imcomparable, que no 
se puede ni soñar ; ¿ querías que lo abandonase allí ? Vaya 
que eres rara de veras. No faltaría otra cosa. 

— Y i ese pobre hombre, ese señor tan sabio, que ha 
20 realizado un milagro casi, y que por tu apocamiento y tu 

falta de corazón se queda oscurecido para siempre, vuelto 
puñado de despreciada ceniza, después de sufrir muerte tan 
horrible ! 

— Mujer ... 

25 — Mira, yo no entiendo de esas cosas, ni sé cómo pueden 
llevarse á cabo esos prodigios, y todo ello me confunde y me 
aturde ; pero, Pascual, si yo hubiera inventado tai maravilla, 
me desesperaría y maldeciría del que me robase la reputa- 
ción, merecida con tanta justicia. 

30 — Pues, como ha de ser, no tiene remedio ; lo siento, 
pero conozco que D. Félix está ya en el otro mundo y ¿ qué 
servicio le podemos prestar ? le rezaremos, le haremos decir 
muchas misas, y le construiremos un nicho decente. Déjate 
por Dios de esos escrúpulos, Pastora, y considera que somos 



PASCUAL LÓPEZ 



I8 7 



dueños de un tesoro en la actualidad ; que vamos á vivir 
felicísimos, sí, felicísimos. Los deseos más caprichosos que 
puedas formar se cumplirán ; ese diamante vale millones ; 
¡ ea ! al agua penas, preparémonos á vernos hechos unos 
reyes. ¡ Verás qué existencia nos aguarda ! 5 

Decía yo esto procurando excitarme y excitar á Pastora con 
mis frases ; pero ella permanecía cabizbaja, abatida más bien. 

— Pascual — murmuró sin alzar la frente — tu dices que 
me quieres muchísimo. ¿ Verdad que me quieres ? 

— ¿ Quién lo duda, Pastorcilla ? con toda mi alma. 10 

— Tú me aseguraste mil veces que yo era lo que más 
estimabas en el mundo. 

— Y lo repito. 

— ¿ Tú no te metiste en estos berengenales de experi- 
mentos, sino por la esperanza de casarte conmigo y de 15 
hacerme muy dichosa con sedas, lujo y bienestar ? 

— Cabalmente. 

— ¡ Ajajá ! — exclamó la niña batiendo palmas, con uno 
de aquellos ímpetus de alegría que mostraba á veces. — Pues 
ahora voy á saber si mientes, Pascualito. ¿ Eres capaz de 20 
regalarme este diamante, es decir, este caudal ? 

Dudé un instante ; pero después creí comprender el 
intento de Pastora. Quería ella ser la dueña de nuestra 
futura riqueza, sin duda para que no pudiese nunca yo 
tenerla en menos cuando fuese mi esposa, ó bien para 25 
poder á su sabor gastar y triunfar con mis pesetas. Ya 
entendí después lo temerario de mi juicio ; pero las perso- 
nas vulgares rara vez toman en cuenta los móviles elevados 
que pueden dictar las ajenas acciones. 

Respondí, haciendo del generoso y del magnánimo : 30 

— Te lo regalo. 

— ¿ Pero para mí ? ¿ para mí sola ? ¿ soy dueña de él ? 
Pensé en que marido y mujer son una carne misma, y 

pronuncié : 



i88 



PASCUAL LÓPEZ 



— Dueña absoluta. 

Lanzó un grito de infantil placer, y abandonó corriendo 
el locutorio. Tardaba en volver, y yo no entendía aquella 
repentina fuga. Al cabo reapareció en la reja, encendida 
5 como si se hubiese agitado mucho, con el pelo algo desa- 
liñado, y los ojos brillantes. Reía, y su risa era semejante 
á una cascada de gotas de agua, ó como el canto de un 
pájaro refugiado en aquel sitio sombrío. 

— ¡Pascual, Pascual! — gritó sin dejar de reir. — ¡Ya 
10 estás libre, ya estamos libres de ese tesoro del infierno, que 

era precio de la vida de un hombre ! 

— ¿ Qué estás diciendo ? — prorrumpí enloquecido, y mis 
puños sacudían la reja, sin considerar que me arañaba y 
ensangrentaba la piel. 

15 — Ya no hay diamante. 

— El diamante ... ¡ Qué has hecho del diamante ! 

— Lo he echado al pozo de la huerta, Pascual. ¡ El pozo 
es tan profundo ! Y tiene unos desaguaderos que no se 
sabe adonde llegan ; por allí se deben arrojar las cosas que 

20 no queremos encontrar ya nunca en el curso de la vida. 

— ¡ Mi diamante ! . . . ¡Mi tesoro ! — rugí yo frenético. 

— Calla, insensato — exclamó Pastora, que se puso de 
color de cera al ver mis arrebatados extremos. — No escan- 
dalices esta casa de Dios. 

25 — ¡ Mejor, mejor ! ¡ Quiero mi diamante, mi fortuna ! 

— Pero, 1 no deseabas la fortuna por mí ? ¿ No me lo has 
dicho ? Pues bien ; esa fortuna yo la reniego, la rechazo, 
me horroriza ; seré tu mujer, trabajarás, nos mantendremos 
con pan negro, y Dios vendrá en nuestra ayuda. ¡ Soy tuya, 

30 me entrego á cambio de aquel talismán de maldición, que el 
diablo te puso en las manos ! 

— ¡ Déjame en paz, y púdrete en tu convento ! — repliqué 
sin saber lo que pronunciaba y sin experimentar más que la 
angustia material de la codicia y el delirio de mis ansias 



PASCUAL LÓPEZ 



189 



de riqueza. — Lo que yo quiero es que me devuelvas mi 
diamante, ó si no . . . arrancaré esta reja, pegaré fuego al 
convento por los cuatro costados. Es un robo lo que has 
hecho ; la piedra era mía, mía, la reclamo, la exijo, ¿ oyes ? 
¡ Malditas sean estas barras, y este sitio, y tu necedad, y tu 5 
engaño, y mi confianza ! Pastora, Pastora, ¿ no me entien- 
des ? i El diamante ! 

Era tal mi exaltación y rabia, que trascurrieron algunos 
minutos antes que me diese cuenta de que me hallaba 
enteramente solo y de que estaba increpando á las pare- 10 
des, porque Pastora había salido, sin ser de mí sentida, del 
locutorio. 

No quiero narrar los excesos á que me condujeron ira y 
cólera, y el sentimiento de la pérdida del tesoro. ¿ A qué 
descubrir en toda su extensión la flaqueza de mi espíritu y 15 
la mezquindad de mi carácter ? Cosas son estas mejores 
para calladas que para referidas, porque el mundo falaz 
arroja flores y poesía sobre la tumba de los pocos que de 
amor y malograda ternura sucumben, y sonrie y pisa desde- 
ñoso la de los muchos que en nuestras metalizadas socie- 20 
dades fallecen de hipocondría engendrada por las escaseces 
y contrariedades pecuniarias. De suerte que omito el relato 
de mis pesares, que á nadie interesarían, ni aun á los más 
capaces de sentirlos por cuenta propia. 

Cuando aplacada un poco la desesperación, retoñó en 25 
mí el antiguo amor que me inspirara la linda sobrina del 
canónigo, causa no inocente de mis amarguras, me llegué á 
la reja ; pero fui despedido con la respuesta de que Pastora 
había tomado el velo, y que durante el año de noviciado no 
quería hablar ni ver á nadie. 30 

Desahogué mi aflicción en el benévolo y amigo seno de 
D. Nemesio, y habiendo convenido ambos en que tal vez 
Pastora valiese tanto como el diamante incomparable cuya 
posesión habían de disputarse los soberanos del mundo, el 



190 



PASCUAL LÓPEZ 



excelente clérigo se allanó á servirme de intercesor y á 
impetrar de Pastora que me concediese una entrevista, 
siempre que en ello no peligrase la salud de su alma. Pero 
no alcanzó la influencia de D. Nemesio cosa alguna, y, al 
5 contrario, hasta creí observar que se arrepentía de haber 
cedido á su natural complaciente al interceder con Pastora 
por mí. 

No quiero echar en olvido una circunstancia que atañe al 
suceso trágico del laboratorio. Pocas semanas después de 

10 la muerte de Onarro, llegó á Santiago un individuo que, en 
su pronunciación dificultosa, su largo redingote y abollado 
sombrero, su pelo lacio y casi blanco de puro rubio, daba 
muestras evidentes de extranjería. En efecto, se averiguó 
que era un doctor alemán, de un nombre difícil y enrevesado 

15 que no sé escribir. Este personaje, serióte, pero no despro- 
visto de afabilidad, y que yo sospeché al punto ser aquel 
ilustre amigo á quien Onarro casualmente me dijo que había 
escrito, se instaló con toda cachaza en el medio ardido 
caserón de Onarro, y se pasó un mes removiendo los fríos 

20 escombros del antes laboratorio. Al mismo tiempo empren- 
dió una serie de investigaciones encaminadas á precisar las 
mínimas circunstancias de la catástrofe. Se dirigió á las 
autoridades, que le hicieron poco caso, y al pueblo, que le 
contó mil desatinos y consejas. El bueno del doctor insistía 

25 y se deshacía en repetir que Onarro cuando murió no estaba 
solo ; que por fuerza le acompañaba otra persona, y que 
había que buscarla para que diera luz en tan oscuro asunto. 
Rióse el público unánime de la pesadez y flema de aquel 
personaje, y sobre todo de su paleto, de la caja de instru- 

30 mentos geológicos que llevaba terciada siempre, y del 
poquísimo chiste, garbo y soltura que le distinguían. Él, 
sin embargo, se mostró satisfecho de ver los monumentos 
característicos de Santiago, y manifestó pena cuando, per- 
suadido de lo infructuoso de sus pesquisas, tuvo que incrustar 



PASCUAL LÓPEZ 



IQI 



de nuevo su desairada persona en la diligencia. El único 
resultado de la visita de aquel ente á nuestro país será 
acaso algún libro atestado de curiosas noticias y eruditas 
impresiones de viaje. 



FIN. 



NOTES 



Page 1. Line 1. For the subj. venga see my Spanish Grammar 
(cited as Gr.) § 709 a. — de esta verdadera cuanto inverosímil historia, 
ofthis story, as true as [it is] improbable ; but reconstruct thus : de esta 
verdadera historia, por más inverosímil que parezca. 

1 4 hube de dejar, / carne to leave. See haber in Vocab. 

1 6 pude revelar, / could have disclosed. Our modal verbs being 
defective, the accompanying inf. must often supply the idea of past 
time contained in the Spanish principal verb. See deber and poder in 
Vocab. 

1 7 médicas = para la medicina, or, para el estudio de la medi- 
cina. It will be observed that the writer often employs an adjective 
for an adjunct. See estudiantil, invernal, etc., etc. 

1 8 una mañanica, early one morning, or, one bright morning. 
Study well the delicate forcé of the Diminutives and Augmentatives 
with which the text swarms ; otherwise, much of the rich aroma of 
Spain's wonderful popular language will be lost to the reader. See 
Gr. pp. 382-392, where the whole subject is fully explained. 

1 10 más espigado — pedían, tall for my age — literally, taller than 
my years called for. 

1 18 á fuer de, according to tlieir privilege as, by virtue of their being, 
then sinvply, as (well-to-do farmers). The Román Forum, where the 
law was made and administered for more than a thousand years, 
bequeathed to the Romance nations its ñame (foro, fiero, for, fur) in 
the sense of code, law, right, privilege, substituting in its place the 
Greek word platea (plaza, piazza, praca, place). Thus, the Gothic 
Code, which practically ruled Spain till the XII Ith century, was called 
Forum Iudicum, the Fuero fuzgo, or Magistrates' Code, and even to-day 
the French phrase *' au fur et á mesure " signifies according to right and 
measure, then, in proportion as. 

2 1 bodas de Camacho (Don Quijote, II, chap. xx), properly wed- 
ding festivities ; but here feasts, good things. — que atrás dejara, which 
I had left behind me. Note this survival of the simple pluperfect indic, 
common enough now, and constant in the oíd language prior to the 
XVth century. Gr. § 702. 

193 



194 



PASCUAL LÓPEZ 



2 3 sin pensar en mojigangas — Universidades, without giving a 
thonght to Univer sities and their tomfooleries. The word mojiganga 
(in the oíd orthography moxiganga 1 ) is the Germán 9ttüf$tggünger, 
idler, and must have been imported into Spain (by students?) during 
the domination of the House of Austria (i 516-1700). We first find 
the term in Stevens (1706), in the natural transition from lazybones to 
merry-andrew, mountebank, while, a quarter of a century later, Padre 
Isla employs it in the sense of a college masquerade at Salamanca, in 
which the students move about in procession with head-gear resembling 
birds and animáis of all kinds. Estudios is an archaism for colegio 
and Universidad. See Philip ITs Digest, Alcalá, 1567, passim. 
Henee omit it here, for the two words are practically synonyms — 
the one quaint and the other modern. 

2 4 decía para mi sayo, / said to myselfi We have in Eng. the 
phrase " to laugh in one's sleeve," and in Fr. "parler á sa cravate " ; 
so here "to say to one's tunic." The Sp. sayo (L. sagurri) is the 
ancient rustic blouse or smock-frock, made of coarse material, even as 
in Columella's time (agrestium vestís et pauperioruni). See also coleto 
23 1 and capote 91 22. 

2 5 ¡ quién te cogiera allá ! dorft I wish I were there now ! See 
also JV. 30 11. Quién here means oh that, would that ! In 1588 a 
Spaniard wrote : Oh quien, si plugiese á Dios, ya viese este dia ! 
Oh that I might Uve to behold that day, an it should so please God 7 

2 7 ¡ viérame yo buscando . . . ! would rít I like to be hunting 
for . . . 

2 10 antruejo, the L. introitus, with the metathesis of it — introtiu-m 
(antrocho), antruejo, entruejo — the three days of Carnival, "introduc- 
tion " to Lent, a term still heard among the peasants even in Oíd 
Castile ; in Galicia it is also used (as here) to signify a figure dressed up 
fantastically for such occasions. Cuveiro-Piñol simply gives it " el de 
mala facha " (Dice . Gallego, p. 109). 

2 19 muerta — parroquia, shot among the corn by our parish priest. 
Matar á perdigonazos, to kill with discharges of bird-shot (Gr. p. 390, 
Rem. 1). — Maíz, pl. maíces, Indian corn, our " corn," was introduced 

1 It is to be remembered that the Sp. x was always pronounced sh (Arab. influence 
on Lat. s, ss, x), up to about the time of Doergangk's Gram., 1614. Henee " Don 
Quixote " was at first written Kishbt in England, always Quichotte in French, a,id 
Chisciotte in Italian. So the algebraic X is the oíd Sp. abbreviation (x) of the Avab. 
sháy (xáy) = aliqu¿d. See Grammars by Lebrixa 1492; Pedro de Alcalá 1505 ¡ Del 
Corro 1586; Percivale 1591. In all these x equals the Hebrew Arab. K^jü, 
Eng. sk, Fr. ch. 



NOTES 



195 



from America, and is raised everywhere in Galicia and Asturias, not for 
eating as sweet corn, but to be dried, ground, and made into the poor 
bread called brona, borona or broa (Brod) ; Basque artoa (pan de 
bellotas — not pan de maíz as Fita-Guerra think in Viaje á Santiago, 
p. 59). See Dice . Gall ., p. 45. 

2 23 á la luz . . . better, á la luz mortecina del candil, by the dull 
light of the Spanish lamp. This — the Arab. kandíl — -is a boat-shaped 
vessel, with a well fitted in it containing the oil and the wick, the latter 
emerging at the nozzle. The whole is carried or suspended by a rod 
with a hook in the top. The Egyptian kandíl described by Lañe 
(Modern Egyptians) is the Spanish mariposa, in which the wick floats. 

2 26 romería {romero, a palmer, pilgrim, from Roma), any religious 
pilgrimage, whether to Rome, Santiago, Lourdes, or other sacred shrine ; 
then, as here, a procession in honor of the local patrón saint, or to the 
ermita of some neighboring recluse. These ermitas are small chapel- 
like buildings perched on the summit of a hill, not too far from a 
prosperous village. 

3 4 de alguna — casa solar, of some abandoned mansión with a 
proud coat-of-arms, the ancestral seat of a noble family. 

3 6 tapias, walls. This Arabic word signifies the external walls of 
a building (when of tapia), and the dead walls of a street, garden, or 
estáte, usually made of a mixture of earth and lime. (See Dozy, 
Supplément aux Dict s . Arabes, s. v.). — paseos: the general term for 
the public promenade established in every Spanish city, called also the 
Alameda, and in some towns la Glorieta. In Madrid it is el Salón del 
Prado, with its continuations Recoletos and la Castellana on the north 
(171 9) ; also el Parque, in what was formerly el Buen Retiro. In 
Santiago de Galicia it is el Campo de Santa Susana, by the Herradura 
or Celtic tumulus {N. 85 2). Henee the phrases : dar un p., to take a 
walk ; pasearse por las calles — los campos, to take a stroll in the 
streets — the fields ; salir á paseo, to go for a drive — a stroll ; idos á p., 
go about your business, be gone ! 

3 11 la Jerusalem de Occidente : Santiago was so called, not only 
because it shared with Rome the devotion of Christian pilgrimage, but 
because of the peculiar character of St. James, the Apostle of our Lord, 
and the patron-saint of the Spains. See the extremely interesting Recuer- 
dos de un Viaje á Santiago de Galicia, by Padre Fita and Sr. A. Guerra 
y Orbe, Madrid, 1880 ; also Morales, Coránica General de España, vol. 
iv (ed. 1791), pp. 339-396. 

3 16 Quintana de Muertos, Esplanade of the Dead, an elevated 
quadrangle, handsomely paved, on one side of the Cathedral. It is so 



PASCUAL LÓPEZ 



called because it occupies the site of an ancient cemetery for the canons 
of the Metropolitan Church. It leads down by a flight of stone steps 
to the Square of the Silversmiths — la Platería (46 34). 

3 23 Aquí venía — recordar, here (at this point) it seems appropriate 
to cali to mind ; venía, quaint for viene, Gr. § 697 e. 

3 25 bizantino Apóstol : Byzantine (of Constantinople) ; here used 
perhaps in its broadest sense of Oriental, or because of the style 
of the s tatué. See píate in F.G., Viaje á Santiago. 

3 29 un arzobispo — Forma : the Orne Santo ref erred to in this pas- 
sage was D. Suero Gómez de Toledo, archbishop of Santiago, assassin- 
ated by order of Peter the Cruel in 1366. See the whole account in the 
Teatro de las Iglesias de Castilla, etc. by González de Ávila (1, 1645, 
pp. 70-71). At the same time the deán, D. Per Álvarez, perished ante 
el altar, says the ancient Chronicle of D. Pedro. This fact, that the 
deán so perished, probably attached the popular tradition to the prelate 
himself, which is an error. Mme. P. B. confuses the two. 

3 31 Pero así — China, but I cared no more for legends than I do 
for what is now going on in China (or, in the moon). So 28 5. 

4 2 que iluminaba — sebo, lighted up by the sickly glow of a tallow 
candle : the subject follows as in the French construction with que in 
the acc. case. This is not to be imitated, for the Sp. pronoun is 
invariable, i.e. does not show case, being the same in the nom. as in the 
obj. Read : alumbrada por la d. c. etc. See 28 27 ; 29 23. 

4 9 serenos, men whose usual cry, in the cloudless parts of Spain, 
is " all clear" {serenó), although in Galicia the commonest refrain is 
lloviendo — I mean the night watchmen, who, armed with a long pike 
{chuzó) and a lantern {farolillo), walk the streets from ten o'clock, 
chanting the hours in mournful strain, as the muezzin chants the cali 
to prayer. 

4 10 escandalizándose — diez, vexed because he was out at ten 
óclock at night. How does pisar el arroyo come to signify to be out 
at night, literally, to walk the arroyo ? By a reference to the Laza- 
rillo de Tormes, a picaresque novel of 1554, it will be seen (chap. i) 
that arroyo, aside from brook, means the middle of the street, which, 
depressed so as to serve as a drain or gutter for the water to pass off 
in rainy weather, furnished ordinarily a safe roadway for the belated 
passenger at an hour when the street-corners often concealed prowlers, 
or when the disasters of the " agua va " were more imminent stilí. 
(See Gil Blas, book 2, chap. vii, for an example.) Henee the time 
(night) is involved in the phrase, since the arroyo would not be 
used by day for such purposes. 



NOTES 



197 



4 14 hacían novillos — Apolo, abandoned Minerva (school) to 
pay court to Apollo (the theatre). Sport with bullocks {novillos) is a 
favorite pastime with boys in winter, the genuine bull fights being con- 
fined to late spring and early autumn. On such occasions all rush into 
the arena, unarmed, to enjoy a rough-and-tumble with the poor brutes, 
who, overwhelmed by numbers and cries, are more frightened than 
dangerous. Henee, hacer novillos, to bait bullocks, comes to mean, to 
play truant. See Los Esp. Pintados Por Sí Mismos, 1851, p. 101. 

4 26 carrik : a word derived from the ñame of the English actor 
Garrick, who died in 1779; it was a great coat with several capes, 
formerly fashionable, but now limited to coachmen. 

4 34 por aquellas amenidades — Sapos, in those pleasant suburbs 
about Santa Susanna and the toad stream. Por denotes indefinite move- 
ment over a certain space — here in the Alameda and along the rivulet 
Saréla. Both this strearn and the Sar, on the other side of the town, are 
playfully called by the natives Rios de los Sapos, toad streams. 

5 4 los perros grandes y chicos : as we explained twenty years 
ago in our Spanish Peadings, these big and little dogs are copper coins, 
worth about two cents and one cent (10 and 5 centimes) respectively, 
issued in 1870 under the Regency of Serrano (Duke de la Torre), with 
the Lion of Spain so meanly drawn as to occasion the popular epithet. 

5 17 palacio : the Spaniards in every-day language are very fond of 
these antiphrases whereby they mean the very opposite of what they 
say, as when we cali a tall boy a dwarf ; so here, " palace " signifies a 
hovel, a den. See again 12 7. 

5 20 eran los que tardaban en, represented the time it took to (drive). 

5 28 los gallegos ponemos en p., we Galicians practise. Gr. § 189. 

5 32 Allí era — hasta poder, that was the time whe7i {then it was) 
we heard one another^s lessons, forming them into a kind of mosaic in our 
memories, till we could etc. 

6l el proponer — curso, the resolve to be more industrious nex' 
term — so render the noun as an adj. 

6 5 Dispuesto á consentir — saber, incline d to allow carts and 
drays to pass over the narrow path of wisdom, i.e. to turn a deaf ear lo 
our defective performances. 

6 26 teniendo — mano, with a " petit verre " of . . . before me, and 
holding with hesitating grasp the . . . 

6 29 The two principal streets of Santiago are the Rúa del Villar 
and the Rúa Nueva, which run parallel to each other from the Plaza 
del Toral towards the Cathedral. The former has arcades, like the rué 
de Rivoli, Paris. The Preguntoiro (3o) is situated in what may be called 



PASCUAL LÓPEZ 



the upper town, where also the University stands, with the statue of 
Minerva before it. N. 4 14. 

6 32 aquel entrarse — despabilados, that abrupt invasión of a 
hall, even if not a vulgar affair fitted up with Spanish lamps, ai least 
one in which the French wall-lights are badly trimmed. The quinqué 
(Fr. quinquet) is a tin Argand lamp with high back, perforated at the 
top for hanging against the wall, used for shops, public halls, and 
corridors. 

7 2 en que la gente — manos, in which town and gown come to blows. 
7 7 requiebros, passing or street conipliments. In most parts of 

Spain, especially in Andalusia, when a pretty girl passes you in the 
street, it is quite proper to drop her an appreciative remark, such as 
" ¡ ay, qué linda eres ! " " ¡ Dios te bendiga, hermosa ! " etc. In Galicia 
and the North generally, this custom is more confined to the exit from 
churches, in so far as I ha ve observed. 

7 n cuchara y tenedor : the badge of a student in the oíd days, 
when the poorer sort lived in commons or on the bounty of the great. 
The " fork and spoon crossed " were worn on the crown of the hat in 
front. See V. de la Fuente : Hist. de las Universidades de España. 

8 3 Fúcares : the Sp. mode of writing the ñame Fuggers, the 
great Augsburg banking-house that flourished from the X Vth and XVIth 
centuries and was of special service to the Emperor Charles the Fifth 
(1500-1558) and to Spain. Transíate: and had the local reputation of 
being as rich as the Fuggers of oíd. Quevedo wrote : Sin duda me ha 
juzgado por un Fúcar. — no podían — manta : signifies that they could 
not support any extra expense without inconvenience. 

9 5 libertad de enseñanza : proclaimed by the Revolution of 
September, 1868, and the Constitution of 1869. " Pascual López'' was 
first published in 1879 — henee the recientemente. 

9 25 debíamos hallarnos, we ought to have been. See N. 1 6 and 
Gr. § 389 a. 

10 12 jugábamos — hora, we had becn playing cards for quite 
an hour. Gr. §§ 596, 706 /. 

10 20 convidado de piedra: the "Guest in Stone" an appari- 
tion in the Spanish legend of Don Juan Tenorio, first represented by 
Tirso de Molina in his drama entitled El Burlador de Sevilla, by Moliere 
in his Festín de Fierre, and by Zorrilla in D. Juan T., 1844. .V. 29 20. 

10 31 Beso á ustedes la mano, / kiss your hand, i.e. / salute you - 
said only to a man or men ; to women the phrase is : á los pies de usted 
{ustedes), señora {señoras). The word usted is always stated to be the 
contraction of vuestra merced ; but it is, in fact, the pronunciation of 



NOTES 



the abbreviation of vuestra merced {v ced , or u ced as we write now), 
formerly pronounced utsed, then, by metathesis, usted. See Usía and 
V. E. in the Vocab. Lope de Vega, Obras, 1860, IV, p. 564, says : 
"Oye! uced padece yerro"; and Gerónimo Cáncer (1637): "A 
bauticarse, señores, Bayanse ucedes llegando" — Orig. MS. in Morel 
Fatio's Espagne, p. 632. The lowly generally pronounce : osté, vosté, 
digasté {diga usted), oigasté {oiga u.), misté (mire ti.), as may be heard 
any day in street brawls in the barrios bajos of Madrid. See pp. 2 and 
309 of the EE. PP. already cited (N. 4 14), an excellent work, by the best 
vvriters, for studying the language of the picturesque classes of Spain. 
Add also Estébanez Calderón, Escenas Andaluzas, 1847. 

11 14 los normandos : the Normans or Northmen attacked the 
coast of Galicia in the year 844, again in 859-860, and the third time in 
969-971, which is the invasión referred to in the text. In this the bishop 
of Santiago, Sisenando, fought against them, and, he having been killed, 
his successor Rudesindo. About the same date Gondsalvo, bishop of 
Mondoñedo, repulsed the common foe from that part of the coast. See 
Dozy's Recherches s. V Hist. de V Esp. au Moyen Age, 188 1, vol. II. 

11 18 fray Luís de León. Friar Luis (1 527-1 591), one of the 
greatest poets Spain ever produced, suffered five years of reclusión in 
the prisons of the Inquisition at Valladolid for his translation of 
Solomon's Song. The sentiment alluded to in the text is found in 
some verses written by him in 1576 on the prison walls : 

Aquí la envidia y mentira 
Me tuvieron encerrado ; 
Dichoso el humilde estado 
Del sabio que se retira 
De aqueste mundo malvado ; 

Y con pobre mesa y casa, 
En el campo deleitoso, 
Con solo Dios se compasa, 

Y á solas su vida pasa, 
Ni envidiado ni envidioso. 

Hither envy and deception 

Brought me, and confined me here. 

Blesséd thrice the humble station 

Of the sage, whom meditation 

Calis away from worldly fear ! 

There he breathes the wealth of nature, 

Sate with simple fare and cot, 

All alone with God — the creature 

Needs no other friend ñor teacher, 

Dreads no envy, envíes not. 



200 



PASCUAL LÓPEZ 



11 20 Cabrera (Don Ramón) one of the cabecillas or chieftains in 
the Carlist vvar of 1833-1840 against the Queen-Regent María Cristina. 

11 28 Servidor de usted. The politeness of the Spaniard is pro- 
verbial, and the suppression of the "ego" noteworthy in his correspond- 
ence and conversation. Mañana habrá reunión en esta su casa, 
to-morrow there will be a meeting in this your house. So when the 
canon inquires " Which one of you is Pasqual López?" the answer is 
not "I am" but "Your servant, sir." In schools, too, when the 
maestro or maestra calis the roll (pasa lista), the pupil, little or big, 
always replies, Servidor, Servidora, according to sex. Therefore the 
canon, in the same spirit of civility, hopes that it may be for many years, 
that is, that Pasqual's life may be long and useful. See further, N. 174 9. 

12 24 almorzar — pecar no, for it is getting to be time to take our 
chocolate, and I have not yet broken my fast in aught save my imperfec- 
tions. With the last words the good priest is merely indulging in a 
little professional humility. 

13 l un general Prim á caballo : it was D. Juan Prim, marqués de 
los Castillejos, who made the Revolution of September (1868), and 
who was shot by assassins on the 30th of December, 1870, in the Calle 
del Turco, while driving from the Palacio de las Cortes to the War 
Department, where he died. 

13 2 unas majas de un cajón de pasas, pretty pictures of showy young 
girls taken from qff some raisin-box. It is amusing to observe how the 
continental etymologists, who know T nothing of Spain save from books. 
flounderover this and scores of other words, calling them modern terms 
(as Dozy does this one) because they were not literary, and were not, 
they supposed, in the oíd dictionaries. The Span. maja is, and always 
was, the traditional "beauty" of the lower classes, dressed out in her 
Sunday finery with white lace mantilla and a lofty back comb, short 
skirt and gaiters with high heels. She was the maya or " queen of the 
May" (Oudin 1607). To the queen a king must be created — to the 
maya (maia, maja) a majo. Nothing more natural. In the works of 
Juan Roiz, a witty priest of 1330, something after the model and moráis 
of Andrew Boorde, we find fa(z) de maja (face of a May queen) used to 
mean flamenco, 1 " my beauty " ; henee, maja, majo (not majo, maja) is 
hardly a modern term, as M. Dozy thought (G/ossaire, p. 382). 2 

1 Flamenco, a Fleming, a "beauty," a " beau," suggests a reminiscence of the 
Flemish fops at the court of Charles and Philip (1516-1598). The word, although not in 
the dictionaries, may be heard any night in the streets converging on the Puerta 
del Sol. 

2 Even in the Picara Justina, 1605, we have : " íbame hecha maya'' m my besí. 



NOTES 



20 1 



13 13 Aquí estoy — mandar, here I am at your service — literally 
for what you may be pleased to direct. 

13 23 ¿ Y á ustedes — entierro? and who told you to interfere? — 
literally who gave you a taper to carry at this funeral? i.e. as a friend of 
the family ? 

14 9 Ya podían — cura, / should like to see them come up and get me 
to be led off by a priest that fashion, growled big Manuel. 

14 17 Anda pues — camisas, why, dear me, the leaves haverít been 
cutí A pretty state of things ! That capa worít go in the bag ; put it 
on ; it rains . . . Hand me those shirts. For coge see Gr. § 529 a. 
Observe vengan, let — come, pop. for déme V., give me: vengan esos 
cinco, shake hands. 

14 31 neo, abbreviation of neo-católico, one opposed to the royal 
privileges {regalías de la corona) with reference to the discipline of the 
Church ; then popularly, reactionary, ultramontane, fanatic, Carlist. 
(Not in Dict. Acad.) Such hard ñames (motes) are neo, carlista (for 
Catholics), and cara de hereje, judío, granuja (for Protestants, Jews, et 
id omne genus). 

15 10 El cual y yo, so the canon and I — lit. " who and I," a very 
bungling imitation of the Don Quijote. For Cervantes, in beginning 
chap. vi, does not accompany the El qual with another pronoun, but 
simply says : " Who was even yet sleeping." 

16 9 al Apóstol matando moros : the legend of St. James or San- 
tiago appearing at the battle of Clavijo, a.d. 846, mounted on a white 
charger, where the Christians under his direction slew 70,000 Moors, 
may be read in Morales, Coránica de España, ed. 1791, vol. IV, 
pp. 368-375, with all the documents duly signed and sealed, and a 
curse for the incredulous. St. James is to this day popularly styled in 
Spain San Diego Matamoros, in allusion to the legend. 

18 3 Sangredillos de tres al cuarto, worthless quacks. See Gil 
Blas, book ii, chap. iii. The Spanish versions give Sangredo for the 
invented ñame of the Yalladolid doctor, while the French original gives 
very properly Sangrado, leech, from the verb sangrar, to let blood, and 
not from sangre. 

21 13 ¡ Madre mia del Socorro ! this is the vocative or respectful 
form of invoking the Blessed Virgin — here, under the attribute of " help." 
Other attributes are : la Virgen del Amparo, Refuge ; del Consuelo, 
Consolation ; del Carmen, Mt. Carmel; de la Soledad, Loneliness ; de 
los Dolores, Sorrows ; de los Desamparados, the Friendless ; de las 
Mercedes, Mercies, etc. These attributes of the Virgin Mary are all 
eligible for the Chrístian ñames of females, the gender of which is 



202 



PASCUAL LÓPEZ 



always feminine (la Consuelo, la Carmen), although it appears more 
clearly in the dimin. of endearment or the home-form of the ñame. 
Thus, Amparé, Consuel/ta, Carmen¿7¿2 (Gr. §§ 759 763), Dolor- 
citas, Desamparadz/^j-, Merced/toJ-. 

22 25 See Gil Blas, book vii, chap. iv, touching the Archbishop of 
Granada and his homilies. 

23 26 Encargóme el que viniese (= Hízome el encargo que), he 
charged me to come (á, and). 

24 13 buen mozo : never good lad, but fine looking, smartly dressed, 
lad — the former here and 135 23. 

27 2 que mal año para S., superior to Séneca and all the . . . So 
also 102 12. 

27 5 Año Cristiano, book of sacred poetry. 

27 6 Leyenda Aurea, Lives of the Saints, compiled by Jacopo da 
Vorágine, archbishop of Genoa (1 230-1 298). — There are three principal 
Catechisms in use, those of PP. Ripalda, Astete, and Mazo, the last- 
named the most popular, perhaps, in Spain and Spanish America for the 
last fifty years. 

27 8 Kempis : Thomas á Kempis (1380-147 1), the supposed author 
of De Imitatione Christi. 

29 20 Tenorio: Don Juan Tenorio, a " gay Lothario," a "Don 
Juan." The legendary " Don Juan " of Spain (see our note 10 20) has 
given his ñame to the libertine in most countries, and had many imita- 
tors in fiction, such as Faust and Werther in Germany, and Evgéni 
Oniégin in Russia. See Pushkin's Sotchinenia. 

29 34 Mírate, tonta, qué bonita eres. Tonta, stupid — as if bereft 
of reason for the moment by a shock (attonitus) — is also a term of endear- 
ment, of intimacy, for one who will not understand : Look at yourself, 
girly and see how pretty you are — but no translation is adequate. 

30 11 ¿ Quién te verá, Pastora ? would tCt I like to see yon, Pastora ? 
See also N. 2 5. 

32 2 Los Amantes de Teruel : the ñames of the Lovers of Teruel 
were Juan Diego Martinez de Marcilla and Isabel de Segura. They 
were separated many years on account of the opposition of the lady's 
family to the match. On the return of Marcilla from the wars laden 
with honors, he found that Isabel had just been married against her 
will to his rival. As a consequence both lovers died on the bridal night 
within a short time of each other. This occurred in the year 1217, 
The story was handed down by Yagüe de Salas in 161 6 and dramatized 
by Pérez de Montalban twenty years later. The play referred to in the 
text was by D. Juan Eugenio Hartzenbusch, first published in 1836. 



NOTES 



203 



33 11 Micomicona : taken from the Quijote, I, chapters xxv and xxx : 
" Se llama la princesa Micomicona, legítima heredera del gran reyno 
Micomicon " ; also xxxvii. 

33 14 ¡ qué vientos — soplan ! what 's in the breeze now ! Bad sign ! 

36 31 La Flor — Cariñena, the Flower of the Fields of Cariñena, a 
"den " in Santiago, so named after the district where the best {La Flor) 
Aragonese wines are raised. Los Campos de C. lie between Calatayud 
and Zaragoza. 

37 15 Poner una pica en Flándes, to put a pikeman in Flanders, to 
enlist a soldier for foreign service. In the XVIth century it became a 
matter of much difficulty, after the emigration to Spanish America had 
set in, to recruit for the army in the Low Countries ; henee the phrase 
signifies to achieve a great feat, to do something wonderful. 

37 22 que corona un escudo, surmounted by an escuteheon. See 
note to 4 2. 

37 33 acongojábale — nadie, the thought of ever being a burden to 
any one greatly distres sed him. 

38 12 estrenando cada semana una prenda, putting on a new article 
of apparel every week. The Latin strennae, a new year's gift (Fr. 
estrennes, étrennes), gave us the verb estrenar, to use or wear a thing 
for the first time, the first representation of a play, the first sale in the 
day. " Lléveselo usted, siquiera por estrenarme," take it, pray, if 
only to give me my first sale to-day, said the bookseller to his customer 
in the Carta de Paracuellos, 1789, if I remember rightly. 

39 12 ese lindo Don Diego, that Beau Brummel. This expression 
for a " fop " is derived from the leading character in a play [El Li?ido 
D. Diego) by Agustin Moreto y Cabana (1 618-1669). The adjective 
lindo, as applied to a man, was certainly " used in a disparaging sense," 
notwithstanding the contrary view of Mr. Ticknor (II, xxv). Stevens' 
Dict. (Lond. 1706) gives it thus : " Spoken of a man, without any addi- 
tion, it signifies a Beau, a Fop." And the Academy's Dict. (Mad. 1899) 
is still more emphatic : " Hombre afeminado, presumido de hermoso, y 
que cuida demasiado de su compostura y aseo." 

42 20 derretíanse las alas de cera : an allusion, of course, to the 
Grecian fable of Daedalus and his son Icarus, who escaped from the 
Cretan labyrinth on wings of feathers attached to their bodiesby means 
of wax; and, because Icarus soared too near the sun, the wax melted 
and he fell into the sea. 

45 32 pórtico de la Gloria. " The chief ornament of the Cathedral 
of Santiago is its grand western entrance, fitly called Pórtico de la 
Gloria, being undoubtedly one of the most glorious achievements of 



204 



PASCUAL LÓPEZ 



Christian art. It is the most important represen tation of the Last 
Judgment, Purgatory, and the infernal regions, which is known of the 
Xllth century. It was designed and executed by Maestro Mateo, 
1 168-88." — Murray's Handbook for Spain, 1892, I, 244-245. See píate 
in F.G., Viaje á Santiago. 

47 12 embozo de mi capa : the right fall of the Spanish capa is 
lined halfway down with heavy warm material, which, when it is thrown 
over the left shoulder, forms a muífler to the face ; subirlo is to raise it 
higher, so as to protect the face still better. 

48 29 me di tal prisa — que ni el viento, I made such haste to come 
up, and so adroitly did I manage it, that not even the wind \could have 
outstripped me]. 

50 18 Celestina de Barrabás, Satarís handmaid. " Celestina " was 
the ñame of the leading character in, and the title of, a very remarkable 
Sp. book written (or rather published) in 1500, and translated into 
English in the same century under the title of the Spanish Bawde. 
See Ticknor, I, chap. xiii. 

51 4 aunque visto de lana, although I a?n clothed in wool (I am 
no sheep) — a sentiment suggested by Tomás de Iriarte's well-known 
fable (1788) beginning : 

" Aunque se vista de seda 
La Mona, Mona se queda." 
El refrán lo dice así, 
Yo también lo diré aquí ; 
Y con eso lo verán 
En fábula y en refrán. 

" Though a monkey dress in silk, 
He is e'er a monkey still." 
For thus runs the refrain 
And I '11 repeat it again, 
To the end it may be stable 
In proverb and in fable. 

54 3 Pico Sacro — Altamira. The chief hills in the neighborhood 
of Santiago are the Pico Sacro or Sagro (Sacred Peak — 2250 ft), 
Altamira {Lofty Prospect), Monte Pedroso (Stony HUI — 2410 ft.), and 
M. Santa Marina. As for "las torres," The Bible in Spain says : " On 
the summit of this range rose high embattled towers, which my guide 
informed me were those of Altamira, an ancient and ruined castle, 
formerly the principal residence in this province of the Counts of that 
ñame." 



NOTES 



205 



54 21 sino para servirlas, save to offer them our services — a 
graceful way of avoiding brusqueness in declaring that one does not 
know a person or persons ; we say " whom we had not the honor of 
knowing." 

57 3 Contarle á uno de pe á pa, to relate to any one in full the story 
o/; from a child's attempt to spell papá, by lettering the first syllable, 
and then pronouncing the same to serve as the second syllable, thus, 
pe + a — pa. Henee the form now prevailing — de pe á pa, instead of 
de peapá, or still better, de p a pa} is unfortunate ; because the phrase 
does not mean "from pe to pa} 1 but "claro," "en todos sus porme- 
nores." César Oudin (1607) writes it " Peapa : el calendario de peapa : 
les tablettes d' a, b, c, pour les petits enfans." And still better Capt. 
Stevens (1706): " Peapá: the Spelling of Letters ; a sort of Horn- 
book. Dezírselo á tino de peapá, to tell a Man all the whole Relation 
from the beginning to the end, to tell all one knows, and to tell a thing 
very plain, as if every Word were spelt." Of course, so excellent an 
article was appropriated by Pineda (1740) and by Delpino (1763), save 
that the last spoiled it by writing PEA' PA, doubtless for the purpose 
of differing in something from Stevens, whom he hated because he 
(Delpino) had robbed him of his original labors after denouncing him in 
his Prólogo in the vilest manner. 

59 25 Sombra, O. S. solombra, is from the L. solis umbra. Accord- 
ing to Diez, this is an impossible etymology — "an solis timbra wird 
man nicht denken wollen." Why so ? In the Biblia de Ferrara, trans- 
lated by Rab David Kimchi early in the XHIth cent ury (circa 1230), 
and first printed in 1553, fol., solombra is the word for shadow 
and shade throughout, and no other. We give a few examples : 
"A. \_Adonái\ tu solombra sobre | mano tu derecha" (Ps. 121 : 5); "He yo 
fazien tornar a solombra de las gradas " etc. (Isa. 38 : 8) ; " Como cieruo 
dessea solombra " etc. (Job 7:2); "Como solombra nuestros dias sobre 
la tierra e no esperanca" (1 Chron. 29: 1 5) ; " mis pensamientos como 
solombra todos ellos" {Job 17: 7); "q por tato vinieron en solombra 
de mi viga" (Gen. 19: 8); " venid abrigad vos e mi solbbra " (Jud.g: 15); 
"Si andará la solombra diez grados" (2 Reges 20: 9), etc., etc. 
Lorenzo de Segura: Poema de Alex. (s. xiii) : v. 816 "Las alas 
espandidas por fazer solo?nbra maior " ; v. 1179 "E la solombra de la 
tierra es comedianera " 2 ; v. 1817 "Tanto puede su solombra nol 
auriedes sabor"; v. 245 " Por veer mas lexos tollian los solonbreros"; 

1 In an article by my oíd friend D. Fermín Caballero, I findthe form : " clarito como 
el b a ¿>a." — Los Españoles Pintados por Sí Mismos, p. 146. 

2 " likevvise comes between," i.e. " prevails " (to bring on the gloaming). 



20Ó 



PASCUAL LÓPEZ 



v. 1 7 1 3 "Trae solombrera tan mansa e tan queda." Gil Vicente-. 
Comedia do Viuvo (i 514) : " Arrimarame ati, rosa, No me diste solombra" 
59 34 como la niña bonita ; the full form of the couplet is : como la 
niña bonita compuesta que se queda sin novio, (when you shall be) 

Like pretty lass, all dressed so fine, 
Yet left forlorn at last to pine. 

The exasperating character of this Parthian shot consists in the fact 
that the words were addressed to a jamona que pasaba á señora mayor, 
who dyed her hair and used cosmetics to appear young. See 15 

16-22. 

67 9 correr baquetas á un infeliz, to make a poor fellow run the 
gauntlet so. El or la infeliz, the poor fellow, the poor soul, the poor 
creature — t>oor uueak ereature. After all, nothing in English quite 
corresponds to the Sp. use of this remarkable term. Unlike des- 
graciado and desdichado, it always holds in solution a grain of mad- 
ness, or, what is perhaps worse, of helplessness akin to idiocy — as the 
masses use the word. Henee it is to be employed with certain precau- 
tions ; for, should you not strike an idiot, you might receive an 
unpleasant reminder from the madman. Gr. p. 64, n. 2 ; also my 
Spanish Readings, p. 35. Even the poet Espronceda underscores it 
in his Diablo Mundo (Madrid, 1841, p. 95), thus : 

Estos por lo común son buena gente, 
Son á los que llamamos infelices, 
Hombres todo entusiasmo y poca mente, 
Que no ven más allá de sus narices. 

These fain indulge in harmless twaddle, 
Poor infelices, as the saying goes, 
People of gush and empty noddle, 
Who see no farther than their nose. 

69 1 estar encerrado en Orates, (he ought) to be co7ijined in a mad- 
house. In another passage (96 3), we read : con los habitantes 
de Orates, Leganés y otros puntos análogos. In view of these cita- 
tions, it is evident that, in the mind of Mme. Bazan, either orates means 
a place where there is an asylum for the insane, like Leganés near 
Madrid and Charenton near Paris, or that it is itself an asylum, like 
Bedlam and Bicétre. But this is undeniably wrong. All the oíd diction- 
aries, 1 whose authors lived nearer the sources of tradition than we do, 

1 See my " Concise Bibliography of Spanish Grammars and Dictionaries from the 
earliest period to the definitive edition of the Academy's Dictionary (1490-17S0)." — 
Bost. Public Library's Bulletin, October, 1884. 



NOTES 



207 



are unanimous in giving the wor<£ either in the sing. or pl., the significa- 
tion of "fol," " madman." The Dict. of the Acad. affirms this view : 
" Orate, persona que ha perdido el juicio, " one who has lost his reason; 
" casa de orates : casa de locos. " Henee, estar encerrado en orates 
(not Orates) is, properly, to be shut up among (with) lunatics, the ancient 
sense of en having misled the mind. I hold the term to be the Latin 
imperative plural — " pray," "beg," used by the keepers of oíd in 
derision of the ever imploring attitude of the poor victims of the 
ill-kept institutions in Spain and elsewhere. This thought is no more 
harrowing than the popular Sp. (Italian) word for madhouse — 
manicomio, " the hand-gnawing-place," which will instantly cali up the 
immortal line depicting the ravings of a father in Pisa's tower — 

Ambo le maní per dolor mi morsi. 

72 6 los siete [sabios] de Grecia : these are generally given — 
Thales, Solón, Bias, Chilo, Cleobulus, Pittacus, Periander. 

73 19 puede que, perhaps : see N. 136 30. 

74 23 las planas de Torio : copy-books are not used in Spain for 
learning to write ; in their stead they employ sepárate sheets of paper 
{planas) with lithographed copies {muestras) at the head — a system 
devised by the minister Torio, at the cióse of the XVIIIth cent. See 
Tapia's Hist. de la Civiliz. Esp a , t. iv, p. 281, and my Spanisk Readings, 
pp. 51-52. 

74 24 J. M. J., Jesús, María, José : these initials usually head the 
letters and documents of the devout and of old-fashioned people. 
Sometimes a simple cross (t) answers in such a case. 

74 31 de esta agua no beberé, (one can never say) ' I will not drink 
of this water,' i.e. one can never tell what may happen, or what one may 
be called on to do. 

75 7 qus me saca los colores, enough to makeme blnsh. 

11 l Pues apenas hacía tiempo que, why, it is not a great while ago 
since (that baboon left off pestering Pastora). 

84 1 Estoy que no sé, an ellipse for Estoy [en un aprieto tal] 
que, / am [in such straits] that I do not know (what is the matter 
with me). 

85 2 paseo de Bóveda: this Bóveda, with the ch. of Santa Susana 
on its top, was originally an immense Celtic tumulus. See Saralégui's 
Estudios sobre la Época Céltica en Galicia, Ferrol, 1867, last ed. 1894. 
The " Alameda," " paseo de Bóveda," " Herradura," and " Campo de 
Santa Susana" are different ñames for portions of the same suburban 
promenade. 



208 



PASCUAL LÓPEZ 



87 23 me chupaba de frió los dedos : this unpleasant word chupar 
(and its neighbor of the nursery, mamar) is a great favorite with the 
average Spaniard. Se chupa los dedos — de frió, when he is cold ; 
de puro contento, when he is happy, and Lazarillo, with his straw and 
perforated bota, toils away between his master's knees, " chupando el 
vino hasta dejarlo á buenas noches." The Latin pulpa, the juicy part 
of meat, was so suggestive of good feeding, that it deserved an active 
verb to prolong the taste. Henee pulpare was manufactured at Rome 
for provincial consumption, and in the Iberian lagar it became, first 
plupar, then, by legitímate de-gradation, chupar, to suck — así, de plano! 
So popülus, poplar, made plopo (It. pioppó), then chopo ; pullus (or 
puer, f. puelld) made piulo, then, chulo, a " lad " of the bull-ring ; pluteus, 
chuzo, a shepherd's pike or defense, and pintea, choza, a shepherd's hut. 

88 11 ¿ Quiere — velando ? do you want me to sit up with you ? 

89 25 en manto de plomo — Dante: see Inferno, xxiii, ss. 21-22: 
" Egli avean cappe . . . Difuor dórate son . . . Ma dentro tutto piombo." 

89 34 el paño parduzco : in speaking of the native cloths made in 
Seg5via and Grazaléma for the humbler classes, and in connection 
w T ith the Sp. cloak, the color pardo is brown, tawny, snuff-color ; in 
other relations it is grey. Henee, country-people, rustics, are often 
designated in Spain as gente de paño pardo, and their language gramática 
parda. Parduzco or pardusco is a lighter shade of pardo. 

91 16 ¿ Qué le va á usted — en . . . ? what interest have you in 
(scientific questions) ? 

91 21 ¿A qué santo vendrá este maniático á meterse conmigo ? 
/ wonder what this madman comes to pick a quarrel with ??ie for ? 
— á qué s., in the ñame of what saint, then, in whose ñame, and finally, 
what — for, why ? For the future vendrá, see Gr. § 703 b, c. 

93 22 Esproncéda: the Byron of Spain (1810-1842). The best ed. 
of his works is the following : Obras Poéticas de D. fosé de Esproncéda. 
París, 1862, 8vo, pp. xxiii, 344. In this collection I do not find the 
extract quoted, but there are many fugitive pieces current that are 
attributed to him, and this strophe may be among them. Compare 
Scott's 

One crowded hour of glorious life 
Is worth an age without a ñame. 

94 15 la última palabra del Credo, i.e., of course, Amén, which, 
being Hebrew, is to the people generally without signification. Render 
theref ore : We poor folks are of no account. 

94 18 se transparenta — por ella, you can almost see daylight 

throtigh it. 



NOTES 



94 24 A otra puerta, [que ésta no se abre], no, no (dissenting from 
the idea of poverty), literally : Go to another door [for this one does not 
open] ; or, A otro perro con ese hueso, to another dog with that bone 
(35 2). The Sp. language is very rich in these expressive indirectas, 
henee a portion of them is often omitted, just as we say : "A word 
to the wise . . .," " de mortuis . . .," etc. 

95 9 poderoso caballero — dinero, a powerful knight is my lord 
Cash — a line from the poet Quevedo (i 580-1645), and repeated by 
Cadalso (1741-1782). 

96 3 Orates, Leganés. See N. 69 ]. 

97 14 maldita la gana que tenía de, or, no tenía maldita la 
gana de, / had not the slightest desire to (die). Thus, the expression 
maldito, a, is always negative and equivalent to ninguno, a, but the 
verb assumes no only when it stands first. In another passage (149 14) 
it is used with servir para, to be of use, thus : que no me sirve para 
maldita de Dios la cosa, or, para maldita de Dios la cosa que me 
sirve, which is of no earthly use to me. 

100 i ¡ Que sea usted tan vivo de genio ! (an ellipse for : Me 
admiro — or me extraña — que sea etc.). [I am surprised] that you 
should be so quick to take offense. Vivo de genio, quick of temper, 
ready to fiare up. It is the people's language, as a large part of this 
book is. 

100 18 para que se juegue conmigo, (I am no puppet) to be trifled 
ivith, to be made sport of. Gr. § 227. 

100 19 ¡ Madre mia del Amor Hermoso ! The ravings of an irri- 
tated Span. woman of this type are not easily rendered into our cold 
unpicturesque speech. They are made up of smirks, hints, tone 
and gestures, accompanied by invocations of saints and appeals to 
heaven, all clear to her people, but a philological puzzle to the outside 
world. — " Holy Advócate of the Divine Cherub ! What did you say, 
Mr. Victor, sir ? My daughter have lovers ? my Pastora fellows ? A 
pretty idea, indeed ! No ? well, if they don't think so, let them try it, 
and they '11 find out. Patrón of my parish ! Lovers ! See here ; yes, 
she's had them at her beck and cali, as I hope for a long life and a 
prosperous year. But she, not that did they ever get from her. Don 
Nemesio, tell Mr. Victor what a modest, stay-at-home body she is, 
and . . . " — " Halt there, Mistress Fermina." 

102 17 que rodeaba, surrounded by. See N. 4 2. 

104 30 me caso con Jesucristo : this phrase (casarse con Jesucristo) 
is not considered in Spain to be an irreverent expression; — it simply 
means to retire from the world into a convent under a solemn pledge 



2 IO 



PASCUAL LÓPEZ 



never to return to it. Every woman who voluntarily and from con- 

viction takes the veil, regarás herself as the esposa del Señor. This 
may sound rather crazy to us, but their environment has been different 
for more than a thousand years, and the thought seems to afford them 
the consolation they seek. 1 — ¿verdad? isrít that it? In other pas- 
sages : is it not? are you not ? do you not? won't you ? etc. So in every 
respect it corresponds to the French n'est-ce pas? Among the illiterate 
classes in Madrid I have often heard, aside -from ¿ verdá ? the form 
¿verdá á usted? pronounced ¿verdáusté ? in three syllables. 

107 32 no me le entretendrán : le, for you, on your behalf — an 
ethical dative, better omitted in translating. Gr. § 231. 

108 12 tantas dificultades — tropiezos, and amidst so many diffi- 
culties great and small. The writer's tendency to multiply words and 
synonyms may be corrected in the translation. A hint will suffice. 

110 6 garbanzos, chick-peas, the common dish of the people. 
They are soaked in water over night and boiled a long time. 

111 3 del tiempo — se acercara, of the long time that had elapsed 
smce any fair lady had drawn near to the windows. See N. 2 1. 

111 6 Así de, / seized hold of from the verb asir. 

111 12 las Camachas y Montielas (the text reads y Montillas), the 
ñames of the two witches in the Novela by Cervantes entitled Coloquio 
de los Perros. The full ñame of witch number one was la Camocha 
de Montilla, and that of number two la Montiela, whose progeny was 
metamorphosed into the two dogs, at birth, by la Camacha. 

112 5 Roberto el Diablo : "Miracle de Nostre Dame, de Robert le 
Diable, filz du Duc de Normendie, a qui il ftit enjoint pour ses meffaiz 
quHl féist le fol sans parler ; et depuis ot Nostre Seigneur mercy de li, 
et espousa la filie de Pempereur." The editions of this miracle play, 
both ancient and modern, in French, Spanish, and other languages, are 
very numerous ; we have given above the title of one only which we 
happened to have at hand. 

112 6 Calderón : with regard to D. Pedro Calderón de la Barca 
(1600-1681) and his plays, see Ticknor's Hist. of Span. Lit., II, 
ch. xxii. 

113 20 procesión de la Compaña : this is the " troop," or " company 
of ghosts," evoked at night by the luminous haze called by the peasants 
estadéa (dim. estadaiña), which is probably produced by emanations 

1 The Román ritual and discipline were introduced into Christian Spain in 1086, by 
Bernardo, the first archbishop of Toledo, formerly a monk of Cluny in France ; but the 
conventual system existed under the Goths and Mozárabes (Christians subjected to the 
Arabs), much earlier. 



NOTES 



21 I 



from marshy districts. It is the corpse candle (canwyll corph) of 
Wales and the corposant or St. Elmo^s Jire of sailors ; cf. the feu follet 
of France, and the will-o'-the-wisp of England. Borrow's account of 
the same in Galicia confirms our text : 

" Guide. — What do I mean by the Estadéa ? My master asks me what I 
mean by the Estadinha. I have met the Estadinha but once, and it was upon a 
moor something like this. I was in company with several woraen, and a thick 
haze carne on, and suddenly a thousand lights shone above onr heads in 
the haze, and there was a wild cry, and the women fell to the ground screaming 
Estadéa ! Estadéa ! and I myself fell to the ground crying out Estadinha ! The 
Estadéa are the spirits of the dead which ride upon the haze, bearing candles in 
their hands. I tell you frankly, my master, that if we meet the assembly of the 
souls, I shall leave you at once, and then I shall run and run till I drown myself 
in the sea, somewhere about Muros." — The Bible in Spain, 1843. 

The Galician word estadéa and the esta(n)tigua of C astil e are the 
Latin staticüla, "little ghost-like images dancing in the air," perfectly 
described in the above extract. Mendoza (1 500-1 575), in his Guerra 
de Granada, says, speaking of the great battle between Caesar and 
Pompey at Munda, "hoy dia ven los moradores encontrarse por el aire 
escuadrones ; óyense voces como de personas que acometen : estantiguas 
llama el vulgo español á semejantes aparencias ó fantasmas" — /. 118, 
ed. 1840. 

113 26 Bernardo del Carpió, the legendary hero of the times of 
Alfonso el Casto (791-841) ; he is said in the bailad poetry to have 
opposed the invasión of Spain by Charlemagne. " To stand," there- 
fore, "beside Bernardo del Carpió himself," signifies " to be the bravest 
of the brave " — de día, in the daytime. 

114 8 libros de caballería, " Quixotic adventures " ; the term 
alvvays used by Cervantes, and proven to be correct by Gayangos in 
Vol. XLof the Biblioteca de Autores Españoles, is libros de caballerías, 
in the plural. 

114 11 sin — decir oste ni moste, withoiit having even time to say, 
1 By your leave.' The phrase ni oste ni moste deserves attention, but 
its discussion would take us too far in this place. 

117 19 á Roma por todo, an appeal to Rome as the source of 
truth, in an emergency where evasión is the rule : out with it. 

120 6 ¡ ni Jauja ! " Utopia!" This is the applicationof theexclama- 
tion here. We cannot always pause to examine certain Spanish words 
and idioms, although the Spaniards themselves often have the most 
shadowy conceptions of their meaning, because some of them are very 
ancient and the clues to them lost. See Orates, mojiganga, ni oste ni 



212 



PASCUAL LÓPEZ 



moste, etc., etc. As to Jauja, the Dict. of the Acad. (1899) says : 
" ¿ Estamos aquí, ó en Jauja ? expr. fam. con que se reprende una acción 
ó un dicho importuno ó indecoroso" — a not very compromising defini- 
tion, and which tells us nothing as to the origin of the word, except 
that it is a proper ñame and suggests Barbary. But Estébanez Calderón 
in his Escenas Andaluzas, 1847, vouchsafes us the clue : " Madrid es la 
isla de los placeres ; es la Xauja de que hablan escritores antiguos, y 
ha de ser el país que habiten los milenarios cuando venga el Mesías." 
It is, then, a place and a Paradise, but where ? Since the ñame this 
time is written (in part at least) á lo antiguo, let us go back. Oudin 
(1607) is silent. Stevens, one hundred years later, says, at last : 
" Xáuxa, the most famous province of the Kingdom of Perú, and a 
River of the same ñame runs through it." Turning to Andree's great 
Germán atlas, we find, sure enough, the town of Jauja, 011 the Jauja, 
in a lovely valley between the two Cordilleras — that of the coast and 
that of the interior — E. by N. of Lima, Perú. But since the XVIth 
century, its existence seems to have lapsed from a dreamy tradition into 
a No Man's Land, or, at least, no Christian man's land, so that ¡ ni 
Jauja! has come to mean Utopia ! not true, and en Jauja, true, but not 
Christian! However, Calderón has preserved to us the original jewel 
— Paradise ! 

121 12 vacante el trono : the throne of Spain was vacant (after the 
fallof Isabella II) from the 29Ü1 Sept. i868to Jan. 2nd, 187 1, when King 
Amadeo I made his official entrée into Madrid ; and after D. Amadeo 
retired, from Feb. 1873 to Mch. 1875, when Alfonso XII entered the 
Capital; of all of which goings and comings we were an eye-witness. 

129 8 Sepamos, Pascual hermano : a travesty of Sancho Panza's 
soliloquy commencing : " Sepamos agora," in Don Quijote, II, chap. x. 

131 íi estás como el gallo de Morón, so yon are cleaned out then. 
The proverb entire runs : como el g. de M., [cacareando y sin pluma], 
like the Morón cock [still crowing, though without a feather], i.e. 
"picked clean, yet game ! "• Morón, a town in the Prov. of Seville. 

133 16 unas pesetéjas, a few paltry shillings. The Sp. workman 
looks upon a peseta as a sorry dolé at best, and therefore it becomes to 
him a peseteja (Gr. § 7 59 very expressive of the contempt he may feel 
for money, but utterly untranslatable to his mate in more thriving lands. 

134 4 el infeliz. See N. 67 9. 

135 8 me faltas, se. respeto, yon insult me. 

136 5 para [ser] declarada, to be manifested. Gr. § 743. 

136.30 Puede [ser] que por la t^perkaps by intimidation. This 
eclipse of ser is very common. See NN. 73 19, 136 189 17. 



NOTES 



213 



138 18 la de la guadaña, he of the scythe, literally "she of the 
scythe," which suits the nations whose word for " Death" is fem. — 
Fr. la mort, It. la morte, Port. a mor te, Sp. la muerte, etc. 

139 23 Vaya, chocolatito al loro, que se muere de hambre todo 

(a persuasive rhyme), here, chocolate for the wight y who is dying of 
hunger quite. 

149 12 felice: we have often observed, doubtless, in the Vocab., 
how fond the writer is of quaint, i.e. antiquated, forms. Feliz, from 
the Latin felíce{m), not from felix as the Acad. would have us believe, 
at a no late period absorbed the e into the c (the tsé into ts — z, after 
the ancient pronunciation) so that z = represents to-day the final ce oí 
the popular Latin form. No general use of the 0-sound or of the gut- 
tural existed in Sp. till the beginning of the XVIIth century, although 
local traces of the guttural first present themselves in a grammar of 1596. 

149 15 hasta que dé con — dónde, until I find myself in Flanders, 
or somewhere else. Cuerpo is frequently employed in the sense of a 
personal pronoun (Gr. § 203) = dar consigo en = encontrarse en. Flanders 
was the moneyed country for poor Spain in the XVIth century, as also 
later the "Indias" (Spanish America) became. Tener tio en América, 
or en Montevideo, to have large expectations, is a phrase consecrated by 
three hundred years of practical use, and is as current as ever to-day. 

149 22 una peseta, por más señas columnaria, a peseta, and a pil- 
lar ed one too. In the oíd days of the interinidad, some thirty-four years 
ago, one saw occasionally a peseta piece which bore on one side two 
pillars and was called from that fact columnaria. It was worth 5 rs. vn. 
or 25 cents (1/-) instead of 4 rs. Those " Pillars of Hercules," with the 
legend plvs vltra, " there is more beyond," were added to the arms of 
Spain about twenty years after the Americas were first discovered. 
They pointed to the twin bluffs of Calpe (Gibraltar) and Abyla (Ceuta) 
that guard the entrance into the Mediterranean Sea. 

150 26 por aquellas calles dé Dios, (I began to stroll) about those 
streets of God = those blessed streets ; but, better suited to our ideas, 
about the streets. Gr. § 265, Rem. 

151 8 ¡ Ay, Jesús . . . madre mía . . . ! see N. 21 13. 
151 25 ¿ verdad ? won't you ? see N. 104 30. 

151 26 Diga — calles ! tell me, do, did you draw a prize in the lot- 
tery ? How funny, master Pasqual ! How smart we do look ! What a 
sensation you 7/ créate among the girls when you pass through the streets ! 
N. 150 26. 

152 14 Ea, vengan esos cuantos miles, here, hand over those few 
thousands. See end of N. 14 17. 



214 



PASCUAL LÓPEZ 



152 32 Vete noramala, y — caballo, be gone, I tell you, and a good 
riddancé. Noramala = en hora mala. Y con mil de á caballo, lit. and 

witJi a thousand mounted (demons at your heels) ! 

154 1 1 propósito — alma, a purpose, in fact, quite in harmony with 
the rough-hewn honesty underlying his nature. 

154 ]2 volvíle ésta al cuerpo, I brought him to himself Ésta refers 
to alma in íts primitive sense of soul — " I brought this back to him." 

155 3 tagarote : the signification of this word in the text, namely, 
brute, clodkopper, is not justified by the dictionaries. There, it means a 
notary's clerk and a " sponge," parasite, pique-as siette in Fr. However, 
if the term comes, as I suspect, from tagarí, it may well pursue the 
de-gradation assigned to it here ; for, when the thagarís, or Aragonese 
Arabs, were conquered and scattered by the Christians, the better classes 
went to Granada and became conspicuous for their cruelty as the Betii- 
Zegrís, and it would not be strange if the poorer sort turned clerks 
and tramps and so degenerated naturally into " hobnails " such as the 
Galician porters and water-carriers of Lisbon and Madrid are to-day. 
See also 44 18. 

155 16 las iniciales de c, i.e. /. M.J. See N. 74 24. 
155 29 él refers to enlace, to enter into matrimony ; estado, here, 
station. 

157 23 aquellos hombres, i.e. los monjes. — 24 por ellos = en 
cuanto á ellos — un estado, viz. el del matrimonio. 

157 32 tanto tiquis miquis, such grandiloquent language. This 
mongrel Latin is intended to be grotesquely impressive by its enigmati- 
cal form. It is, however, based on the documentary way of writing and 
pronouncing the Latin h medial in the middle ages, namely, ch{k), Sp. 
qu, as still preserved in the Sp. and It. verb aniquilar, annichilare, 
from nichil for nihil. Henee, tiquis miquis is really tichi michi, the 
former changed from tibi to preserve the alliterative double, of which 
the Spaniards are so fond — compare troche y moche, traqtie barraque, 
oxte moxte, teje que teje, dale que le das, etc., etc. Quevedo used miquis 
alone in its proper sense of mihi : "y esos turronazos [pedradas] no 
con miquis,' y none of those pellets with the like of me, if you please — 
Cuento de Cuentos, 1626. 

159 28 la guerra civil, i.e. 1833-1840 (A r . 11 20). 

160 27 hube de sentir, I chanced to feel. Gr. § 704. 

163 8-11 hacer el hato, to pack up — ¿ Qué hace ? — el hato, whai 
are you doing? — packing up (as you see). 

163 20 Por la diligencia portuguesa: the coach went by way oí 
Vigo, Tuy, Viana, to Porto; thence Pasqual traveled by rail to Badajoz 



NOTES 



and Madrid. We made the sanio journey, the same way, in 1876; but 
the second time, iñ 1892, wefound the railway completed from Porto as 
far as Santiago by Pontevedra and Carril. 

163 23 ¡ Se va todo bicho viviente ! every living creaiure is on the 
movet Bicho is an interesting word. Its popular meanings are: insecto 
reptile* creature* known or unknown by ñame, or, which one does not 
care to ñame — from the grasshopper, the bug in all senses, the worm, 
to the li/ard, the mole, the mouse, the viper; anv small creature that 
crawls, that hops, that jumps up in the grass, crosses one's path, or 
s cares by its rustling. Like many other words, it is not to be used en 
elidiré — in publie or rerined discourse (see sabandija)* This is the 
limit of dictionaries ; here their Information ends, even if it go so tai. 
But with the "people of bronze," the chulos (fueros) of the ring, there 
and there alone, is the trae form, the true spelling, the true meaning, 
the true etymon, lodged — el vicho, " the calí " — vitülus ; for thus does 
the espada* the swordsman, the " blade," with the contempt of conscious 
superiority, always desígnate his adversary -el toro, the bul i, 

163 31 montes y morenas, literally, "hills and dark-eyed lasses," 
means ¡¡caps of gold for the lady fair (Pastora). 

164 33 se la volveré doblada y zahumada, / shall par it back double 
and thank yon in the bargain* Zahumado [L. exfumatus]* fumigated, 
perfumed, subjected to the fumes of Incensé, — henee, blessed, with a 
blessing on something, and final] y as here, "with thanks." Term imi- 
tated from the Quijote* The metath. of ex (es) into sa (sacudir) and za 
is the result of an instinctive effort to avoid idéntica] forms having dif- 
ferent meanings — for, exhumar fr. fumus and exhumar fr. humus 
would collide, just as escudir [L. exentare* O.F. escourre* It. scuoterc] 
WOuld eollide with escudar in the pies. ind. and subj. See my art. on 
"Perro" in La Ilustración Esp. y Americana* Mad. July 8, 1SS9. 

165 1 Vengan por el cielo esos reales, for Heaven*s sake* give 
me those 160 reals* See NN* 14 it, 152 11. 

166 1 me encaramé — trabajosamente: the stage-coaches of Spain 
usually had four places : the Berlina, Interior, Rotonda, and the Cupé 

the latter on top, behind the driver (mayoral), into which our hero 
climbed witJ¡ much difficulty* 

166 L3 calle — de orífices : Ruadas Flores* Porto. 

166 L8 la coronada villa : Madrid was granted its present long title 
al difieren t periods by its kings : Muy noble y >nny leal, by Enrique 1 Y 
in 1455; Imperial y coronada, by Charles the Kifth in 1544, and Muy 
heróica* by Ferdinand Yll in 1814, who then hanged or deported the 
héroes for so they were I 



2l6 



PASCUAL LÓPEZ 



166 20 heráldicas — suprimido : this was not the case in any of 
the ad interim governments from Isabel Segunda's fall to the Restora- 
tion in 1875, as we can testify from personal knowledge during the 
whole period. The five systems of government that then succeeded 
one another were too busy with their own maintenance in power to 
give much heed to any other undermining forces than those contained 
in their own principies. 

167 24 Red de San Luís : this is the ñame of that section of the 
Calle de la Montera which passes in front of the Church of San Luis 
and joins the Calle de Fuencarrál ; so that from the Puerta del Sol, the 
central square, to the suburbs on the N., there is one long street in the 
three sections named above. 

168 4 ¿Verdaderos? — Ya lo creo, Genuine? — / should think 
so ! — meaning " of the first water." 

171 5 la Iberia — la Perla: the Iberia was a fashionable café on 
the Carrera de San Jerónimo, and the Perla a popular restaurant or 
dining room, next door, up stairs — both demolished some twelve or 
fourteen years ago. 

171 15 teatrillo : from the description which follows, it will be evi- 
dent to any one who knows Madrid that this " fifth class teatrillo " was 
the Novedades, in the Calle de Toledo. 

174 9 en esta su casa, in this your house (polite language) ; in 
English, in my house. See N. 11 28. 

176 24 Pregunte, padre — mandamiento, go on,father; as to the first 
commandment ? thus travestying the confessional. The formula is : 
" En el (primer) mandamiento, acusóme, padre, de haber " — then fol- 
lows the confession. 

181 7 si muero . . . allá usted [se las haya] ! if I die . . . yon \must 
take the responsibility\, or, allá usted [se las arregle], you must fix it 
up as best you can. The like suspensions of an idiomatic expression or 
well-known saying have already been remarked. 

189 17 para [ser] calladas etc. See N. 136 5 and 30. Gr. § 743. 



SUPPLEMENT-VOCABULARY 



CONTAINING 

SUCH WORDS, MEANINGS, AND IDIOMATIC PHRASES 
AS ARE WANTING OR ARE IMPERFECTLY EXPLAINED 
IN THE 

SPANISH-ENGLISH DICTIONARIES 



A, by dint of ; á puras emociones, 
by d. of my emotions. 

A (as in counting before striking), 
á la una (43 15), one. 

A (w. in/.; Gr. §721 a), if ; á 
agregarse los celos de V*, if V's 
jealousy had been added ; á mal 
dar, if it should turn out badly ; 
á no haber sido por, if it had 
not been for ; á no parecerle = 
si no le pareciese; á no ser 
zahori, unless he was a wizard ; 
á ser yo, if I were ; á tener áni- 
mos, if I had had the courage. 

A que (Gr. § 629 j\ Rem.), I '11 
wager that. See apostar á and 
capaz. 

A qué (Gr. § 731), why ? ¿á qué 
contar ? why relate ? ¿ á qué es 
tanto silencio ? why this silence ? 
¿áqué santo? N. 91 21. 

A ver (= veamos), let me (us) see. 

Abajo : hasta más a. de, even 
beneath. 



Abandonar : a. corriendo, to run 

away from. 
Abastecido, a, furnished, laden 

(de, with). 
Abatimiento, dejection. 
Abigarrado, a, speckled, mottled. 
Abogado, a [L. advocatus'] : a — a 

perenne de, always suggesting. 
Abollado, a, crumpled. 
Abono [L. bonus~\ : tener poco a., 

to get small patronage. 
Aborrecer [L. abhorrescere~\ : con 

a., although I detested. 
Aborrecido, a, abhorred, hated. 
Abrigado, a, warm (of clothes); 

pp., a. bajo, covered with. 
Abrigar, to protect; to entertain, 

cherish. 

Abrigo [L. aprícus. — Sp. Reads. 
pp. vi and vii], a wrap, cloak, 
mantle. 

Abrir [L. aperíre\ to open, to 
open the door, to cut (the leaves 
of a book) ; refl., to open, to be 
opened (Gr. § 394). 

Abrochar, to button. 



217 



218 



PASCUAL LÓPEZ 



Abrumado, a, overwhelmed, over- 
eóme ; bending (bajo, under). 

Abür [L. augüriuni\ : Gr. § 6o a 
and note i. 

Acá [L. ecc. -f hac\ : Gr. § 594. 

Acabar {á + cabo), to come to the 
end ; to be ready ; ¿ tú acabas ? 
are you ready? a. de, to have 
just : acababa de, had just (Gr. 
§§ 608, 726 b) ; a. por, finally: 
y acaba por {inf), and finally; 
refl., to be ended, be over. 

Acalorado, a, excited. 

Acaso {d + caso), perhaps, for- 
sooth; por si a., in case any- 
thing should happen. 

Accidentado, a, full of incidents, 
eventful (French signif.). 

Acción [L. actidn-ei7i\ act. 

Acechar [L. assectare~\, to follow 
cióse up ; to watch, to spy. 

Aceite [Arab. az-zéit, olive oil] : 
dar a., to oil. 

Acento, tone (of voice). 

Acerado, a {acero), sharp (voice). 

Acercar (Gr. § 371); refl., to ap- 
proach, come near. {Cerca.) 

Acertadamente, correctly, prop- 
erly. 

Acertar (Gr. § 458), to hit the nail 
011 the head, to be right; Vd. 
(lo) acierta, you are right, you 
have hit it ; a. á, to happen or 
chance to ; a. con las palabras, 
to be able to articúlate. {Cierto?) 

Acertijo : ponerse a — s, to pro- 
pose riddles, conundrums,things 
for guessing. 

Acicalado, a, flashing. 

Acierta — acertar. 

Acoger (Gr. § 375 a) : refl., a. á, to 



betake one's self to, to return to ; 

to apply, appeal, to. {Coger) 
Acogida: hacer . . . a., to receive 

(well or ill), to give any one a 

(good or bad) reception. 
Acogido, a, taken up, received 

(in society). 
Acojo (me) — acogerse. 
Acomodador, usher (theatre). 
Acompañante, stranger, intruder. 
Aconsejarse {consejo), to take coun- 

sel (de, of), to consult. 
Acontecido (lo), that which has or 

had oceurred (Gr. § 83). 
Acordar (Gr. § 474) : refl., to re- 

member (with de) ; me acuerdo ; 

iba acordándome, Gr. § 380. [L. 
ad + cor, cordis.~\ 
Acorde, to the point. 
Acostarse (Gr. § 473), to go to 

bed. [L. costa — latus.~\ 
Acostumbrado, a, aecustomed ; 

customary, usual. 
Acostumbrarse {costumbre) : fuíme 

a — brando á, I began to get 

used to (Gr. §§ 380, 734). 
Acre [L. acre-m], pungent. 
Acribillar [L. cribe/tare], to riddle 

(w. shot) ; a. á, to ply any one 

with (questions). 
Actividad [L. -z'tdt-em] : poner en 

a., to put in action, to ply. 
Actos públicos, public or ofiieial 

occasions. 
Actualmente, at the present time. 
Acudir [L. acctitere, see sacudir], 

to run in, to come in or up, to 

rush (á, into) ; a. á, to resort, 

to repair, to, to attend. 
Acuerdo, harmony. 
Acuerdo (me) — acordarse. 



SUPPLEMENT-YOCABULARY 



219 



Acuéstese — acostarse. 
Acullá [L. eccu illac\, there. 
Acumularse: se fué acumulando, be- 

gan to gather, went 011 gathering. 
Acurrucado, a, curled up (as a 

cat or dog). 
Acusador, a, accusing, incriminat- 

ing. 

Acusar, to reveal. 

Achaque [Arab.], subject, matter. 

Achaqué (Gr. §371 a) — achacar. 

Achinar (chino), to be a bugbear 
to (á or dat.). 

Adelantarse, to go fonvard in ad- 
vance (á w. inf. 9 to), to go 
ahead (á, to do something). 

Adelante {delante) : más a., later on . 

Adelanto, s. or progress, im- 
provement. 

Ademán: hacer a — nes de, to as- 
sume the airs of a. 

Además (d + de -f más) : a. de, 
besides. 

Adentros : allá en mis a. , in my 

heart, away down in my heart; 
pensé para mis a., I thought to 
myself, within myself. 

Aderezo, a set of jewels. 

Adherido, a, glued (á, to). 

Adiós (d Dios), farewell ; a. mi di- 
nero, good bye to my expecta- 
tions, farewell to my day-dreams ! 

Adivinar, to imagine (en, by). 

Administración [L. -tion-em], of- 
fice ; a. de diligencias, coach 
office. 

Administrar, to give, bestow (on, 
dat.). 

Admirable, wonderful. 
Admirado, a, astonished ; admired 
(de, by). 



Admirarse, to be astonished. 
Admitir, to allow, suffer, brook. 
Adocenado, a (docena), counted by 

the dozen, numerous. 
Adónde (¿/onde) : ¿ a. bueno ? whither 

away ? 

Adornado, a, adorned (de, with). 

Adquirido, a, acquired, gained. 

Advertir (Gr. § 502), to inform, 
to warn ; to perceive ; to state, 
consider ; advierten que, they in- 
form me that ; advirtióme que, 
he informed me that ; advierta 
que, consider that ; es de a., it is 
proper to state, or, it must be 
remembered (que, that) ; he de a. , 
I must observe. [L. advertere.] 

Advierta ) 

Advirtiese >- — advertir. 

Advirtió ) 

Afán [Celtic], anxiety, eagerness ; 

pl., labors, toils. 
Afanosamente, anxiously. 
Afanoso, a, anxious ; anxiously. 
Afear (feo), to be a blemish to, to 

disfigure. 
Afeite [afeitar, L. affectare~\, cos- 

metic. 

Afeminado, a, unmanly. 

Affmo. s. s. = (su) afectísimo se- 

güro servidor^ Yours very truly. 
Afición [L. ajfection-em\íovidtf\vs>s 

(á, for); de a., amateur. 
Aficionadíllo, dim. of 
Aficionado, a, fond (á, of). Gr. 

§ 759 

Aficionarse á, to become attached 
to, fond of; fuíme aficionando 
cada vez más á, I became more 
and more attached to ; se fué 
aficionando á, she grew fond of. 



220 



PASCUAL LÓPEZ 



Afilado, a [L. filum], slender, thin, 

•tapering. 
Afilar {Jilo), to sharpen (a knife). 
Afiligranado, a {filigrana), orna- 

mented. 
Afinado, a, refined ; minute. 
Afligido, a, grieved. 
Afuera [L. ad + /oras], outside. 
Agitado, a, agitated, stormy. 
Agitarse, to be moving about ; to 

be disturbed, excited. 
Agradar [L. gratus] : me agrada, 

it pleases me, I like. 
Agregarse: see A, if. 
Agresivo, a, aggressive, hostile. 
Agrupación (en artística), taste- 

fully arranged in groups. 
Agua [L. agua] : al a. penas, a 

truce to cares ; ¡a. va ! stand 

f rom under ! (when vessels were 

aforedme emptied into the 

street). A 7 ". 4 10. See pasado, 

gato. N. 74 31. 
Aguantar, v. a. and refl., to bear, to 

suffer. 

Aguardar, v. a. and refi., to wait 
for, to await ; v. n., to wait, to 
take time, to hold on. [Ger.] 

Agudo, a [L. acutus], sharp ; keen, 
clever. 

Agujereado, a {aguja), full of holes. 

Ahí [L. ad + hic], there, in, within, 
in it ; ¿ están a. ? are they in 
there ? a. es nada, oh, nothing 
(irony) ; a. tiene V., there is 
(your capa) ; por ahí, see por. 

Ahogado, a, stifled. 

Ahogar [O.S. a/ogar (L. faux), 
affocare, cf. suffocare], to stifle ; 
refl., a. de, to choke with, to 
die of (laughter). See perecer* 



Ahora [O.S. agora, L. hac hora], 
just now; a. bien, now — pues 
bien ; a. mismo (mismito), this 
very instant, " right off " ; de a., 
of the present day ; a. sí que 
digo yo, now / tell you (que, 
that). 

Ahorcarse [L. /urca], to hang 

one's self. 
Aína {quaint), quickly. 
Airado, a, angry. 
Airarse [L. adirare], to get or 

become angry. 
Aire [L. aere-m] : se da un a. con, it 

has a look like, it rather resem- 

bles. 

Airecillo, dim. of aire ; a. protec- 
tor, something of a patronizing 
air. 

Airón, tuft. 

Airoso, a: salir a., to come forth 
triumphant. 

Aislado, a, sepárate. 

Aislamiento, isolation, retirement. 

Aislarse [isla, L. instila'], to isolate 
one's self ; se aislaba en su al- 
tura y magnificencia, he wrapped 
himself up in his lofty magnifi- 
cence. 

Ajajá, ha ! ha ! 

Ajeno, a [L. alienus], of others, 
other people's ; por cuenta a — a, 
on another's account, for others. 

Ajustado, a, fitted. 

Ajustár (las) cuentas con (or dat), 
to settle with. {/usto.) 

Al (w. in/), on, in (doing some- 
thing). 

Ala: saldrían a — s á, wings would 

grow out of. N. 42 20. 
Alambre [L. acramitie], wire. 



SUPFLEMENT-VOCABULARY 



221 



Alameda : N. 3 6. 

Alarde [Arab.], boast ; generoso 

a. , q. a. de generosidad. 
Alardear, to boast (de, of being a). 
Alarmado, a, with alarm, startled. 
Alarmante, alarming. 
Albricias [Arab.] : pedir a., to ask 

any one for congratulations, to 

ask one to congratúlate an- 

other. 

Alcalde [Arab. al + cadi], mayor 
(of a ward, village, city). 

Alcance [L. ad calce-m] : al a. de, 
within reach of ; estar á su a. , 
to be within one's reach ; andar 
á los a — s (á or dat.), to pursue 
any one. 

Alcanzar (alcance), to followup; 
to reach ; to obtain, secure ; to 
suffice (á, to) ; to understand ; a. 
de sobra, to understand quite 
well, to comprehend fully ; para 
tanto no a — za, it is not sufficient 
for so many demands ; no me 
a — za, I have n't enough ; se me 
a — za, a — zaba, I comprehend, 
comprehended ; se te a — za, you 
comprehend. (Gr. § 406.) 

Alcázar [Ar. al + L. castra Arab- 
ized], stronghold. 

Alcornoque, blockhead ; ser el más 
a. de, to be the most wooden- 
headed of. 

Aldabonázo (aldába-ón-ázo, Gr. 
§ 765 a, Rem. 1), a blow or 
stroke of the knocker; sacudí 
tres a — s, I gave three (vigor- 
ous) knocks. [Arab.] 

Aldea [Arab.], village. 

Aldeana, peasant girl ; sacar de a. , 
to save from a peasant's life. 



Aleación [L. alligatidn-em], alloy. 

Aleccionar [lección], to school any 
one (en, in). 

Alegrar, v.a., to rejoice. 

Alegre [L. álácre-m] : vive a., 
leads a merry life. # 

Alegría, light-heartedness. 

Alejar (lejos), to put aside, to 
allay; refl., a — rse de, to with- 
draw, to increase one's distan ce, 
from ; to retreat, to retire. 

Alelüyas [Hallelujah], prints of 
painted soldiers (for children); 
Easter prints for throwing away 
like the confetti of other coun- 
tries. 

Alentado, a [pp. of alentar], en- 
couraged (de, by). 

Alfiletero (alfiler), pincushion. 

Algazara [Arab.], shouts; shrieks 
of laughter. 

Algo [L. aliquod], a little, a while. 

Algüno, a [L. aliqu(em) unu(m)], 
or so ; algún libro, a book or so ; 
a. carruaje, now and then a car- 
riage ; yo sé de a — a, I know of 
a certain one (woman); cosa 
a — a (w. neg), anything what- 
ever. 

Alhaceníta (alhacena), a small cup- 

board, press, or closet. [Arab.] 
Alhaja [Arab., O.S. alfaia], gem ; 

¡ buena a. ! a Jine specimen ! 
Alharaca [Arab.], movement ; //., 

excited movements. 
Aliento [L., metath. of anhelitus], 

courage. 
Alisado, a, smooth (of hair); 

smoothed down. 
Alíta, dim. of ala. 
Alivio, relief (para, to). 



222 



PASCUAL LÓPEZ 



Alma [L. aníma], soul, heart, 
him(her)self ; señor de mi a., my 
dear sir ; a. de Dios, jewel (of a 
doña V?) ; con el a. en un hilo, 
with one's life hanging by a 
thread ; en el a., to the soul, to 
my heart ; sentir en el a., to feel 
deeply; su a. en su palma, the 
responsibility is yours, as you 
please. 

Almacenar [almacén, Arab. al- 
makhzctí], to store away. 

Almeja [Arab.], a cockle, a very 
small round clam much used in 
a delightful dish with arroz va- 
lenciano and Spanish peppers. 

Almíbar [Arab.], sugar ; honey. 

Almilla, wrapper. 

Almirez [Arab.], mortar of stone 
or metal ; alma de a., heart of 
stone. 

Almorzar : N. 12 24. 

Alquiler [Arab.] : de a., to let, see 
carruaje. 

Alquilón, cab. 

Alrededor : á mi a., around me ; 
á su a., around you, him, her, 
them. 

Alta : dar de alta, to discharge as 
cured (from a hospital), to 
declare any one cured. 

Altamente, extremely. 

Altamíra : N. 54 3. 

Altar mayor, high altar. 

Alterado, a, altered, changed ; dis- 
turbed. 

Alto, a [L. altus] : altas horas, late 
hours ; adv., aloud ; el soñar a., 
talking in one's sleep. 

Alto, halt ! a. ahí, stop where you 
are ! a., amigo, stop, my friend ! 



Altüra, distinction ; llegar á aque- 
llas a — s, to reach those lati- 
tudes, i.e. Galicia. 

Aludido, a, the one alluded to. 

Alumbrar [L. illuminare], to illu- 
mine, to light up, to give light to. 

Alzarse [L. altiare\ to arise. 

Allá [L. Mac]: NN. 2 5 ; 181 7 . 
a. en, away down in (my heart) ; 
away off, away up (27 16); 
a. voy, I am coming ; más a. 
de, beyond. See Francia and 
quitar. 

Allí [L. illic], then, at such times. 
N. 5 32. 

Amanecer [L. mane], to arise (of 
the sun); Dios (Baal shemesh, 
the sun god) amanecerá, the 
dawn will break — better times 
will come. 

Amansar, v. to become quiet, 
to quiet down. 

Amargar [L. amar ic are] : me 
a — n la vida, embitter my life. 

Amarillento, a, yellowish. 

AmarillítO, a (dim. of amarillo), 
nice yellow. 

Ambiente, air. 

Amén de, besides ; a. de que, 
aside from the fact that ; 
although. 

Amenazador, a [amenaza, L. 
minada, n. pl. of minax], mena- 
cing, threatening ; ominous. 

Amenguar [L. minificare], to 
diminish. 

Amenidad [L. amoenitñt-cm] : A 4 
34- 

América, Spanish America ¡ A. 

del Sur, South America. 
Americana, sack coat. 



SUPPLEMENT-VOCABULARY 



223 



Amigo, a [L. amícus] : muy a. de, 

very fond of. 
AmiguítO (dim. of amigo), my 

dear. 

Amontonar (montón), to heap, to 

throw in a heap. 
Amor [L. amor-em\, love ; the child 

Jesús ; al a. de, in the warmth 

or comfort of ; poner el a. en, 

to set one's affections on ; a. 

propio, vanity ; pl., love affairs, 

love. See Dios. 
Amorío, s. or //., love-making, 

love affairs. 
Amoroso, a, love-, loving ; asuntos 

a — os, love affairs; billete a., 

billetdoux; fracaso a., would-be 

love affair. 
Amortiguado, a, faded, dull. 
Amortiguar [L. mortificare], to 

fade, to dull (of colors). 
Amostazado, a (mostaza), miffed, 

put out, ill-humored ; híceme el 

a., I pretended to be put out. 
Amparar, to shade (88 1). 
Ampére, André M arie, Fr. savant, 

*775- l8 37- 
Amueblado, a (mueble), furnished, 
decked. 

Anchp, a [L. amplus], wide; n., 
width ; a — a y holgadamente (Gr. 
§§ 579 a i 5 8l )> m abundance 
and comfort ; á mis (sus) a — as, 
to my (his or her) heart's con- 
tení, at one's ease. 

Anchüra, breadth, amplitude, 
roominess. 

Anda (Gr. § 659 a): anda pues 
si, why, why ! AT. 14 17. 

Andalucía [Arab. beled al- Andalos, 
land of the Vandal — L. Van- 



dalus], formerly all Spain ; now 

all south of the Sierra Morena. 
Andar (Gr. §§ 528, 389 a), to go, 

to go about ; hacer a., to propel. 

[L. ambülare, cf. sendos and uña.] 
Andar, gait, step, pace, tramp. 
Andüvo — andar. 
Anfitrión [L. Amphitryon-em], 

Amphitryon. 
Angel [L. ángelus] : mucho á., many 

an ángel (Gr. § 90 a, note). 
Anglosajones, Anglo-Saxons. 
Angülo, proper ñame. 
Angustioso, a, miserable, painful. 
Anillo [L. anellus], ring (plain). 

See sortija. 
Anima : see Dios. 
Animación [L. -tidn-em], bustle. 
Animado, a, encouraged. 
Animalazo, monster. 
Animo [L. animus], mind; pl., 

courage. 

Aniquilado, a [L. nihil, written ni- 

chil in Middle Age. N. 157 32], 

worn out. 
Anochecer [L. noctescére] : algún a., 

occasionally at night-fall. 
Anónimo, a, anonymous ; an anon- 

ymous note or letter. 
Ansoréna, a jeweller on the 

Carrera de San Jerónimo, 

Madrid. 
Antaño (ante año), aforetime. 
Ante (Gr. § 632), in the presence 

of, in front of. 
Antepongo — anteponer. 
Anterior [L. -ior-em], abo ve, above- 

mentioned. 
Antes (ante), former, ex- ; a. de lo 

que, before the time that ; a. que 

(w. subj.), before. See tardar. 



224 



PASCUAL LÓPEZ 



Antevíspera, two nights before. 

Antiparras, goggles (pop. since 
Quevedo's time for anteojos, 
spectacles). 

Antojársele á uno, to appear, to 
seem, to seem good to any one, 
to please ; se me antojó, seemed 
to me ; antojábaseme, it seemed 
to me ; se le antojará, he doubt- 
less seems to you to be a ; que se 
nos antojaban, which pleased us, 
which we liked; which seemed to 
me (se me a.). [L. ante ocülos.~] 

Antruejo : N. 2 10. 

Anunciar, to prophesy. 

Añadidüra : por a., in the bargain, 
to boot. 

Año [L. annus] : de lo que mis 
años pedían, N. 1 10 ; mal a. 
para (A T . 27 2 ; p. 102 12), supe- 
rior to. 

Apagado, a, weak, faint, low 
(voice) ; lo a., the weakness. 

Apalear (pala), to shovel up (gold 
coin). 

Aparecerse, to appear, seem. 
Aparición [L. apparitidn-em~], ap- 

pearance, arrival. 
Apartar, to push aside ; refl., to 

depart, flee, diverge, differ (de, 

from). 

Aparte, aside ; (comer) a., (to eat) 

by himself ; a. de que, aside from 

the fact that. 
Apear (ápie), v. a., to forcé any one 

to change ; v. n., to get down, to 

dismount. 
Apencar con, to suífer, to endure. 
Apesarar (pesar), to sadden, to 

grieve. 

Apestar (pesia), to be a horror to. 



Apice [L. apíce-m\ iota, jot ; hint ; 
ni un á., not even a hint ; sin 
poner ni quitar un á., without 
adding or taking away one iota. 

Apiñado, a, closely packed (like a 
pine-cone, pina), crowded. 

Aplacado, a, appeased. 

Aplastarse, to flatten. 

Aplicado, a, diligent; los a — os, 
the diligent ones. 

Aplomo [Fr. aplomó'], self-posses- 
sion. 

Apocamiento, pusiilanimity. 
Apodo : poner a — s, to give or 

apply nicknames to any one. 
Apolo, Apollo. N. 4 14. 
Apostar á (Gr. § 473, § 629 / 

Rem.), to wager ; apostaré á que, 

I '11 wager that ; refl., to post 

one's self, to take one's stand. 
Apóstol : dia del A. Santiago, 

25Ü1 July. NN. 3 25 ; 16 9. 
Apostrofar, to dispute in loud lan- 

guage, to créate a disturbance. 
Apoyado, a, leaning,resting(en, on) . 
Apoyar, to press, to bear on ; to 

rest, lean something (en, on) ; 

refl., to rest (en, on). 
Apoyo [L. podium~\, confirmation. 
Apreciáble, appreciable. m 
Apreciado, a, esteemed. 
Aprecio [L. pretium], regard. 
Aprensión [L. apprehensid)i-em\ 

conception, idea, strange impres- 

sion, imagination. 
Apretado, a, pressed. 
Apretar (Gr. § 461), to press, to 

squeeze, to shake warmly, to 

grasp tightly, to hug ; to urge, 

to forcé. [Metath.of L. appectó- 

rare.~\ 



S U PPLEMENT-VOC ABU LA R Y 



225 



Apriesa {prisa), quickly. 
Aprietan — apretar. 
Aprieto, strait, difficulty. 
Aprobativo, a, approving. 
Aprovechado, hard worker, a dili- 

gent student. 
Aprovechar [L. proyectare], to 

take advantage of, to profit by, 

to utilize. 
Aproximarse, to approach. 
Aptitüd, //., fitness. 
Apurado, a, in despair. 
Apurarse, to be discouraged, to 

despair (Gr. § 731). 
Apuríllo, dim. of apuro. 
Apüro [L. ad purum], strait, diffi- 
culty, grievance. 
Aquel [L. ecc.-ille~\, that. N. 6 32; 

a. — éste, the former — the 

latter (Gr. § 268). 
Aquelarre, a witch bout, meeting of 

wizards, witches, and sorcerers. 
Aquello (Gr. § 266), that; a. de, 

that saying (52 23), the reputa- 

tion of. [L. ecc-illud.] 
Aquí [L. ecc.-hic], here, in this 

place. N. 3 23. 
Arbitrio, expedient. 
Archi-millonário, multi-million- 

aire. 

Archipámpano {archi + pámpano, 
vine branch, a euphemism for 
arzobispo), nabob, epicure ; vivir 
como a — os, to live like nabobs 
(archbishops). 

Ardiente, fierce (of burning). 

Ardite, afarthing ; un a. se le daría 
de, you would n't care a farthing 
whether. 

Arenillas {arena), pl., sand (for 
blotting). 



Arete [Fr. arete?], earring ; //., 

jewelled pendants. 
Argos (Classic Fable, A. of the 

hundred eyes), guardián, spy. 
Armado, a, fitted out, accoutred 

(de, with). 
Armar, to furnish (de, with) ; to 

stir up, provoke (a quarrel). 
Arquímedes, Archimedes. 
Arraigar [L. in + radicar -e], to 

take (deep) root, to make an 

impression. 
Arrancar [L. eradicare, O.S. with 

one r as well as two], to pulí 

out, to tear out (one's hair), to 

draw forth, to rescue, to forcé 

(á, from), to bring out, to draw 

or heave (a sigh). 
Arranque, a burst. 
Arranqué (Gr. § 371) — arrancar. 
Arrastrar [L. rastrum, rake], to 

trail (a robe etc. after one), to 

wear (silks and satins). 
Arrebatado, a, flushed (of color) ; 

violent, hasty. 
Arrebato [lengthened from L. 

arreptus ; cf. O.S. coránica — 

crónica, and taraidor — traidor], 

burst ; a. de pena, paroxysm of 

grief. 

Arregladíto, a (dim. of arreglado), 
trim, neat. 

Arreglar [L. regulare'], to make 
one's arrangements, to arrange ; 
arregle de modo que pase . . . , 
once let . . . pass ; refl., to be 
arranged, adj usted, settled ; se 
arreglaba todo, everything would 
adjust itself (Gr. § 697 /). 

Arreglitos {arreglo), pl. f little 
arrangements. 



226 



PASCUAL LÓPEZ 



Arrellanado, a [re intensive, and 
L. planns~\, lying back luxuri- 
ously (on a seat, in a carriage). 

Arriba [Gallego en riba, L. in 
ripa] : a. y abajo, up and down. 

Arribar [L. in ripa] : tres arribára- 
mos, three of us had arrived (á, 
at). 

Arriendo : tomar en a., to léase. 
Arrimadíto, a {arrimado), cióse up 
(á, to). 

Arrimarse, to come near (á, to). 
Arrojar, to throw, throw away, 

throw off (sparks) ; to put forth, 

to utter. 

Arrostrar (rostro), to face, to brave 
(danger). 

Arroyo, brook; middle of the 
street ; pisar el a., N. 4 10. 

Arrugado, a, wrinkled. 

Arruguílla (dim. of arruga, L. 
ruga), small or fine wrinkle. 

Arrullo : al a. de, lulled by. 

Arrumacos (older form arremue- 
cos, fr. muecas), pl., smirks and 
smiles ; llevar mil a., to receive 
lots of smirks and smiles ; po- 
nerse a., to put on, assume to be 
all, smirks and smiles. 

Arte : el a. de Hipócrates y Galeno, 
the healing art. 

Arterias, veins. 

Articular = decir, exclamar. 

Artificios, contrivances. 

Arzobispo [L. archiepiscopus~\ : N. 
3 29. 

Asaetear [saeta, L. sagitta], to dart 
arrows at ; así me asaeteen (even 
if they shoot me), if my life 
depended on it, for the life 
of me. 



Asaz [L. ad satis~\ = bastante, 
harto. 

Asco [metath. of (tlkxos, fr. <tlk- 
XcuVw] : hacer á uno ascos, to 
disgust, to be displeasing to, 
any one ; me da ascos de verle, 
it makes me sick to see him ; 
me da a., I loathe it. 

Asegurar (seguro), to assure any 
one (que, that) ; to be sure ; se 
a — a, we are assured. 

Asentimiento, assent. 

Asesorar [L. assessor, a judge] : 
a — rse con, to take advice from, 
to counsel with. 

Así [ensí, L. in sic\, this ; a. como, 
as, as well as ; (p. 28 5) así — 
como, no more — than (A r . 3 31), 
as if ; a. sé de — como de, I know 
as much of — as I do of ; a. que, 
so that, so ; as soon as ; ni tanto 
a., not as much as that. 

Asido, a, holding. N. 6 26. 

Asiento (sentarse), seat, bench ; 
place, fare, ticket; servir de a., 
to serve as a seat ; tomar los 
a — s, to get the tickets. 

Asignatüra, course, subject (of 
study) ; lecture. 

Asir (Gr. § 551), to seize, lay hold 
of (de, by) ; refl., asirse de, to lay 
hold of. [L. adscire.] 

Asistencia, attendance. 

Asistir á, to be present at, to at- 
tend. 

Asomar (asomo), to peep over, to 
peep forth, out ; to be visible, 
to peep in (á, at), to begin to 
appear ; refi., to show one's self, 
to appear (á, on), to look out 
(á, of). 



SUPPLEMENT-VOCABULARY 



227 



Asombrado, a, terrified. 

Asombro {sombra) : see cuento. 

Asomo [L. ad summum, se. muri, 
col lis], a peep (o ver a wall), first 
appearance (in the distance), 
glimpse, show ; sin a. de lujo, 
without the smallest exhibition 
of luxury. 

Aspaviento (see espantar), start, 
sign of astonishment. 

Asunto [L. assumptus], occasion 
(de, for). 

Atajar, to cut off, to reduce. 

Atarazado, a : a. de polilla, worm- 
eaten. 

Ataviado, a, decked, dressed (con, 
in). 

Atender, to listen to, to give one's 

attention (á, to) ; a. bien, to pay 

cióse attention (á, to). 
Atendido que, in view of the fact 

that, seeing that, since. 
Atendiente, listener, the one pres- 

ent. 

Atenerse: saber á qué a., to know 

what one can rely on. 
Atentar, to transgress. 
Aterrador, a, frightful. 
Atestado, a {tiesta), crammed (de, 

with). 

Atiende — atender (Gr. § 471). 
Atildamiento {tilde), snobbish 
dress. 

Atinado, a, wise, prudent 
Atinar con, to discover, to divine. 
Atontado, a [L. attonítus], stunned 

(by a blow), stupified, dazed. 
Atornillar {tornillo), to screw on 

or up. 

Atraído, a {atraer), attracted. 
Atrapar, to catch. 



Atrás : N. 2 1. 

Atravesarse (llegaban á), were 
passed on (p. 5 7). 

Atrevido, a, presumptuous. 

Atropellár {tropel), to set aside. v 

Atrozmente, horribly. 

Atufar {tufo), to choke, stifle. 

Aturdido, a, wild, giddy ; con- 
founded, in confusión ; astound- 
ed, dumfounded. 

Aturdimiento, stupidity. 

Aturdir, to drown (of noise) ; refl., 
to become bewildered, to lose 
one's head. 

Aturrullado, a, bewildered. 

Augurar, to bode ; to foresee, an- 
ticípate. 

Aún [L. adhu{n)c], yet, still ; aun, 

even ; ni a., not even. 
Aureola, corona, glory (depicted 

round the head of a saint). 
Auriga [L. id.], cab driver, coach- 

man. 

Ausentarse [L. absentare], to with- 
draw. 

Autobiógrafo, autobiographer. 
Autor [L. auctd7'-em~\ : a. de sus 

días, governor, pater ; los autores 

de mis d., my parents. 
Avellanado, a, shrivelled. 
Ave-Marías, pious exclamations. 

Avendrá ) 

>- — avenir. 
Avengo \ 

Avenir [L. advenire], to happen ; 
refl., to consent (á, to) : no se 
avienen á ello, (they) do not con- 
sent to it ; no se avendrá á tener, 
will not consent to have ; me 
avengo á prometerlo, I agree to 
promise. 

Aventura", affair, love affair. 



228 



PASCUAL LÓPEZ 



Aventurero, a, of an adventurer. 
Aventurilla, lo ve affair. 
Averiguado, a, ascertained. 
Averiguar [L. verificare} : Gr. 
§ 372. 

Averigüe — averiguar. 

Avienen — avenir. 

Avío {aviar, to prepare for a jour- 

ney), dress, " get up"; buen a., 

good, serviceable, turnout. 
Aviso, notice, warning. 
Ay (thoroughly Spanish for the 

oh of other peoples), oh ! alas ! 

¡ay, sí! ah, yes. (Gr. §§ 658, 

660 a.) 

Ayünas (en), a state of fasting; 
estar en a., N. 12 24; quedarse 
tan en a., to remain as ignorant 
(como, as). [L. ad -f jejunits.~] 

Azar [Fr. hasard\. al a., at ran- 
dom, at hap-hazard. 

Azogue [Arab.], quicksilver ; hecho 
un a., uneasy, restless. 

Azucarillo, a spongy, honeycomb- 
like confection, about four or 
five inches long, made of the 
white of eggs, flour, and sugar 
(here brown), and used to 
sweeten water and other cool 
drinks, in which it rapidly dis- 
solves. 

Azulado, a (azul), bluish. 
B 

Bachillera, a female B.A. 

Bade (and pade), writing-pad ; here, 

a portfolio. [Eng. pad.] 
Bailador, a, dancing. 
Baile, ball, ballroom, dance. 

(Bailar.) 



Bailoteo, tumultuous dancing, a 
" break-down." 

Bajar, v. a. [baxo, L. bassus\ to 
bow, bend, to hang down (the 
head), to lower (the voice), to 
cast down (one's eyes); v. n. to 
descend, to sink, to get out (of 
a carriage), to come to a cióse 
(of day). 

Bajo, under. 

Balaüstre, balustrade. 

Balbucir [L. bal bu tire], to stam- 
mer ; contesté balbuciendo, I 
stammered out. 

Balumba [O.S. balüme, L. volu- 
men], lot, pile, heap ; bulk. 

Bambalinas (las), the lofts 
(theatre). 

Bandas, pl., facings of the capa. 

Bandeja, tray (de, with). 

Bañar [L. balneare], to bathe, 
wash. 

Baqueta [L. vacca] : de b., covered 

with, upholstered in, leather ; 

pl., drumsticks ; hacer correr b — s 

á, N. 67 9. 
Barajarse, to be jumbled together. 
Barba: en mis b — s, in my face. 
Barbaridad, (gross) blunder ; ¡ qué 

b. ! what an idea ! 
Bárbaro, blockhead. 
Barniz, polish. 

Barrabás = Satanás, the devil. 
See patrono, and Celestina. N. 
50 18. 

Barrio, ward (of a town); al otro 

b., to a better world. 
Barruntar, to suspect. 
Basar, to be based (en, on); sin 

que se basen en algo, unless they 

have some basis. 



SUPPLEMENT-VOCABULARY 



229 



Basílica, cathedral. 
Basta, that is enough ! 
Bastidores : entre b., behind the 
scenes. 

Bastoncito (dim. of bastón), dear 

little cañe. 
Batallador, a, fighting. 
Batiente : see mandíbula. 
Batir (Gr. § 731), to strike out ; 

batiendo palmas, clapping her 

hands. [L. batiere.'] 
Baül mundo, foreign (Fr. or Eng.) 

travelling trunk for ladies, a 

" Saratoga." 
Baza: meter b., to get a word 

in. 

Beber — [L. bibére~\ : al b., when I 

drink (drank), or partake (par- 

took) of. 
Belvís (Fair View), a suburb of 

Santiago. 
Bellaco : semejantes b — s, rascáis 

of that stamp. 
Bemol, flat (in music) ; tendría 

[sus] b — les, has, I suppose, its 

difficulties. 
Bendición : see echar. 
Bendiga — bendecir. 
Bendito, a [L. benedictos] : agua 

b — a, holy water. 
Benedictino, a monk of the order 

of St. Benedict. 
Beneficio : á b. de, for the benefit 

of. 

Berengéna [Sp. Arab. bedindjéna], 
egg-plant. (Acad. now writes 
with j.) 

Berlina, a compartment of a stage 
coach or a railway carriage (first 
class) ; a four-wheeled carriage 
— landau. 



Bernardo del Carpió: N. 113 26. 
Berthelot, Pierre Eugéne Marcel- 

lin, French chemist (1827-18 — ). 
Besár [L. basiare] : ir á b. jocundo, 

to imprint its cheerful salutation 

on. N. 10 31. 
Betún [L. bitümeft], shoe-blacking. 
Biberón, nursing bottle. 
Bicho [L. vitiílus] : see N. 163 

Bien [L. bene], well ; b. aína, very 
quickly; más b., rather. 

Bien: hacer el b., to do good ; 
hombre de b., honest man ; gente 
muy de b., very worthy people. 

Bienaventurado, a : //., saints and 
angels. 

Bienestar, material comforts. 
Bienhechor, a [L. be?tefactdr-em], 

benevolent. 
Bienvenida : dar la b. á, to bid 

any one welcome, to welcome 

any one back. 
Bilioso, a, ashy. 

Billete, note, banknote, ticket, 
fare. 

Billetíto, dim. of billete. 
Billoncéjo (deprec. of billón), the 

trifle of a billion. 
Birlibirloque, hocus pocus ; po r 

arte de b., by occult means, by 

magic. 
Bizantino, a: N. 3 25. 
Blanco [Ger.], butt, object, mark ; 

tener por b., to have in view. 
Blandito (dim. of blando) : pisar 

b., to walk softly, to walk on 

tip-toe. 

Blandura, mildness; //., mild 
treatment; no con poca b., with 
no slight forcé. 



230 



PASCUAL LÓPEZ 



Blasonado, a, furnished with a 
coat-of-arms. AT. 3 4. 

Bledo [L. bledum ; Ger. 

Fr. It. biada~\, leaf, spearof 
grass ; de cuyo parecer debiera 
importárseme un b., for whose 
opinión I ought not to have 
cared a straw ; ni se me da un 
b., ñor do I care a straw (de, 
for). 

Blusa, blouse, smock-frock. 
Bobería (bobo) : hacer b — s, to look 
stupid. 

Bobo, a [L. balbus, stuttering], 

silly ; n., a simpleton, dolt. 
Boca [L. bucea], mouth, lips ; á b. 

de jarro, point blank ; pedir por 

esta b., to have one's heart's 

desire. See darse. 
Bochorno [L. vulturnus, southeast 

wind, hot blast], shame, mortifi- 

cation, discomfiture. 
Boda [L. vota,pl.~]: N. 2 1. 
Boga: en b. [Fr. en vogue\ popu- 
lar, in vogue. 
Bohemio, a, Bohemian (life). 
Bola : b. de billar, billiard ball ; 

queso de b., round cheese. 
Bolsilléjo (deprec. of bolsillo), 

pocket-book. 
Bomba, bombshell, shot. 
Borneo, an island of the East 

Indies. 
Borona : N. 2 19. 
Borrarse, to be blotted out; to 

fade away, to be dissipated. 
Borrego : b. de rifa, a prize lamb 

to be ramed for. 
Bosque [Ger. buse/i], woods. 
Bostezar [metath. of L. oscitare- — 

(b)ostecar\, to gape. 



Bostezo : á b — s, by dint of yawn- 

ing, gaping. 
Bota, wine-skin ; shoe ; pl., b. de 

charol, patent leathers ; b. en 

mal uso, shoes in an advanced 

stage of wear and tear; con b., 

with (my) boots on. 
Bote, jar or pot (in a pharmacy). 
Botica [áirodr)K7)], medicines, pre- 

scriptions. 
Bóveda [L. volvítd\, mound, vault, 

arch. N. 85 2. 
Brasa, coal of fire. 
Brasil (el), Brazil. 
Brevedad [L. -vitát-em] : á mayor 

b., as soon as possible. 
Brillar [L. beryllare~\ : b. por, to 

be remarkable for. 
Brincar [Ger. springen\, to jump; 

b. á tierra, to bounce out of 

bed. 

Brinco, jump; trinket; pegar un 
b., to give a leap, bound. 

Brindar (brindis), to offer (as a 
toast), to offer (as a motive), to 
invite ; refl., to offer (á, to) ; que 
se le brinda, which is offered to 
him or her. 

Brinqué (Gr. § 371) — brincar. 

Brizna : //., unas b — s, a few 
blades. 

Broma, jest, joke, fun, frolic, pas- 
time ; andar con b — s, to de- 
ceive one's self, to be deceived ; 
de b., for fun, sport. 

Broncamente, huskily. 

Brotar (Ger.), to burst forth. 

Brüces : medio de b., half spiawl- 
ing. 

Bruñir, to rub down, to groom. 
Buen : Gr. § 123. 



SUPPLEMENT-YOCABULARY 



231 



Buenísimo, properly bcnísi?7io (Gr. 
§ 1 50 d, Rem.). 

Bueno, a [L. bonus] : b., b. well, 
well ! ¡ b — a es ella (esa) ! a 
pretty idea (story) ! el b — o de 
or del, the good (so and so) ; 
¿á dónde b.? whitber avvay? b. 
fuera, it would be a fine thing ; 
b. va, indeed ! verily ! está b., I 
should like to know ! 

Bufón, court-jester. 

Bujía [Fr. bougie], wax candle. 

Bulto [L. vultus], figure, an indis- 
tinct object seen in the dark, a 
lay figure, an image, a hump 
(Fr. bosse), a protuberance ; á 
b., hit or miss ; de b., in bust. 
N. 2 10. 

Bullir [L. bulliré], to boil, to agí- 
tate, to fill one's head (of plans, 
ideas) ; me bullía en el cuerpo, I 
was filled with ; que me b. en 
el c, with which I was filled. 

Burla, ridicule, game, chafiing, fun, 
joke, jest. 

Burlado, a, jilted, deceived. 

Burlarse, to laugh (de, at) ; búrlese 
el que quiera, let him laugh who 
will. 

Burlón, a, provoking laughter, 

roguish, waggish. 
Burlonísimo, a, very full of merri- 

ment. 

Buscado, a, sought after. 
Buscar : iba á b., sought out. 
N. 2 7. 

Buz : hacer á uno el b., to pay any 

one homage. 
Buzón, a letter-box, 



c 

Cabal, sound (of health), unim- 

paired ; no tiene c. el juicio, his 

reason is unhinged. 
Cabalgata, tramp, run, chase. 
CabalítO (dim. of cabal), just so. 
Cabalmente, just so, exactly so; 

c. aquel año, just that very year ; 

c. el or la que, the very thing 

that. 

Caballeríto (dim. of caballero), my 
young gentleman. 

Caballero : N. 95 9. 

Caballo: NN. 13 1 ; 152 32. 

Cabecear, to nod (with sleep). 

Cabecíta, dim. of cabeza. 

Cabellera, long locks, tresses. 

Cabello [L. capillus] : asir por los 
c — s, to seize by the forelock. 

Caber (Gr. § 529 and a, b, c), to be 
possible; cuando les cabe la 
honra, when they chance to have 
the (distinguished) honor (de, 
of); no cabiéndole el pan en el 
cuerpo, unable to keep the tale 
to herself (the loaf being too 
large for home consumption) ; 
no cabe duda, there is no doubt ; 
no cabía duda, there could be no 
doubt ; no caben en un saco, one 
bag will not hold (honor and 
profit); cupo en, was contained 
in. [L. capére.] 

Cabeza [L. capitia, pl.] : llenó la c. 
de viento á F., has turned F's 
flighty brain ; sacar una cosa de 
la c, to imagine a thing. 

Cabo [L. caput], head, headland, 
cape ; extremity, end (of any- 
thing, as a rope, a rod); al c, 



'232 



PASCUAL LÓPEZ 



after all, at length ; al fin y al c, 

af ter all ; al c. de, at the end of ; 

llevarse á c, to be carried out 

or effected. 
Cabrera : X. 1 1 20. 
Cachaza, a store of patience ; con 

toda c, with due deliberation. 
Cachíllo (dim. of cacho), a small 

fragment. 
Cacho [L. capulum\, a fragment, 

piece (of anything which one 

can seize or catch up in the 

hand). 

Cada [/cara] : cada vez más, more 
and more. 

Cadencioso, a, measured, continu- 
ous; paso c, measured tread. 

Caer (Gr. § 544), to decline (of 
day) ; caerle á uno bien, to suit, 
become, fit ; c. á, to look out on, 
to front on ; rejl., sin tener sobre 
qué caerse muerto, without a rag 
(or shirt) to bis back (without a 
garment to be laid out in). [L. 
cadére.~\ 

Cafetücho, wretched café. 

CáigO — caer. 

Caja [O.S. caxa (casha), L. capsa], 

box, case. 
Cajetilla (dim. of cajeta, little case), 

package of cigarettes. 
Cajón (aug. of caja), table drawer ; 

c. de pasas, raisin box. N. 13 2. 
Cal [L. calx], lime; dar de c, to 

do up with lime, to whitewash. 
Calabaceado, a, jilted, rejected 

(as a lover). 
Calabaza, gourd, pumpkin,squash. 
Calabazada : darse de c — s contra 

la pared, to dash out one's 

brains against the wall. 



Calado, a, set in, letin (p. ni 17); 
fretted. 

Calarse [L. ca/dre], to clap on, put 
on ; to set in. 

Calavera, wild. 

Calaverada, lark, spree. 

Cálculo, expectation of advantage ; 
sin interés ni c, without money 
or expectation of any. 

Caldera [L. caldarza], kettle. 

Calderilla, " coppers " — small 
coin of copper or nickel. 

Calderón : N. 112 6. 

Caldo [L. calzdus]: c. de sustan- 
cias, nourishing broth. 

Caleádo, a (cal), whitened, white- 
washed. 

Calificado, a, branded, marked 
(man). 

Calificar [L. qnalijicare~\,\.o charac- 
terize ; to brand (de, as). 

Calorcíllo (dim. of calor), warmth. 

Calorífero, heater (the long hot- 
water cylinder for coaches). 

Calumniado, a, slandered. 

Calzarse [L. calceare], to put on 
(shoes or stockings), to clothe 
one's self with ; to appropriate, 
to exhaust. 

Calla, hush ! 

Callado, a : para calladas, to be 
kept silent. NN. 136 5; 189 
17- 

Callar : que te lo callas todo, for 

you to keep everything to your- 
self. 

Calle (usted), hush ! a/so, say ! 

Calle [L. calle-m, road, path]: 
pasearse por aquellas c — s de 
Dios, Gr. § 265, Rem., and XX. 
150 26; 151 26. 



SUPPLEMENT-VOCABULARY 



233 



Callejero, a, current in the streets, 

the talk of the streets. 
Camácha : N. ni 12. 
Camácho (bodas de) : N. 2 1. 
Camándula (la), a religious Order 

so called ; tener más c — s que, to 

be more mischievous or mali- 

cious than. 
Camarero, a {cámara), servant, 

waiter; maid of honor. 
Cambio, exchange; á c. de, in 

exchange for; en c, on the 

other hand. 
Caminar, to advance. 
Camino [Celtic], road ; course ; 

c. de, towards, for (direction, 

destination) ; c. de hierro, rail- 

way ; hay c. que andar, there is 

some way to go yet. 
Camoens (P. Camoes): Luiz de C. 

(1 524-1 579), Portuguese poet, 

author of Os Lusiadas, 
Campanario, tower (of a church), 

belfry (no spires in Spain). 
Campanilla, door-bell. 
Campanillázo, a ring at the door, 

the door-bell. 
Campechanamente, frankly. 
Campesino, peasant ; adj., rural. 
Campo, scope ; á c. traviesa (as in 

all the oíd foreign dictionaries), 

across country; C. de Santa 

Susana, NN. 3 6; 85 2; C — s 

de Cariñena, N 36 31. 
Canales, gutters. 
Canario : Gr. § 658 d. 
Canastos : Gr. § 658 d. 
Cancel, porch. 
Cande, sweets, candy. 
Candil : NN 2 23 ; 6 32. 
Candoroso, a, puré, unsullied. 



Cantar, to chant ; to proclaim ; to 
foretell ; c. las honras de, to 
chant the rites of the dead in 
behalf of. 

Cantaríllo, dim. of 

Cántaro [L. canthárus], water jar, 
milk-pail ; moza de c, water- 
maid, char-woman. 

Cantidad [L. quantitát-em~\, sum 
of money, sum. 

Canto [L. cantns~\, singing, song ; 
darse con un c. en los pechos, 
to be satisfied. 

Canto [Celtic ?], edge ; stone ; á c. 
pelado, with smooth stones. 

Cantonera, metal corner-piece 
(but I imagine cantos dorados, 
gilt edges, was intended). 

Canuto [caña, L. canna\ section 
of a reed from joint to joint ; 
c. de caña, section etc. = reed. 

Capa, Spanish cloak ; layer or 
coat (of dust, paint, etc.), stra- 
tum,//. strata; c. escolar, college 
gown; bajo la c. del cielo, on 
the face of the earth (///., under 
the vault of the sky), p. 96 5. 

Capaz [L. cafláce-m] : á que eres 
c. de, I '11 wager you are capable 
of, able to. 

Capital, a large sum, a fortune. 

Capitalista, man of means. 

Capitalíto, a small fortune. 

Capitán : c. de barco, ship captain ; 
c. de gavilla, chief of a gang. 

Capóte: para mi c, to myself. 
N 2 4 ; p. 91 22. 

Cápsula, capsule. 

Cara : tener c. de hereje, to be a 
frightful object — " Every one 
shuns the needy " ; c. de perro, 



234 



PASCUAL LÓPEZ 



sour, forbidding looks ; c. de 
susto, frightened face ; caras de 
reyes feos con peluquín, ducats 
(gold coins with the image of 
the sovereign in a wig, like the 
onzas of Cárlos III and IV and 
of Ferdinand VII) ; poner unac, 
to assume a look. 

Carácter, high ideal. 

Caramba : Gr. § 658 d. 

Caramelo, caramel; color de c, 
brown. 

Carátula : gente de la c. y la farán- 
dula, people of the sock and 
buskin. 

Carbón [L. carbon-e?n\ : //., coals. 
Carbonizado, a, charred. 
Carcajada, peal or shout of laugh- 
ter. 

Cardiaco, a, = del corazón, of the 
heart. N. 1 7. 

Carecer de (Gr. § 374, 757), not to 
ha ve, to lack, to be without ; 
carezco de, I have no, I am with- 
out. [L. carescere.~] 

Cargado, a, laden (de, with). 

Cargar con, to lift (a weight). 

Cargo {carga) : sin c. de conciencia, 
without any scruple. 

Cariñena : see Flor and N. 36 31. 

Cariño (caro), affection ; //., attach- 
ments; tener á uno gran c — o, to 
have a great affection for any 
one. 

Carita : see Pascua. 

Carlista, Carlist (partisan of D. 
Cárlos). 

Carmen, order of Mt. Carmel. 

Carne [L. carne-m] : pl., body ; po- 
nerse c. de gallina, to make one's 
flesh creep. 



Carrera, career, avocation, profes- 

sion, course of study, curriculum ; 

en desatada c, at full speed ; 

entrar á la c. en, to run into, 

rush into. 
Carreta, truck. N. 6 5. 
Carrete, spool. 
Carrík : N. 4 26. 
Carro : N. 6 5. 

Carruaje, carriage; c. de lujo, 
handsome turnout ; c. de alquiler 
de lujo, hired private carriage 
(voiture de remise). 

Carta [L. charla'] : c — s y más 
c — s, letter after letter. 

Casa [L. casa, for domus went 
over to the Church, il duomo] : 
pagar la c, to pay the rent. 

Casado, a, married (man or wo- 
man). 

Casar (casa), to marry (to give in 
marriage) ; refl., c. con, to marry 
(to become the husband or wife 
of). 

Cáscara, foil ; c. argentina, sil ver f oil. 

Cascarita, shell, bark. 

Casco [L. <rtf.r¿7¿/],head,pate ; hoof ; 
se le puso en los c — s, he took it 
into his head ; quebrarse los c — s, 
to rack one's brains ; hace un 
mes que me quiebro yo los c — s, 
now for a month I have been 
racking my brains (por, to). 

Caserón, large decayed oíd house, 
oíd barrack. 

Casi, quasi, would-be. 

Caso [L. casus~\, case, situation; 
en el mismo c. que, in the same 
situation as ; lo mejor del c, the 
best of it ; c. de tenerlo, in case 
I had one; no es del c, (but this) 



SUPPLEMENT-VOCABULARY 



235 



has nothing to do with the ques- 
tion, is not to the point ; es el c. 
que, the fact is that; no vienen 
al c, they do not suit the situa- 
tion ; hacer c. de or á, to pay 
attention to ; hacer poco c. (dat.), 
to pay any one slight attention. 

Cáspita : Gr. § 658 a. 

Casquivano [L. casci vanus], hare- 
brained, giddy, heedless ; vain. 

Castañetear, to snap one's fingers 
(as with the castañetas). 

Castellana, the Madrid drive 
(from 1875). 3 6. 

Cátedra [Kádedpa], chair, professor- 
ship ; recitation or lecture room, 
class-room ; class, lecture; ejer- 
cer su c, to discharge one's of- 
fice as professor. 

Catedrático, university professor. 

Catre, (camp) bed, (cot) bed. 

Cauchy, Aug. Louis, mathematics 
and sciences (1789-1857). 

Caudal [O.S. cabdal, L. capitál- 
em], treasure, fortune. 

Caudalázos, great estates. 

Cautela : la c. que puse al entrar, 
the caution I observed in com- 
ing in. [L. ¿d.] 

Cava, digging around the vine- 
stocks; "hoeing." 

Cavilación [L. cavillatib~n-em\ 
query. 

Cavilar, to think over, to ponder, 
to brood ; to question, to query, 
to doubt. 

Caviloso, a, brooding, thinking ; 
captious. 

Cayó — caer. 

Caza [L. captia, It. caceta] : dar 
caza á, to chase, to pursue. 



Cazar [L. captiare~],X.o hunt; c. de- 
masiado largo, to go a little too 
far ; dejarse c, to allow one's 
self to be captured by guile. 

Cazuela, (women's gallery in the 
oíd Sp. theatre), kere, pit. 

Cebo [L. cibus\ bait. 

Cebolla [L. caepulla], onion; "tur- 
nip " (watch). 

Cecear, to hail by hissing. 

Ceceo, hissing, cali by saying 
s-s-s. 

Ceder [L. cederé], to yield, to give 

way ; to open. 
Ceguera, veil; con c. (Gr. § 591), 

blindly. {Ciego.) 
Ceja [L. (super)cilia, pl.], pl., eye- 

brows ; fruncir las c — s, to knit 

the eyebrows. (But the verb 

means to twitch,flinch, referring 

to eyelids.) 
Cejar, to wince, to yield, to weaken. 
Celdilla {celda, L. celia], cell (in 

monasteries) ; convolution (of 

the brain). 
Celeridad [L. -itát-em], swiftness. 
Celestina: ^.50 18. 
Cenefa, the border of wall paper. 
Centavo, a, one hundredth (part). 
Centén (or c. de oro), five dollar 

gold piece, 100 rs. vn., a guinea 

(see rs. and vn. in Vocab.). 
Céntimo, centime : iooth part of 

a peseta (new issue). 
Centinela, sentinel. 
Ceñido, a \_pp- of ceñir, L. cingére], 

fastened, tight, tight - fitting ; 

cramped (hand-writing). 
Ceño, syn. of austeridad ; poner á 

uno C, to frovvn, to scowl, at 

any one. 



236 



PASCUAL LÓPEZ 



Cepillado, a (acepillado), bmshed, 

carefully brushed. 
Cepillar (acepillar), to brush (a 

coat). 

Cepillo : c. y uso, brushing and 
wear. 

Cerca [L. circo], near ; poner á 
uno c, to place within one's 
reach. 

Cerebro [L. -brum], brain. 

Cerillas (cera), vestas, or wax 
matches. 

Cerrado, a {cerrar, L. serrare], 
closed, cramped (of writing), 
sealed (letter) ; c. demoliera, pig- 
headéd, obstínate ; c. para el 
estudio, apathetic ; c — a sobre sí 
misma, folded and sealed (with 
wafers). 

Cerraja, sow-thistle ; " they cali 
agua de cerrajas everything that 
is useless." — Stevens, 1706. 
Quevedo, 1626. Se quedará en 
a. de c — s, the lesson will amount 
to nothing. [L. sor rali a.] 

Certamen, emulation. 

Cesante, a government clerk dis- 
missed with temporary aid, but 
without pensión. 

Cesto [a large cesta, L. cista], 
market basket. 

Cielo [L. caelum], sky, air, heaven ; 
por el c.f for Heaven 's sake. 
See capa. 

Cien: Gr. § 126. 

Ciernes : see monjío. 

Cierto, a, certain, true ; es lo c. 
que, the fact is that ; lo c. es, the 
truth is ; estar en lo c. , to be in 
the right; no, por c, surely not. 
[L. certus.] See toro. 



Cigarrillo de papel, cigarette. 
* {Cigarra, L. cicada, from its 

form.] 
Cima, climax, top. 
Cinco [L. quinqué] : para enseñarle 

cuántas son c, to give him a 

lesson. 
Círculo, club (association). 
Circunstancia, fact. 
Ciruelo, rogue ; tan c, as much of 

a rogue. 

Cisneo, a [cisne, L. cygnus], swan- 
like. 

Cita, engagement, meeting, ap- 

pointment (de, with). 
Citar, to mention. 
Clarens, pl., id. (sic), clarence, a 

carriage so called. 
ClaritO (claro), (to speak) plainly, 

" right out." 
Claro, an open space. 
Claro, of course ; c. está, it is evi- 

dent (que, that); pues c. está, 

why, of course ; vi c, I saw 

clearly. 

Clase [L. classe-m], lecture, lecture 

room ; kind, sort. 
Clavado, a, fixed (en, 011). 
Clavar (clavo, nail), to fix; rejl., 

to be fixed (en, on). 
Clavija [L. clavicula], pin (of 

wood or iron) ; apretar las c — s, 

to tighten the cords, to be more 

severe. 

Clientela, good will ; custom. 

Cobrar [L. cooperare], to acquire, 
to gain (fame, de, as) ; to recover 
(things lost) ; to resume ; to 
conceive ; to draw (pay), to cash 
(a draft). 

Cocer [L. coqucré], to boil. Seo \ . . 



SUPPLEMENT-VOCABULARY 



237 



Coche, carriage; que pongan ele, 

order the carriage ! 
Cochera: stables. 
Cochero, driver. 

Codo [O.S. cobdo, L. cubitum\, 
elbow ; aplicar los c — s, to 
bone to, to study hard ; romper 
el paño de los c — s, to wear out 
one's elbows with study, to 
waste the midnight oil. 

Coger (Gr. § 375 a), to gather, lay 
hold of, catch (IV. 2 5), catch 
up ; get ; coge buena fama y 
échate á dormir, gain a good 
ñame, then go to bed ; c. las 
vueltas á, see vuelta; coja V., 
lay hold of ; to go in (N. 14 17); 
refl., to lay hold (á, of). [L. col- 
li(g)ére ; better, cojer, fr. pop. L. 
coliére, Fr. cueillir, It. cogliére, 
for li makes j\ as mujer, L. 
mulier-em.] 

Coholgazán (co-holgazán — see 
holgar), fellow-idler. 

Cohonestar, to justify. 

Coja — coger. 

Cok, coke. 

Cola [L. cauda], tail ; train (of a 
robe); quedarse á la c, to lag 
behind ; c. de airones, aigrette, 
plume. 

Colarse [L. colare, to filter], to 
slip or steal (en, in or into), to 
slip (por, through). 

Colega, fellow-student, mate. 

Colérico, a, angry. 

Coleto, a buckskin jacket or coat 
with short skirts ; pensé para 
mi c, I thought to myself. 
M 2 4. 

Colgante, hanging down, limp. 



Colgar [L. col locare], to hang 
down ; rejl., to hang one's self 
(de, to) ; to hang (de, on). 

Colijo — colegir, to infer. 

Colocar, to put, to place, to lay, 
to put in position, to throw 
(light ; sobre, upon) ; rejl., to 
place one's self, to stand (entre, 
between). 

Colodrillo, back of the head ; here, 
the pate. 

Coloqué — colocar. 

Color [L. color-em], hue ; see nuez ; 
dar c, to offer a reason ; sacar 
los c — es á uno, to make any 
one blush. 

Colorado, a, flushed ; n., red. 

Columnária {se. peseta) : IV. 149 22. 

Comadres : mal me quieren mis c. 
etc. (my gossips hate me because 
I tell the truth), "the truth will 
out when gossips disagree." — 
Stevens' Sp. Dict, 1706. 

Comedión (comedia), a poor play. 

Comensal [L. mensa], messmate. 

Comentar, to comment on, to 
make comments on, to make 
remarks ; c. algo, to make some 
remarks (de, about). 

Comer [L. comedere], to diñe; to 
devour; convidar á c, to invite 
to dinner; comerse los santos, 
to be very devout. 

Comercio [L. commercium], trade ; 
shop; por esos c — s (está), is 
about those shops. 

Comezón [L. comestion-em]: picóme 
una c. de, I felt an itching, or a 
strong inclination, to. 

Comidilla (comida), choice bit, 
morsel; gossip, favorite gossip. 



2 3 8 



PASCUAL LÓPEZ 



Comido, a {comer), devoured, cor- 
roded (de, by). 

Comino [L. cuminum'] : se le da 
un c. de serlo, you don't care a 
rush whether you are or not. 

Como : c. del, as is or was usual 
in the, as is or was characteristic 
of the ; c. no fuese, unless it was ; 
c. no tenga, provided you do not 
have, I hope you may not nave; 
como no {subj.), unless ; c. para 
(inf.), as if to; c. que, for, as, 
since ; c. quien es, according to 
his or her station ; c. quiera que, 
although ; c. si, as if. 

Compaginar, to reeoncile (two 
conflicting things). 

Compaña [O.S. for compañía, L. 
companis, messmate — still used 
in Galicia and Asturias] : N. 
113 20. 

Compañerismo, companionship. 
Compañía : en su c, with you ; C. 

de Jesús, the Society of Jesús, 

Jesuits, Jesuits' College ; p/., 

company, society. 
Comparación [L. -ation-em\. en c. 

de, compared to. 
Comparsa: venir de c, to come 

as a member of a theatrical 

party, an actor. 
Compasivo, a, sympathetic. 
Compatricio, compatriot (in the 

narrow sense of one belonging 

to the same province), from 

one's own "county." 
Complaciente, obliging; desire to 

be obliging. 
Complejo = complexo, a, complex. 
Completo: por c, completely. 
Complicado, a, complicated. 



Complot (Fr.), plot (political or 

religious). 
Componer, to arrange (the hair or 

dress). 

Compota: póngalo en c, make 
him out a darling. 

Compra, market, marketing ; 
hallarse en sus c — s, to be 
engaged with one's marketing ; 
ir á la c, to go to market. 

Comprender : hacer c, to explain. 

Compromiso, engagement, pledge ; 
por c, by engagement, accord- 
ing to agreement. 

Compuesto, a (pp. of componer), 
dressed up gaily. 

Compungido, a, sorrowful, with 
sorrow. 

Compusiera — componer. 

Comunicarse, to communicate 
(con, with). 

Comunión [L. communion-em], 
community, guild. 

Con [L. cum\ although ; see 
aborrecer ; con que, so then, so ; 
con (el motivo) que, expecting 
that ; con ser, although I (he) 
was ; c. todo eso, nevertheless, 
notwithstanding all that. 

Cóncavo, n., hollow, inside. 

Concepto : en c. de, as. 

Conciencia (cargo de), scruple. 

Concienzudamente, conscientious- 

iy- 

Concierne — concernir. 

Concierto, concert ; unión. 

Conciliador, a, conciliating. 

Concluirse [L. conc/ndcre], to come 
to an end. 

Concurrencia, attendance ; c. ma- 
yor, increased attendance. 



SUPPLEMENT-VOCABULARY 



239 



Conchita, small shell. 
Condenado, a, confounded, in- 
famous. 

Condición [L. conditidn-em\, natu- 
ral disposition, nature, condition 
of mind ; de c, by nature; lo 
tiene de c, (she) comes naturally 
by it. 

Conducir (Gr. § 538), to lead. [L. 

conducere.~\ 
Conducta, propriety, behavior. 
Condüjo — conducir. 
Confianza [L. confidentia] : tan de 

c, hardly in a situation to re- 

ceive calis ; ¿ qué c — s son estas ? 

what liberty is this you take ? 
Confidencias, things told in con- 

fidence ; hacer c, to confide one's 

prívate affairs. 
Confieso — confesar. 
Conformarse con, to be satisfied 

with (con ser, to be), to limit 

one's self to, to harmonize with, 

to consent to, to submit to ; ¿te 

conformas ? are you satisfied ? 
Conforme, according as, as ; c. 

con, in harmony with ; c. vienen 

se van, as they come so they go. 
Confundirse con, to mix with. 
Conjunto, tout-ensemble, whole 

figure. 
Conjüros, spells. 
Conmover, to stir, to arouse. 
Conocer (Gr. § 535 « í § 374 = 

se conoce, it is evident. [L. 

cognoscere.~] 
Conocido, a, known ; más c. por, 

better known as; muy c, very 

well known. 
Conocimiento [L. cognoscimen- 

i hdi \ : venir ene. que, to recognize 



that, to understand; venir en c. 

de que, to come to realize that ; 

con completo c. de causa, with f ull 

knowledge of the faets. 
Conozco (Gr. §374 c) — conocer. 
Conque (often con que), so then, so. 
Conquistar [L. conquistt-are\, to 

make a conquest of some one. 
Consabido, a, said, above-said, 

aforesaid. 
Consagrado, a, set apart, designed 

(á, for). 

Consagrarse, to devote one's self 
(á, to). 

Consecuencia, consequence; con- 
sisteney ; falta de c, lack of con- 
sisteney, inconsisteney. 

Conseguir (Gr. § 516) = poder. [L. 
consequére, fr. conseqií¿.~] 

Consejas [confusión of L. concilia 
and consilia\, fables, idle tales. 

Consentir, to permit, to allow . . . 
(w. inf., to) ; c. que (w. subj.) y to 
allow (N. 6 5) ; hasta no consen- 
tirme, to such a degree as not 
to permit me to. 

Constantemente, persistently. 

Constar (Gr. § 415), to be certain, 
to know ; á él le constaba, he 
was aware. 

Constelar [L. stellae — macülae 
luti\ to spatter (de, with). 

Consuela — consolar. 

Consultas, medical advice. 

Contagiado, a, infected (de, by). 

Contar [L. compütare~\ , to tell, to re- 
late, to tell off (the hours) ; to 
count, to count on, to expect 
(que, that) ; c. con, to count on, 
to rely on, to possess ; te lo 
cuento á tí, I '11 tell it to you ; 



240 



PASCUAL LÓPEZ 



refl. t to be reckoned, to be ; to 

be related (de, of, concerning). 
Contener, to restrain, to check ; 

contuviera, had restrained ; refl., 

to restrain one's self ; se contuvo, 

restrained herself. 
Contento, a, happy ; n., joy. 
Contingencia, contingency. 
Contonearse (tono), to play the 

" grande dame." 
Contraria, opposition ; llevar la c. 

á, to oppose any one. 
Contrariedad (L. -tát-em~\, pl., 

troubles, grievances. 
Contrastar, to be in contrast. 
Contribución [L. -butidn-em], tax. 
Contribuir : contribuyendo á que 

(subj.), contributing to make 

( — seem). 

Contuviera ) 

¿_ y — contener. 

Contuvo ) 

Convecino, neighbor, fellow- 

boarder or -lodger. 
Convencerse, to convince one's 

self. 

Convenido (lo), stipulation (that 

which is or was agreed upon). 
Convenio, treaty, stipulation ; com- 

promise (con, with). 
Conversación [L. -tidn-em], sub- 

ject of conversation, subject; 

idle talk, nonsense. 
Convidado de piedra: N. 10 20. 
Convidar, to treat everybody, to 

stand treat all round (like a 

prince) ; v. n., to be inviting. 
Conviene, that or it suits, is fitting 

(á, to) — convenir. 
Convirtiéndose, transforming it- 

self (en, into) — convertir. 
Convite, banquet. 



Convoy (Fr.), train. 

Copa [L. cupa t fr. shape], top, 

crown ; pl., tops (of the trees) ; 

sombrero de c. alta, tall hat, silk 

hat (vulg. chistera). 
Copilla, a small glass, a " petit 

verre." JV. 6 26. 
Copo, flake (of snow). 
Corazón [aug. of coraza, fr. L. cor], 

breast of a soldier (P. del Cid: 

276,715,3615): de todo c, most 

heartily. 
Corazoncíto, good heart. 
Corbata, neck-tie. 
Cordobés [L. cordubetis-em\ Cordo- 

vese, of Córdova. 
Corona: N. 37 22. 
Coronado, a, crowned ; royal (city) ; 

escudo c, shield surmounted by 

a crown. 
Corpino (cuerpo), bodice. 
Corporal, of flesh, material. 
Corpulencia, stout figure. 
Córpus: fiesta del C, Corpus 

Christi celebration (first Thurs- 

day after Trinity Sunday — say 

May). 

Correa [L. corrigia, It. correggia], 

strap, belt (of leather). 
Corrección [L. -ction-eni], correct- 

ness. 

Corredizo, a : see lazo. 

Corredor [Fr. for Sp. pasillo], hall. 

Correr [L. currere], to run (as the 
pen), to flow (of blood) ; to be 
current, to prevail ; c. con, to 
have full charge of; — c. often 
transforms another verb into an 
adv. : entró corriendo, he ran in ; 
abandonó c — do, she ran out. 

Correr, n., flow, coursing. 



SUPPLEMENT-VOCABUJLARY 



241 



Corresponder, to belong, to be 

assigned, to any one ; to take to, 

to be fond of, any one ; c. á, to 

return (any one's ad vanees). 
Correspondiente, corresponding, 

proper (place). 
Corrido, a {correr), run ; eso anda 

muy c, that, or it, is very much 

talked about. 
Corriente, curren t ; estar muy al 

c. de, to be very well informed 

about ; poner á uno al c. de, to 

inform any one of. 
Corrillo (dim. of corro), circle, 

group ; entreoir en los c — s, to 

overhear people say. 
Corro, circle, group, knot ; haciendo 

c, forming a circle, in a circle. 
Cortado, a (//., cortar), cut; in- 

terrupted. 
Cortedad, timidity. 
Cortejo, love- or match-making ; 

lover (in this sense an offensive 

word). 

Corticéla (la), the parish chapel 

in the Cathedral of Santiago for 

pilgrims ; Señor de la C, the 

patron-saint of the parish. 
Cortina de drogué, portiére, heavy 

curtain of woolen stuff. 
Corto, a : c. de luces, of limited 

intelligence ; me quedaré corto, 

I shall fall short. 
Cosa [L. causa]: c. alguna (w. 

neg.), anything (Gr. § 321); c. 

averiguada, an ascertained fact ; 

c. de amores, a love intrigue ; 

c. de gusto, something choice. 
Cosáza (cosa), a "big" thing. 
Coserse [L. consuéré\, to tie one's 

self (á, to). 



Cosido, a, fast bound ; fixed, spell- 
bound. 

Cosilla (dim. of cosa), a trifle ; 
poner cuatro c — s de, to compose 
or jot down a few trifling 
(sophistries). 

Cosquillas [L. coxa (coksd), by 
metath. coska in dim.], tickling, 
exciting influence (of wine) ; 
hacer c, to tickle. 

Costa [L. id. — rib], coast, shore. 

Costado [L. costa — ¡a tus]: de c, 
sideways. 

Costal : c. de, filled with ; c — les 
de impiedades, full of wicked- 
ness. See harina. 

Costilla (costa): dejarse moler las 
c — s por, to allow one's ribs to 
be broken by, to allow one's 
self to be threshed by. 

Costra, cover, outside. 

Costumbre [O.S. costumne, ~L.con- 
suetudine-m]: de c, usual; como 
de c, as usual; buenas c — s, 
good manners, propriety. 

Coyuntura [L. conjunct-], oppor- 
tunity, chance. 

Crecido, a [crecer, L. crescere], 
increased ; high (price) ; nada 
c — a, by no means large (sum of 
money). 

Crédito, credit, good ñame; dar á 
uno c, to believe any one. 

Credo: A 7 : 94 15. 

Creederas : no tener c. sino para, 
not to be able to believe any- 
thing but. 

Creer [L. credere], to believe, to 
think ; y no crea V., and not 
only that (an ellipse : y aunque 
no crea V. lo que voy á decir, yo 



242 



PASCUAL LÓPEZ 



afirmo que es verdad} ; ya lo 

creo, I should think so ! of 

course (48 17 ; 168 6). 
Creído, a {creer), believed. 
Crepuscular, of twilight, imperfect 

(light). 
Creso, Crcesus. 

Criarse [L. crear -e], to be bred. 

Criatura [L. creat-\ babe ; child. 

Crisis: Gr. § 104. 

Cristal [L. crystallum\ glass, 
pane of glass ; //., glass, articles 
of glass, glass ware ; c — les de la 
ventana, window panes; c — les 
de las vidrieras, (French) Win- 
dows ; cubrir de c — les^ to cover 
o ver with a glass roof. 

Cristalino, bit of glass. 

Criterio, judgment. 

Cromolitografiado, a, chromo- 
lithographed. 

Cruel [L. crudel-em\ : ¡ no está la 
noche c. que digamos ! and such 
a bitter night too ! 

Cruzado, a, crossed ; c. de brazos, 
with his arms folded. 

Cruzar (cruz), to pass by, to pass 
along (the hall), to pass along 
(por detrás de, behind); to pene- 
trate, to traverse, to come 
through (of a sunbeam); to ex- 
change (words) (con, with) ; to 
fold (the hands) ; cruzarse, to 
cross or pass each other (of 
lights). 

Cuadra [L. quadra, pl.~] : criado de 

c, ostler, groom. 
Cuadro [L. quadruni\, picture, 

view. 

Cual [L. qual-em\, as ; as if ; c. si, 
as though ; c. un tiempo, as once 



upon a time ; con lo c, whereby ; 
por lo c, on which account, 
therefore. 
Cualquiera, some or any what- 
ever. 

Cuando [L. quando\ since. 

Cuanto [L. quantum\, all that, 
everything that ; de c, of all that ; 
todo c, all that. 

Cuánto, how much ; c. va á que, 
what will you wager that ? 

Cuanto, adv. : N. 1 1 ; c. ántes, as 
soon as possible, at once, imme- 
diately; en c, as soon as, in so 
far as; en c. á, as for, as regards. 

Cuantos, as, all who, a few; las 
c — as horas, the few hours ; 
esos c — os miles, those few 
thousands ; unos c — os, a few of , 
some of, those; c — os más — , 
más, the more (we cheated), the 
more (blinded he became). 

Cuántos : ¿ á c — s estamos ? Gr. 
§676. 

Cuartel, caserne, infantry bar- 
racks, quarters ; quarter; cruzar 
por delante del c, to pass by the 
barracks; pedir c, to ask for 
quarter. 

Cuartíco = cuarto (Gr. § 760 a). 
Cuartito fresco : pL, bright new 

coin just from the mint ; a wind- 

fall. 

Cuarto [L. quartus], a copper coin 
(fá of a cent); de tres al c, 
three for a cuarto = worthless ; 
seis piezas de á dos c — s, six 
two-cuarto pieces = 12 cuartos 
or i)4 rs. vn. (y l / 2 cts.). 

Cuartüco (cuarto, room), miserable 
room. 



SUPPLEMENT-VOCABULARY 



243 



Cuatro : de c. en c, or c. á c, four 

at a time. 
Cubierta, top crust (of a pie). 
Cubierto, a (cubrir), covered, 

bound (con, with, de, in). 
Cucamonas, pleadings, imploring 

grimaces. 
Cuco, a, pretty little thing, (Amer.) 

cunning. 
Cucharilla, tea spoon. 
Cuelan — colar. 

Cuello [L. collum], neck ; collar (of 
a coat, shirt). 

Cuenta — contar. 

Cuenta [L. computa, pl.], account, 
bilí ; c. mía, my affair, my busi- 
ness ; á tu c, at your expense ; 
á c. de, at the expense of ; dar 
c. á, to report to ; darse c. de, 
to consider, to heed, to notice 
(que, that); no corren de c. de, 
(V. P.) is not responsible for 
them ; déjelo de mi c, leave it to 
me; tener en c, to consider, to 
take into the account ; á c — s y 
juicio conmigo (decía), (I said to 
myself,) summing up the whole 
business : hacer c — s con, to 
settle with. 

Cuentista, story-teller, novelist, 
raconteur. 

Cuente — contar. 

Cuento [L. compiítum], story, ac- 
count ; sinc, countless ; cuentos 
de asombro, ghost stories; esto 
viene á c — o de que, this brings 
me to the fact that ; venir 
á c — o, to be material (para, 
to). 

Cuero [L. corium], c. de Rusia, 
Russian leather; quedarse en 



c — s, to be without clothes, to 
have nothing to wear. 

Cuerpo [L. corpus], body, vol- 
ume, person, self ; pocket (in a 
purse); á c. de rey, royally, like 
a king; dar con su c. en, to find 
one's self in, N. 149 1 5 ; sacar 
del c, to elicit (from, dat.) ; 
venir á c, to have nothing on 
(no capa). See bullir, caber. 

Cuesta [L. costa] : se me hacía c. 
arriba, it was uphill work to me, 
it went against the grain ; tener 
á c — s, to have on one's hands. 

Cueva [Gall. cova, L. cavea], den. 

Cuidadíto (dim. of cuidado), take 
care ; take good care (que, that, 
w. subj.). 

Cuidado, take care; no me da c, 
I care not. 

Cuidar [L. cogitare], to take care 
of ; c. de, to care to ; cuidarse de, 
to occupy one's self with. 

Cuitados (los), poor fellows. 

Culpar, to cast the blame (á, on). 

Cumbres [L. culmines], (moun- 
tain) heights. 

Cumplir [L. complere], to carry 
out, to obey (orders) ; c. con, 
to discharge (a duty). (Gr. 
p. 406.) 

Cumquibus ( = cutn quibus, L. qui- 
buscum), the needful, the where- 
withal, the cash. 

CüpO — caber. 

Curarse de [L. cura], to care for, 
to think of, to pay attention to. 

Curiosidad [L. -itdt-em] : con c, 
inquisitively. 

Curioso, a, inquisitive. 

Currutaco, dandified. 



244 



PASCUAL LÓPEZ 



Cursar, to pursue a course in the 
schools. 

Curso, course ; para otro c, next 
term ; años de c, years of pre- 
scribed study. See ganar. 

Cúspide, pinnacle. 

Ch 

Chabacano, a (pla(na) vaca, un- 
dressed hide), rough, undressed, 
in the original state ; n., a slat- 
tern, slouch. 

Chacota, ridicule. 

Chafar, to insult (cf. Eng. chaff). 

Chalina [Fr. chale, Eng. shawl], 
scarf. 

Chaqué or chaquet (Fr. jaquette), 

morning coat. 
Chaquetón (aug.), jackef 
Charco, puddle, pool. 
Charla [It. ci¿irl a], pra.tt\e, idle talk. 
Charol, varnished or patent 

leather. 

Charolado, a, of patent leather ; 
botas ch — as, patent leather 
boots. 

Chasco [cf. It. fiasco], disappoint- 

ment ; " sell," fiasco. 
Chasquido, clicking. 
Chico [L. ciccus], boy, lad ; de ch., 

when you were a child, as a 

child ; pl., boys, young people. 
Chicuélos, school-boys, young- 

sters ; street-arabs. 
Chillar [L. sibil are], to scream, to 

cry out, to yelp. 
Chillido, scream, cry ; dar un ch., 

to utter a cry. 
Chimenea, fire-place ; íire ; ch. 

inglesa, grate. 



China (la), China. N. 3 31. 
Chino, a Chinaman. See achinar 
Chiquillada, prank (of a child), 

childish sally. 
Chiquillo, a (dim. of chicó), boy, 

girl, child, little one; pl., 

children. 

Chiquito, a, very small, fine (hand- 
writing) . 

Chirle, slops (of broth). 

Chismes [Fr. ¿chismes], tales, 
tattle ; things, belongings, tools 
(employed by the ignorant to sig- 
nify scientific apparatus even). 
See trastos, trebejos. 

Chist, hush ! 

Chistar [L. gestare] : sin ch., with- 

out a murmur, or a wince. 
Chiste [Fr. geste], sense of humor. 

facetiousness. 
Chistera [L. cista\ "tile" (tall hat). 
Chocheces, overweening chatter ; 

senile babble. 
Chola (Gallego ; Cast. <://*?//#), head, 

brain. 

Choque [Fr. choc], clinking 

(sound). 
Chorreante, dripping. 
Chunga, good humor, mirth, 

humor. 

Chuparse [L. pulpare] : ch. los 
dedos de frío, to be perishing 
with cold ; ch. los dedos de gusto, 
to be overjoyed. See mamar 
and N. 87 23. 

Chusco, wag ; rascal, scamp. 

Chuzo [L. pluteus, defense, pro- 
tection], pike, staff (carried now 
by the serenos as the emblem of 
authority, and by shepherds as 
a defense). N. 87 23. 



SUPFLEMENT-VOCABULARY 



245 



D 

D. = Don. 

Daca (da acá), give it here, hand 

over, "fork over." 
Dado, a (dar), given, granted, 

granting; in view of, consider- 

ing; given up or devoted (á, 

to). 

Dále, there, there ! 

Dalíla, Delilah. 

Dante : N. 89 25. 

Daño [L. damnum] : hacer d. á, to 
hurt ; qué d. me hizo el . . ., 
how that . . . hurt me ! 

Dar (Gr. § 543), to give ; to yield 
(fruit) ; d. á, togo, to extend to ; 
to face, to front on ; iban á dar 
al sótano, extended to the cellar ; 
d. con, to come across, to find, 
to meet with, to find one's self 
(N. 149 1 5) ; d. en, to be pleased 
to ; ha dado en decir, has gone 
so far as to say ; y en dando en 
decir que, and once she makes 
up her mind that. [L. dare.~] 

Dar, impers. : me da la humorada 
de, the whim takes me to ; no 
me da, I don't care ; qué más 
da (eso), what difference does 
(that) make ? See ardite, comino. 

Darse, to give one's self ; nos di- 
mos, we gave each other; d. á, 
to set one's self to, to begin to ; 
d. á leer, to begin to read ; d. 
de manos á boca con, to come 
suddenly upon ; d. por, to ac- 
knowledge one's self to be, or 
that one is (was), something, to 
consider one's self. 

Dé — dar (Gr. § 543). 



Deber [L. deberé], to owe, to owe 
for, to be to, (to) ought ; no debo, 
I ought not (to) ; no debe V., 
you ought not ; que deba vivir, 
that she ought to live ; debíamos 
hallarnos, N. 9 25. 

Deber de, to be to ; debe de, must ; 
no deben de haber, they can not 
have ; debí de (inf), I must have 
(pp.) ; debió de, he must have ; 
no debió de verme, he could not 
have seen me. 

Debido, a, due; lo d — o, the due 
time ; en d — a forma, properly. 

Debilitado, a, feeble. 

Decano, deán. 

Decantar, to boast of. 

Decente, respectable. 

Decir (Gr. § 539), to say, to tell, to 
mean ; es d., that is to say ; digo, 
I mean, that is (si, if ; porque, 
because) ; V. dirá, say on ; V. 
dirá (lo que le parezca), you will 
decide ; no se dirá, it shall not 
be said ; dime, tell me ; dime que 
sí, tell me that you are (satis- 
fied) ; dínosla, tell it to us ; díga- 
melo V. á mí, of course (57 22); 
no diga más, say no more ; que 
digamos (after a neg.), I should 
like to know(see cruel); digámoslo 
así, so to speak ; díganmelo, let 
them tell me so. [L. dicere.] 

Dedíto (dim. of dedo). 

Dedo [L. digitus], finger ; andar á 
dos d — s de, to come within an 
ace of ; estar á dos d — s de, to 
be about, very near, to ; to be 
on the point of ; poner á uno á 
dos d — s de ser ridículo, to render 
any one all but ridiculous. 



246 



PASCUAL LÓPEZ 



Dejar [O.S. lexar, P. leixar, L. 
laxare], to leave, to let ; d. que- 
dar, to let be ; d. de, to cease to, 
to fail to ; sin que deje de ser, 
without ceasing to be ; refl., to 
let one's self, to allow one's self ; 
d. caer, to drop (en, into) ; d. 
de, to cease, to leave off ; déjate 
de, lay aside .... N. 2 1. 

Del que, of him who, of one who 
(45 14). 

Delante [L. de-\-in-\-ante], before 

one; estar d., to be present ; 

los pies para d., feet first, Le. 

dead ; poner á uno el pie delante, 

to excel, to outstrip, exceed. 
Delantera, front- or show-window. 
Delicado, a, gentle; lo d — o, the 

delicacy (Gr. §§83, 113 a, 670). 
Demás [L. de magis], other, rest ; 

y d. chismes, and the rest of the 

things ; por lo d., for the rest ; 

los (las) d., the rest, the rest of 

the (Gr. § 324). 
Demasiado, a, too; d — as veces, 

all too often; adv., too, too 

much. 
Demente, maniac. 
Demócrito, Democritus, the Gre- 

cian philosopher (fl. 490-470 

B.C.). 

Demostrar (Gr. § 723), to show, to 
prove ; demuestran no ser, show 
that they are not (made). 

Denigrarse, to degrade one's self. 

Departir (O.S.), to discourse. 

Deponer (Gr. § 533), to set down, 
to lay aside. 

Depuesto, a (pp. of deponer), hav- 
ing laid aside, laying aside. 

Depüso — deponer. 



Derecho, a [L. directas], upright, 
straight. 

Derretirse, to melt away. N. 42 20. 
Derritiendo — derretir. 
Derrotado, a, seedy, ragged, dilapi- 
dated. 

Desabrido, a, harsh, bitter (words). 
Desacertado, a, mistaken. 
Desaguadero, outlet. 
Desahogado, a, large, airy, roomy. 
Desahogar {ahogar), to give vent 

to, to pour out ; refl., to find 

distraction (con, in). 
Desahogo, vent, freedom ; space 

to breathe, distraction, ease, 

" sans facón " ; con más d., more 

freely ; dar d. á, to give vent to. 
Desairado, a, awkward, ungainly. 
Desaire (airé), rebuff, sack, jilt ; 

hacer d — s, to slight (que puede, 

as much as he can). 
Desaliñado, a [L. linea], out of 

place, awry ; disordered. 
Desalquilado, a, untenanted ; 

punto menos d. que, only slightly 

less empty than. 
Desanimarse (ánimo), to get dis- 

couraged ; no se desanime V., 

don't get discouraged. 
Desanublarse [L. nubil are], to 

clear up, to become serene. 
Desasosiego (sosiego), anxiety, 

worry. 

Desatado, a, unfastened ; full 

(speed), see carrera. 
Desatar [L. aptare], to undo. 
Desatinado, a, absurd. 
Desatino, absurdity, folly. 
Desbarajüste, disorder, confusión. 
Desbastar (basto), to refine, to 

polish. 



SUPPLEMENT-VOCABULARY 



247 



Descabezar {cabeza) : descabezando 
menudamente las cerillas (154 6), 
picking into bits the heads of 
matches. 

Descaminado, a, astray ; no va del 
todo d — a, she is not very far 
from the truth ; no va d — o, is 
not unwarranted, is not unjusti- 
fied. 

Descanso : sin d., without respite, 

untiringly, unceasingly. 
Descarga, discharge. 
Descolgar, to let any one down, to 

take down. 
Descollar, to rise aloft. 
Descompasadamente, rudely. 
Descompasado, a, extraordinary ; 

con d. tono, in a high-keyed 

voice. 

Descomponerse, to lose one's self- 
control. 

Descomunal, huge, monstrous ; (of 

battles) bloody. 
Descoser : d. los labios, to open 

one's lips. 
Descoyuntarse [L. conjunctare\ 

almost to dislócate one's jaws. 
Descubierto, a, discovered (por,by). 
Descubrirse, to be revealed ; llegue 

á d., (which does not sooner or 

later) come to be disclosed. 
Descuidar, to dismiss anxiety ; 

descuide V., never mind ; refl., 

to be careless, inattentive. 
Descuido, indifference ; por d., 

thoughtlessly. 
Desde [O.S. dende, L. de + inde\ 

from : d. ahora, from this point ; 

d. cuándo, how long since; d. 

luego, at once, immediately ; d. 

que, since, ever since. 



Desdeñado, a [L. dignatus],scomeá. 
Desdoblarse, to unfold, to open; 

la hizo d. del todo, caused it to 

lie wide open. 
Desear [L. desiderare\, to wish ; 

desearía, I should like. 
Desembarazarse, to get rid (de, of). 
Desencantado, a, disenchanted. 
Desenvolver, to develop ; refl., id. 
Desenvuelto, a, unfolded. 
Desequilibrarse, to become un- 

equal, to lose its equilibrium. 
Desesperante, exasperating. 
Desesperarse, to despair (por, on 

account of). 
Deshabituarse de, to get used to 

doing without, to sacrifice. 
Deshacer, to undo ; to smash ; 

refl.^o exhaust one's self (en, in). 
Deshecho, a, overwrought ; dying 

(por, to). 

Deshoja (hoja) : noches de d., husk- 
ing bees, corn huskings. 

Deshojarse, to shed their foliage 
(of trees). 

Deshora (á), at an unseasonable 
hour. 

Desistir de, to cease to, to abandon 

(a purpose). 
Desleír, to dissolve; á medio d., 

half dissolved. 
Deslenguado, a, shocking, scandal- 

ous, impudent fellow. 
Deslizarse, to slip, to slip down 

(de entre, from within), to *slip 

along, to glide along. 
Desmaña, slovenliness, careless- 

ness. 

Desmayado, a, dejected, discour- 
aged. 

Desmejorado, a, melancholy. 



248 



PASCUAL LÓPEZ 



Desocupado, a, idle. 

Desoír, to turn a deaf ear to ; por 

d., because she refused to listen 

to. 

Despabilar (pábilo), to trim a lamp ; 
to wipe out (at cards). 

Despacioso (despacio, slow), de- 
libérate. 

Despacito (despacio), slowly. 

Despachar [L. dis + pact-are, fr. 
pango~\ v. a., to dismiss (a lover or 
suitor) ; to get through with, to 
get rid of, to dispose of ; v. n., to 
get ready (to dress, to pack) ; 
to be quick ; pues á ver si des- 
pachas, come, be quick now ! 

Despachurrar, to break up (trie 
soil with the plough). 

Despedido, a, dismissed. 

Despedir [L. expedir e\ to dismiss 
any one; to give vent to, to 
heave (a sigh) ; to send forth, 
to discharge ; to flash forth, to 
flash ; d. chispas, to flash fire. 

Despegar (pegar), to unseal; to 
open; d. los párpados, to open 
one's eyes. 

Despejado, a, bright, serene, clear. 

Despejarse, to clear up, to become 
serene, clear. 

Desperdiciar, to waste. 

Desperdicios, leavings, fragments, 
remnants (of a meal). 

Desperfecto, damage. 

Despertar (Gr. § 458), to wake 
any one up, to arouse ; se le 
despierta á V. . . ., is your (cu- 
riosity) aroused, excited ? 

Despidiendo > , M ,. 

_ . , . t > — despedir. 
Despidió > 

Despierta — despertar. 



Despierto, a, aroused ; wide- 

awake ; soñar d. con, to dream 

wide-awake of. 
Desplegar [L. dis-p/icare], to un- 

fold, to smooth. 
Desplomarse, to fall in ; al d., 

when it fell in. 
Despojos [L. spolium], remains. 
Despreciado, a, contemptible, 

worthless. 
Desprenderse de, to part with a 

thing. 

Despretz, César M., French phys- 

icist (d. 1863). 
Desprovisto, a, wanting (de, in). 
Después [O.S. dempues, L. de + 

in + post], afterwards ; d. de, 

after. 

Desquitado, a, setting aside. 
Destacarse, to be detached, to 

hover (sobre, o ver). 
Destapar, to uncork. 
Destellar, to sparkle with, to flash. 
Destinado, a, tending (á, to). 
Desusado, a, unusual. 
Desviado, a, held off, thrust out 

(de, from). 
Desviar, to thrust any one aside. 
Detenerse, to stop, to stand still. 
Determinado, a : en d — as circun- 
stancias, under certain circum- 
stances. 
Detonación, explosión. 
Detuve 
Detuvo 

Deudílla [deuda, O.S. debda, L. 

debita], trifling debt. 
Deudos [O.S. debdo, L. debttus\ 

kinsmen. 
Devanar [L. depanare\ to wind o¿ 
reel off ; hoy no se devana, there 



}- 



detenerse. 



SUPPLEMENT-VüCABULARY 



249 



is no reeling to-day ; refl., d. los 

sesos, to rack one's brains. 
Devaneo, foolish passion. 
Devolver : que me devuelvas, for 

you to return me. 
Devorador, a, devouring. 
Devoto, a, a church-goer, a devotee. 
Devuelto, a,//, of devolver. 
Devuelvas — devolver. 
Dí — pret. ist s. of dar, and imper. 

2nd s. of decir. 
Día [L. die-tn\ : en el d., at the 

present day, now-a-days ; es de 

d., it is daylight, it is morning ; 

no en mis d — s, not while I live ; 

ocho d., a week ; quince d., a 

fortnight (Gr. § 677). 
Diablerías, mischief; witchcraft. 
Diablo, the Evil One. See also 

Barrabás and Judas. 
Diablüras, mischief, pranks. 
Dialecto (en), in the patois of their 

province, in Gallego. 
Diamantesco, a, diamond-, of a 

diamond. 
Diantre [Fr. diantre"], euphemism 

for diablo, the deuce, the mis- 
chief ; cómo d. , how the mischief ! 

(Gr. §658 d.) 
Diantres, pop. error for the above. 
Diario, a, per day (agrees with its 

noun) : cuatro reales d — os, four 

rs. per diem. 
Dibujar, to outline, to display; 

refl., to be reflected (sobre, upon). 
Dibujo [O.Orthog. dibuxo, L. 

buxum, writing tablet], pattern, 

design, figure (of goods). 
Dice ^ 

Dices > — decir. (Gr. § 539.) 
Dicen ) 



Diciendo — decir. 

Dicha : por si á d. , (to see) if by 
chance (it shows that he is favor- 
able). 

Dicho, a [L. diclus], said, told; 

lo d., that which he had said or 

promised, his pledge orpromise ; 

also, I insist (on my statement). 
Dichoso, a {dicha), precious, 

blessed. 
Dieciocho : Gr. § 160. 
Diego ([San] /*'#£•<?) : N. 16 9; lindo 

D. Diego, N. 39 12. 
Diente [L. dente-m\ : daba (dió) d. 

con d., my (his) teeth chattered. 

Diera (n) ) 

^ . _ > — dar. 

Dieron > 

Diestra [L. dextera~] : see poner. 
Difícil [L. difficile-m\, hard to 
please; unpronounceable, jaw- 
breaking (ñame). 
Dificultoso, a, hesitating; palé, 

wan, feeble, sickly (glow). 
Difunto, a [L. defuncUis], the de- 

ceased, the late. 
Diga }_ c 
Digamos > 
Dignidad [L. -tát-em], severity. 
Digo ^ 

Dije >- — decir. 
Dijo ) 

Diligencia, stage-coach. 
Dime (di+ me) — decir. 
Dimos — dar. 

Dinero [L. denarius~\, money; pl., 

pieces of silver ; jugar á d — o, to 

play for money. 
Dínosla (dz + nos + la) — decir. 
Dintel, lintel and threshold ; bajo 

el d., (Eng.) over the threshold; 

also, jamb (of a door), doorway. 



- decir. 



250 



PASCUAL LÓPEZ 



Dió — dar. 

Dios [O.S. Dios, L. acc. déos, 
Port. Déos, Judaeo-Sp. Dio] : 
¡ buen habito nos dé D. ! not at 
all ! far from that ! cosa como D. 
manda no la es, a right thing it 
cannot be; D. amanecerá, see 
amanecer; D. lo hará mejor, 
God will be better than our 
fears ; ¡ D. mío ! dear me ! en 
D. y en mi ánima, by my God 
and my conscience (from D. Q.) ; 
¿ le vas á enmendar la plana á D.? 
would you improve on God's 
work ? would you find fault with 
Providence ? por D. ( = por amor 
de D.), for Heaven's sake ; see 
maldito (N. 97 14) ; sea (orvaya) 
todo por D., never mind (68 32) ; 
what can't be cured must be en- 
dured (133 2) ; as you please 
(181 12); may God grant me 
submission (155 18) ; váyase V. 
con D., good morning ; vive Dios 
(as God lives), bless me ! 

Diosa sapientísima = Minerva. 

Diputar, to declare (por, to be a), 
to regard (por, as), to consider 
to be {D. (?.), p. 96 4. 

Dirá ^ 

Diré r — decir. 
Dirías ) 

Dirigir, to address something (á, 
to), to send ; refl., to start off, 
to betake one's self, apply, (á, 
to). 

Disciplina, scourge. 

Discreción (á), without stint, as 

much as he (it) likes. 
Disculpílla {disculpa), excuse. 
Discurrir, to argüe ; n., discourse. 



Disfrutar (with de), to enjoy ; 
(without de) : v. a., to enjoy 
the proceeds, or fruit, of ; v. 
n., to enjoy, to have a good 
time. 

Disgustar, to displease. 

Disgusto, trouble, sorrow ; //., 
trouble or troubles. 

Disimülo, circumspection, reserve. 

Disminuido, a, diminrshed. 

Disolvente, dissolving. 

Dispensar, to do, grant, confer, 
bestow, (a favor) on or to any 
one (dat.) ; to excuse ; V. dis- 
pense, beg pardon ! excuse (me, 
us)! 

Disponer, to dispose, to make use 
(de, of) ; refl., to make ready, 
to be about (á, to, w. inf.). 

Disponga — disponer. 

Disposiciones, talents ; disposal 
of property ; hacer d., to make 
a will. 

Dispuesto, a, á : N. 6 5. 

Dispuse — disponer. 

Distancia: á d., at a distance; 

d. va, there is a good way. 
Diste — dar. 

Distraer de, to draw any one from, 
to draw one's attention from ; 
refl., to divert one's mind from, 
to relieve one's mind from. 

Distraído, a, absent-minded. 

Distrajo — distraer. 

Divertido, a, amusing. 

Divertirse, to enjoy one's self. 

Doblado, a, two-fold, double. 

Doble, twofold ; tong-tong ! (of 
convent bells — struck ahvays 
in pairs) ; seis d., double six 
(6 27). 



SUPPLEMENT-VOCABULARY 



251 



Doblón : algún d., a doubloon or 
so ; often in general, " dol- 
lars," " cash " ; d. de á cuatro 
{escudos — 50 cts. each), $2.00, 
8/ — ; d. de á cinco {duros), 
a five dollar gold piece, a 
guinea. 

Doce [L. duodecim] : á las d. del 
día, at noon, in broad day. 

Doctrina, learning. 

Doler (Gr. §§415, 492): duele, it 
hurts ; me duele, it pains me (to, 
in/.), I am sorry (to) ; d. de 
veras, it really does hurt; ¿te 
d. aún algo ? are you still ailing ? 
[L. doleré, dolet.] 

Doliente, mournful. 

Dominar, to be a complete master 
of (the subject) ; d. á vista de 
pájaro, to command as in a bird's 
eye view. 

Dominica, servant girPs ñame ; 
que vaya D., let Dominica go, 
etc. 

Don (before Christian ñame), Mr. 

(e.g. Charles). 
Donde [L. de unde], of which (Gr. 

§ 595) ; donde quiera que, wher- 

ever (I sat down) ; tener por d., 

to have occasion to. 
Dorado, a [L. deauratus], golden. 
Dormir (Gr. § 508) : en durmiendo 

se me pasará, with a little sleep 

it will pass off ; refl., to fall 

asleep. 

Drogué [Fr. droguet], drugget. 

See cortina. 
Duda : see caber. 

Dudar [O.S. dubdar, L. dubitare], 

to doubt (de, Gr. §757). 
Duele — doler. 



Duende [L. deus Endi], wizard. 

(Duendo, a [domztus], tame, is 

quite another word. See Diez.) 
Dueña [L. domina'], mistress, ma- 

tron, beldame, owner. 
DueSesco, a, a matron's (affecta- 

tion), matronly. 
Dueño [L. dominus], master ; d. de 

verse . . . , capable of being . . . 
Duerme — dormir. 
Dulcinea, the imaginary lady-love 

of Don Quijote de la Mancha. 
Dumas, Jean Baptiste, celebrated 

French chemist (1800- 1884). 
Dúo (= dos) : ambos á d., both. 

(Gr. § 300 a). 
Durar: dure, Gr. § 711. 
Durétes (duro), nice little pile (of 

dollars). Gr. § 759 d. 
Durmiendo — dormir. 
Duro (peso duro, hard dollar), Sp. 

silver dollar: 20 rs. vn., now 

5 pesetas. 

E 

É [L. el], and (Gr. § 655). See y. 

Ea (Gr. § 658 a), come now ; come 
come, now ! 

Echado : e. boca abajo, lying at f ull 
length face down. 

Echar [L. jactare], to throw; to 
pour out (tea, wine), to serve 
any one with ; to send (a plague) 
on any one (dat.) ; e. á andar, to 
begin to walk, to set out to go, 
to hasten ; e. á correr, to begin 
to run, to run, to run away ; 
e. á or por tierra, to demolish; 
e. á volar, to fly away ; e. abajo, 
to break or cast down (de, with 



252 



PASCUAL LÓPEZ 



or by) ; e. atrás, to rush after 
any one (our " to put after ") ; 
e. las bendiciones á, to give the 
benedictions to, i.e. to perform 
the marriage ceremony on, to 
marry (a couple) ; e. detrás, to 
follow (cióse after) ; e. encima, 
to burden any one with ; e. mano 
á, to put one's hand into (one's 
pocket); e. de menos, to miss; 
refl.y see coger. 

Edad Media, Middle Age or Ages. 

Editor, publisher. 

Efecto : por e. de, by reason of. 

Efluvios,//., flavor, fumes. 

Eh, say ! (to detain any one). 

Ejém, ahem ! 

Ejemplo [O.S. enxiemplo, L. exem- 

pluni\ : poner e — s, to perform 

experiments. 
Ejercicio [L. exercitiuni\, motion, 

action; ponerse en e., to be put 

or set in motion. 
El que, the fact that, that. 
Ello, it, that; e. es que, the fact 

is that ; e. dicen, the fact is they 

say. 

Embargar, to lay hold of. 
Embargo (sin), nevertheless, still. 
Embebido, a, engaged, involved 

(en, in) ; más e. en, deepest in. 
Embist. — embest. 
Embobado, a {bobo), amazed, struck 

dumb ; tan e — dos, still gaping 

with astonishment. 
Emboce, lap (of the bed-clothes). 
Emborronar, to draft. 
Embozarse, to wrap one's self 

up. 

Embozo : JV. 47 12. 

Embutido, a, wrapped up (en, in). 



Embutir, to thrust (en, into), to 
cram, to pack. 

Emoción [L. motion-em\ emotion, 
agitation ; e — es magnas, Gr. p. 
66, N. 1. See A. 

Empacho, satiety, disgust. 

Empalagar, to be an object of dis- 
gust or loathing. 

Empalagoso, a, repulsive. 

Empañar, to blur, as in breathing on 
glass ; to tarnish (a reputation) ; 
to cast a shadow over any one. 

Empapado, a, dipped, soaked. 

Empaque, style, air. 

Empecé — empezar (Gr. § 371 c). 

Empedernido, a {pedernal, flint), 
inflexible, hopelessly obdurate. 

Empeñado, a, determined, re- 
solved (en, to). 

Empeñarse [L. pignus~\, to persist 
(en, in), to insist (en que, that ; 
en que yo, on my). 

Empeño, desire, persistence, bold- 
ness; con e., earnestly; buscar 
e — s, to seek expedients (para, 
to, so as to). 

Emperifollado, a, bedizzened, 
dressed up in tinsel. 

Empieza — empezar. 

Emplümar, to stick feathers into 
the body to mark a vile person ; 
que me emplumen si, for the life 
of me I cannot (understand) ; 
hoy no se use el e., (it is a pity 
that) tar and feathers are no 
longer in vogue. 

Emprender, to undertake, to in- 
augúrate ; e. el camino, to set 
out (de, for). 

Empujar [L. impulsare]^ to push, 
to push open (a door). 



SUPPLEMENT-VOCABULARY 



Enajenado, a, enraptured. 
Enamorado, lover. 
Encabezado, heading (/. M. /.). 
Encajar (caja), to set in, to frame, 

to insert (between bars) ; to foist 

a thing (dat., on any one), to 

pass a thing over (dat. to some 

one else). 
Encaje, inlaid work, mosaic ; lace. 
Encaminado, a, tending (á, to) ; 

e — das á que (subj), tending to 

urge one to. 
Encaminarse, to be influenced by 

a desire (á, to). 
Encantaran, had been the delight 

of. See iV. 2 i. 
Encapricharse, to take a fancy 

(cap rice). 
Encaramarse, toclimb up (á,into). 

N. 166 i. 
Encararse (cara), to turn one's 

face (con, towards). 
Encargar, to charge (á, any one) 

to do; e. ropa á, to order their 

clothes from ; refl., to under- 

take (de, to). N. 23 26. 
Encargo: hecho de e., made to 

order, made on purpose ; con e. 

de que, with a charge that. 
Encarnizado, a, bitter (foe). 
Encender [L. incendére~], to light 

(a fire, cigarette, match) ; to 

feed (a fire). 
Encendido, a, glowing, all of a 

glow; burning (light). 
Encerrado, a (cerrar), shut up, 

confined, involved. See gato. 
Encerrona, reclusión, imprison- 

ment, the lock-up. 
Enclaustrarse, to enter a convent, 

to take the veil. 



253 

Encogerse de hombros, to shrug 

one's shoulders. 
Encogido, a, huddled up. 
Encogimiento, reserve. 
Encomiendan — encomendar (Gr. 

§459). 

Encontrar (Gr. § 477), to find ; 

refl., to find one's self, to be. 
Encopetado, a (copa), tall; (lo) 

más e., tallest, highest. 
Encuademación (cuaderno) : e. de 

lujo, rich binding. 
Encubridor, a, hiding, disguising ; 

de e — ra, as a rendez-vous. 
Encubrir (cubrir), to conceal (dat., 

from). 

Encuentran — encontrar. 

Ende [O.S., L. inde] : por e. 

(quaint), therefore. 
Enderezar (derecho), to set up- 

right ; refl., to straighten up. 
Endriago [L. (monstrum), intrica- 

tum — by metath., intri(t)acu\, 

monster, fright. 
Enérgico, a: lo e — o, the energy 

(Gr. §671). 
Enfadar ["L.fata], to worry, bother ; 

refl., to be or get angry ; no se 

enfade V., do not be angry. 

(Original meaning: tobeworried 

by the fairies — fadas, hadas.) 
Enfado, rage. 

Enfermo, a [L. infirmus\, ill ; n., a 
patient. 

Engañar [engaño, L. ingeniuin\, 
to beguile ; refl., to be mistaken. 

Engarzado, a, set (of jewels). 

Engastar, to set (jewels). 

Engendrado, a, begotten. 

Engolfarse, to plunge (en, into) ; 
to be absorbed. 



254 



PASCUAL LÓPEZ 



Engomádo,a, turgid, stiff , starched, 

pompous. 
Engrosado, a, enlarged, exagger- 

ated. 

Engrosar (Gr. § 472), to grow big, 
to grow fat (con, on). [L. gros- 
sus.] 

Engruese — engrosar. 
Enhebrarse [L. infibrare], to come 

in, to thread one's way (por, 

through). 
Enjugar [O.S. enxugar, L. exsu- 

care], to wipe away (tears). 
Enjuto, a [O.S. enxuto, L. exsuc- 

tus], thin, spare, lean ; á pie e — o, 

dry shod. 
Enlace (lazo, enlazar), marriage ; 

match. 

Enloquecido, a (loco), mad with 
rage. 

Enmudecer, to hold one's tongue. 
Ennegrecido, a (negro), blackened. 
Enojo [L. in odio], anger, rage. 
Enorgullecido, a (orgullo), swollen 

with pride. 
Enorme, outrageous. 
Enredo [L. in + rete, a net], illicit 

relation or association; strata- 

gem, pretext, subterf uge, "story." 
Enrevesado, a [L. in + rever sus], 

harsh (to pronounce). 
Enrollado, a (arrollado), rolled 

up. [L. rotülum, -lare.~\ 
Enroscar (rosca), to tighten a 

screw. 

Ensanchar [L. exampiare], to 

broaden, to extend. 
Ensayo [L. exagium], attempt, 

experiment. 
Enseñanza, instruction. N. 9 5 ; 

p. 74 26. 



Enseñar [L. insignare], to show, 
to exhibit. 

Enseres [O. Orthog. enxeres, Fr. 
(aux) enckéres] ,(whatever articies 
of furniture may be put up at 
auction), fixtures of a house 
or shop, tools, things. 

Ensopado, a, soaked, saturated. 

Ensopar (sopa), to dip (en, into). 

Ensueño [L. insomnium], visión ; 
utopian or wild dream. 

Entablar [L. in -f tabula], to begin, 
to initiate. 

Entender [L. intendére], to under- 
stand, to hear ; tuviesen enten- 
dido, they should consider, 
should take it for granted ; 
¿entiendes? do you hear? 

Enterado, a, informed, acquainted. 

Enterarse [L. integrare] : e. de que, 
to be informed that, to learn, to 
find out, that. 

Entero, a [L. integer], entire, 
whole ; stout (heart). 

Entornado, a, gaping, gaping 
open ; closed. 

Entornar [L. intornare], to cióse ; 
no sin que ántes entornase, not 
without first closing. 

EntradítO, a (entrado, a), some- 
what advanced (en, in). 

Entraña [L. interanea, n. pl.] : //., 
bowels ; heart. 

Entrar [L. intrare], to enter; to 
exercise, to bring to bear ; refl., 
to go (en, into); e. de rondón 
por, to invade abruptly, to rush 
abruptly into. N. 6 32. 

Entre [L. inter], between, among ; 
e. sí, within (or to) himself, her- 
self, themselves. 



SUPPLEMENT-VOCABULARY 



255 



Entreabierto, a, ajar, half open. 

Entreabrir, to open partly. 

Entreacto, interval between the 
acts, " entr'acte." 

Entredicho : puesto en e., con- 
demned to (ecclesiastical) cen- 
sure. 

Entrega, surrender ; hacer e. de, 

to deliver up, to surrender. 
Entregado, a, delivered up ; dejar 

e. á, to abandon any one (á, to). 
Entregar [L. integrare, by metath.], 

to hand over. 
Entreoír, to overhear ; entreoído, a, 

overheard. 
Entretanto, in the meanwhile. 
Entretenido, a, occupied ; amus- 

ing. 

Entrometido or entremetido, a 

meddlesome fellow. 
Entronque [L. troncus], offshoot. 
Enturbiarse : se irían enturbiando, 

would gradually grow dull, 

opaque. [L. turbidus.] 
Envidiara [L. invidiaram], I had 

envied. N. 1 \. 
Envidiosóna, an envious, jealous, 

woman. 
Envoltorio, parcel, package. 
Envuelto, a, wrapped up. 
Epidermis, skin ; face. 
Equipaje, luggage. 
Equipo, outfit. 

Ermita [L. eremita, see yermo]: 

N. 2 26. 
Errar [L. errare], to be wrong. 
Es que, the fact is that (Fr. c'est 

que); eslo, he is so, is capable 

(de, of). 

Esas tenemos, ah, that is what 
you are driving at ! 



Escalerillas {escalera), steps (to a 

platform). 
Escalinata, flight of steps. 
Escalofrío, shivering (as with 

agüe). 

Escandalizar [L. scandalizare] : 
no escandalices esta casa de Dios, 
do not créate disorder in this 
holy house ; refl., to be pro- 
voked, vexed ; escandalizándose 
de, vexed because he had to. 
N. 4 10. 

Escaparate, show-window; show- 
case ; e. de tienda, shop-window. 

Escapatoria, escapade ; flight. 

Escape (á), quickly, in all haste. 

Escarabajear en, to crawl about 
in ; to trouble, to torment ; e. en 
su alma, to pierce one's heart. 

Escaseces (escaso), pl., scarcity. 

Escaso, a [L. excarpsus], rare, 
occasional. 

Esclavina, cape (worn over the 
shoulders and buttoned infront); 
cape of a mackintosh or cloak. 

Escolar, coliege-(year, gown, etc.). 

Escondite, hiding-place ; jugar al 
e., to play at hide and seek. 

Escozorcíllo, queerish sensation of 
smarting ; twinge. 

Escrito, a [L. scriptus], written. 

Escüdo [L. scutum], escutcheon ; 
e. de armas, coat-of-arms. 

Escudriñador, a (escudriño), scru- 
tinizing, searching, prying. 

Escudriño [metath. of L. scruti- 
nium], scrutiny. 

Escurrido, a, slipped away; ex- 
pended. 

Escurrir [L. excurrere"], to pour or 
gush (de, from), to drain ; refl., 



256 



FASCUAL LÓPEZ 



to slip off, to slip along, to 

skulk ; e. pisando blandito, to 

slip off very softly. 
Esdrújulo [It. sdrúccioló\, stilted ; 

Don E., Mr. Highfalutin. 
Ese, esa, eso [L. ipse], that, such. 

See esaSy eso. 
Esfera, sphere. 
Esféra-mündi, globe. 
Esforzado, a, strengthened. 
Esgrimir, to shield, to conceal. 
Esmero [L. ex + merus], cave. 
Eso : de eso de, on the subject of ; 

eso es, that 's right ; ¿ no es eso ? 

is not that so ? eso no, no no ; 

eso sí, it is trae ; eso sí que, that 

indeed (Gr. § 602). 
Esotro, that other thing. 
Espalda [L. spatüla, shoulder 

blade ; It. spalla and Fr. ¿paule, 

shoulder; Sp. by metath.], back ; 

volverle á uno la e., to turn one's 

back to any one ; de e — s, back- 

wards. See poco. 
Espantado, a, panic-struck, fright- 

ened, astonished [fr. espantar, 

L. expavent-are\ 
Espanto, panic-fear, horror. 
Espáñas (las), Spain (once) Moor- 

ish and Christian. 
Españolizar, to Hispanicise. 
Esparcirse [L. spargere], to get a 

little recreation. 
Espárrago, asparagus stalk ; se 

quedó hecho un e., he has grown 

as thin as a rail. 
Espartano, a, Spartan ; limited 

(apparel). 
Especial, peculiar. 
Especias, spice. (Correct [thus 

author's blunder] p. 118 29.) 



Especie [L. specü-m], kind, sort ; 

motive, thought, idea, state- 

ment. See especias. 
Espectáculo, theatre, "show." 
Espejillo {espejo, L. speciílum~\, 

small glass or mirror. 
Espejismo {espejó), mirage. 
Espera, delay, time of waiting. 
Esperar [L. sperare\ to wait. 
Espesarse (espeso), to thicken. 
Espeso, a [L. spissus], thick. 
Espetado, a, stiff. 
Espetar, to pronounce, to deliver 

(a speech). 
Espiga [L. spica~\, an ear of corn. 
Espigado, a [L. spicatus~], tall, 

shooting up like a corn-stalk. 

N. 1 10. 

Espina [L. spina], thorn ; me da 
malísima e., gives me very great 
anxiety. 

Espinazo (espina), spinal column, 

backbone ; back. 
.Espíritu fuerte (Fr. esprit fort), 

free-thinker,sworn foe to " super- 

stition," i. e. reaction (in politics). 
Esplayárse (exp-), to dilate (en, 

upon). 

Esponjarse [esponja, L. sfong/a]. 
to swell up, to be inflated, with 
pride. 

Esposo [L. spo7isus\. el Divino E., 
Christ. 

Esproncéda, José de : NN. 67 9 ; 
93 22. 

Esqueletado, a, reduced to askele- 

ton, emaciated. 
Establecerse, to settle, to settle 

down. 

Estación station-em\ y stopping- 
place. 



SUPPLEMENT-VOCABULARY 



257 



Estado [L. status], condition, call- 
ing, life ; bachelorhood, maiden- 
hood ; married or unmarried 
state; civil state ; [when a judge 
asks ¿ su estado de V. ? he means 
" married or single ? "] ; tomar e. , 
to get married, to settle down. 

Estafa, swindle. 

Estante, book-case, shelf. 

Estantigua: A 7 : 113 20. 

Estañar [L. stannum, Sp. estaño], 
to solder ; e. calderas, to ply the 
tinker's trade. 

Estar (Gr. § 382), to be ; to stand; 
to consist (en, in); to be in favor 
(de, of) ; e. con, to belong to ; 
e. mal con, to be at variance, at 
loggerheads, with ; no e. para, 
not to care for ; estoy que, 
N. 84 1 ; refl., to stand. [L. 
stare.] 

Estatua [L. statua], pillar (of salt), 

image. See hecho. 
Esté — estar. 

Estilarse {estiló), to be in fashion. 
Estimar [L. aestimare], to prefer 

(w. más). 
Estirar, to extend ; to thrust. 

^.83. 

Esto [L. istud], this (thing), that ; 
ni e., not that — not a snap of 
my finger; en e., upon this. 

Estofa, materials, stuff. 

Estorbar [L. exturbare], to be in 
the way ; no estorbar, " thou 
shalt not be a bore." 

Estrechamente, tightly. 

Estrechar {estrecho), to enfold, to 
draw any one tighter and tighter 
(en, in) ; to press, to squeeze (the 
hand), to shake (hands). 



Estrechez, limited accommoda- 
tions ; sin e., comfortably. 

Estrecho, a [L. strictus], narro w 
(path), cióse (fellowship), intí- 
mate. 

Estremecer [L. extremescere, fr. 

tremesco], to thrill; refl. to start, 

to jump. 
Estremecimiento, thrill. 
Estrenar : N. 38 12. 
Estribar, to depend (en, on). 
Estribillo, strain, tune, chorus, 

hum (of boiling water). 
Estridor [L. stridor-em], sound 

(of creaking bolts). 
Estrignína, pop. for estricnina, 

strychnine. 
Estrujar [L. extrusus], to forcé, 

to urge. 

Estuche [Fr. estuy, étui, It. astuc- 
cio], dressing case ; jewelry 
case ; e. de viaje, travelling 
case. 

Estudiante, student ; e — s del 
pío-pío, " ad misericordiam " or 
whining scholars. See hecho. 

Estudiantería, the student guild; 
compañeros de e., student com- 
panions or fellow-students. 

Estudiantil, of a student, of stu- 
dents ; vida e., life of a student ; 
gente e., students ; serenata e., 
serenade by students. NN. 1 7 ; 
7 2. 

Estudiantilmente, student-like, 

after the manner of students. 
Estüdio [L. studium] : N. 2 3. 
Estudioso, studious young man. 
Estufilla, spirit-lamp. 
Estüve, estüvo — estar. 
etc. = et c éter a. 



258 



PASCUAL LÓPEZ 



Evidencia: poner en e., to make 
any one conspicuous, to exhibit 
any one. 

Exagerado, a, exaggerated, embel- 

lished ; n., an exaggerator. 
Exaltación [L. -tion-em], outburst 

of passion. 
Exámenes, examinations. 
Examinando, candidate for the 

examinations (Gr. § 745). 
Excederse, to go too far. 
Excitación [L. -tion-eni\, excite- 

ment. 
Excitar, to arouse. 
Exento, a [L. exemptus~\, free (de, 

from). 

Exhalación [L. -tion-em], breath. 
Exhalar, to breathe forth, to utter 

(a sound). 
Exigencia, requirement, demand. 
Exigido, a, required (subj. w. que). 
Exiguo, a, diminutive, insignifi- 

cant. 

Exijo, I require — exigir (Gr. § 375). 
Eximirse de [L. eximere\ to avoid 

doing something; to excuse 

one's self from. 
Éxito, issue, result. 
Exornado, a, adorned, embellished 

(de, with). 
Expansión (French for desahogó), 

distraction; enthusiasm. [L. 

-sión-em.~\ 
Expansivo, a, enthusiastic. 
Expectativa, state of expectation. 
Expediente, plan. 
Expedir [L. expediré], to send, 

transmit. 
Explicado, a, explained. 
Explosión [L. -sion-em] : hacer e., 

to burst forth. 



Explotación, exploitation or work- 

ing of mines. 
Explotar [Fr. exploiter], to exploit, 

or work, a mine. 
Expoliar [L. spoliare, or exspoli- 

are], to despoil. 
Exponerse, to be exhibited (to the 

public). 

Exquisito : un traje de lo más e., 

a handsome outfit. 

Extemporáneo, a, out of place and 
time, inopportune, unseasonable, 
irregular (in one's hours), erratic. 

Extender [L. extendere], to scatter; 
ve e . . . , sees . . . being scat- 
tered ; refl., to spread, to diff use 
itself. 

Exterior (al), on the outside. 

Extranjería, importation from 
abroad, foreign origin. 

Extranjero (en el), abroad. 

Extrañar: nada de e., nothing to 
be wondered at; no es de e., it 
is not to be wondered at, it is 
not strange (que, that) ; me 
extraña, it surprises me, I am 
surprised (que, that). 

Extraño, a [L. extranetis\ strange ; 
personas e — as, strangers, out- 
siders ; lo e — o, the strangeness. 

Extravagante, an odd Dick. 

Extravío (extraviar), wildness, 
irregularity. 

Extremo [L. extremus], excess (of 
joy or of any emotion) ; end ; 
hasta el e. de, to such a degree 
as, so as; por todo e., in every 
respect, extremely ; arrebatados 
e — s, violent rage; hacer e — s, 
to go into raptures ; to look 
woebegone. 



SUPPLEMENT-VOCABULARY 



259 



F 

Fábula : ser f . y risa de, to be a 

byword and reproach to. 
Facción [L. faction-em\, feature. 
Fácil [L.factlem] : es f., it is likely, 

probable (que, that, w. stibj.). 
Facilitar, to furnish any one with 

(dat. of the person). 
Facultad [L. -tat-em],pl., authority. 
Facha [It. faceta, from ~L.fact'e-m~\ : 

de esta f., with this appearance, 

in such a plight. 
Fachenda [It. faecenda], a con- 

ceited puppy ; con f., ostenta- 

tiously (Gr. § 591). 
Faja [O.S. faxa, L. faseia], sash ; 

band; wrapper (round a news- 

paper). 

Falso [L. f a/sus], false man, 
deceiver, unfaithful fellow. 

Falta [L.falltta for falsa, pp.f of 
f altere], need, want, lack ; hace 
f., is needed ; no hace f., is not 
wanted ; no me hace f., I don't 
need it ; buena f . que le hace, 
and need enough he has of it ; 
que buena f. les hace, and need 
enough they have of it ; que no 
le haría poca f., which he doubt- 
less needs not a little. 

Faltar [L. fallitare], to lack, to be 
wanting, to fail (w. dat.) ; to 
give way, to give out, to be 
exhausted ; to be absent (w. 
á) ; ¡ me faltas ! yon insult me ! 
(N. 1 35 8) y ¡ P ues sólo faltaba ! 
of course, naturally ; me faltó 
tiempo para, I could not be quick 
enough to (inf.) ; ¡ no faltaría 
más ! (an ellipse : " more than 



this would not be required " [to 
fill me with indignation]), of 
course you shall ! indeed you 
shall ! ¡ pues no faltaría más ! and 
no mistake ! no faltaría más sino 
que, it would be the climax of 
misfortune if ; no faltaría otra 
cosa, that would have been the 
climax of folly ; y nunca nos 
falte, may he never fail us ! 
(Gr. § 708 b and c). 

Fallecer [L. falle scéré\, to die. 

Fama, ñame, reputation (de, of 
being). See coger. 

Familiarizarse (al), when she be- 
came acquainted. 

Famoso, a, large, huge, wonderful 
(size). 

Farándula, plot (in a play). 
Farol, street-lamp. 
Farolillo, lantern. 
Farsa : nonsense. 
Farsante: tan f., so much of a 
humbug. 

Fascinado, a, bewitched, charmed. 
Fastidioso, a, wearisome. 
Fastuoso, a, showy, ostentatious. 
Fatiga : dar á uno f., to give one 
anguish. 

Fatuo, fool, " puppy " ; adj., silly. 
Fausto, the Faust-legend as repre- 

sented by Goethe's great poem. 
Faz [L.faete-m], face, look ; mudar 

de f . , to change their complexión 

(politics). 
Fe [L.fde-m], the Catholic Church ; 

á fe de, upon the word of ; á fe que, 

of a truth (that) ; upon my word. 
Felicísimo, a [feliz, L. feltee-m], 

most or very happy ; very 

promising. 



2ÓO 



PASCUAL LÓPEZ 



Felino, a, cat-like. 

Fementido, a (fe + mentido), 

treacherous ; cheating, dishon- 

est. 

Festivamente, sportively. 
Fiado en, trusting to, relying on. 
Fiar [L. f ciare, fr. fidzts], to go 

surety for, to guarantee ; refl., 

to rely (de que, on the fact that). 
Fiat (Latin), let it be done ! fíat ! 
Fibra [L. fibra], nerve ; f — s de 

azúcar cande, no backbone. 
Fiel [L. fidel-em], devotee, wor- 

shipper. 

Fiesta [L. fes ta, pl.~\ : tengamos la 
f. en paz, let us have no scene. 
See corpus. 

Figüra, face. 

Figuración [L. -tion-ení] : pl., imag- 
inings. 

Figurar, to represent ; refl., se me 
figüra, I fancy, I imagine ; se me 
figuró, I imagined (que, that). 
Gr. § 406. 

Fijarse en, to observe, to notice ; 
to pay attentions to, to become 
attached to. 

Fijeza, steadfastness, attention. 

Fijo, a [O.S. fixo, L.fixus], fixedly, 
with fixed attention ; de f., assur- 
edly, without any doubt. 

Fila [L. fila, pl.], row (of stalls in 
a theatre). 

Filetear, to adorn. 

Filigrana, ornamentation ; high- 
falutin. 

Filípica [L. philippica (oratio)], 

lecture, sermón. 
Filo IL.filum], edge (of a sword). 
Filón (aug. of filo, hiló), vein or 

lode in a mine (vela). 



Filtro [ L. philtrum ] , ph ilt re ,ch arm . 
Filloas (Gall., Port. filhdes), frit- 

ters, doughnuts. 
Fimbria [L. id.], hem (of a gar- 

ment). 

Fin [L. fin-em], motive; á fin, at 
the end ; á fin de, so as to ; al 
fin y al cabo, at some time or 
other, sooner or later ; after all ; 
el buen fin, the proper motive ; 
en fin, well (denoting impatience). 

Financiero, a, financial, money-. 

Fineza : hacer la f . á, to pay 
court to. 

Finillo, a (fino), nice, well-bred. 

Finta [L. ficta, fr. fingere] : hacer 
f. de, to pretend to. 

Firmeza (firme), persistency. 

Fiscalización, reproach. 

Fisgonear, to pry into. 

Fisura, split, crack. 

Fitár [L. fletare, fr. figére, fictum] : 
f. en, to pierce, to search, into 
(177 12). The word survives 
only in Gallego and Asturian. 

Flaco (lo), the weakness. 

Flamante, new-fangled, of the lat- 
est fashion, fashionable ; brand- 
new. 

Flamenco, Fleming; "mybeauty." 

N. 13 2, * 
Flándes, Flanders ; poner una pica 

en F., N. 37 15. — N. 149 15. 
Flaqueár {flaco, L.flaccus], to give 

way (of one's legs), to sink from 

under one (with terror). 
Flaqueza, weakness, foibles. 
Flema [L. phlegma], coolness, 

coldness. 
Flojo, a [O.S. floxo, L. flux as], 

mild ; loóse, ampie. 



SUPPLEMENT-VOCABULARY 



2ÓI 



Flor [L. flor-em], choicest, best 
(N. 36 31); f. y nata (flower 
and cream), the model (taken 
from Cervantes' Flor y nata de 
la andante caballería). 

Follaje [L. foliaticum, like viaje], 
husks. 

Fomento [L. -tum], warmth ; al f. 
de, by the aid of. 

Fondo [L. fundus], foundation, 
basis; á f., thoroughly ; enelf., 
at the root ; af ter all ; really ; in 
the back ; in the distance ; as 
far as the eye can (could) pene- 
trate ; f . de verdad, an underlying 
truth ; tiene un f. angelical, he 
possesses charming elements of 
character. 

Forma [L. Id.], the Host (Sacred), 
N. 3 29 ; pl., f orm, figure (of 
Pastora) ; no hay f., there is no 
way, no means (de, to, of). 

Formación [L. -tion-em] : en f., as 
in a review of troops. 

Formal : si hablo f . , I am in ear- 
nest (Gr. § 601). 

Formalidad [L. -itát-em], good 
breeding, seriousness, earnest- 
ness. 

Formalizarse, to look or become 

very grave. 
Formar, to make ; to utter, to put 

forth (a voice). 
Formular, to state clearly. 
Forrado, a [Ger.], thrust (en, 

into). 

Fortunón (aug. of fortuna), a 
stroke of fortune ; me cayó un 
f., a great piece of good fortune 
has fallen to my lot. 

Forzoso, a, legal, natural (heir). 



Fosa [L. fossa], ditch ; grave (of 

the poor). See nicho. 
Fósforo, match (whether of wood 

or wax). See cerillas. 
Frac (Fr.), evening or dress coat. 
Fracaso [It. fracasso, Fr. fracas], 

failure. 

Fraccionado, a, broken up, divided 
among small holders (of prop- 
erty). 

Francachelilla ( francachela)-. pl., 

lewdness. 
Francamente, frankly, really, to 

speak frankly. 
Francia: de allá en F., oíf in 

France, there in France. 
Franquear : f . la entrada, to open 

the door to, to admit, to let 

any one in (into) a house, to 

welcome. 
Franqueza (con), freely. 
Frasco, phial, small bottle. 
Frase [L. phrasis] : words, 

speech, language. 
Frasquito, a small phial. 
Frecuencia (con), of ten, frequently. 
Frecuentar [L. frecuentare], to 

visit (French in this sense). 
Fregado [fregar, L. fricare], skir- 

mish, "brush," affair; con que 

¿andas en esos f — s ? so you are 

in those mysteries, are you ? 
Frente [O.S.fruente, L. fronte-m], 

brow; mirar f. á f., to face, to 

look squarely at ; ponerse de f., 

to place one's self in front (of 

some one). 
Fresillas, field strawberries. 
Fríe — freír (Gr. § 520) : me fríe la 

sangre, it makes my blood boíl 

(fry). 



2Ó2 



PASCUAL LÓPEZ 



Friolera [L. frivolaria (res)], a 
trifle. 

Fructificar, to yield fruit. 
Frustrado, a [frustrar, L. -are], 

defeated, a failure. 
Fúcares : N. 8 3. 
Fué — ir (Gr. §552); se fué or 

fuése, he or she went away 

or off. 

Fuego [L. focus] : pegar f. á, to 
set fire to ; f. fatuo, ignis fatuus, 
will-o'-the-wisp. 

Fuer de (á) : ^. 1 18. 

Fuera de [L. /oras], beyond, out- 
side, outside of ; f . de lo natural, 
beyond what is natural ; f . de 
mí, beside myself. 

Fuera — ser (Gr. § 385) ; no f . que, 
lest. 

Fuero [L. forum], privilege ; 

f — s de gremio, privileges of a 

guild. N. 1 18. 
Fuerte [L. forte-m], strong; f. á 

otra cosa, good for anything 

else, able to do anything else. 
Fuerza — forzar. 

Fuerza [L. for tia — vis] ; pl., 
strength ; á la f., of necessity ; 
á viva f., by main strength ; 
es f., it is necessary; f. era, it 
was quite necessary ; medio á la 
f., partly by forcé ; por f., of 
necessity ; tener á la f . que, to be 
forced to. 

Fuése — irse. 

Fuese — ó (Gr. §657), whether — 

or; ser (Gr. § 385). 
Fuga, hasty departure, flight. 
Fui, I went, I have gone on — ir 

with gerund (Gr. § 380). 
Fuiste — ir or ser. 



Fullero, a, cheating. 

Función [L. function-em], enter- 
tainment, " show " ; festival, 
solemnity ; dar una f . , to play 
a piece (theatre). 

Fundarse [L. fundare], to rest 
on a basis ; ¿ en qué se funda 
V. para . .. . ? what is your 
ground for . . . ? en qué pue- 
dan f., on what basis they may 
rest. 

Fundido, a, melted. 
Füria, a fury; la f. de, that fury 
of a . . . 

Fusiforme [L. fustes + forma], 

spindle-shaped. 
Futuro, a, predestined, anticipated; 

n., " intended " ; pl., couple. 

G 

Gabán, frock-coat ; also the com- 
mon " overcoat." 

Gabinete [Fr. cadinet], sitting 
room (when there is a parlor 
— sala, salón ; otherwise, the 
common room is called sala, 
sal i la). 

Gala : //., ornaments, adornments ; 

finery, foppish display. 
Galán [Fr. galant], a beau, lover. 
Galanteos : transíate " flirting." 
Galicia, N.W. province of Spain. 
Galoneado, a, trimmed with gold 

lace. 

Gallego, a, Galician. N. 5 28. 

Gallina : see carne. 

Gallito (gallo), the "lion" of a 

company. 
Gallo [L. gallus] : en menos que 

canta un g., in a jiffy ; otro g. le 



SUPPLEMENT-VOCABULARY 



263 



cantara si, it would be another 
story if ; estás como el g. de 
Morón, JV. 131 11. 

Gana, desire ; //., desire, longing 
(de, to) ; con la mejor g., with 
theheartiest satisfaction; cuando 
te dé la g., when you like ; g — s 
me dieron, I longed (de, to) ; 
maldita la g., N. 97 14. 

Ganapán, brute, clodhopper. 

Ganar, to gain, to earn; que las 
gane, let him earn them (Gr. 
§ 708 b, Rem.) ; g. curso, to go 
through the prescribed course 
of study ; refl., g. la vida, to 
earn one's livelihood. 

Ganchudo, a \_gancho, It. gancio], 
hooked. 

Garantizar, to guarantee, to be 

one's surety. 
Garatüsa : pl., affectionate ges- 

tures. 

Garras : g. callosas, horny hands. 

Gasa, gauzy veil. 

Gastado, a, wom, frayed. 

Gastar [L. vastare], to spend one's 
money ; to wear ; to make use 
of, to indulge in ; to possess, to 
be in the enjoyment of (health); 
g. aceite, to burn oil, to sit up 
late ; gastarse las onzas en, to 
spend one's money in. 

Gastos, lavish expenditure. 

Gato [L. cattus] : aquí hay g. en- 
cerrado, there 's some mystery in 
all this ; me llevo el g. al agua, 
I '11 get the better of him (I '11 
drown the cat). 

Geniecillo {genio), sprite, elf, fairy. 

Gente [L. gente-m], folks ; g. fina, 
nice people(the superior classes) ; 



g. muy de bien, very worthy 
people. 

Gesto [L. -tus], countenance ; po- 
ner g., to show anger or weari- 
ness by the expression of the 
face, to shrug one's shoulders ; 
poner g. tan de vinagre á, to look 
at one so sourly. 

Geta or jeta, pouting lips. 

Gimieron, they creaked — gemir 
(Gr.§ 5 i2). 

Gira or jira {giró), picnic (with 
dancing). 

Girar [L. gyrare], to circuíate, to 
revolve, to unwind, to whirl, to 
drive round ; g. sobre sí mismo, 
to revolve on its axis. 

Giro [L. gyrus], turn. 

Girón or jirón : hecho g — es, all 
tatters. 

Giroscopio, gyroscope. 

Globo, a ball (of fire). 

Gloria : N. 45 32. 

Gobernarse, to manage, take care 
of one's self. 

Golpecíto {golpe), a tap ; dar g — s, 
to tap, to drum (en, on). 

Gómez [L. comes], proper ñame. 
N. 3 29. 

González [L. Gundisalvus = Gott- 
heil, saved by Goá],proper ñame. 
N. 3 29. 

Gordo, a [Sp. L. gardus], gross, 
big, coarse (sheets) ; hablar g., 
to talk " big," imperiously. 

Gorgóna, Gorgon (female monster 
of mythology). 

Gorra [Basque gorri, red]. See 
pelo. 

Gracejo, gracefulness, charming 
ways. 



264 



PASCUAL LÓPEZ 



Gracia [L. -tía], wit ; vivir de la 
g. de Dios, to live on bread ; 
hacerle á uno g., to amuse any 
one ; //., thanks ; sallies ; reimos 
las g — s, to laugh at our sallies ; 
g — s si, we shall be lucky if. 

Gracioso, a, amusing ; n., g. de 
café, a coffee-house wag or 
wit. 

Gradas (las), the steps (of the 
altar). 

Grado [L. gratum] : de buen g., 

willingly ; mal de su g., in spite 

of herself. 
Gran Duquesa (La), " La Grande 

Duchesse " of Offenbach, 1867. 
Grana, scarlet. 
Granada : N. 22 25. 
Granado, a : lo más g., the greater 

part. 

Grande [L. grande -m'] : en g., on 
a grand scale; reirse en g., to 
have a good laugh. 

Grandeza, size. 

Grano, seed, grain. 

Granüja, vile trash. N. 14 31. 

Gratamente, agreeably. 

Grato, a, pleasant, agreeable (para, 
to). 

Gravoso, a, burdensome, a burden 
(á, to). 

Gris perla (Fr. gris perle), light 
grey. 

Grito [gritar, L. quiritare\ : lanzar 
un g., to utter a cry ; poner el g. 
en el cielo, to scream and make 
a great ado ; repetir á g — s, to 
scream out. 

Grosor, bigness, size. 

Grueso, a [L. grossus], large, big, 
coarse, thick. 



Guadalquivir [Sp. Arab. wad-al- 
kebir, " rio grande "], river of 
Andalusia [the nahar ba'it, or 
" River of the District," of the 
Phcenicians ; henee the Román 
Baet-is\ . 

Guante [Ger.] : de g — s, in his 
" kids." 

Guapo, a [L. vappus~\ : pretty ; lo 
guapas, the beauty (Gr. §§113 
a, 671), how pretty (so and so 
was or were). 

Guardacantón, curbstone (Gr. § 96, 
note 1). 

Guardapiés, skirts. 

Guardar [Ger.], to hold, to keep; 
to put aside, to put up, to 
pack ; se g — n, are preserved ; 
g — rse bien de, to take good 
care not to, to beware how or 
lest. 

Guardia: ponerse de g., to post 
one's self, to mount guard ; g. 
civil, gendarme. 

Guiar, to lead. 

Guinda : bebe con g — s, he is per- 
fection ; dulce de g — s, preserved 
cherries. 

Guisa [Ger. visa, IVeise] : á g. de, 
after the manner of. 

Gustar [L. gustare], to please, to 
be pleased (to, tn/.) 1 to like (Gr. 
p. 420) ; si V. guste, if you please 
(see also N. 13 13) ; gustar de, 
to be fond of, to like to ; to 
like any one ; gusta de ser, likes 
to be. 

Gusto [L. gustus~\ : á g., at one's 
ease or convenience ; á su g., at 
your ease. 

Gutural, hoarse (cries). 



SUPPLEMENT-VOCABULARY 



265 



H 

Habana (La), Havana. 

Haber (Gr. § 351), to have; haber 
de (Gr. § 353 b), to be to, to 
have to, to be obliged to, to 
come to, to chance to ; no he de, 
it is not my business to ; ha de, 
is to, can, must ; ha de saber V., 
you must know ; hemos de vivir, 
we shall live; hube de, I was com- 
pelled to, I chanced to, I carne 
to (AW. 1 4 ; 160 27) ; que no 
haya de poder, that one can not 
be able ; habérselas con, to have 
todowith. A 7 ! 181 7. [L.Aabere.] 

Haber, impers. (Gr. §§ 353 c, 354) ; 
hay, there is, there are ; no hay, 
there is no ; ya no hay, there is 
no ionger any ; ¿qué hay? what 
is the matter? hay que, one 
must, it is necessary ; no hay que 
(inf.) f there is no . . . -ing; lo 
que hay, what there is, the fact 
whatever it is ; lo que hay que 
ser (hacer), what it is necessary 
to be (to do) ; había, there was, 
were ; había que, it was nec- 
essary to ; no había que, there 
was no necessity of ; hubo, there 
was, were ; haya para la olla 
(let there be [material] for, etc.), 
provided we can keep the pot 
boiling. See p. 96 5. 

Haber, n., property, credit ; mi h., 
my available funds ; //., ditto. 

Habitación [L. -tion-em\ room, 
apartment ; pl., quarters. 

Hábito, habit, garb (religious) ; 
buen h. nos dé Dios, far from 
that (p. 42 1). 



Habla [L. fábula] : trabada el h., 
tongue-tied, stammering speech. 

Habladurías, babble, gossip. 

Hacer (Gr. § 530), to cause, to sup- 
pose, to think (one to be) ; hace, 
ago, since ; hace 4 años, for the 
last 4 years ; hace meses que le 
estudio, I have been studying 
you for months ; ¿ hace mucho 
que? is it long since ? me empa- 
laga hace mucho tiempo, I have 
for a long time loathed (him); 
hace poco, a short time ago ; 
hace tanto tiempo, now for so 
long a time ; hace tantos años 
que es, who has or have now for 
so many years been ; h. tiempo 
que no vienen, they have not been 
here now for some time ; hacía, 
ago, before ; así lo hice, so I 
did; se le hará aquí, they will 
make some (tea) for you here ; 
bien haría, it might be (Ai. 10 1 2) ; 
le pido que no lo haga, I beg you 
not to do so ; haga V. como si, 
act as if ; hacer de, to do with ; 
hacer del (adj.), to act the part 
of a, to play the ; hacer que (w. 
subj.), to cause to ; h. la farsa, 
to perform the farce ; h. para, to 
manage to ; refl., hacerse, to be- 
come, to be ; h. el desconocido, to 
ignore one in passing, to "cut." 
\V»f acere. ~\ 

Hacia, in the direction of. 

Hacienda [l^facienda, things to be 
done], finalices. 

Halago: con h., charmed, with 
delight. 

Hallarse, to find one's self, to be ; 
h. con, to be in possession of. 



266 



PASCUAL LÓPEZ 



Hallazgo, finding, discovery. 
Hambrones (hambre), half-starved 

(students). 
Haré — hacer. 

Harina [L. fariña], meal ; es h. de 
otro costal, that is not the same 
thing, that 's another question 
or matter. See costal. 

Harpía or arpía, harpy. 

Harto, a [L. fartus], sufíicient, 
good (reason) ; h — as veces, 
oftentimes, many times, often; 
adv.y sufficiently, well, quite 
enough ; h. menos, much less. 

Hasta [O.S.fata, fr. Arab. hattá], 
until, up to, as f ar as ; adv., as 
many as ; even ; h. (inf) so far 
as to ; h. no {inf.), to such a 
degree as not to ; h. no más, to 
the last degree; h. dónde, how 
far; h. la vista, until I see you 
again ; h. el trabajo de, even the 
trouble of; h. creí, I even 
thought ; y h. no sé si, and even 
the very ; conj., h. que, until. 

Hastío [L. fastidium], weariness, 
tedium. 

Hato [Port./#¿¿>], bundle ; hacer el 
h., to make up one's pack ; liar 
el h., to get ready to start. N. 
163 8-1 1. 

Hazaña [O.S.fazaña] : brava h., a 
valiant achievement ; b. h. liaría 
en estar guapa, si ... , much use 
there would be in being pretty, 
if (I had to put on . . . ). 

He aquí, behold ! lo ! 

Hebillüdos (pies), shoes with large 
silver buckles (fbulaé). 

Hebra de seda [L. fibra], silk 
thread. 



Hecho, a [L. factus], having be- 
come a, like a ; h. á, used to, 
accustomed to ; h. un espíritu, 
(like a ghost), reduced to a 
skeleton ; h. un ignorante, having 
become a downright ignoramus ; 
andar h. un príncipe, to go about 
like a prince ; estar (quedarse) 
h. una estatua, to stand like a 
statue ; ó de quedarse h. un, or 
whether you became a ; hallarse 
h. estudiante, to find one's self 
a f ull-fledged student ; ver h., to 
look upon as ; verse hechos unos 
reyes, to be like royal persons. 

Hecho [L. factum], n., deed, fact ; 
de h — o, in fact, in reality. 

Helado, a [L. ge/alus], cold (sweat); 
stiíf , frozen, rigid ; n., an ice. 

Hélices, helixes. 

Hendido, a [hender, L. findére], 

cracked, broken (voice). 
Heráldicas, arms, escutcheons 

(placed on the facades of noble 

houses). N. 166 21. 
Hércules, a Samson, a giant. 
Hereje [L. haereticus] : cana, de h., 

see cara. 

Herido, a [L. feritus], excited 
(fancy) ; struck (de, by). 

Herir (Gr. § 500), to strike, to 
knock on (a door), to patter 
against (of rain) ; to hurt ; hiere, 
hurts. [Inferiré.] 

Hermano, a [L. germanas, -a ; 
frater and sóror went over to 
the Church. See casa]. 

Hermosa [~L. formosa], a faír lady. 

Herradüra [O.S. ferro, L. fer- 
rum\ horseshoe ; a semicircular 
mound in Santiago. N. 85 2. 



SUPPLEMENT-VOCABULARY 



267 



Herschel, Sir William (1738-1822), 
disco vered Uranus in 1781. 

Hibléo, a, Hyblaean (honey) — 
from Mt. Hybla in Greece. 

Hice ^ 

Hiciera ( 

„. . > — nacer. 
Hicieron i 

Hiciste J 

Hienden, they split open — hender 

(Gr. §471). 
Hiere — herir. 

Hierro [L. ferrum] : h. de la plan- 
cha, flat-iron, smoothing-iron. 

Hierve [L. fervet], boils — hervir 
(§ 5°3)- 

Higa, a charm or talismán in the 
shape of an higo (O.S. figo, L. 
ficus) : se le daba una h. de, he 
did not care a fig — a rush — for. 

Higiénico, a, sanitary. 

Hija [L. filia] : h. de confesión, 
spiritual daughter ; el ser P. mi 
h. de c, the fact that P. has 
been my s. d. ; h. de la civiliza- 
ción, city-bred girl or lady. 

Hijo [L. filias], my boy; h. de, 
subject to ; h. del Cielo, son of 
Heaven — some Oriental poten- 
tate. 

Hilaridad, hilarity. 

Hilvanar {hilván, Y,.filuin vanum], 

to baste together; to string to- 

gether the materials for a. 
Hinchado, a [L. inflatns], swollen. 
Hinojo [L. genucülus, see piojo] : 

de h — s, kneeling, on one's 

knees. 

Hipocritón (aug. of hipócrita), an 

arch-hypocrite. 
Hiriendo ) . . 
Hirió f~ W - 



Hito [O.S. filo, L. fie tus, ix.figere], 
a mark " set up " to aim at ; de 
h. en h., through*and through. 

Hizo — hacer. 

Hocico [dim. of hoz, L. faucem], 
snout, "mug"; nose, face; 
para que me pongas h., for you 
to pout at me; tender su h., 
to protrude (stick out) one's 
face. 

Hoffmann, Wilhelm, writer of Ger- 
mán fantastic stories (177 6— 
1822). 

Hogaño [L. hoc anno] : 53 5. 

Hoguera [L. focus], fire (flaming): 
henee, bonfire, flames (of hell, or 
of the Inquisition — que todo es 
uno). 

Hogueríta, a small bonfire. 

Hoja [L. folia, pl.] : h. impresa, 

printed sheet, a paper, news- 

paper. 

Hojear, to examine, to look over 
(books). 

Holganza, idleness, listlessness. 
Holgar \jL. follüare] : refi., h. de, 

to rejoice (que, that, if). 
Holgüra (con), freely. 
Hollín [L. fuli(g)ín-em], lamp- 

black, soot. 
Hombre [L. homine-m], man alive \ 

(Gr. § 659, Rem.) ; h. de bien, 

an honest man. 
Hombrüno, a, masculine. 
Homérico, a, Homeric. 
Hondo (lo), the depth, the bottom. 

[L. fztndus.] 
Honestidad (honesto), virtue. 
Hopalanda (houppelande in French 

(without h in Oudin, 1607), a 

loóse jacket with wide sleeves, 



268 



PASCUAL LÓPEZ 



usually trimmed with fur, said to 
have originated in the province 
of Upland, Sweden), here, study- 
gown. 

Hora, hour, time, moment ; //., 
hours, time ; á última h., at the 
last moment ; h. de, time to ; 
h — (s) de reja, visiting hour(s), 
in convents. 

Horacio, Horace, the Latin poet. 

Horma [L. forma], last (of a shoe) ; 
se encuentra con la h. de su za- 
pato, he finds his match. 

Horno \JL.furnus], furnace. 

Horripilación [L. -tion-em], sensa- 
tion of horror. 

Horroriza (me), it is revolting to 
me. 

Hospitalario, a, hospitable. 

Hoy [L. hodie] : hasta h., hitherto ; 
h. en día, at the present day, 
now-a-days ; h. mismo, this very 
day ; por h., for the moment. 

Hube -\ 

Hubieron > — haber. 

Hubo ) 

Hueco, a [L. hiu/eus] : a niche. 
Huelgo (me) — holgarse (Gr. § 483). 
Huellas, traces. 

Huerta [L. hortus], a large garden. 
Hueso [L. ossum], bone ; la sin h. 

(vulg.), the tongue; poner los 

h — s de punta, to get up. 
Huéspedes [L. hospttes], boarders. 
Humanidad [L. -itát-eni], mass, 

bulk (of flesh). 
Humano, mortals. 
Humeante {humear, L. fumus], 

smoking, steaming. 
Humilde [L. humíle-m], h unible. 
Humillado, a, humiliated. 



Humillante, humiliating, disgrace- 
ful. 

Humo [L. fumus] : pl., con unos 

h — s, with a vanity . . . 
Humor: llevarle á uno el h., to 

humor any one. 
Humorada {humor), whim, fancy, 

notion ; me diera la h. , the fancy 

had seized me (de, to). See dar, 

impers. 
Humorista, humorist. ■ 
Hurgar [ L . furicare, ir. fu na re] , 

to excite mischief in ; refl., to 

rankle. 

Hurto [L<.furtum~\ : á h. de, unbe- 

known to. 
Huyendo [L. fugiendum], fleeing 

— huir (Gr. § 522). 

1 

Ida {ido, pp. of ir), going. 

Idear (idea), to contri ve, to plan ; 

to imagine. 
Idem [L.], ditto. 
Idos, see irse. 
Ignorante, ignoramus. 
Ignorar : ignoro, I do not know 

(en qué, by what ; cómo, how) ; 

no ignorarlo todo, to become 

somewhat acquainted with the 

subject. 
Ignoto, a, unknown. 
Iguál [L. aequdl-em\ the same, 

ditto ; de un modo i., the same, 

in the same degiee ; i. — que, 

the same — as; por i., equally ; 

tratar de i. á i., to treat any one 

on an equal footing. 
Ilación [L. illation-evi] : i. de la 

vida, association of ideas. 



SUPPLEMENT-VOCABULARY 



269 



Iluminar, to light up; to be all 

aglow. iV. 4 2. 
Ilustrado, a, intelligent. 
Impasible, impassive, unmoved. 
Impedir, to prevent, to obstruct 

(any one from). 
Impondría — imponer. 
Imponente, imposing. 
Imponer menos, to inspire any one 

with less respect (que, than) ; 

refl., i. bien, to be well informed, 

to understand clearly. 
Importa, it is important, it be- 

hoves; no me i., I do not care. 
Impresionable, sensitive. 
Impresionar, to make an impres- 

sion ; to aff ect deeply, to stir ; 

refl., to get carried away, excited. 
Impreso, a, engraved, stamped 

(en, on). 

Imprimir, to convey, to communi- 
cate, to impart, to give (w. dat.). 

Improrrogable, that cannot be ex- 
tended, unalterable (of time). 

Improviso (de), suddenly, unex- 
pectedly, all of a sudden. 

Impuesto, a (pp. of imponerse), 
acquainted (en, with). 

Impulso : á i. (sing. or pl.) de, im- 
pelled by. 

Inapreciable, that one can (or 
could) not estímate. 

Incandescente, incandescent. 

Incertidumbre [L. -titndíne-m\, 
uncertainty. 

Incisivamente, sarcastically. 

Inclinado, a, bent down, droop- 
ing. 

Inclinar, to lead any one to do 

something (with á). 
Incluso, a, including. 



Incógnito, a, unknown (thing, 
danger). 

Incomodar, to put any one out, to 
vex, to annoy. 

Incómodo, a, uncomfortable. 

Inconsciente, unconscious. 

Inconveniente : no tener i., to ha ve 
no objection (en, to). 

Incorporarse, to sit up (in bed) ; 
to arise, to get up, to stand up. 

Increpar, to inveigh (á, against). 

Incrustar, to set in mosaic ; to in- 
troduce (as into a frame). N. 
5 3 2 - 

Indeciso, a, uncertain, hesitating. 

N. 6 26. 
Indefinible, indescribable. 
Indias, (the) Americas, Spanish 

America. 
Indice, fore-finger. 
Indignado, a, indignant. 
Individuo, an individual, self. 
Inepcia [L. -tía], incapacity. 
Inequívoco, a, unequivocal. 
Inexpugnable, proof against at- 

tack. 
Infame, vile. 

Infantil, childlike, childish. 

Infeliz (un), a weak-minded per- 
son ; a poor wretch ; a poor 
weak person ; esa i. de doña 
V., that poor silly doña V. N. 
67 9. 

Infernal, diabolical. 

ínfimo, a, base. 

Inflamado, a, burning (coals). 

Influir [L. influére\ to have influ- 

ence (en, on). 
Infolios (better in-f.), folio vol- 

umes, folios. 
Infructuoso (lo), futility. 



PASCUAL LÓPEZ 



ínfulas: de pocas í., of no great 

expectations. 
Infundir á uno algo, to inspire any 

one with. 
Inglaterra, England; la I. toda, 

my persecutors (for debt). 
Ingleses, (English) creditors, har- 

pies. 

Iniciales (las), initials {letras un- 

derstood). 
Iniciativa : por i. de, by the initia- 

tive of. 

Inmediato, a, immediate, present. 
Inmóvil, motionless. 
Inocencio, Innocentius. 
Inofensivo, a, harmless. 
Inquisidor, a, inquisitive, search- 
ing. 

Insignificancia, insignificance. 
Insinuante, insinuating; creeping 

(fingers). 
Insomnio, want of sleep, sleep- 

lessness. 

Instalarse, to settle down, to set- 
tle one's self to one's task, to 
settle down to work. 

Instante (en el), at that moment. 

Instinto (por), instinctively. 

Instruido, a, well-informed. 

Insulseces, insipidities, stupidities. 

Intelecto (= inteligencia), intel- 
lect. 

Inteligencia, understanding, com- 

prehension. 
Intención [L. -tion-em] : por mi i., 

for my benefit. 
Interés, interest (popularly means 

" money ") ; //., property, wealth. 
Interior : la puse en mi i., I exalted 

her in my heart (p. 29 12). 
Interlocutor, a, interrogator. 



Interpüso (se) — interponerse. 

Interrogatorio, questioning, exam- 
ination. 

Intervino — intervenir. 

Intimación, announcement, decla- 
rado n. 

íntimo, a, prívate, secret. 

Intriguílla (miserable), scheming, 
plotting. 

Intróito, introduction, preamble. 

Inutilidad, little help. 

Invernal [L. hiberndl-eni\, of win- 
ter ; noches i — les = n. de in- 
vierno. N. 1 7. 

Inverosímil, improbable ; incon- 
ceivable. A r . 1 1. 

Inversa (á la), on the contrary. 

Invertido, a, spent. 

Inveterado, a, time-honored. 

Invitar (= convidar), to invite. 

Ir [L. ire~\, to go, to be going ; 
ir á, to be going to, to be about 
to, to go and (do something) ; 
ir á buscar, to go and look for ; 
ir del brazo, to go arm in arm ; 
he de ir, I must or shall go ; voy, 
I am going ; voy, I am co??ü>ig 
(never vengo — in answer to a 
summons) ; voy á saber, I am 
going to find out ; va, it goes ; 
va siendo hora de, it is getting to 
be time to (in/.), A T . 12 24 ; va 
y viene en, has an interest in ; 
no le va (iba) ni le viene (venía), 
it does (did) not concern her, it 
is (was) none of her business 
(A r . 91 16) ; vamos, we go ; vamos 
á vivir, we are going to live ; si 
me iba mal, if I was feeling ill ; 
vamos, let us go (or come); rc/l. 
irse, to go away or off ; to decline 



SUPPLEMENT-VOCABULARY 



271 



(of the day); írsele á uno volando, 

to fly by, to pass away quickly 
(of time) ; fuése yendo el día, the 
day was declining ; me voy, I am 
going; te vas, you are going 
away ; se va, is going (¿V. 163 23); 
se fué or fuése, he went away 
or off ; vete, go away, begone ; 
vete á ver, go and see; idos á 
paseo, go about .your business. 

Irreductible (French), irreducible. 

Irrefragable, undeniable. 

Irritar, to excite, to stimulate, to 
arouse. 

Isabelíno, a, of Queen Isabella II 
(1833-1868) ; pieza i — a, a coin, 
here the ten céntimo or two 
cent piece. 

Izquierdo, a [Basque], left (hand). 

J 

Jácara, singing of songs, bedlam. 
Jaez [Arab.], style, sort. 
Jamona (slang), a woman of forty 
years of age(Es¿>s. Pint*., p. 346). 
Jardinéte {jardín), a small garden 

(Gr.§ 759 d). 
Jauja : N. 120 6. 

Jerez [O.S. Xerez, L. Asta Regia'] : 

vino de J., sherry wine. 
Jesucristo, Christ. N. 104 30. 
Jesús, the Saviour ; bless me ! 

(Gr. §§ 658 d, Rem., 659 b, 

Rem.); en un decir J., in an 

instant. 
Jilguero, linnet. 

Jinete (a Moorish rider with short 

stirrups), a rider. 
Jota [Heb. yod and Gr. torra], jot, 

bit, a thing ; pl., airs to the 



Aragonese and Valencian dance 

so called- 
Joyería [joya, L. gandía], jewelry, 

jeweller's shop. 
Júdas, Judas ; Satán ; lléveme J., 

the plague seize me ! 
Judío [L. Jndaeus\, Jew; heretic, 

rogue (N. 14 31 ; p. 52 19); 

mancha de J., taint, heresy. 
Juega — jugar. 

Juego [L. jocus], play, game; 
cards, gambling; en el j., at 
cards ; j. de prendas, game of 
forfeits. 

Juegue — jugar. 

Juez [L. jndíce-m\ : de j., like a 
judge, i.e. stern. 

Jugar (Gr. §485): se la juega, 
risks it, lays a stake on it ; para 
que se juegue conmigo, N. 100 
18 ; jugábamos bien haría una 
hora, N. 10 12. [L. jocare.~\ 

Jugarreta, trick, game, sport ; 
treachery, false-dealing. 

Juglar [L. jocnlator, Fr. jonglenr~\, 
mountebank. 

Juicio [L. judiciui?i\, good sense, 
reason. 

Junquillo \L. juncus~\, ratan, stick. 

Junto, a [L. junctüs], joined; to- 
gether ; j. á, near (to) ; con las 
manos j — as, with hands clasped. 

Jurar, to swear, to take an (or the) 
oath ; to warrant, to guarantee ; 
to take the oath of allegiance 
(to the liberal governments 
from October, 1868, to January, 
1875) 5 Vd. va á j., you are about 
to take an oath ; juro yo, I '11 
guarantee. 

Justamente, precisely that ! 



PASCUAL LÓPEZ 



Justicia de enero (zealous justice 
at the beginning of^the year), 
e. new broom ! 

JustítO (justo), exactly, quite so. 

Justo [L. justus], quite right, 
precisely. 

Juvenil: A r . i 7. 

Juventüd [L. juventüt-em\, the 
youth (collective), the young 
folks. 

Juzgue— juzgar (Gr. § 371). [L. 

judtcareJ] 

K 

Kilómetro, kilometre. 

L 

Labor [L. -bor-em], work, sewing ; 

//., ditto. 
Laboriosito, a (dim.), industri- 

ous. 

Labrador, farmer. 

Lacio, a [L. jlaccidus], dilapi- 

dated ; straight (hair). 
Lacrado, a, sealed (with wax). 
Lacrar, to seal (a letter). 
Ladera (lado), slope. 
Ladino, a [L. Latinus], crafty; el 

1. de, the wily (so and so). 
Lado [L. latus], side; al 1. de, in 

comparison to, with ; de al 1., 

next, neighboring ; volverse del 

otro 1., to turn the other way. 
Lamer [L. lamberé, to lick], to 

lave (of a brook). 
Lance (lanzar), affair, occurrence ; 

de 1., at a bargain. 
Landó, landau, a four-wheeled 

carriage. 



Lantejuela {lenteja, L. lenticüld\ : 

de 1., spangled. 
Lanzar [L. lancearé}, to give, to 

utter, to give vent to, (a cry) ; 

rejl., to rush. 
Lápiz [L. lapide-m, stone], (lead) 

pencil ; en 1., with a, or in, 

pencil. 

Lares [L. id.], gods of the hearth ; 

los paternos lares, the parental 

roof, one's home. 
Largamente: departir (quaint) 1., 

to have long talks together. 
Largo [L. largus = longus] : 

length; álol.,along; val.,that 

will be a long time henee. 
Largueza, bounty. 
Laringe, lungs. 

Lástima [Korting 1462], pity (que, 
that); dar 1. (á or dat.), to excite 
one's pity ; tener 1. (á or dat.), 
to pity. 

Latido (latir), pulsation, beating 

(of the heart). 
Látigo, lash. 

Lavandera [Fr. lavandiere], wag- 

tail. (Not in Acad. Dict.) 
Lavoisier,Antoine Laurent, French 

chemist (1743-1794). 
Laya, kind, sort, stamp. 
Lazarillo (Lázaro), blind man's boy 

or guide. [Lazarus.] NA r . 4 1 o ; 

87 ^3- 

Lazo [L. lacius f r. laqueus, as cocina 
fr. coquina'] : 1. corredizo, a slip- 
noose, a strap with a slip-noose 
(for taking life) ; pL, ribbons, ties. 

Lección [L. lection-em], lesson ; 
lee tu re. See tomar. 

Lechera [L. lactaria], milk-woman. 
milk-maid ; en ajustar la cuenta 



SUPPLEMENT-VOCABULARY 



273 



de lal.,inascertaininghowwe can 
(could) make both ends meet. 
Lechuguino, a [L. lactüca (le- 
chügá), lettuce],smartlydressed; 
n., fop, dude; de ponerse tan 1., 
to make such a dandy of one's 
self. 

Leganés : N. 69 1. 

Legítima (se. heredad), estáte. 

Lego [L. laicus\ : tan 1., so little 
expert, so incompetent to form 
a judgment. 

Legua [L. leuca], league (4 m. 
in Spain) ; eso se conoce á las 
1 — s (better, á la 1.), that can be 
easily perceived (//'/., can be per- 
ceived even at a great distance 
away). 

Leído, a of leer : Gr. § 549 b), 
read (de, by). 

Lejos [L. laxius, O.S. lexos], far 
(de, from). 

Lente [L. lente-m], eye-giass ; //., 
eye-glasses, magnifying glasses. 

León, friar Luis de : N. 11 18. 

Leonor, Cipriano's friend (this 
character is suppressed). 

Letra [L. littéra~], hand-writing ; a 
draft, a letter of the alphabet, 
letter of the law, instruction ; 
de 1. menudita, in a very fine 
hand ; la 1. con sangre entra 
(instruction takes hold when the 
rod is applied), "spare the rod 
and spoil the child " ; poner dos 
1 — s, to write a word, a line. 

Leve [L. leve-m], slight ; ni la más 
1., not the slightest. 

Levemente, slightly. 

Levita, frock coat; Gallego de 1., 
a Galician gentleman (opposed 



to the aguador and the harvester 

from that province). 
Levitilla, dim. of levita. 
Levitón (aug. of levita), a long 

frock coat. 
Leyenda Aurea : N. 27 6. 



Leyendo 
Leyó 




Libro : 1. de cuarenta hojas, a pack 
of cards ; libro de texto, (pre- 
scribed) text book ; meter á uno 
en 1 — s de caballería, to involve 
any one in Quixotic adventures. 
N. 114 8. 

Librótes, oíd folios, dusty volumes. 

Licores, cordials. 

Liebig, Barón Justus von, Germán 
chemist (1803-1873). 

Liebre [L. lepóre-7?i\ : donde menos 
se piensa salta la 1. (the haré 
starts up where least expected), 
the longest lañe has a turning. 

Ligadüra [L. -tura'], fastening, 
bond. 

Ligeramente, slightly. 

Ligereza, speed, swiftness; facil- 

ity; con tanta 1., so readily. 
Ligero, a [L. levíarius — levis], 

slight ; andar 1., to proceed has- 

tily, rashly ; de 1., hastily; partir 

de 1., to go off half-cocked, to 

act hastily. 
Limoncillo (limón) : cara de 1. seco, 

face of dried lemon peel. 
Limpiar [L. limpidare\ to wipe ; 

limpiarse la. boca con, to wipe 

one's mouth with. 
Linaje [L. linea, lineaticum~\, 

family ; kind, sort, species. 
Lindo, a: N. 39 12. 
Liorna, babel, hurly-burly. 



274 



PASCUAL LÓPEZ 



Liso, a, smooth, plain. 
Listo, a [Fr. leste, It. lesto], ele ver, 
able. 

Liviandad (con), without fore- 
thought. 

Lo [L. illud, illum\, it, so, that, 
one ; lo fui yo, I was one (a 
leader); no digo que lo tenga, I 
do not say that she has one (a 
lover) ; no tenía nada de lo de 
ídem, he had nothing of his 
character (Solomon's) ; lo fácil 
etc., the ease, (richness, and lucid- 
ity of) ; lo poco grata que me era 
la noticia, how little there was 
pleasant to me in the account ; 
lo que, how ; lo que es, as for 
(Gr. §282, Rem.)\ such is; the 
fact is ; lo que es con ella, as for 
(doingso)with her; lo que sucede, 
what things happen ! N. 1 1 o. 

Loado, a [L. laudatus], praised ; 
1. sea Dios, heaven be praised ! 
(ecclesiastic and quaint for á 
Dios gracias !) 

Lobo [L. lupus] : estar como boca 
de 1., to be "as dark as a dun- 
geon " (Stevens, 1706), as dark 
as pitch. 

Lóbrego, a [L. lügübre-m, by 

metath.], gloomy. 
Local, place (room, hall). 
Loco, a [Gr. yXavKÓs, wild-eyed], 

mad ; wild (pulse) ; n., madman. 
Lodo [L. lutuni] : pisando 1 — s, 

walking through the mire. 
Lograr [L. lucrare], to succeed, 

to attain, to obtain, to succeed 

in. 

Lontananza, dista nce ; en remota 

1., at a great distance. 



López [O.S. Lopis, L. e Lupis, of 
the Lupus family], son of Lope. 

Lorenzo [L. Laurentius], Lawrence. 

Loro [L. laurus], parrot. N. 139 
24. 

Los que, who, which ; the which. 

Losa, flag stone (originally sepul- 
chral slab, L. laudeni). 

Lote, lot, portion. 

Lotería : ¿ le cayó la 1. ? did you 
draw a prize ? ¿ le cayó el premio 
gordo? did you draw the granel 
prize ? (said when a man known 
to be poor becomes suddenly 
lavish). 

Lucecítas (dim. of luz, luces), little 

lights. 
Lucidez, lucidity. 
Lucido, a {lucir), brilliant. 
Lucimiento, exhibition, magnifi- 

cence. 

Lücio, a [L. lucidus], showy. 
Lucir [L. luceré], v. a., to show, 

to exhibit, to parade, to sport ; 

to flourish (one's arms); v. to 

make a show ; refl., to show off, 

to make a display. 
Lucrativo, a : todo lo 1 — a posible, 

as lucrative as possible. 
Luego [Port. logo, L. locus], as a 

consequence, next, then. 
Luengo, a [L. longus], (quaint for 

largo), long. 
Lugar : dar 1., to give time (á, for). 
Lugareño, a, countrified, rustic. 
Lúgubre (mod. form of lóbrego)) 

gloomy. 

Lujo [L. luxus\ pomp,sho\v: lux- 
ury ; de 1., luxurious, fine, showy. 

Lumbre [L. lumine], tire (in a 
stove or on the hearth). 



SUPPLEMENT-VOCABULARY 



275 



Lumbrera [L. luminaria], a great 
light ; //., lights, great men (of 
literature, art, or science). 

Luz [L. luce-m] : á la 1., by the 
light; dar 1. en, to throw light 
on. 

Luzbel, Lucifer, Satán. 
Luzca — lucir. 



carry off ; llévese V., take away ; 
dejarse llevar, to allow one's self 
to be taken away, carried away. 
Llover [L. pluére], v. a., to rain 
down, to deluge any one with ; 
llueve tú onzas, deluge me with 
gold pieces ; que llueve, for it 
rains. Gr. § 418. N. 14 17. 



Ll 

Llamar [L. clamare'], to knock, to 
ring. 

Llano, a [L. planus], plain, evi- 

dent, easy. 
Llanto [L. planctus], weeping, 

tears. 

Llegar [L. pilcare], to come, to 
arrive, to come in, to arrive (á, 
at), to lead ; llegábame, there 
carne to me ; 11. á (with or with- 
out ser), to get or come to be, 
to finally become; to reach, 
to attain, to succeed in ; hacer 
llegar á, to get a thing to or 
into ; no llegó á tanto, was not 
so submissive. 

Lleno, a [L. plenus], full ; 11 lleno " 
de hambre, perishing with hun- 
ger ("11." de miseria, covered 
with vermin). 

Llevado, a, carried away (de, by). 

Llevar [L. levare], to bear, to sup- 
port, to suffer, to wear, to lead 
(a life), to receive, to take, to 
follow, favor (a whim), to take 
away, to be (w. ger.) ; 11. á mal, 
to take offense, to be offended 
(que, if); refl., to take away, to 



M 

Macho, a [L. mascülus], strong 

(of beverages). 
Madera [L. materia] : //., shutters 

(not in Acad. Dict.) ; wood- 

work. 

Madre mía de, Blessed Mother of 
. . . NN. 21 13 ; 100 19; 151 8. 

Madrugada, (properly from one 
o'clock to sunrise), the early 
morning. 

Madrugador, a, early-rising, early. 

Madrugar [O.S. madurguar (in 
Apol. 426), L. maturificare], to 
rise at dawn, to rise very early ; 
henee the sarcasm of Madru- 
gaste á las diez (34 23). 

Mágico Prodigioso (El) of Cal- 
derón : N. 112 6. 

Magín [L. imagin-em], head, brain, 
mind ; allá en el m., in my head ; 
prensar el m., to forcé one's mind 
to think. 

Magistral, lofty (contempt). 

Magnánimo : al darla así de m., in 
thus acting the magnanimous. 

Maíz : N. 2 19. 

Maja : N. 13 2. 

Majadero [majar, to pound, L. 
malleare], fool, silly fellow; m. 
de mí, fool that I am ! 



2J6 



PASCUAL LÓPEZ 



Mal [L. male], adv., badly, wrong; 
llevarse á m., to take offense, to 
be offended (que, if); no me 
parece m., I do not object to 
(que w. subj.) ; ponerse á m. con, 
to get on bad terms with, to get 
estranged from ; si no, estamos 
m. (18 8), otherwise we shall 
not get on together ; vas mal por 
ahí, you are on the wrong road 
there, you are wrong. See A, if. 

Maldecir [L. maledicere\ n., (the) 
sincere regrets (de, over). 

Maldiciente, slanderous ; n., a 
slanderer, defamer. 

Maldición [L. maledictidn-em~\ : de 
m., accursed. 

Maldito, a [L. maledictus~\, con- 
founded; malditas sean estas 
barras, a plague take these iron 
rods ! no me sirve para m — a de 
Dios la cosa, N. 97 14. 

Maldito, n., plaguey man. 

Maleado, a, perverted. 

Maletín, small valise. 

Malicia [L. -tia], mischief, mis- 
chievousness. 

Malicioso, a [L. -tiosus] : the pop. 
use (as here) is not at all the 
English " malicious " or " malig- 
nant," but rather : " with its 
usual mixture of sagacity and 
suspicion." 

Malo, a [L. malus] : mal año para, 
JV. 27 2 ; mal millón, a paltry 
million ; ¡ malo ! a bad sign ! 

Malogrado, a (mal-logrado), frus- 
trated. 

Maltratado, a, dilapidated. 
Malva, marsh-mallow ; era una m., 
she was as gentle as a lamb. 



Malva-rosa (Gallego), hollyhock. 

Mamar, to nurse, to imbibe ; ma- 
marse el dedo [en lugar del bibe- 
rón], to be easily gulled, taken 
in. See chupar and N. 87 23. 

Mancha [L. macüld\, patch, stain ; 
m. de Judío, taint of heresy, 
heresy. 

Manchégo, a, of La Mancha. 

Manda, small legacy or donation, 
in a will. 

Mandar [L. mandaré}, to direct, 
to tell (que w. subj) any one 
to (do something); m. en, to have 
authority over ; m., to send, to 
forward ; m. fuera, to send out- 
side (of the convent) ; mande V., 
Sir ? (/#., command!) See N. 
13 13- 

Mandíbula [L. zd.] : reírse á m — s 
batientes, to laugh till one's 
jaws ache = to laugh immoder- 
ately (de, at). 

Manejárselas, to go about, to pro- 
ceed (para, so as to). 

Manejo : m. tenebroso, secret or 
shady business. 

Manera, way, guise ; á m. de, in the 
guise of a ; de m. que, in such a 
way that, so that ; en m. alguna, 
by no means ; en unos á m. de reci- 
pientes, into a sort of receivers ; 
¡ qué m. de (inf.) ! what a way to ! 

Manga [L. mamca] : ser de manga 
ancha, to be elastic (of the con- 
science); en m — s de camisa, in 
their shirt sleeves. 

Manía, weakness, foible, foolish 
notion, crazy idea ; ¿ cómo le dió 
esta m. ? what put it into his 
head (de, to) ? 



SUPPLEMENT-VOCABULARV 



2/7 



Maniático, a, crazy; »., a mad- 
man. 

Manicomio (It.), madhouse. 

Maniroto, make-waste, squanderer. 

Manjar [L. manducare, to eat], n. y 
dish ; //., viands. 

Mano [L. mamis] : á mano, at 
hand, handy ; si á m. viene, if 
occasion off ers ; mano sobre m., 
sitting idly with folded hands ; 
m — s á la obra ya, let 's go to 
work now ; besarle á uno la m., 
N. 10 31 ; venir á las m — s, to 
come to blows (A r . 7 2). See 
darse. 

Mansalva (á), safely, securely, 
without risk to one's self. 

Manso, a, gentle, meek (of persons, 
animáis, and natural objects — 
brook, river). 

Manta [manto, Sp. L. manturn]: 
sacar (el pie) fuera de la m., 
to thrust (the foot) beyond the 
blanket, i. e. to expose it. A r . 
8 3- 

Mantenerse, to continué to be ; to 
support one another, to Uve 
(con, on); pensar en m. y alo- 
jarse, to think of one's food 
and shelter, of one's board and 
lodging. 

Manteo, mantle (short cloak). 

Mantilla, the Spanish woman's 
veil or head-gear; m. de paño or 
de tira, the long cloth veil worn 
by the humbler classes instead 
of the fine lace veil of ladies. 

Manto [Sp. L. mantuni], mantle, 
cloak. N. 89 25. 

Manübrio [L. -brium\, crank, 
handle (of a machine). 



Manuelón (aug. of Manuel, Heb. 

Immanuel) : A r . 14 9. 
Maña [L. manta]: darse otra m., 

to turn over a new leaf. N. 

48 29. 

Mañana [L. mane-ana (pars diez)], 
morning ¡ muy de m., very early ; 
las m — s de, on mornings of 
a . . . 

Mañana, adv., to-morrow ; el día 
de m., to-morrow, the future ; 
pasado m., the day after to- 
morrow. 

Mañanica : N. 1 8. 

Mañanita, the early morning. 

Máquina [L. machina']: por m., 
mechanically. 

Maquinal, mechanical. 

Marasquíno, maraschino, the well- 
known cordial. N. 6 26. 

Maravillar, to surprise, to as- 
tonish. 

Marca [Ger.], indication, mark. 
Marco, frame ; el m. de la puerta, 

the space between the door- 

posts, doorway. 
Marcha, departure. 
Marcharse, to go away, to be off. 

to go. 

Mareado, a, worn out, tired out. 

Margen, bank (of a stream). 

María Santísima, the Virgin 
Mary, the Blessed Virgin. 

Mariposa [Mari (in composition), 
effeminate, foppish, + posar, to 
light, = a dainty lighter], but- 
terfly. A T . 2 23. 

Maritornes (la), the maid-of-all- 
work (a slatternly servant girl, 
from a character in Don Qui- 
jote, I, xvi). 



278 



PASCUAL LÓPEZ 



Marizápalos, a proverbial ñame 
for a wretched oíd servant. 

Marras [Arab.] : el de m., he of 
yore (the Júpiter of oíd). 

Más [L. magis], more, most ; lo 
más, the most, the best thing 
(que, that) ; más allá de, out- 
side of, beyond ; más de, more 
than ; no más, only ; por más 
(adj.) que (subj.), however ... he 
or it (verb). Ai. 1 1. 

Matamoros, slayer of Moors. 
N. 16 9. 

Mateo, Matthew; el maestro M., 

N. 45 32. 
Matinal, of the morning, morning- 

(mist) ; early. 
Matiz : matices, tints, shades. 
Maula, a fraud. 

Mayor [L. major-em\, greater ; 
eider, older ; altar m., high altar; 
mayores (los), the greatest. 

Mayoría, maj ority, greater number. 

Mazapán, marchpane, sweets (for 
the holidays — when the year 
began with March — " March 
bread"); ser de m., to be all 
sugar, or honey. 

Mecenas [L. Maecenas], the patrón 
of Horace and Virgil, henee, 
" patrón " in general. 

Mechón (mecha), lock of hair. 

Mediano, a, middle-sized. 

Mediante, at a (suma, price), in 
consideration of a, by means 
of ; m. haberme costado, in view 
of the fact that it had cost me. 

Mediar, to intervene ; to take 
place, to pass (entre, between). 

Medias (á), half. 

Médica, a doctor's wife. 



Médico, a, medical, for the study 
of medicine. N. 1 7. 

Medida (medido), measure ; á m. 
que, in proportion as, as, while. 

Medido, a, modérate; pp. y meted 
out, granted. 

Medio, a : media sangre, half- 
blood (horses) ; á medio fumar, 
half-smoked; á medias, half; 
en m — o de, in the midst of ; n., 
medios, means; por este m — o, 
in this way. 

Mediquillo, a poor doctor. 

Medir [L. metire\ to walk back 
and forth, or up and down, in 
(a room). (Gr. § 512: mido, 
es, e ; medía, /as, ta, etc., but 
media, fr. mediar?) 

Medrar [metath. of L. meritare'], 
to get on, to thrive ; así yo 
medre, as I hope to prosper. 
See amanecer. 

Medrosíco (dim. of medroso), tim- 
orous. 

Medroso, a, timid. 

Megatério, megatherium. 

Mejor [L. melior-em\ better, best ; 
¡ mejor ! I am glad of it ! á lo m., 
suddenly, all at once ; en lo m. 
de él, (I was sleeping) most 
soundly (when); por m. decir, 
rather. 

Melancolías (mis), my fits of the 
blues. 

Melancólicamente, in a sad way. 

Melindres, affectation. 

Membrüdo, a, stout, brawny. 

Memoria: hacer m., to cali to 
mind (de que, that), to remem- 
ber; voy haciendo m., I do 
remember. 



SUPPLEMENT-VOCABULARY 



279 



Menester [L. ministerium], need; 
pl., duties, offices, service ; haber 
menester, to need, to have need 
of ; he m., I need, I have need 
of ; ha m., needs; haberse m., 
to be needed, to be necessary ; 
se ha m., one has need; se 
han m., are needed. 

Menguado, a [L. minificatus], 
unpromising. 

Menor [L. mindr-em], less; el, la, 
lo m., the least, slightest. 

Menos, minus ; less, least, except ; 
el caso no es para m., the sub- 
ject will not admit of anything 
less, or, the matter in hand de- 
mands it ; tener á m., to scorn 
(to do something) ; tener en m., 
to esteem any one less, to de- 
spise; (pop.), to abandon,desert. 

Mente [L. mente-m] : traer á la m., 
to cali to mind, to remember. 

-Mente, adv. ending, -ly . [From 
L. mente, abl. of mens, = modo.] 

Mentir [L. mentiré], to tell a false- 
hood ; no me dejará m., will con- 
firm or prove it ; Vd. no miente, 
you are not wrong. 

Mentor [L. Mentor-em], counsellor. 

Menudear [L. mimctus, frequent], 
v. a., to continué with vigor, to 
let fly (blows) ; v. n., to fly about 
(as cuffs or blows). See visita. 

Menudíto, a (dim. of menudo), 
small, fine. 

Menüdo (lo), the delicate propor- 
tions (de, of). 

Merced [L,.merced-em], gmce; m.¿, 
thanks to ; á m. de, at the will of. 

Merengue \_Meyringen], meringue, 
the well-known confection. 



Mérito : más m. es que sea bonita 
así, there is all the more merit 
in my looking pretty (dressed) 
as I am. 

Mesa [L. mensa], table ; desk ; 
m.-escritorio (better m. de des- 
pacho), office table, writing desk ; 
m. redonda, table d'hóte ; //., 
games (billiards). 

Mesilla, little table. 

Mesocrático, a, of the middle 
class ; mayoría m — ca, (the) 
great middle class. 

Metalizado, a, metalized, materi- 
alized. 

Metamorf osearse, to be trans- 

formed (en, into). 
Meter [L. mittére], to put in ; m. á 

uno en, to get one into (a 

scrape) ; to involve any one in ; 

refl., to get (en, into), to plunge 

(en, into), to become involved 

(en, in something) ; m. con, to 

pick a quarrel with. A 7 ". 91 21. 
Metido, a, put in ; andar m. en 

mil zahúrdas, to go and get into 

plenty of mischief. 
Mezquindad [meskzn, Arab. for 

poor], meanness. 
Miaja [L. micacüla, fr. mica], 

grain, bit ; unas m — s, a few bits. 
Micomicona : -A 7 ". 33 11. 
Midiesen — medir. 
Miedo [L. metus], fear (á, of ) ; 

tener m., to be afraid ; no tenga 

Vd. m., don't be frightened ; //., 

apprehensions. 
Miel [L. mel] : todo va á ser mieles 

(de mieles), everything is going 

to be smooth sailing. 
Miente — mentir. 



28o 



PASCUAL LÓPEZ 



Mientes (anc. form of mente) : ni 
por las m., it (gambling) does 
not even come into his head, i. e. 
"not a hint even"; parar m. en 
(O.S.), to observe, to notice, to 
pay attention to; pero así paró 
ella m. en . . . como en, but she 
paid no more attention to . . . 
than to . . . N. 3 31; p. 28 5. 

Miento — mentir. 

Mientras [O.S. domientre, demien- 
tre, mientre, L. dum -f interim], 
while; m. no, until (w. subj). 

Miga [L. mica], crumb (of bread); 
hacer . . . m — s con, to be on . . . 
terms with. 

Milor [Eng. my lord], a cab- 
phaéton. 

Millonario, a, a millionaire (of 
either sex); llegar á m — s, to 
become millionaires. 

Mimbre [L. vimíne], osier, reed; 
canasta de m — s, willow-basket. 

Minerva, learning; the statue of 
the goddess before the Univ. 
of S. NN. 41456 29. 

Ministro, (cabinet or crown) min- 
ister. 

Minucioso, a: ser m., to enter 

into particulars. 
Mira : pl., looks, eyes ; he puesto 

en Vd. mis m., I have fixed my 

eyes on you. 
Mirada, look, glance ; eyes. 
Mirage (Fr.). 

Mirar [L. mirare], to look, to 
gaze (á, at), to look at (any 
one or any thing); to see ; m. á 
uno de alto á bajo, to look scorn- 
fully at any one ; m., to remem- 
ber ; y mire V. que, and mind 



you that, etc.; m. por, to look 

after any one ; m. por que, to 

see to it that. 
Mirar, n., look, gaze, glance. 
Miseria : una m. de, the paltry 

sum of, pittance. 
Mísero, a, wretched. 
Misía, Gallego for mi señora or 

señorita; used by the servant 

of her own mistress. 
Misíta (dim. of Misa, L. missa), 

the mass. 
Misiva (se. carta), a letter. 
Mismísimo, a, him-, her-, it-self 

(Gr. §§ 155, 240 a, 242); lam— a 

nieve, ice itself ; el m — o Matu- 

salem, Methuselah himself. 
Mismito (lo), the very same; just 

so. 

Mismo, a [L. metipsimus, O.S. 

mesmo], same, very, self ; yo m., 

I myself. 
Mitad [L. medietat-em] : en m. de, 

in the middle of. 
Mito, myth, legend. 
Mitones, thread gloves. 
Mocedad (mozo), youth, young 

folks. 

Mocito, a (dim. of mozo), lad ; (in 
address) young man ; lass. 

Mochuelo [L. noctiolus — noctua — 
syn. of buho], owl. 

Moderno, a : á la m — a, modem, 
fashionably made. 

Módico, a, modérate (of price). 

Modo, manner ; //., ways ; con 
malos m — s, with scant polite- 
ness ; tiene Vd. unos m — s, you 
have such ways ; de todos m — s, 
at all events; de cualquier m., 
any way, at all events ; de m. 



SUPPLEMENT-VOCABULARY 



28l 



que, so that, so ; in such a way 
that ; por raro m., in a strange 
way. 

Mogol : el gran M., the great 
Mogul. 

Mohíno, a, moróse ; estar m., to 
be out of sorts, displeased, 
offended. 

Mojado, a, wet. 

Mojiganga : N. 2 3. 

Molde [L. modülus, by metath.] : 
venir de m., to be apposite, most 
appropriate, opportune ; to suit. 
N. 3 23. 

Mole [L. mole-m], mass, outline, 
bulk. 

Molestarse, to give one's self the 
trouble, to take the trouble 
(en, to). 

Molestia, trouble; tomarse m — s 
por, to take trouble for the sake 
of, to go out of one's way to. 

Momentáneamente, for the mo- 
ment. 

Momento : á pocos m — s, in a few 

moments; al m., in a moment ; 
por m — s, every moment. 
Mona, see mono. 

Monada, monkey trick ; ¡ que mo- 
nada ! what a love (of a cañe) ! 
how cunning (Amer.)! 

Mondo, a [L. mundus~\, smooth 
(pate) ; m. y lirondo, puré and 
unmixed. 

Moneda [L. moneta], coin ; m. de 
á veinte [rea/es], a twenty real 
piece, a duro, one dollar 
("thanks to the divine right of 
the almighty dollar"); m — s de 
cinco duros, five dollar gold 
pieces. 



Monedero, coiner; money-holder, 
purse ; m. falso, manufacturer 
of false coin. 

Monetario, a, monetary, financial. 

Monfí (Arab., brigand), a monster. 

Monigote, ridiculous chap. 

Monís [Eng. money\ : pl. moníses, 
money, funds. 

Monja [L. monáchd\ : entrar m. 
(or e. en religión), to take the 
veil. (Dim. monjita.) 

Monjío, taking the veil, becoming 
a nun ; lo del m., the question 
of becoming a nun ; las nuevas 
del m. en ciernes de P., the news 
of Pastora's intention to take 
the veil. [En ciernes (fr. ceñir), 
in swaddling clothes, said of 
infants, here means a " novice 
by anticipation."] 

Mono, monkey; fop. 

Mono, a, cunning (Amer. sense) ; 
tan mona, such a darling. 

Montado, a, mounted (en, on). 

Montaña [L. montanea {tellus)\, 
hill country, upland, hills (sierra 
is mountains — Gr. § 1 1 7 c, note) ; 
La Montaña de Luz, the famous 
diamond called Koh-i-Núr, the 
Mountain of Light. 

Montañés, a, highland, upland, 
among the hills of Galicia ; n., 
highlander. 

Monte [L. monte-mi, upland, wood 
land ; hill. M. Pedroso ; M. Sacro 
(pop. Sagro) : iV. 54 3. 

Montera (Calle de la): N. 167 24. 

Montevideo : tener tío en M., 
N. 149 15. 

Monumental, public, historical, 
famous, vast (building). 



282 



PASCUAL LÓPEZ 



Moña, a gaudy rosette of ribbons 

pinned to the bull's back as he 

plunges into the arena from the 

toril (pen). 
Moño, the chignon (also that 

worn by the torero, or bull- 

fighter, in the ring). 
Mora, blackberry. 
Moratoria, delay, respite. 
Mordisco (morder) : ¡ qué m. ! 

what a pill to swallow ! 

gnawings (of hunger). 
Moribundo, a, last lingering (ray). 
Morigerado, a, modérate ; well- 

bred. 

Morir (Gr. § 509) : m. de pena, to 
be worn out with anxiety; m. 
por, to be dying to ; refl., to die; 
no se ha muerto Vd., you did 
not die after all ! que me muera, 
that I may die. [L. moriré = 
morí]. 

Moro [L. Maurus]: moros de paz 
(Moors who settled down under 
the kings of Spain), quiet peo- 
pie ; matando m — s, JV. 16 9. 

Morón, see gallo. 

Mortecino, a, dim, fading. N. 2 23. 
Mortificar, to disgust ; refl. y to be 

disgusted. 
Mosca [L. musca], (pop.) a bee. 
Moscón, gadfly ; a persistent 

fellow. 
Mosqueo, flogging, blows. 
Mosto [L. vinum mustum], new, 

unfermented wine. 
Mostrar (Gr. § 473), to point out, 

to point to the fact (que, that) ; 

to show, to manifest, to ex- 

hibit; to seem, to appear (w. 

inf)\ mostrando con, showing 



by (my) ; mostró querer mar- 
charse, he made as though he 
was about to go ; como no mues- 
tren, unless they show; refl., 
to seem, appear, to be. [L. 
monstrare.] 

Mote, byword, reproach, nick- 
name. N. 14 31. 

Motivo : no hay m. de, there is no 
reason or occasion to. 

Movedizo, a, moving (lights). 

Mover (Gr. § 489], to lead, to 
induce any one (á, to) ; refl., to 
persuade one's self (á, to). [L. 
moveré^] 

Movible, flickering. 

Movido, a, impelled (por, by). 

Móvil, motive. 

Movimiento, velocity ; poner en 
m., to move, to raise (la lengua, 
one's voice). 

Moza (mozo) : m. de cántaro, water- 
maid. 

Mozalbete (or -vete), a youth, a 
stripling. 

Mozancón, an awkward, ungainly 
lad. 

Mozo, a [L. mustus], adj., new, 
young, fine, smart ; n., lad, lass, 
waiter (in a café) ; buen m., fine- 
looking fellow (24 13), smartly 
dressed young man or woman 
( l 35 2 3); m - de cuerda, street 
porter (known by the coil of 
rope — cuerda — suspended from 
his shoulder). 

Muchachada, a young fellow's 
caprice. 

Muchacho [metath. of L. mutfius, 
w. aug. acho], lad; fellow (of 
any age — as, buen m.), 



SUPPLEMENT-VOCABULARY 



283 



Muchedümbre [O.S. muchedumne, 
L. multitudtne-m], the masses, 
crowd. 

Mucho, a [L. multus], much of 
a, a good deal of a ; por m. que, 
however much. 

Muda, moving (change of dom- 
icile). 

Mudable (lo), the changeable char- 

acter (of a thing). 
Mudanza: carro de m., furniture 

van. 

Mudar [L. mutare], to metamor- 
phose, to transform. 

Mueble [L. mobtle-m], article of 
furniture ; //., furniture. 

Mueblecíllo, a small piece of fur- 
niture ; here, a receptacle. 

Muela [L. mola], double tooth, 
jaw tooth ; //., teeth in general ; 
me dolían las m — s, my teeth 
ached. 

Muele (no), does not grind — 
moler (Gr. § 492). 

Muellemente [L. molli + mente], 
luxuriously. 

Muera, muero — morir. 

Muerto, a (pp. of morir and ma- 
tar), dead ; idle (hours) ; past 
(greatness) ; killed ; muerto á 
perdigonazos, shot (iV. 2 19) ; 
m. de frío, dying with cold. 
(Gr. § 567.) See caer. 

Muerto, n., dead man, a corpse. 

Muestra, copy, sample ; dar m. de, 
to show, exhibit ; dar m — s, to 
give proof, to exhibit signs 
(de, of; en, by) ; en m. de, in 
token of. 

Muestren — mostrar. 

Mueve — mover. 



Mujer [L. mulier-em], woman ; 

wife ; why ! 
Multicolor, many-colored. 
Multitüd de, a great many. 
Mundo: todo el m., everybody; 

ver m., to travel. See baúl. 
Muñeca, wrist; por la m., at the 

wrist. 
Muñeco : N. 100 18. 
Murallón, oíd, decayed wall. 
Muramos, muriendo, murió — 

morir. 
Murmurar, to censure. 
Mürria, attack of melancholy. 
Musculoso, a, muscular. 
Música : puesto en m., set to 

music ; en un dia de m., on a 

day when the band plays ; m. 

celestial, fol-de-rol, nonsense. 
Mustiarse [L. moestiare, fr. moes- 

tum] : va mustiándose, is gradu- 

ally wasting away. 

N 

Nacarado (lo), the pearl-like color. 
Nacer (Gr. § 374 b), to proceed, 
to arise (de, from). [L. nascere.] 
Nacido, a, born. 

Nada [L. (rem) nata-m], nothing, 
anything (Gr. § 312); not at all, 
in no degree (w. adj.); by no 
means (w. adv). 

Nadie (Gr. §§ 316 and note, 317). 

Natural, native, in-born. 

Navaja [L. novacüla (correct Gr. 
p. 61, note)] : n. de afeitar, razor. 

Nebulosa, nébula. 

Necedad (necio): pl., follies. 

Necesitar, to have need (de, of); 
se n — a, one must have. 



284 



PASCUAL LÓPEZ 



Necio, a [L. nescius\ foolish; n., 
simpleton ; //., stupid people, 
fools. 

Negar (Gr. § 468): no lo niego, I 

do not deny it. 
Negociar, to negotiate, to arrange, 

for. 

Negocio [L. -tium\. hacer n., to 

make money. 
Negrüsco, a, forbidding. 
Neo (abbrev. of neo-católico) : N. 

14 3 1 - 

Neptüno, Neptune. 

Ni [O.S. nin, L. ne(n)c], not even; 
not so much as (que, that); ni 
esto, not that (a snap of the 
fingers); ni más ni menos de lo 
que, no more ñor less than ; ni 
m. ni m. que, even ; ni tanto así, 
not so much as that. 

Nicho [Fr. niche], grave of the 
better classes, niche. See fosa. 

Nido [L. nidus], hole, (place where 
one lives — house or room) 
home. 

Niego — negar. 

Nietezuelo [nieto ; L. neptus — 
nepos], grandson (a little). 

Niñada : //., boyish pranks. 

Niñería, childish notion ; //., 
young people's follies, youth- 
ful follies. 

Niño, a [Port. menino, L. mini- 
mus], boy, girl, child; n. muerto, 
dead child = absurdity ; ¡ qué 
piedra ni qué n. m. ! what stone 
are you talking about/pray? la 
n — a bonita, JV. 59 34. 

Niveo, a, snowy, like snow. 

No : no . . . más que, nothing but ; 
no más, only; no sea que, lest; 



no . . . sino que, only, nothing 
but; no . . . ya, no longer, or, 
any longer; si no {verb), unless. 

Nocturno, a, = de la noche. JV.iy. 

Noche [L. nocte-m] ; dejar una 
bota de vino á buenas n — s, to 
leave it dry or empty. See cruel. 

Norabuena, = en hora buena, if he 
or you please ; téngame n. por, 
consider me, if you will, as. 

Noramala, = en hora mala, in an 
evil hour; vete n., begone, I tell 
you. N. 152 32. 

Normandos: N. 11 14. 

Nostalgia, homesickness. 

Notabilidad, a celebrity, a person 
of mark ; de n. ni de prodigio, 
distinctive or high-sounding 
(appendices); son unas n — des, 
are men of mark. 

Noticia [L. notitia], s. or //., piece 
of news, information ; n — s de 
sensación, sensational news. 

Novato, novice, raw recruit. 

Novedad [L. novitát-em] : no tienen 
n., there is nothing new, noth- 
ing has occurred, with them ; 
pl., varieties (A r . 171 15); mod- 
ern novelties or importations, 
new fashions. 

Novelescamente, singularly. 

Novelesco, a, novel, fantastic. 

Novelista, novelist, writer of 
fiction. 

Novena, neuvaine; hacer una n., 

to accomplish a neuvaine. 
Novia, sweetheart. 
Novillos (hacer): A r . 4 14. 
Novio [Sp. L. nubius — sponsus\ 

lover, beau; //., "engaged," be- 

trothed. N. 59 34. 



SUPPLEMENT-VOCABULAR V 



285 



Nublarse [L. nubilare], to be 
clouded, overcast, troubled (of 
the face); to become clouded, 
dull (eyes). 

Nudo[L. nodus], tie; dim., knuckle. 

Nuevas,//., the news; de n., un- 
prepared, by surprise. 

Nuevecíto, a {nuevo), quite new 
(Gr. § 759 a). 

Nuevo, a [L. novus] : de n., anew, 
afresh. 

Nuez (color), nut brown. 

Número (sin), numberless. 

Nunca [O.S. nunqua, L. nun- 
quam], (w. neg.) never; (after 
a comp.) ever (Gr. §§ 604, 
604 c). N. 37 33. 



Ó [L. aut]\ 6—6, either — or (Gr. 
§ 657). 

Obligación [L. -tion-em], duty; 
pl., domestic or family claims; 
hacer á uno sus o — es, to teach 
any one his or her duties, obli- 
gations. 

Obligar [L. obligare], to be binding. 
Obra [L. opera]: o. de, the matter 

of, about ; o. maestra, master- 

piece. 

Obrar [L. operare], to act, to work, 
to do, take effect; o. mal, to do 
wrong ; n., bien o., well doing. 

Obrilla (dim. of obra), alittle work, 
book. 

Obscüro, a, for oscuro (Acad. form 
since 1885, not yet accepted by 
writers). 

Obsequiar (fr. obsequió), to pre- 
sent, to entertain, to treat any 



one very kindly, to treat any one 

politely, to pay attentions to. 
Obsequioso, a, obliging, civil. 
Ocasión, opportunity; ponerse en 

o. de, to render one's self Hable 

to, to risk. 
Occidente (Jerusalem de) : N. 

3 ii- 

Ociosidades, idle habits, idle 
hours. 

Ocioso, a [L. otiosus], do-nought, 
calm ; n., a good-for-nothing 
fellow, a do-nought. 

Octaédrico, a, eight-sided. 

Ocurrencia, idea, notion, caprice. 

Ocurrido (lo), that which has (or 
had) happened. 

Ocurrir [L. occurrére], to take 
place ; ¿ qué ocurre ? what is the 
matter? si le ocurre algo al tío, 
if your únele wants anything. 

Ochavíllos, //., rialf-pence, " cop- 
pers." 

Ochavo [L. octavus], about one 
third of a cent; pl., half-pence ; 
alfiler de á o., farthing pin (Gr. 
§ 649)- 

Odisea, (the Odyssey, or wander- 
ings of Ulysses ; henee) story, 
tale. 

Ofendido, a : o. de las moscas, 
fly-specked. 

Oferta, promise, pledge. 

Oficio [L. officium], trade; de o., 
by trade, professional. 

Ofrecer, to promise ; refl., to come 
into one's head (to do some- 
thing) ; se le ofrece, it comes 
(could it come) into his head ; 
si se me ofrecía algo, if I wanted 
anything. ¿ Qué se le ofrece á 



286 



PASCUAL LÓPEZ 



V. ? what would you like ? 

in what can I serve you ? 
Ofrecido, a, oífered, presented 

(por, by). 
Oiga — oir. 

Oír (Gr. § 553), to hear; oye, see 
here, listen; oiga, listen, see 
here, why, say; si oyeras, if 
you should hear; refl., se oían, 
were heard. [L. audire.] 

Ojalá [O.S. oxalá, Arab. in sha 
Hlah, if God would], would that 
(w. subj.); I hope so. 

Ojázo (Gr. § 765, Rem. 1), a glance 
of the eye, a look. 

Ojeada {ojo): echar una o., to 
glance (á, at). 

Olán (quaint for Holanda), Hol- 
lands, fine linen. 

Oleaje (ola), swell, sea, waves. 

Olfatear [olfato, L. olfactus], to 
scent, to suspect. 

Olvidarse [O.S. oblidár, L. oblitus] 
(Gr. §§ 631 e, 726 b) : V. se ol- 
vida de que, you forget that, etc. 

Olvido : echar en o., to forget (á, 
any one) [much used popularly 
for olvidar, in matters of per- 
son ality : No me eche V. en 
olvido, don't forget me, or your 
promise]. 

Olla [L. id.], (all culinary vessels 
are of earthenware in Spain, 
henee) a pot ; con la cabeza 
hecha una o. de grillos, with my 
head (turned into a jar of 
crickets, i. e.) all in a whirl. 
See haber. 

Orne Santo (hombre), O.S. and 
modern Gallego popular term, a 
" Holy Man," a Saint. N. 3 29. 



Onceno, a [L. undecenus], eleventh 
(mandamiento, commandment). 

Oncíta (dim. of onza)-, una o. 
junta, a whole guinea together 
(we would have to say); media 
o., half a guinea. See onza. 

Ondulación [L. -tion-em], undu- 
lation. 

Onza [L. uncia~\, a Span. gold coin, 
formerly in circulation, worth 
320, rs. vn., i.e. #16, 6. 8. ; 

often put for gold, " rhino," 
" the tin," etc. 

Opáco, a [L. -cus], gloomy, mel- 
ancholy (light). 

Opinar [L. -are], to think, to judge. 

Opíparamente, sumptuously. 

Oponerse (Gr. § 533), to oppose 
(followed by á). [L. opponere.] 

Opongan — oponerse á. 

OportO [Port. o, the, and porto, har- 
bor], Porto, the second city in 
Portugal, at the mouth of the 
Douro or Duero, near the At- 
lantic Ocean. 

Oprimir [L. opprimcre], to press, 
to squeeze ; to strike (chords). 

Orates : NN. 69 1 , 96 3. 

Orden [L. drdin-em\ /., order 
(command) ; m., order (rank). 

Ordenanza (de), prescribed, legal, 
usual. 

Ordenar [L. ordinare], to give 
orders (que, that). 

Ordinario (de), usually. 

Oreja [L. aurícula], ear (the oi- 
gan); oído [L. auditus], the ear 
(the sense of hearing). 

Organismo, organism. 

Orgulloso (orgullo), a vain or 
pompous fellow. 



SUPPLEMENT-VOCABULARY 



287 



Oriundez [L. oriundus], origin. 
Oro [L. aurum], gilding. 
Orondo, a, comfortable. 
Oscilar [L. os ciliar e], to wave, to 

move about, to totter. 
Oscüras (á), in the dark. 
Oscurecer (al), at dark, when it is 

(was) dark. 
Oscurecido, a, doomed to ob- 

scurity. 

Oscüro, a [L. obscurus], dark 
(color), gloomy ; mysterious. 

Oste ni moste (sin decir) : N. 
114 11. 

Ostentar, to make a display of, 

to display. 
Ostentoso, a, showy. 
Otro, a [L. altéru-m], other, an- 

other (Gr. § 323); o. momento, 

a single moment (w. neg.) ; otra 

cosa, anything else (w. neg.). 
Oveja [L. ovictíla], sheep; no soy 

oveja, I am not as simple as I 

look. N. 51 4. 
Ovidio, Ovid, the author of the 

Metamorph oses. 
Ovillejo {ovillo), snarl. 
Ovillo [dim. of huevo, egg ; L. 

ovum] t bal\ (of thread, yarn,etc.) ; 

hecho un o., like a ball ; soltar el 

o., to drop (i.e. let go) the ball. 
Oye ) 
Oyeras ) 

P 

P.D. = Postdata, postscript. 
Pabellón [L. papilidn-em], flag ; 

//., fringes. 
Pábilo [L. pabulum] : p. de sebo, 

candle wick. 



Pacto [L. pactum], agreement, 
compact; p. diabólico, compact 
with Satán. 

Padezca (Gr. § 374 a) — padecer 
[L. patiscere, from pati]. 

Padre [L. patre-m]: pl., parents 
(Gr. § 106) ; Padre-Nuestro, 
Paternóster. 

Pagado, a: muy p., very well sat- 
isfied (de, with). 

Pagador : mal p., bad paymaster 
— one who does not fulfil a 
pledge, or accede readily to a 
proposition. 

Pagar [L. pacare], to pay for 
(Gr. § 753); p. mal, to make 
poor returns for ; pagárselo á, 
to reward any one for ; refi., to 
please, to give satisfaction to ; 
p — se de que, to be pleased 
that. 

Pago : dar mal p. á, to pay any 

one back in his own coin. 
País [L. pagus], province ; pl., 

paises de montaña, hilly tracts 

of country, highland regions. 
Paisano (país), one from the same 

province ; //., fellow-townsmen, 

men from the same county or 

state (province). 
Pajarraco [pájaro, O. Orthog. 

páxaro, L. passer], ugly, repul- 

sive bird. 
Palabra [metath. of L. parábola] : 

see acertar. 
Palabrería, idle talk, mere words. 
Paletó [Fr. paletot], great coat, 

overcoat. 
Palma [L. id.], the palm of the 

hand ; batir p — s, to clap one's 

hands ; llevar en p — s, to carry 



288 



PASCUAL LÓPEZ 



in triumph ; to carry any one 
tenderly (as a nurse carries a 
babe). 

Palmetazo : á p — s, with severity 
(with blows of the ferule on the 
open hand). 

Palmito (lindo), pretty face. N. 
7 7- 

Palo [L.palus], wood ; dep. (pop.), 

wooden ; p. de rosa, rosewood. 
Palomita \_palo?na, L. palumba], 

little dove. 
Palotes (palo, stake), scrawls 

(awkward strokes made in first 

learning to write). 
Palpar [L. palpare'], to feel (with 

the fingers, for the purpose of 

examining the quality of cloth 

etc. Fr. táter). 
Pan [L. pan-ení\ : p. tostado, toast. 

See caber. 
Pantalón (Fr.): pl., trousers. 
Pantano, slough. 
Panzüdo, a, bulky. 
Paño [L. pannus] : p. de lágrimas, 

sympathizing friend, confidant. 

See codo. 

Papamoscas : caras de p.> blank 
faces. 

Paparruchas, false, stupid tales, 

nonsense. 
Papel [L. papyrus], part, char- 

acter, office; desempeñar un p., 

to perform a part. 
Papelítos, scraps of paper. 
Par : al par que, while ; á par de, 

equal to, like; abierta de p. en 

p., wide open. 
Para [O.S. pora, L. pro ad]: p. 

con, for, towards (Gr. §§ 203, 

650); p. no, so as not to. 



Parada, stopping-place, station (of 
a coach). 

Parado, a, stock still ; waiting 
(for a fare) ; quedar or quedarse 
• p., to stand stock still. 

Parálisis, suspensión of one's 
forces. 

Paralizar, to paralyze. 

Parar, to stop ; to end (en, in) ; 
fui á p., I brought up (á, at) ; 
no paré hasta, I did not stop 
until (I reached); refl., to pause, 
to alight (sobre, upon) ; to end 
(en, in). See mientes. 

Parco [L. par cus]-, parca y econó- 
micamente, soberly and econom- 
ically (Gr. §§ 579 a, 581). 

Pardo, a, brown (of cloth), grey 
(of mist, eyes). N. 89 34. 

Parduzco (pardusco) : N. 89 34. 

Parecer (Gr. § 374 a), to seem, to 
appear (N. 1 1) ; p. bien á, to 
suit any one ; ¿ qué le parece 
(á V.)? what do you think? 
hace que parezca, makes it seem 
like ; me pareceré á, it is pos- 
sible I look like. N. 1 1. [L. 
par esc ere — par ere.] 

Pared [L. pariet-em], wall (of a 
room; tabique sencillo, thin parti- 
tion ; pared maestra, solid wall). 

Pareja [L.par], partner (in dance). 

Parezca ) 

^ > — parecer. 

Parezco ) 

Paria, an outcast. 

Parientes [L. par entes], parents ; 

family, kindred. 
Parlanchín, a, chattering, jabber- 

ing; gossiping. 
Párpado [L. palp2brum\ eyelid ¡ 

//., eyes ; bajos los p — s, with 



SU PPLEMENT-VOCABULARY 



289 



eyes cast down ; frotarse los 
p — s, to rub one's eyes. See 
despegar. 

Parte [L. parte-mi, f. part, direc- 
tion ; en otra p., elsewhere ; por 
otra p., on the other hand ; 
desde todas p — s, from every- 
where ; en todas p — s, every- 
where ; dar p — e de, to put one 
on the track of ; echar á mala p. , 
to attribute to a wrong motive, 
to misinterpret ; ser p. á, to con- 
tribute to. 

Parte, m., despatch, message ; 
mandar or expedir un p., to send 
a despatch, to wire. 

Partida (partido), charge, entry 
(de, for); faction, party, gang; 
jugar una mala p., to play an 
evil game (á, on), to deceive. 

Partidíllo (partido), humble dis- 
trict. 

Partido, a, pp. of partir; parted 
(of the hair) ; n., tomar el p. de, 
to decide to. 

Partir [L. partiré], to divide, to 
share ; to depart, to sepárate, 
to go off; parte el corazón, it 
would break your heart; al p., 
on setting out, on leaving ; p. de 
ligero, to go off prematurely, to 
be over hasty; refl., to come 
apart, to divide. 

Pasa [L. (uva) passa, dried grape] : 
N. 13 2. 

Pasado, a, passed, run out, spent; 
con aguas p — as no muele mo- 
lino, no use crying for spilled 
milk. 

Pasamontaña, a fur cap (the word 
is wanting in all dictionaries). 



Pasar [L. passare, from passus, 
pp.], v. a., to suffer, to experi- 
ence ; to carry on (conversa- 
tion) ; to spend (time) ; to ail 
(impers.); to fare, to get on ; 
¿ qué te pasa ? what ails you ? 
no sé lo que me pasa, I do not 
know what is the matter with 
me ; ¿ qué sé yo cómo lo pasaría ? 
how do I know how she would 
fare (if ) ? 

Pasar, v. n., to pass ; to pass (por, 
over); to endure; to pass away; 
to happen, to occur ; p. de, to 
go beyond ; por broma pase, as 
a diversión it may pass ; quién 
bien quiere, pasa por todo, she 
who loves much endures all 
things ; á no pasar del pórtico, 
(intending) not to advance be- 
yond the porch. 

Pasarse, to pass away, to go 
off; se me pasará, it will pass 
off ; to spend (time) ; amigo de 
pasarme las horas, fond of 
spending my time, etc. ; se pasó 
un mes (w. ger.), . . . in doing 
something. 

Pascua [L. pascha\ Easter; //., 
Christmas ; malas p — s me dé 
Dios, si, may Heaven confound 
me if ; poner carita de p — s, to 
look pleased, smiling. 

Pascual, Pasqual, Paschal, or 
Pascal. 

Pasear (paseo), v.a., to cast (one's 
eyes — por, about) ; v. 11., to 
promenade, to walk about ; refl., 
to pace up and down, to take a 
walk; al p., in walking about. 
N. 3 6. 



2QO 



PASCUAL LÓPEZ 



Paseo [cf. It. passeggio], walk, 
promenade, public gardens ; 
andar á p., to be off, to go away. 
NN. 3 6; 85 2. 

Pasillo, hall, corridor. 

Pasito {paso): entrar p., to go in 
softly or on tiptoe. 

Pasmado, a, astounded, stupified. 

Pasmar [fr. pasmo, L, spasmus~\ : 
me pasma, I am astonished 
(Gr. §415). 

Paso [L. passus~\, step, pace, tread, 
passage, advance ; //., strides ; 
á aquel p., at that rate or 
pace ; á grandes p — s, with 
long strides ; al p. que, while ; 
á pocos p — s, a few paces off ; 
de p., on one's way, at the 
same time ; mal p., danger, diffi- 
culty ; abrir p. á, to give way to, 
to allow; andar en malos p — s, 
to be going on in evil ways ; 
apretar el p., to quicken one's 
pace, to hasten on ; cortar á 
uno el p., to reduce any one to 
silence ; dar p. á, to give vent to ; 
dar p — s, to take steps ; dar un p., 
to take a step ; salir del p., to get 
out of the difficulty or scrape. 

Pasta, make up, nature, peculiar- 
ity ; ser de la misma p., to be 
cast in the same mould. 

Pastora, proper ñame, from " La 
Divina Pastora," i.e. the Blessed 
Virgin. 

Pata (foot of birds and animáis ; 

of persons low and facetious - 

for pie, foot): echar la p. á, to 

surpass, to outdo. 
Patarata, nonsense, humbug (imi- 

tative). 



Patentizar, to exhibit conspicu- 
ously; hace que p — tice, makes 
it exhibit conspicuously. 

Paterno, a, parental, paternal. 

Pateta {pata), cloven foot = Sa- 
tán ; me lleva p., Satán has me 
in his power, i. e. I am still lag- 
ging behind. 

Patillas, side-whiskers. 

Patitieso, a {pata 4- tieso), dumb- 
founded, thunderstruck. 

Patraña [O.S. pastraña (Alex.), 
L. pastóralia, cf. alimaña, L. 
anÍ7nalia'\, fiction, idle tale (orig. 
shepherds' storíes). 

Patrón, pattern ; patron-saint ; cor- 
tado por el p., cut out after the 
pattern. 

Patrona, hostess, landlady ; p. de 
Barrabás, Satan's hostess. 

Patronal, of the patron-saint ; 
fiesta p. = f. del patrón. N. 1 7. 

Pavor [L. pavor-em~\, panic fear ; 
pusieran p. en, would have in- 
fused terror into . . ., or, would 
have inspired . . . with terror. 

Pe á pa : N. 57 3. 

Pecado [L. peccatum\ offense, 
weakness ; en qué está mi p., of 
what does my offense consist ¡ 
si, por malos de mis (nuestros) 
p — s, if, unluckily (Cervantes). 

Pecador de mí, alas ! sinner that 
I am ! 

Pecar [L. peccare]: N. 12 24. 

Peccáta (Latin, sins, phrase taken 
from the clergy) : hayp., " been 
off ! " {i.e. "been in mischief ? ") 

Pechuga [L. pectñca, see lechúga\ 
breast of a bird or fowl. 

Pechuguitas, delicate morsels. 



SUPPLEMENT-VOCABULARY 



291 



Pedacíto (pedazo), share, modicum 

(a small piece). 
Pedazo [L. pittacium] : es un p. 

de pan, you can mould him as 

you will, i.e. he is as gentle as 

a lamb. 

Pedir (Gr. § 512), to ask, to ask 
for, to sue for; to ask for the 
hand (á, of); to cali for, to de- 
mand (N. 1 10); pedí cuartel, 
I asked for quarter ; te pido per- 
dón, I beg your pardon; le pido 
por Dios que, I pray you for 
God's sake (not to). [L.petere.] 

Pedrüscos (piedra), rough stones. 

Pegado, a, plastered down (of the 
hair). 

Pegar [L. picare], to stick ; pe- 
gáramos en, we had stuck (pie- 
tures) to ; p. el rostro á, to press 
one's face against ; p. fuego á, 
to set fire to ; p. un brinco de 
sorpresa, to give a start of sur- 
prise ; pegarla á uno, to abuse 
one's confidence, to "fool" any 
one ; aparte de que no me la pe- 
gas, aside from the fact that 
you don't deceive me, etc. 

Pelado, a [L. pilatus], meagre (pu- 
chero), i.e. stripped of most of 
the meat and vegetables of 
which the "stew " ought to con- 
sist. See also canto. 

Pelár [L. pilare], to pluck ; p. la 
pava (to pluck the turkey), " to 
make love " (the man at the 
lower balcony at night dis- 
courses with the maiden who 
is standing behind the iron 
grating); henee also, " to enjoy 
stolen interviews." 



Pelillo (pe/o), a little hair; sin 
pararse en p — s, without stop- 
ping at trifles. 

Pelmazo, a, slow, trailing, 
creeping. 

Pelo [L. pilus], hair; explicar con 
todos sus p — s y señales, to ex- 
plain in every particular, or, 
minutely; gorra de p., cap made 
of skins; raíz del p., roots of 
one's hair. 

Pelota [L. pila], ball (for play- 
ing); hacerse una p., to double 
one's self up. 

Pelucona (pellica, wig), slang for 
the oíd Span. "onza," with the 
royal busts in a wig; henee, 
pl., the " rhino," " cash," money, 
wealth. 

Pellejo [L. pellicüla\ hide ; stead, 
place; si estuviera en tu p., if 
I were in your shoes. 

Pena [L. poena], trouble, sorrow, 
regret ; al agua p — s, a truce to 
cares ; valer la p., to be worth 
the while or trouble (de, to). 

Pender [L. penderé], to hang, to 
hang down ; to hang (de, on). 

Pendiente, hanging down, hang- 
ing (de, on); n., slope. 

Penetrante, piercing. 

Penetrar [L. penetrare], to go in, 
to enter ; to enter (en, into); to 
advance further (en, into); rejl., 
to convince one's self (de, of). 

Pensador, a, capable of thinking. 

Pensar (Gr. § 457), to intend 
(w. in/.); to imagine; piénselo 
el lector, let the reader imagine; 
p. en, to think of; sin p. en, 
without thinking of (N. 2 3); 



292 



PASCUAL LÓPEZ 



p. que, to think that ; p. en que, 
to consider that ; no p. sino en, 
to think of nothing but ; no pen- 
sé más que en, I only thought 
of. [L. pensare.] 

Penumbra [paene-umbra], indis- 
tinct or faint shadows. 

Peor [L. pejor-em~\\ lo p. es, the 
worst of it all is; tanto p. para, 
so much the worse for. 

Pequefííto, a {pequeño); desde 
p — a, from childhood. 

Per = O.S. Pero y Pedro, Peter. 
N. 3 29. 

Pera [L. pira, p¿.] : ponerle á uno 
las p — s á cuarto (to put the 
pears at a ha'penny to any one), 
to send any one about his busi- 
ness, to rebuff any one. 

Percha [L. pertíca], peg (properly 
a long piece of wood or metal 
nailed to the wall, with pegs or 
hooks attached to hang clothes 
upon). 

Perder (Gr. § 470), to lose, to 

spoil, to waste, to squander. 

[L. perderé^ 
Perdigonázo : N. 2 19. 
Perdigones [L. perdix, partridge], 

small shot for birds, hares, 

etc. 

Perdis (not in the dictionaries, 
but constantly heard — in Spain 
at least), a vagabond, scape- 
grace ; valiente p. estás tú, you 
are a precious rogue. 

Perdón : con p. de, begging par- 
don of. 

Perecer : p. de risa, to die of 

laughter. 
Peregrino (lo), the oddness. 



Perendengues ( pelo - en • dengues) , 

gewgaws. 
Perentorio, a, pressing. 
Perfecto (lo), perfection. 
Perfumado, a, savory. 
Pergaminoso, a {pergamino), 

parchment-like, leathery, shriv- 

elled. 

Pergeño, situation, plight, appear- 

ance ; outfit. 
Peripecias, possible accidents, 

contingencies. 
Peripuesto, a, sprucely dressed. 
Periquete (períeo): en un p., in a 

jiífy, twinkling. 
Perla: venirle á uno de p — s, to 

happen most opportunely to any 

one ; to suit any one to a T ; 

to be just the thing for any one. 
Permanecer (Gr. § 374 a), to re- 

main, to linger. [L. permanes- 

cere.] 

Perpetuo, a [L. -tuus\ continual, 

constant. 
Perro [L. patrius (canis)]: á otro 

p. con ese hueso, nonsense, I 

don't believe it (N. 94 24); 

p. grande, p. chico, N. 5 4. See 

cara. 

Persona [L. id.], personality. 
Personilla, td. 
Perspectiva, prospect. 
Persuadirse, to convince one's self 

(de que, that). 
Perú, a " mine." 

Peruginésco, a, classic (like paint- 

ings by Vannücci, called II Perú- 

gino, 1446-1524). 
Perulero, from Perú, a Peruvian 

miner ; a " bonanza " man. a 

millionaire. 



SUPPLEMENT-VOCABULARY 



293 



Pesadez, obstinacy. 

Pesado, a, irritating, wearisome. 

Pesadümbre, weight. 

Pesar [L. pensare, fr. penderé, to 

weigh down], to be sorry (Gr. 

§ 415); me pesa, I am sorry; 

pesóme de ser, I regretted that 

I was ; no le pesará, you will not 

regret it. 

Pesar, sorrow; á p. de, in spite 
of ; á p. de que, in spite of the 
fact that. 

Pescar [L. piscare], to pick up, to 
find, to discover. 

Peseta (peso), a silver coin worth 
4 reals vellón, 20 cts.,oriod. ; a 
franc, a 20 ct. piece; pl., money ; 
p. columnaria, a " pillared " pe- 
seta (obsolete). N. 149 22. 

Pésete ja: N. 133 16. 

Peso (/. duro or fuerte), the Span. 
dollar, now 5 pesetas or francs ; 
p. isabelino, a dollar of Queen 
Isabella's time (1833-1868), oíd 
Span. dollar. 

Pesquis, sagacity, shrewdness, 
acumen. 

Peste [L. peste-m] : ¡ p. hay de 

marchar ! what a fury [every- 

body is in] to be off ! 
Petitorio [L. petitorium] : á j> — s, 

with petitions, demands for help. 
Pica, pike, pikeman. See Flándes. 

AT. 37 15. 
Picadillo (picado), minced meat ; 

hacer p. de, to make shreds of. 
Picaporte, latch (of a door); night 

key. 

Picár, to sting ; picarse de amor 
propio, to be goaded on by one's 
vanity. 



Picardía (picaro), villany. 

Picardigiiéla (picardía) : hacer sus 
p — s, to practise one's villanies. 

Picaresco, a, picaresque, roguish 
(from picaro, the " rogue " or 
" villain " of a certain class of 
Spanish novéis, initiated by 
Mendoza's Lazarillo de Tor?nes, 
ISS4). 

Picaro [from the " Picards," a 
scandalous sect of the XVth 
cent. Replaced tafur, tafure- 
ría~\, a rascal, rogue, villain; 
adj., rascally, villanous. 

Picazón, a smarting, itching, tin- 
gling, pricking sensation. 

Pico, point, nib ; sharp-pointed or 
conical hill ; Pico Sagro or Sacro, 
see N. 54 3. 



Pide 

Pidiendo 

Pido 




Pié [L. ped-em\ \ de p., on foot, 
standing; poner el p., to set foot 
(en, in) ; poner á uno el p. del- 
ante, to excel, to outstrip any 
one; tenerse en p., to stand up 
(Gr. p. 201, Rem.), to sustain 
one's self on his feet ; pl., feet ; 
á p — s juntillas, firmly, reso- 
lutely ; volver p— --s atrás, to turn 
back. N. 8 3. 

Pieles [L. pelles~], skins, furs. 

Pienso — pensar. 

Pienso [L. pensum], feed ; ni por 
p., not by any manner of means, 
or, that is out of the question. 

Pierde ) 

, y — perder. 
Pierdo > r 

Pieza, room ; de una p., stark and 
stiff,paralyzed ; en una p. in one. 



PASCUAL LÓPEZ 



Pigmento, pigment, coloring mat- 
ter. 

Pila [L.pila, a mortar], font ; bat- 
tery. 

Pililla (pila) , small pile, heap. 
Pilongas (castañas), hulled chest- 
nuts. 

Pillastre (pillo), rogue, wretch. 
Pillo [L. pe lie x], a scoundrel. 
Pintarse [L. pictare, fr. pingere], 

to be depicted (en, on); volvió 

á p., was again depicted. 
Pío-pío : see estudiante. 
Piocha, an ornamental headdress 

in jewels. 
Piojo [L. peducülus for pedicülus]. 
Pisada, step, footstep, tread. 
Pisar [L. pinsar, fr. pinsum], to 

walk, to go, to step on, to 

trample on ; p. el arroyo, N. 

4 10 ; ¿qué yerba has pisado? 

why are you so ill-humored ? 

pisando lodos, walking through 

the mire. 
Piso, apartment, fíat ; story (of a 

house) ; pavement, floor. 
Pizquilla (pizca), 2l small modi- 

cum (de, of), a bit (of a). 
Placa, píate (of metal). 
Placer (Gr. § 545 and a) : me 

place, I am pleased with, I like. 
Placidez, placidity, tranquillity. 
Plana, copy-sheet (in schools). 

N. 74 23. See Dios. 
Planchado, a (plancha), ironed. 
Plano : caer de p., to fall at full 

length ; to come down square 

or fíat (sobre, on) ; hablar de p., 

to speak plainly. 
Planta, solé (of the foot) ; pl., 

feet ; arrojarse á las p — s, to 



cast one's self at the feet (de, 
of); poner en p — a, to put in 
play, to practice. N. 5 28. 

Plantar, to throw over, to jilt, to 
discard (a suitor or lover); refl., 
to plank one's self down (en, 
in), to reach (w. en) : me p — é 
en la calle, I gained the street. 

Plañidero, a, mournful, plaintive. 

Platean, Antoine Ferdinand Jo- 
seph (1801-1883), a Belgian 
scientist. 

Platería, silversmith's shop ; la 
P. or la Plaza de la P., Silver- 
smith's Square, at Santiago. 
N. 3 16; p. 46 34. 

Plática, conversation. 

Platillo, dish, saucer, tray, basin 
(fountain), scale (balance). 

Plato, píate ; entre dos p — s, be- 
tween two courses. 

Plaza [L. platea], public square; 
pasar p. de, to have the reputa- 
tion of (NN. 1 18; 8 3); sen- 
tar p., to enlist; me responde 
que siente p., he tells me in 
reply to enlist. 

Plazo [L. placítus, appointed], 
time (fixed), limit (of time); á 
p. de, payable in ; en el p. de, 
within (time). 

Plazuela, market-place ; injurias 
de p., billingsgate — such as 
" endlna " (indigna), which ser- 
vants ignorant of its origin re- 
gard as something "awful." 

Plegado, a [L. plica tus], box- 
plaited ; curled (of lips) ; medio 
p., half-folded, i.e. half-open (of 
a letter). 

Plomo [L. plumbum]'. X. 89 25. 



SUPPLEMENT-VOCABULARY 



295 



Pluguiese (A 7 : 2 5) — placer. 

Poblacho, a, thick, heavy (eye- 
brows or beard). 

Pobre [L. paupére-ní\, poor ; ¡ po- 
bre de mí ! alas for me ! alas ! 
p. del que, alas for him who 
(Gr. § 660). 

Pobrecíllo, a (podre), poor child, 
poor fellow. 

Pobretón, poor (Gr. § 766 c). 

Poco, a [L. paucus\ little, small, 
trifling, slight ; //., f ew ; á p., 
in a short time; p. á p., little 
by little ; p — a cosa todo, a small 
amount all told ; por p — o caigo 
de espaldas, I carne near falling 
backwards. 

Poder (Gr. § 532), to be able, to 
be able to do ; no poder menos 
de, not to be able to do less 
than ; puedo, I can ; y tanto 
como puedes, and you can do so 
much ; puede V., you may; no 
puede, cannot ; no se puede, one 
cannot; puede que (= p. ser 
que), it may be, perhaps (NN. 
73 J 9; x 36 3°); podían, they 
might (venir, have come); pude, 
I was able, I could, I could 
have (w. inf.) ; pude pensar, I 
might have thought ; pude re- 
velar (N. 1 6) ; pude vender, I 
might have sold; pude ver, I 
could see ; podrá, it may ; podrá 
ser, may be ; pudiera, had been 
able (Gr. § 698 c) ; could ; pu- 
diéramos, we might have (w. 
inf.). [L. potére = posse.'] 

Poder, n., power, possession; á 
p. de, into the hands of ; en mi 
(su) p., in my (her) possession. 



Poderoso, a, powerful ; sin ser 

p. á, being unable to. 
Podrá — poder. 
Podrido, a, rotten, decayed. 
Polilla, moth ; atarazado de p., 

worm-eaten. 
Poltrona, easy-chair. 
Ponderáble, capable of being 

weighed. 

Ponderado, a, weighed ; lauded ; 
el nunca bien p., the never suffi- 
ciently praised, etc. (imitated 
from the Don Quijote). 

Ponderar, to speak in high terms 
of, to laúd. 

Pondría — poner. 

Poner (Gr. § 533), to put, to place ; 
to state (in writing), to write, to 
put down ; to assume (a look) ; 
to set before any one (food) ; 
to take (care) ; to perform ; to 
apply (ñames) ; see coche ; to 
supply any one with (94 26) ; 
poniéndole la diestra sobre el 
hombro, laying his right hand 
on the (lad's) shoulder. [L. 
poneré .] 

Ponerse, to put on (a garment) ; 
(w. adj.) to become, to feel, to 
get, to grow; me puse malo, I 
felt ill; ponerse á, to begin to 
(inf.), to let one's self (die) ; 
p. á sabio, to go to work to be 
a scholar; p. á mal con, to get 
on bad terms with, to get es- 
tranged from; p. con, N. 113 
26; p. de (w. subst), to become, 
to turn ; se puso de color de 
cera, she turned ashy palé ; p. 
de frente, to place one's self 
in front (of some one); p. de 



296 



PASCUAL LÓPEZ 



guardia, to mount guard ; p. en, 
to enter (the house) ; póngasela, 
put it on. TV. 14 17. 

Poniente, setting (sun). 

Pontevedra (Oíd Bridge), town in 
the province of Galicia, between 
Santiago and Tuy on the Portu- 
guese frontier. 

Poquedad de ánimo, pusillanimity. 

Poquísimo — poco. 

Por [L. pro or per], for, through, 
along, in, over (motion); for 
the sake of, in order to, to ; 
por acá abajo, here below ; por 
ahí (Gr. § 594, Rem.), about, all 
over, everywhere, that way, in 
the street ; in the shops (p. 
127 1); por ahora, for the pres- 
ent ; por allí, there (motion) ; 
por aquí, Gr. § 594 ; por aquí 
y acullá, here and yon ; por 
donde, occasion to (inf.)\ por 
encima, over (motion); por ende 
(quaint for por tanto), therefore, 
consequently ; por lo mismo, for 
the very reason ; por más (subst.) 
que, however much or many ; 
por más (adj.) que (subj.), how- 
ever; por mejor decir, rather; 
por mucho (subst.), however great 
the ; por pequeño que, however 
small (subj.)\ por si, to see if, 
if perchance, in case, in case 
that (see acaso) ; por si á dicha, 
(to see) if by chance (it shews 
that he is favorable). 

Porfiado, a, persistent. 

Pormenor (al), in detail, minutely. 

Porque, because, in order that 
(subj.); if. 

Portamonedas, purse. 



Portazo (Gr. § 765 b, Rem. 1), a 
slam or bang of the door in 
one's face. (Puerta.) 

Porte, carriage,behaviour, bearing. 

Portento, phenomenon. 

Portezuela (puerta) , door (of a 
carriage). 

Pórtico, porch ; entrance to the 
nave of the Santiago cathedral ; 
á no pasar del p., not to go be- 
yond the porch. 

Portugués, a, Portuguese ; dili- 
gencia p — a, coach to Portugal. 
N. 163 20. 

Posada, inn ; lodgings, lodging- 
house. 

Posadera, inn-keeper's wife ; p. de 
afición, amateur landlady. 

Posarse, to light (as of winged 
insects, birds, and fowls — see 
mariposa) ; sentir posarse, to feel 
something laid, placed, resting 
(en, on). 

Posdata (so Dict. Acad.). See 

postdata. 
Poseer (Gr. § 549 c), to take pos- 

session of, to seize ; poseíame 

entonces, I then became seized 

with a. [L. possidere.] 
Poseído, a, possessed, filled (de, 

with). 

Posible: en lo p., as far as pos- 
sible; hacía lo p., I did what I 
could. 

Posta: por la p., promptly, very 

soon. 

Postdata (Acad. posdata), post- 
script. 

Pote de casa, "pot-au-feu," stew, 
olla; cocerán en el p. de c, will 
be boiling for dinner. 



SUPPLEMENT-VOCABU LARV 



297 



Potencia [L. -tia], faculty ; las 

tres p — s del alma (understand- 

ing, will, and memory) ; en p., 

potentially, possibly. 
Pozo [L. puteus], well ; echar al p., 

to throw into the well. 
Practicado, a, made, wrought. 
Practicar, to perform, to work. 
Practique — practicar. 
Prado [L. pratu7n\, meadow; el 

Prado, public promenade in 

Madrid. ^36. 
Preámbulo : pl., inopportune di- 

gressions. 
Preciarse [L. pretiare\, to pride 

one's self (de, on). 
Preciosidad, something priceless ; 

a none-such, a paragon. 
Precioso, a, superb. 
Precipitarse, to rush (á, to or into). 
Precisar, to determine. 
Preferido, a, the accepted (yarty). 
Preferir (Gr. § 500), to prefer. 
Prefiere — preferir. 
Pregünta : hacer una p., to ask a 

question. 
Preguntar [L. per contar e\ to ask, 

to inquire ; eso no se pregunta, 

that is an unnecessary question. 
Preguntoiro, ñame of a street. 

N. 6 29. 

Premio [L. premium\ prize ; ayer 
nos cayó el p. gordo de la 1., 
yesterday we got the grand 
prize in the lottery. 

Prenda, pledge; article (de ropa, 
of clothing), garment; pl., (ster- 
ling) qualities; cara p., dear 
girl ; dejar en p., to pawn. 

Prendado, a, enamored, charmed, 
in love. 



Prendarse, to become charmed 
(de, with) ; to fall in love ; acaba 
por p. de veras, finally he falls 
truly in love. 

Prender [L. prehe?idere~], to fasten; 
p. fuego, to catch fire ; dejar 
prenderse fuego, to allow one's 
self to catch fire ; prender en, 
to catch (fire) in or from. 

Prensarse, to compress one's self. 

Preocupación [L. praeoccupation- 
ení\, prejudice. 

Preocupado, a, anxious ; me traía 
bastante p., made me consider- 
ably anxious. 

Prepararse, to prepare (á, to); 
preparémonos á (Gr. § 403), let 
us make ready to (w. in/.). 

Preparativos, preparations (de, 
for). 

Presa, prey, material, food for the 
flames. 

Prescindér de, to do without, to 
get along without, to dispense 
with. 

Prescribir, to require, to exact. 
Presentar, to introduce ; rejt., to 

show one's self to be, to appear 

to be. 

Preso, a, taken, arrested, caught, 
held, tied ; p. de, a prey to ; 
y no p. en, instead of being tied 
down to (2 9). 

Presteza (con), quickly, promptly. 

Presupuesto, estimate (of ex- 
penses). 

Pretender, v. a., to offer one's self 

in marriage (á, to). 
Pretendiente, suitor, beau. 
Prevalerse, to take advantage 

(de que, of the fact that). 



298 



PASCUAL LÓPEZ 



Prevención, precaution. 
Prevenir, to inform any one be- 

forehand, to forewarn. 
Previo, a, previous; preceded by. 
Prim (general): N. 13 1. 
Primavera, spring ; transíate, 

18 22, " summers." 
Primera, or de p., first class. 
Primor, neatness ; con p., beauti- 

f ully ; //., excellent things. 
Principal, first class; pareja de 

lo p., a distinguished couple, a 

first class couple ; see señorona; 

tratando con lo p., associating 

with the best. 
Principio, beginning; á p., at the 

beginning; al p., at first; la 

sorpresa de un p., the shock of 

the first moment. 
Prisa, haste; de p., hastily, in 

haste; f ast ; tan de p., in such 

a hurry, so fast ; me di tal p., 

N. 48 29. 
Privar, to prevent any one (de, 

from). 

Privilegiado, a, privileged, fa- 
vored. 

Pro : volverse hombre de pro, to 
become an honest man. 

Probar (Gr. § 478), to test; to 
taste ; ¿ no prueba V. de esa 
botella de Jerez ? won't you taste 
some of that sherry ? refl., to be 
pro ved (con, by). 

Procedimiento, process. 

Proclamado, a, promulgated. 

Procurar, to secure ; to seek to, 
to try to (in/.). 

Prodigar, to lavish (dat. y on). 

Pródigo, a, lavish, prodigal; 
spendthrift. 



Producir, to produce ; cuantos . . . 
produjo la antigüedad, all the . . . 

which antiquity produced. 
Profesar, to feel in reality what 
one professes ; si es que me pro- 
fesas el que dices, provided you 
really feel for me the (affection) 
you say (you do); to confess, 
believe. 

Profesorado, professorship, chair, 

occupant of a chair ; compañeros 

de p., colleagues. 
Profundidad : //., depths. 
Prolijo, a, tedious. 
Pronto [L. promptus~\, quick, soon; 

al p., at first; cuanto más p. 

mejor, the quicker the better ; 

de p., suddenly; que así al p., 

for at the first. 
Pronunciar, to exclaim. 
Propietário,propertyowner,landed 

pror^rietor; proprietor, owner. 
Propio, a [L. proprius], own, self, 

very, personal, identical ; suyas 

propias, his own ; de mí p., of 

myself ; de sí p., with himself ; 

p. de, in keeping with, peculiar 

to (su alma, herself). 
Proponer, to resol ve ; re/., to pro- 
pose, to purpose ; el p., 

N. 6 1. 
Propongo — proponer. 
Proporción, chance ; party, match, 

oífer; //., (physical) frame. 
Proporcionar, to furnish, to be- 

stow. 

Propósito, purpose, design, mo- 
tive; á p. para, likely, calcu- 
lated (/;//., to); de p., purposely. 
intentionally ; mudar de p., to 

change one's purpose. 



SUPPLEMENT-VOCABULARY 



299 



Propüse — proponerse. 

Prosa : gastar p., to waste words, 

to talk. 
Protector, a, patronizing. 
Provincia(de), provincial, country-. 
Provinciano, a, provincial, coun- 

tryman. 

Provistárse de, to provide one's 

self with. 
Provisto, a, provided, furnished 

(de, with); más p. de, better 

stocked with . . . (que de, than 

with). 

Provocativo, a, provoking. 
Próximo, a, near (á, to); más p., 

nearer, nearest (Gr. § 154 a). 
Proyectado, a, projected. 
Proyectarse, to throw, to cast, 

one's self (en, over). 
Prueba — probar. 
Prueba, proof, trial, essay ; at- 

tempt. 
Público (de), publicly. 
Puchero [L. pultarius], stew, ra- 

gout ; p. y capa, f ood and 

clothes. 
Püde ^ 
Pudiera >■ — poder. 
Pudiese ) 

Pudrirse, to decay ; púdrete en 
tu convento, stay in your convent 
and rot there ! 

Puedo, -des, -de — poder. 

Puerta: N. 94 24. 

Puertecilla {puerta), partition 
door; p. de escape, side-door, 
small glass door (leading from 
one room into another, but not 
into the hall-way). 

Pues [L. post\ for, since (= pues- 
to que) ; why, well, well then ; 



p. bien, well then, so ; p. sí, why 
yes. 

Puesto, a (pp. oí poner), set, put, 
placed, etc.; he p. en V. mis 
miras, I have had my eyes on 
you. 

Puesto que, for, since. 
Pulcritüd, precisión ; neatness. 
Pulcro, a [L. pulchru-ní\, neat, 

clean-shaven, "correct." 
Pulgar [L. pollicaris\\ dedo p., 

thumb. 
Pulimentado, a, polished. 
Pulso [L. pulsus\, pulse ; tomar 

el p. á, to gauge the degree 

of, to test (any one's disposi- 

tion). 

Pulverizarse, to be crushed to 
atoms. 

Pullas, insinuations, remarks ; 
ribaldry. 

Pullítas : soltarme estas p., to 
drop these little insinuations. 

Punta [L. punctá\, (pointed) end, 
point, mark ; córner ; lace ; de 
punta, on end ; un labrador de 
los de p. (of mark), an excel- 
lent, highly respected, farmer ; 
poner los huesos de p., to get 
up ; se me pusieron de p. los 
cabellos, my hair stood on end ; 
tener sus p — s y ribetes de, to 
have all the characteristics of a 
(magician). 

Puntapié, a kick ; tener á p — s, 
to have any one at one's beck 
and cali. N. 100 19. 

Puntito, grain. 

Punto [L. piinctu-rn\, point, bit, 
moment ; degree ; place, local- 
ity ; al p., at once; en el mismo 



300 



PASCUAL LÓPEZ 



p., at the same moment ; en el 
p. en que, at the moment when ; 
en p. á, with regard to, as re- 
garás ; estar á p. de, to be on 
the point of ; p. menos que, a 
little less than ; poner en p. 
de perderse, to expose any one 
to the loss of ; subir de p., to 
reach a climax ; to increase 
(96 8). 

Puntual, punctual ; punctually. 

Punzar [L. punctare\ to prick, to 
sting ; to excite. 

Punzón [L. punctidn-em\ punch; 
pl.> darts. 

Puñados (á), by handfuls. 

Pufíalás (the Andalusian or bull- 
fighters' pronunciation of puña- 
ladas)) maestro en p., a master 
in making passes with the puñal 
or Sp. knife. 

Puño pugnus\ the hand closed, 
fist ; cuff (of a sleeve) ; enseñar 
sus p — s, to show one's fists. 

Pupilaje, price of board. 

Pupilo [L. pupillus\ lodger, 
boarder. 

Pupitre (Fr.), desk. 

Puridad (O.S.), better poridád, 
" freedom from interruption " 
[L. purus]; henee hablar or de- 
partir en p., to speak or dis- 
course confidentially, to have a 
prívate interview. Poema del 
Cid 104, 2899. 

Púrpura [L. id.], purple. 

Püse \ 

Pusieron >■ — poner. 

Püso ) 



Que, conj., that ; for ; que así, 
for so ; (w. subj.) let ; ¡ que te 
vaya bien! may it go well with 
you ! 

Qué, how ! what ! ¿ qué tal ? how 
are you ? ¡ qué (n.) tan (adj.) ! 
what a! (Gr. § 291 a, Rem.); 
¡ qué de ! what, how much, how 
many ! 

Quedar [L. quietare, fr. quietus], 
to remain ; to be (Gr. § 380) ; 
q. arando, to stay at home to 
plough ; en qué quedaría aquello, 
how that would end ; ¿ dónde 
quedaban (los) de . . . ? where 
did those of . . . stand now ? 
dejar á uno quedar mal (con), 
to leave any one on bad terms 
(with). 

Quedarse, to become, to stand, 
to remain, to be, to be left, to 
be kept in ; q. con, to keep ; 
q. en pie, to remain standing ; 
q. vacía, to be left empty. See 
hecho. 

Queja [O.S. quexár, L. eoaxare], 
plaintive cry ; moan ; dar q — s, 
to complain. 

Querer (Gr. § 534), to wish, to de- 
sire, to will, to be willing, to 
want ; to love, to like ; to care ; 
to be about to ; to grant ; q. 
bien, to love, to love much, to 
want to ; q. decir, to mean ; 
¿qué quieres decir? what do 
you mean ? q. mal — muy mal, 
to dislike — very much; q. mar- 
charse, to be about to go away; 
q. saber, to want to know ¡ 



SUPPLEMENT-VOCABULARY 



30I 



¿ quiere V. que (subj.) ? do you 
want (me) to (inf.) ? si V. quiere, 
if you wish ; el que quiere, he 
who wants ; bien quise, I much 
wanted to ; no supe ni quise, 
I neither could ñor would ; 
quiso, (he) desired ; querrá (Gr. 
§ 7°3 ¿")> ne probably wants ; 
does he want, I wonder ? querrá 
bien, will love ; querrá saber, he 
probably wants to know; que- 
rría, he probably wanted, he 
would like ; el que quiera, he 
who wants ; ¡ Dios lo quiera ! God 
grant it ! quisiera, I should like ; 
quisiera que, I wish (with subj.) 
that; no quisiera, I should not 
care ; he had not wished or 
cared. [L. quaerere.~\ 

Querer, loving, wooing. 

Quererse, to be fond of each other 
(Gr. § 534 c). 

Querrá ) 

J: , > — querer. 
Quema > 

Quevédo : N. 95 9. 

Quiá (pron. k'yáh), pop. for ca ! 

which is the abbreviation for 

something worse (Gr. § 658 a) ; 

pshaw ! egad ! 
Quid [L., something] : ahí está 

el q., there is the rub ( — the 

means). 

Quídam [L., a certain one], (with 
neg.) a cipher, a nobody ; ya no 
era un q., was no longer a no- 
body. 

Quiebra [quebrar, L. crepare, by 
metath. keprar] : en q., bank- 
rupt. 

Quién [L. quem], who, one who ; 
de q., of or from one who ; como 



q. (es) son, according to (his) 

their position or rank. 
Quién, who ? (NN. 2 5 ; 30 11); 

q. . . . q., one . . . another. 
Quiera i 

Quiere >■ — querer. 
Quiero ) 
Quietüd, quiet. 

Quijote : lo bastante q., sufficiently 

eccentric. 
Quimera [L. chimaera], fancy ; 

bubble. 
Quince : see día. 
Quinqué : N. 6 32. 
Quinta, conscription, draft (mili- 

tary). 

Quintana [L., open space in a Rom. 

camp], a square, esplanade, or 

quadrangle. N. 3 16. 
Quintañona (dueña), an oíd frump 

(/</., century beldame). 
Quise ^ 
Quisiera I 

Quisiste \-t uerer - 
Quiso J 

Quitado, a, taken away, taken 
off. 

Quitar, to take away; q. la devo- 
ción á, to disturb; por un quí- 
tame allá esas pajas (for a 
" remove henee those straws "), 
for the nierest trifle, for the 
slightest thing. [Orig. signif. 
" to leave any one in peace " 
(L. quietare) : ¡ quita ! let me 
alone ; then, " to leave " (Poema 
del Cid 211, 219, 392, 423, 529, 
534, 822, 851, 855, 2157, 2994, 
3141); to " take away" is a 
later signif.] 



302 



PASCUAL LÓPEZ 



R 

Rabia [L. rabie-m\, rage, madness ; 

dióme tal r. de, I was so en- 

raged (de, to). 
Rabioso, a, in a rage ; ravishing. 
Rabo [L. rapum\ tail ; por el r. 

del ojo, out of the córner of 

(my) eye. 
Racha, deal (at cards). 
Raído, a, worn, threadbare, shab- 

by, seedy. [Raer, fr. L. 

r adere.} 

Raíz [L. radíce-ni\, root ; echar 
raices en (to take root in), to 
produce an impression on. 

Raja [Hind.], rajah; el del r. de 
Lahore, a diamond so called, 
now in the Tower of London. 

Rama (ramo), branch (of a tree); 
ramo [L. ramus] is a branch 
separated from the tree. 

Randas, rich trimming. 

Raro, a [L. rarus}, rare, curio us, 
odd, strange. 

Rasgar [L. r asteare, fr. rasus], to 
tear aside or away. 

Rasgo [L. raszeum], stroke, mark ; 
feat, example ; //., features. 

Raso [L. rasum] : r. cereza, cherry 
satín. 

Raspaduras, scrapings ; scraps, 

bits (of wood). 
Ratito (rato), a short while, a bit 

(de, of). 

Rato [L. raptum, se. temporis}, a 
while ; un buen r., a good time ; 
un mal r., a bad time, trouble, 
disappointment ; dar un mal r. á, 
to give any one trouble, to annoy, 
to worry ; //., times, moments ; 



malos r — s, troubles ; r — s de 
ocio, leisure moments; r — s per- 
didos, spare moments ; r — s te- 
rribles, terrible moments, great 
trouble ; pasar buenos r — s, to 
have good times ; ¡ qué buenos 
r — s ! what good times ! tendré 
uno de los mejores r — s, I shall 
have one of the best times. 

Raya (rayo), part (of the hair from 
top to neck). 

Rayár [L. radiare} : al r. el día, 
at the break of day. 

Rayo [L. radins], ray ; flash of 
lightning, bolt, thunder, thunder 
bolt ; r. de sol, sunshine, sun- 
beam. 

Raza [L. radice-m (?), It. razza, Fr. 
race} : de r., genuine, true. 

Razón [L. ratiou-em~\, reason, right; 
terms, words, language ; por 
la cual r., on whích account ; 
dar r. á, to justify, to pro ve, a 
thing to any one ; darse á uno r. 
de, to consider, to heed ; llevar 
r., to be right; ponerse en r., to 
be reasonable, to be pacified ; 
tener r., to be in the right; 
tener r. de sobra (to be more 
than right), to be quite right. 

Razonable, a fair number of 
(leeches) ; a modérate sized 
(trunk). 

Real de vellón, a Spanish coin 
(formerly standard — L. regñl-em, 
royal), 5 cts., 2 ^ d., a real ; 1 60 rs. 
vn. = $8, £1 120; 3000 rs. = 
$150, ¿30; 4000 rs. = $200, ^"40; 
10,000 rs. = $500, ;£ioo. See 
vellón. 

Realejo, a real (in contempt). 



SUPPLEMENT-VOCABULARY 



303 



Realíto, a real (said of a great 
number of reáls triumphantly, 
but as if they were a trifle). 

Realizable, feasible, practicable. 

Realzar, to heighten (the con- 
trast). 

Reanimar, to arouse, to excite 
anew. 

Reanudar, to resume ; se reanudó, 

was resumed. 
Reaparecer, to reappear. 
Reáta, a string or line (of boys). 
Rebozado, a, muffled up. 
Rebujado, a, wrapped. 
Reburlárse (Gr. §159 and note), to 

chaff ; aunque te rías y te rebür- 

les, although you laugh and 

chaff. 

Rebuscar, to gather together. 
Recado [O.S. recabdo, L. recapi- 

tum\ : r. de escribir, writing 

materials. 
Recalcar, to insist. 
Recaliénte, warmed over. 
Recamado, a, embroidered (de, 

with). 

Recapacitar, to meditate (en, 
on). 

Recatar [L. -captar e\ to conceal ; 

to protect, to shield (the face 

with the " embozo " of the capa. 

See N. 47 12). 
Recato, modesty; sense of pro- 

priety. 

Recaudado, a [L. recapitare\ col- 

lected, contributed. 
Recelar (celo or ze/o), to fear; no 

receles, do not fear. 
Recelíllo : //., (your) little tortures 

(of suspense). 
Recelo, dread, fear. 



Receloso, a, suspicious, alert 
through suspicion, apprehen- 
siye. 

Receptividad, sensitiveness. 
Recibimiento, reception. 
Recinto, precinct, (sacred) enclo- 
sure. 

Recio, a [O. Orthog. rezio, L. rigi- 
dus\ strong ; extreme (cold). 

Recodo [O.S. recobdo, L. recnbitus\, 
the arm bent ; joint or knee (in 
a pipe) ; an abrupt turn, an 
angle, a bend. 

Recoger (coger), to gather up, to 
pick up, to take up (an inherit- 
ance), to take ; refl., to return 
home at night ; to retire, to 
go to bed ; al r., on return- 
ing home at night ; al r. en 
mi cuarto, on retiring to my 
room ; voy á r., I am going to 
bed. 

Recogido, a, retired, living a se- 

cluded life. 
Recogimiento, retirement, quiet 

seclusion, calmness, coolness of 

temper. 

Recomendaciones, charges, re- 
minders. 

Reconcomerse, to squirm, to twist 

and turn, to wriggle. 
Recóndito, a, remote ; en lo más 

r., in the most retired part, in 

the depths (of the forest). 
Reconocerse, to acknowledge one's 

self to be (something). 
Recordar, to cali to mind, to re- 

member; recuerdo, I remember 

(Gr. § 474). 
Recorrer : r. las calles, to hasten 

from one street to another. 



3°4 



PASCUAL LÓPEZ 



Recortado, a, cut down cióse (with 

the margins cut off). 
Recostarse [L. costa = latus], to 

lean (en, against) ; to settle 

one's self to rest or sleep. 
Recuento, survey, examination (of 

funds). 
Recuerdo — recordar. 
Recurrir : no recurras nunca, never 

take refuge (á, in). Gr. § 708, 

Rcm. 1. 
Recurso : //., money, means. 
Rechazar, to repel, to hold one off 

at arm's length, to push back ; 

to refuse, reject. 
Rechinar, to clatter. 
Redimir : r. una pensión, to reléase 

a pensión (which had been hy- 

pothecated), to pay off a mort- 

gage 011 a pensión. 
Redingote [Fr. from Eng. riding 

coat\ long frock coat. 
Redondearse, to become round or 

spherical. 
Redondel (al), in the ring (of the 

plaza de toros). 
Redondo, a [L. rotundus\ round; 

decided ; más r., more decided, 

rounder. 

Reducirse : se reduce á, you have 
only to. 

Referido, a, related ; para (ser) 
r — das, to be related. N. 189 
17- 

Referirse : se refiere, is related, 

reported. 
Refinamiento : //., polish. 
Refocilarse [L. refocillare\ to en- 

joy one's self, to take comfort, 

to make one's self comfort- 

able. 



Reforzado, a [L.fortis], strength- 
ened (de, by). ' 

Refugiado, a, that had taken ref- 
uge (en, in). 

Regado, a [L. rigatus], strewn (de, 
with). 

Regalado, a, luxurious, delight- 
ful. 

Regalar [L. regalis, royal], to feast 
any one with or on ; to give (as 
a present), to present any one 
with, to make any one a present 
of ; que nos r — aba (fulana), with 
which (so and so) regaled us. 

Regalo [L. regalis'], present; lux- 
ury, comforts. 

Regente, Regent — well-known 
diamond so called. 

Registrar, to search, to examine. 

Regocijado, a, merry,light-hearted. 

Regocijarse de, to be delighted, to 
rejoice, to. 

RegueritO (reguero), little rivulet. 

Regular [L. regu/dr-em], usual, 
proper; prettylong (time) ; well- 
ordered, respectable (person) ; 
presentable, decent (dress) ; 
pretty good, so so (of a scare) ; 
average-sized (cheese) ; modér- 
ate (fortune) ; más de lo r., 
more than usual; es r., it is 
natural ; es r. que (sufy\), it is 
likely that ; ¿ cómo lo pasa V. ? 
— regular, how do you do ? — 
usually well, or, so so. 

Rehuir (Gr. § 522), to avoid by 
turning aside (a figure borrowed 
from the ring — el toro rehuye, 
is shy). [L. refugere.'] 

Reino [L. regnum\ % kingdom, 
province, horizon, range of 



SUPPLEMENT-VOCABULARY 



305 



thought, ideas ; no entrar en su 

r., not to tally with one's ideas, 
not to suit one's notions. 

Reírse (Gr. § 520), to laugh ; to be 
gaping open (of shoes); r. de, 
to laugh at ; no te rías, do not 
laugh ; ríete, laugh ; ríete de tu 
propia gracia, laugh at your own 
wit. [L. ridere.] 

Reiterado, a, repeated. 

Reja [L. regula], grating; pl., 
iron bars, grating (of a window, 
balcony, convent, etc.). See 
hora. 

Rejilla (reja), lattice, open-work. 
Relación : adquirir tan buenas r — es 

como, to attain as high a social 

rank as (p. 7r 1). 
Relacionado, a : altamente r., in- 

timately associated (p. 172 1). 
Relacionarse con, to be on good 

terms with, to stand well with 

(P- 37 13)- 
Relamerse de gusto [L. lamberé], 

to congratúlate one's self. 
Relámpago [L. lampada], flash 

(of lightning). 
Relampagueante, flashing with 

lightning. 
Relegar, to banish. 
Relieve: pl., scraps; poner de r., 
. to bring out in relief. 
Religiosa, a nun, sister; //., sis- 

ters ; ser r. = entrar en religión, 

to take the veil. 
Religioso, a, binding (of an oath) ; 

pious ; n., monk. 
Reluciente, shiny, lustrous ; shin- 

ing; shiny (from use). 
Relleno, a [re+L. plenus], stufted 

(de, with). 



Rematado, a, stark (mad), fit for 

the strait jacket. 
Rematar, to end (en, in). 
Remate, end (of anything). See 

cabo. 

Remediar, to relieve ; to help ; 
no puedo r., I can not help, 
avoid. 

Remesa [Fr. remise, L. remitiere], 

lot, invoice, store. 
Remilgado, a [L. mellificatus], 

affected. 

Remisión [L. remissión-em] : sin r., 
surely. 

Remontado, a, high-keyed, high- 
toned. 

Remorder (Gr. § 490), to sting, 
to trouble ; no me remuerde, 
does not trouble me. [L. mor- 
deré.] 

Remover (Gr. § 489), to stir, to 

stir up, to turn over. 
Remozar (mozo), to make young 

again, to restore to youth. 
Remuerde — remorder. 
Rencilla (reñir) : pl., strife. 
Rendido, a, submissive, humóle ; 

pp., worn out (de, with); fui 

r — a, I had yielded. 
Rendija [L. retícula], opening; 

chink. 

Renegar (Gr. § 468), to renounce ; 
reniego, I reject ; reniego de (I 
renounce — in formula of exor- 
cizing), the plague take. 

Reniego : pl., protests, maledic- 
tions, curses. 

Renta [L. reddíta,pl.] : pl., money, 
income. 

Rentíta (renta), a snug little 
income. 



3o6 



PASCUAL LÓPEZ 



Renunciar, a, to give up, to aban- 
don the idea of. 

Reñido, a : muy r. con, a sworn 
foe to. 

Reñir (Gr. § 518), to fight ; to 

scold. [L. ringere.~\ 
Reo, a [L. reus\, guilty; crimi- 
nal, condemned man. 
Repantigado, a, lolling, stretched 

out at full length {panza, belly). 
Reparar, to notice ; r. en, to no- 
tice, to discover. 
Repartir, to give . . . to each one 

of ; to distribute ; fui r — tiendo, 

I went on distributing. 
Repasar, to mend, to darn ; á 

medio r., (garments or linen) 

half mended. 
Repaso, mending, darning. 
Repicar, v. n., to ring, to peal, to 

chime (of bells). 
Replicar, to answer back, to re- 

ply (con, by). 
Reponer (Gr. § 533), to reply; 

refl., to recover (de, from). 
Reposar, v. n., to lie, to rest. 
Reposo, rest ; moderation ; con 

gran r., very quietly ; con más r., 

more calmly. 
Representación : //., ideas. 
Reprobado, a, forbidden (by the 

church). 

ReprodüjO — reproducir (Gr. § 538). 
Repuesto, a (pp. of reponerse), 

recovered, having recovered ; 

de repuesto, extra pair (shoes). 
Repugnar, to be distasteful or 

repugnant (á, to). 
Repulgado, a, dainty. 
Repulgo (the órnate crimping of 

pie-crust) : repulgo y melifluidad, 



smirks and smiles ; r — s y ca- 
vilaciones, vain scruples and 
doubts. 
Repüse ) 

_ > — reponer. 

Repuso y 

Requiebros, (street) compliments. 
AT. 7 7. 

Resaltar, to stand out; hacer r., 

to set off, to bring out. 
Resbalar, to slip (sobre, from); 

r. por, to trickle down, to slip 

down. 

Resentido, a, outraged (vanity). 

Resentirse (Gr. § 499), to be re- 
sé ntful. 

Resfriado, a, cooled down. 

Resguardado, a, protected (de, 
against). 

Resignarse, to be contení (á, 
to). 

Resonar, to sound, to be heard. 
Respeto : poner r., to compel or 

to claim respectful attention ; 

por r — s á, in consideration of. 
Respingo, a start ; pegar un r., 

to give a sudden start. 
Respirar, to breathe, to inhale. 
Respiro, respite. 

Resquebrajado, a, cracked (voice). 
Restantes (los, las), the others, 

the rest. 
Restar, to remain, to be left. 
Restos, remains. 

Resultar, to turn out to be noth- 

ing better than. 
Retablo, altar-piece, reredos, 

screen. 

Reta cilio (refazo), odd piece, frag- 

ment, scrap (of paper). 
Retazo [L. reptad um — raptus\ 

bit, rag. 



SUPPLEMENT-VOCABULARY 



307 



Retener (Gr. § 536), to hold fast, 
to keep. 

Retentiva, memory; en la r., in 
our memories. 

Reticencia, reserve ; suppression. 

Retirado, a, retired, secluded. 

Retorcido, a, twisted ; severe. 

Retozar [L. retostare, fr. retor- 
rere], to dance or toss about ; 
dar suelta á la risa (al buen 
humor) que le retoza en el cuerpo, 
to give vent to the mirth 
(good humor) within one. See 
cuerpo. 

Retratarse, to pourtray one's self, 

to describe one's self. 
Retreta [Fr. retraite'] : tocar r., 

to sound or beat the retreat, to 

retire. 

Retroceder, to shrink (ante, from). 
Retuerto, a (pp. of retorcer), 

twisted up. 
RetÜVO — retener. 
Reunir, to make up (a number), 

to possess (qualities). 
Revés [L. rever sus] : al r., the re- 
verse, the wrong way. 
Revestir (Gr. § 513), to assume. 
Revista, review ; pasar r. á, to 

review, to pass . . . in review. 
Revisten — revestir. 
Revolcón, rough and tumble. 
Revolución [L. -tion-em]: de r., 

in revolutionary times, under a 

(liberal) constitution. 
Revolver (Gr. § 491), to turn, to 

turn overthe leaves of (a book), 

to search ; al r. de, on turning 

(a córner). 
Revuelto, a, stormy, turned up- 

side down, restless, intricate, 



miscellaneous, conf used ; la r — a 
prendería, heterogeneous rub- 
bish ; río r — o, the revolution of 
1868. 

Reyes [L. reges] : see cara, hecho. 
Rezar [z = st, ct, L. recitare], to 

recite one's prayers, to pray ; to 

declare (181 21). 
Rías — reirse. 

Ribete : gastar sus r — s de avan- 
zado (to wear the braid of a 
fighter), to be always on the 
offensive. See punta. 

Ricachón, a (Gr. § 766 /), fairly 
well to do (of farmers). N. 1 
18. 

Rico, a [Ger.], rich ; n., rich man 
or fellow. 



Riendo 
Ríete 




reirse. 



Rígido, a, stiff. 

Rigodón (de), dancing; solo de r., 
dancing solo. 

Rigor : es de r., it is indispensably 
necessary. 

Rincón [Fr. recoin], córner (inter- 
nal angle ; the external is es- 
quina). 

Riñendo — reñir. 

Riñes (you shall scold) — reñir. 

Rió — reir. 

Riquísimo, a (Gr. § 150 b), very 

rich, wealthy. (Rico.) 
Risa [L. risits]: soltar la r., to 

laugh. See fábula, retozar. 
Risible : le ponían á dos dedos de 

ser r., they made him almost 

ridiculous. 
Rizado, a : r — a á hierro, curled 

by art. 
Robado, a, plundered. 



3o8 



PASCUAL LÓPEZ 



Robusto, a, large, large-sized. 
Roce (rubbing against, friction), 

experience (of men); rustling 

(of a dress). 
Rodado, a, easy, smooth ; pp., 

wheeled. 

Rodár (Gr. § 472), to roll by or 

along, to roll (por, down) ; to 

circuíate. [L. rotare.} 
Rodear, z/. a., to surround, to clasp. 

N. 102 17. 
Rodeo : hablar sin r — s, to speak 

to the point — without circum- 

locution. 
Rogar (Gr. § 483), to ask, to beg, 

to request any one (to, que, w. 

subj.). [L. rogare. ~\ 
Roído (pp. of roer), worn. 
Rojo, a [O. Orthog. roxo, L. rus- 

sus] : r. de sangre, blood-red. 
Rollizo, a (rollo, L. rotulus), fat ; 

round ? plump. 
Roma : N. 117 19. 
Romería: N. 2 26. 
Rompedizo, a, fragüe, brittle. 
Romper [L. rumpere\ to break or 

burst through ; to wear out ; 

refl., to break, to break away; 

to be broken, destroyed ; vino á 

r., finally broke away. 
Rompimiento, bursting forth. 
Roncar [L. rhonchare~\, to snore ; 

to doze. 

Rondador, admirer, hanger on ; 
beau. 

Rondar, to hover about, to haunt 
(a street) ; to follow (girls) ; to 
pay attentions to any one, to 
court, to make love to. 

Rondón (de), abruptly (N. 6 32), 
rashly (p. 58 33). 



Roñoso, a, grimy, filthy. 

Ropa (Ger.), clothes ; r. blanca, 
one's linen; r. limpia, clean 
clothes ; r. y más r., clothes 
without stint ; r — s hechas, 
ready-made clothing ; r — s de 
señorito, fine clothes of a young 
gentleman. 

Rosado, a, rosy. 

Rosario, rosary, string of beads. 

Rosca : hacer la r. á, to pay at- 
tentions to, to court (from the 
idea of circling round, hovering 
o ver). 

Roseta, bright red spot. 

Rostro [L. rostrum], face; sin sa- 
ber qué r. poner, not knowing 
what attitude to assume. 

Rozár (Gr. § 371 c), to rub against ; 
al r., on rubbing against. [L. 
rositare fr. rostís.] 

Rs. = reales. 

Rúa (Gall. and Port.), calle, 
street. 

Rübio, a [L. rubeus]: de puro r., 

so light was it (hair). 
Ruborizarse, to blush. 
Rudeza, brusqueness. 
Ruedan — rodar. 

Ruedo (rueda, wheel), a round or 
oblong door-mat, made of straw, 
rushes, or estera (Sp. grass). 

Ruego ) 

^ - r — rogar. 
Ruegan > * 

Ruido [L. rugitus~\, sound. 

Ruinoso, a, dilapidated. 

Rumbo [L. rhombus], course. 

Ruptüra, break (de, in), interrup- 

tion. 

Rústico, a, rural. 



SUPPLEMENT-VOCABULARY 



309 



s 

Sabandija [L. serpenticüla\ Hter- 
ary for bicho. N. 163 23. 

Saber (Gr. § 535 ? a, b), to know, 
to understand, to know how 
(inf.) ; to be able ; to succeed in, 
to find out, to learn (que, that) ; 
to taste ; á saber, to wit, namely ; 
voy á s., I am going to find out ; 
sé, I know, I can (w. inf.) ; s. 
hasta ; no se sabe, nobody knows ; 
supe, I knew, I was able, I suc- 
ceeded in, I learned (que, that) ; 
no supe, I could not, I did not 
know how to ; no me supo bien, 
I did not fancy or relish ; cosa 
que nunca supimos, a thing that 
we never knew ; sabré decir, I 
can say ; es imposible que no 
sepas, it is impossible that you do 
not know ; sepamos, let us know, 
understand ; que lo sepamos ó 
no, whether we know it or not ; 
sin que yo supiese, without my 
knowing. [L. sapere.] 

Saber, n., knowledge, wisdom. 
N. 6 5. 

Sabido, a (pp. of saber), known, 
discovered ; llevarse s., to carry 
off something that one has 
learned. 

Sábio [L. sapzdus], a. wise man, a 
sage ; a scholar; ponerse á s., 
to go to work to be a scholar. 

Sabiondíllo (sabiondo), a wiseacre. 
(Sabi-hondo.) 

Saborcíllo [sabor, L. sapor-em], 
savor ; tener s. de, to savor of . 

Saborear, to feed on, to batten on, 
to enjoy. 



Sabré — saber. 

Sacar (Gr. §371), to take out, to 
draw out, to draw forth, to draw 
(de, from), to thrust out, to 
bring out, to get out, to make 
out, to sepárate, to deliver, to 
save, to draw, to derive, to ex- 
tricate, to relieve ; ¿ qué saca V. 
en limpio? what do you make 
out of all this ? sácanos de pe- 
nas, relieve us from our anxiety. 
[L. saccare, to strain out.] See 
aldeana, color, cuei'po. 

Saco: see caber; s. de mano, 
handbag. 

Sacudimiento, shock. 

Sacudir [L. excutére'], to shake, to 
shake off ; to administer ; rejl., 
to shake off any one. N. 164 
33- 

Sajar, to slash, to cut and slash. 

Sala, parlor, sitting room ; (in 
lodgings) dining room ; s. de al 
lado, sitting room next door, next 
room. 

IT- 

Salgamos ) 

Salida, coming or going out ; exit, 
egress (de, from); á la s., on 
going out. 

Saliente, jutting, projecting, sa- 
lient. 

Salir (Gr. § 554), to go out, to 
come out, to come off, to 
come forth, to get out, to es- 
cape, to turn out (w. hecho) ; 
hacer s., to bring out, to develop ; 
salimos con que = sale con que, 
it turns out that; salir de dudas, 
to put an end to uncertainties ; 
salgamos de dudas, let there be 



PASCUAL LÓPEZ 



an end to uncertainties ; salir 
del hábito, to lay aside, to leave 
off a garb ; s. del paso, to 
get out of a difficulty or scrape, 
to escape ; s. en Carnavales de, 
to appear in the Carnival as ; 
s. hecho un, or hechos, to turn 
out (a, or ftl.) ; salga de su boca 
la verdad, speak the truth ; le ha 
salido una proporción, she has 
had an offer. [L. salive = exire, 
O.S. exir (eshir)\ 

Salirse, to deviate (de, from). 

Salíta (sala) , cosy parlor. 

Salomón, Solomon. 

Salón [Fr. for Sp. sala ; "para 
designar aquella reunión no se 
la llamaba soirée ni círculo, ni á 
la sala salón " — Panorama 
Matritense, II (1835), p. 3], 
parlor ; //., drawing rooms ; 
halls. 

Saltar [L. saltare], to jump, to 
leap (de, out of) ; to give a 
start (en, in) ; to jump up (en, 
into) ; to jump down, to get out 
(en, at, in). 

Saltarín, a, dancing, bobbing 
(lights). 

Saludar [L. salutare] to salute, to 
wish any one a good day ; salu- 
démonos (for saludémosnos)) we 
saluted each other. 

Salvar, to save ; s. la situación, 
to relieve a desperate situation. 

Salvo : poner á s., to safeguard, to 
protect. 

San, abbreviation of Santo (Gr. 

§ 127). See sanes. 
San Augustín, St. Augustine or 

Austin. 



Sandio [O.S. se?idío, as in " Mila- 
gros " 646 (Ps. 14: 1) = sin 
Dios], simpleton, fool. 

Saneado, a, assured, guaranteed. 

Sanes (//. of the abbreviation san, 
in this one phrase only) : ¡ voto 
á sanes ! by (all) the saints ! 
(without naming any). 

Sangre [L. sángnine-m~\ : á media 
sangre, half blood (horse). 

Sangredíllo : N. 183. 

Sangría, a bleeding ; dar s — s á, 
to apply leeches to (money bags 
or wine vessels), to make drafts 
on ; henee, to abstract, to rob. 

Sanguíneo, a, of blood. 

Sano, a [L. sanus], sound (in 
health), well ; matar s — s, to 
slay well men. 

Santa Bárbara, the saint presid- 
ing over gunpowder and for- 
tresses (la centella y el rayo, 
thunder and lightning, in the 
text). 

Santa Susana : NN. 3 6 ; 4 34 ; 
85 2. 

Santiago (de Compostéla, or, S. 
de Galicia), " St. James " in Eng- 
lish, a city in the N. W. of 
Spain. [L. sanct(us) /acoo(us), 
Sp. Arab. shent yakab.] 

Santiguada [santiguar, L. santi- 
ficare] : ¡ por mi s. ! by my head ! 
(/'.<?., by the sign of the cross 
made on my head when I was 
baptized). 

Santo, a, saint. A 7 ; 91 21. 

Sapientísimo, a (sup. of sabio, Gr. 
§151), very wise ; diosa s. = 
Minerva. 

Sapos (Ríos de los) : A T . 4 34. 



SUPPLEMENT-VOCABULARY 



311 



Saqué — sacar. 

Sarao [Fr. soiree], entertainment, 
ball. 

Satisfecho, a [L. satisfactus] : s. 

de, pleased to. 
Sayo : N. 2. 

Sazón [L. sation-em], (seed sow- 
ing); time, season ; fuera de s., 
unseasonable, inopportune. 

Schiste, a rock yielding the bitu- 
minous oil that preceded petro- 
leum. 
Sé — saber. 

Sebo [L. sebum] : vela de s., tal- 
lo w candle. A 7 . ^ 2. 

Secas (á), plain (Pascual López). 
Gr. § 587 c, note r. 

Seco, a [L. siccus], moróse, peevish. 

Secreter [Fr. secr ¿taire], writing- 
desk. 

Secuestrador, kidnapper. 
Sedoso, a [seda, L. seta], silky. 
Seguida (en), at once, immedi- 

ately (Gr. § 587 b). 
Seguidíta (en), at once (Gr. 

§ 759 

Seguir (Gr. §516), to follow; to 
go on, to continué, to pursue ; 
siguiendo la costumbre, pursuing 
the custom ; sigue girando, goes 
on whirling round ; siguen nues- 
tros consejos, (they) follow our 
advice ; siguió con su labor, went 
on with her sewing; sigue afir- 
mando que quieres hacerte monja, 
continué to declare that you 
intend to become a nun ; quieren 
que no siga en el mundo (siglo), 
(they) intend that she shall not 
continué in secular life. [L. 
sequere = sequi] 



Según [L. secundum], according 
as, as; as far as . . . is or was 
concerned; so (w. adj.) ; s. de 
público se refiere, as is currently 
reported ; s. su inocencia, as far 
as their innocent nature was 
concerned; s. estábamos de 
quietos, so quiet were we ; s. me 
escucha cabizbajo, so moodilydo 
you listen to me; s. estoy de 
tronado, so " cleaned out "aml; 
s. estaba de flamante, so bran 
new was it (the hat). 
Segundo: sin s., peerless. 
Següro, a [L. securus], safe, sure 

(de que, that). 
Sellado, a [sellar, L. sigillare], 
stamped, characterized (con,with, 
by). 

Sembrado, a [L. seminare], strewn, 

littered (de, with). 
Semejante [L. similiante-m], such 

a, such; s. á, like; //., fellow- 

men. 

Semejanza : de s. con, similar 
to. 

Semi-aburrído, a [L. abhorrere], 
half-bored. 

Semi-eslávo, half-Russian. 

Semi-importante, half-bumptious, 
half-conceited. 

Seminario, Divinity School. 

Sencillo, a, simple, plain ; simple- 
minded, ingenuous. 

Sendero [senda, L. semita], path. 

Sendos, as (Gr. § 332); dos sere- 
nos armados de sendos chuzos y 
farolillos, two night-watchmen 
furnished each with a pike and 
a lantern. [O.S. senos (see uña), 
L. singülos, as.] 



312 



PASCUAL LÓPEZ 



Sensible, serious ; la pérdida 
sería s., the loss would be 
felt. 

Sentado, a (pp. of sentarse), 

seated, sitting (en, on). 
Sentar (Gr. § 459), to be becom- 

ing (á, to), to become, to suit 

(w. á); refl., to sit down ; to be 

seated; siéntese V., sit down; 

sentárase, he had seated him- 

self. [L. sedent-are.~] 
Sentido, a (pp. of sentir), felt, 

perceived. 
Sentido, sense ; direction (Fr.) ; 

poner en una cosa sus cinco s — s, 

to concéntrate all one's wits on 

a thing. 
Sentimentalismo, sentiment. 
Sentimiento, sorrow, grief (de, 

for). 

Sentir (Gr. § 499), to perceive by 
the senses, to hear; to f eel ; to 
be sorry, to regret ; al s — r, on 
hearing, when she heard ; siento, 
I regret ; siento mucho que, I 
am very sorry that ; lo siento en 
el alma, I am very sorry for it ; 
refl., to feel one's self to be ; 
me siento, I feel (well or ill). 
[L. sentiré?) 

Seña [L. signa, p/.], sign ; pl., 
signs ; address ; por más s — s, 
too, he too, even he ; by the 
way, after all. N. 149 22 ; p. 
118 28. 

Señalado, a, designated. 

Señalar [L. signalare], to point, 
to point out to, to indicate. 

Señor [L. senior-em~], Mr., Sir; 
s. mió, my dear Sir; pl., sirs, 
sir and madam (Gr. § 106). 



Señora mayor, elderly lady, a 
woman of fifty to sixty years of 
age. 

Señorito, a, young gentleman, 
lady ; (also, term used by a ser- 
vant or inferior in addressing 
his or her master or a lodger, 
of whatever age) == señor, sir ; 
señora, madam. 

Sefíoróna principal, a grand lady. 

Sepamos — saber. 

Separado, a, remote. 

Separar, to remove ; refl., to leave 
(w. de). 

Sepas — saber. 

Ser (Gr. § 385), to be; see es 
etc.; son cerca de las diez, it is 
near ten o'clock ; ¿será verdad? 
can it be true? (Gr. § 703 b, c). 
[L. sedere — esse.~\ 

Serenarse, to be calm ; fui sere- 
nándome, I gradually became 
calm. 

Sereno : N. 4 9. 

Serióte (serio), grave, severe 
looking. 

Sermonead5r, a, with lectures, 
reprimands. 

Servido, a, served, supplied (with 
money); servídome que hubo = 
así que me hubo s., as soon as 
he had served (the tea). 

Servidor de V. (your servant): 
JV. 11 28. 

Servir (Gr. § 513), to serve, to be 
at one's service, to be one's 
humble servant; sino para ser- 
virlas, N. 54 21; refl., to please, 
to be so good as to ; sírvase 
poner los huesos de punta, be so 
good as to get up; sírvase no 



SUPPLEMENT- 

volver á hablarme, please to not 
speak to me again ; servir de, 
to serve as, to be of use ; le ser- 
vía de juego, served him as an 
amusement ; no servían de nada, 
were of no use ; servir para, to 
serve for, to be suited for, to be 
good for ; yo no sirvo para este 
mundo, I am not suited for this 
world ; P. no sirve para F., is 
not adapted to, is not a proper 
match for. [L. serviré.] 

Seso [L. sensus], brain, wits, judg- 
ment. See tapa. 

Severiána, a play on the word 
severo, a (Sister Severity). 

Severo, a, stern. 

Si, why (expressing surprise, or 
apologetic ; often expletive) ; 
si cada vez me entran menos, 
I am less and less interested in ; 
si yo no tengo que reñirte por 
nada, I have nothing to scold 
you about ; si aún no me diste 
la bienvenida, why, you have not 
given me a word of welcome 
yet ; si no es, why, it is n't (pos- 
sible). Gr. § 6o i. 

Si, if ; (in exclamations) you ask 
if, I wonder if, what if ; ¡ si pa- 
saría yo . . . ! si O. te habrá 
dado parte . . . ; si bien, al- 
though ; un si es no es, a grain, 
a modicum ; si es que, if ; si no 
(verb), unless; si... ó si, whether 
. . . or; que si no (= que si sí), 
for if she had (told me) ; y si 
no (— y si sí), and if it were 
(possible). [L. si.] 

Sí [L. sic], yes, it is true ; eso sí, 
that indeed, it is true ; halléle 



-VOCABULARY 3 I 3 

• 

abatido sí, pero . . . , I found 

him dejected, it is true, but ; 

sí tal, Gr. § 602. 
Sibilítico, a, sibyl-like, mysteri- 

ous, weird. 
Siembra [sembrar, L. seminare], 

seed time, planting. 
Siempre [L. semper], always, ever; 

por s. jamás, for ever and ever ; 

s. que, providing, provided that. 
Siéntese — sentarse. 
Siento — sentir. 

Siete [L. septem], seven ; n., the 
figure 7, an angular rent or tear 
in a garment ; zurcir un s., to 
mend a rent. 

Siga — seguir. 

Siglo [O.S. sieglo, L. saecülum], 
age ; the space of human Ufe, 
Ufe ; por el s. de mi abuelo, by 
all that is sacred. 



Sigue 
Siguen 
Siguiendo 




seguir. 



Siguió J 
Silueta (Fr. silhouette), profile, 

dark outline. 
Silleta (or s. baja), a low chair, a 

little chair. {Silla, L. sella]. 
Simpático, a, congenial. 
Simplezas, follies. 
Simplote, a, a great fool ; la s — ta 

de, that great fool (doña V*). 
Simultanear, to pursue at the 
same time two or more courses 
in different years or faculties, 
i. e., to " jump " a year. 
Sin que, without (that); s. que 
mediasen, without the interven- 
tion of ; s. que yo supiese, with- 
out my knowing. [L. sitie.] 



314 PASCUA 

Siniestros, calamities. 
Sino = signo ; s. que, a proof 
that. 

Sino (w. no), only, nothing but; 
s. que, but ; no es sino, is only 
a, is nothing but a ; no lo fueron 
sino por, were so only on ac- 
count of (my). 

Siquiera, at least ; just, only, if 
only; even ; ni s., not even 
(Gr. § 605); s. para no dejarme 

• quedar mal . . . , if only that I 
may not be left on bad terms 
(with your family); s. para arre- 
pentirme, that I may at least 
repent of it. 

Sirena, siren. 



Sirva 
Sirve 




servir. 



Sirviente, f. (commonly now, but 
badly, sirvienta), maid-servant ; 
m., man-servant. 

Sirvo — servir. 

Sistema (por), as a rule. 

Sitio [L. situs], place ; por el s. en 
que, at the point where. 

Sobra [L. supera, n. pl., and 
supra], what is left over;//., 
remnants (of a meal) ; de sobra, 
fully, only too well ; tener razón 
de s., to be quite right. 

Sobrado, too, quite too. 

Sobrar [L. superare'], to be more 
than enough, to more than suf- 
fice ; to abound ; le sobra á V. 
razón, you are quite right ; no 
parece sino que nos sobra el 
tiempo, one would think we had 
an abundance of time. 

Sobre [L. super] : s. que, in addi- 
tion to the fact that, although. 



LÓPEZ 

Sobre, n., envelope (of a letter). 

Sobrecogido, a, surprised. 

Sobredorado, a, gilded ; s — a pla- 
ta, silver gilt. 

Sobreexcitado, a, over-excited. 

Sobrenadar, to come to the sur- 
face. 

Sobreponerse, to be superior 
(á, to). 

Sobresalto, sudden start, surprise. 
Socaliña [L. sub caligine, in the 

dark], cunning, artífice. 
Socorrido, a, fertile (theme). 
Socorro : N. 21 13. 
Sofisma : pl., sophistry. 
Sofocado, a, burning (cheeks). 
Sofocante, suffocating, stifling. 
Sofocar [L. suffocare] : hasta 

s — rme, to suffocation. 
Sol [L. sol-em~\, sun*; de s., sunny ; 

no dejándola á s. ni á sombra, 

never leaving her side one mo- 

ment ; tomar el s., to take an 

airing. 
Solar, solar, of the sun. 
Solar {suelo, soil), the ancestral 

seat of a noble family. N. 3 4. 
Solas (á), alone. 

Solazarse [solaz, L. solatium], to 

amuse one's self. 
Soler (Gr. § 559), to be accus- 

tomed, to be wont, used to ; 

suele, is wont ; solíamos, we 

used to. [L. soleré.] 
Soleta [L. solea]: tomar s., to 

take to one's heels, to depart 

in haste. 
Solicitar, to draw, to attract. 
Solidaridad, camaraderie, good 

fellowship. 
Solideo, skull-cap. 



SUPPLEMENT-VOCABULARY 



315 



Soliloquio : hacer s — s, to talk 
aloud to one's self. 

Soltar (Gr. § 474), to let go, to 
let go of any one, to let any 
one go, to let loóse; to utter, 
to discharge ; iba soltando unas 
pésete jas, she gradually parted 
with a few paltry shillings. [L. 
solvitare.~\ 

Soltero, a [L. solitarius, a], bach- 
elor, spinster ; ad/., single, un- 
married. 

Soltüra, easy-going ways ; grace 

(of movement). 
Sombra, shade, shadow (N. 59 

25) ; hacer s. á, to cast a shadow 
» over, to stand in the way of, to 

be an obstacle to another's ad- 

vance. 

Sombrío, a, dark, gloomy. 

Sombrita (sombra) ; s — s de voca- 
ción, leanings toward the con- 
vent. 

Somos — ser. 

Son- in composition, L. sub. 
Son : como en son de, as if in 
(doubt). 

Sonante, clinking, ringing (of 

gold pieces). 
Sonar [L. sonare'], to sound ; s. á 

cencerro cascado (to sound like 

a cracked bell), to jar on one's 

nerves. 
Sonoro, a, loud, distinct. 
Sonreír (Gr. § 520), to smile; to 

seem desirable (to any one); 

refl., id. [L. subridere.] 



Sonríe 
Sonrió 




sonreír. 



Sonrisilla (dim. of sonrisa), smile. 
Sonrosado, a, rosy. 



Soñado, a, dreamed of, fancied. 

Soñar (Gr. § 472), to dream ; s. 
con, to dream of something ; no 
s. con, not to think of any such 
thing as ; s. en, to dream of 
doing something. [L. somniare.~\ 

Soplado, a, spruce ; muy s. de 
guantes, very spruce in his 
" kids." 

Soplar [L. sujftare], to blow (N. 
33 14); to rob, to "do" some 
one out of something ; se dis- 
ponía á soplarme la novia, (he) 
was about to rob me of my 
fiancée. 

Soplo, a breath. 

Sopor [L. sopor-em], deep sleep. 

Soportal [so = L. sub], arcade, pór- 
tico, covered street ; arco de s., 
colonnade. 

Sorber [L. sorberé]', to absorb ; s. 
á uno el seso, to absorb one's 
mind; to rob any one of his 
wits. 

Sorprendente, surprising. 
Sorprender, to surprise, to catch 

by stealth. 
Sortear [L. sor te], to select. 
Sortija [L. sorticüla], a (jewelled) 

ring. 

Sortilegio [L.-^/«;;¿],sorcery,black 
art. 

Sosiego [sosegar, L. subsedicare], 
peace ; con mucho s., very calmly. 

Soslayo, askance ; de s., by a hint, 
incidentally ; herir de s. en, to 
strike aslant, obliquely. 

Sospechar [L. suspectare] : sin 
que ella lo sospechase, without 
her suspecting it (Gr. § 710). 

Sospechoso, a, suspicious. 



3i6 



PASCUAL LÓPEZ 



Sostener (Gr. § 536), to support, 
to sustain ; to suífer, to experi- 
ence. [L. sustinere.] 

Sostüvo — sostener. 

Sótano : see dar. 

Soterrado, a [L. sab -f térra], 
buried, hidden. 

Soto [L. saltus], wood, forest. 

Soy [O.S. so, L. sum] — ser. 

Sr. = señor ; Sr. D. = Señor Don. 

Suave [L. suave-m], gentle. 

Suavidad (con), gently. 

Subido, a, high ; great (valué) ; 
adv., decidedly; pp. (of subir), 
having gone up. 

Subir [L. subiré], to go up, to 
come up, to go up stairs, to 
ascend (N. 48 29) ; to get into 
(bed) ; s. á, to turn to (purple) ; 
subió de punto el temor, my ter- 
ror reached its climax (85 33) ; 
v. a., to raise up higher (el em- 
bozo). N. 47 12. 

Súbito (de), suddenly. 

Subsuelo (bajo el), far down in the 
ground. 

Subyugado, a, overeóme, domi- 
nated. 

Suceder, to take place, to happen, 

to come to pass ; recip., to fol- 

low one another. 
Suceso [L. successus], event, oceur- 

rence, circumstance ; //., events. 
Sueco (Swede, foreigner) ; hacerse 

el s., to pay no heed, not to 

hear any one. 
Suele — soler. 

Suelo [L. solum], ground, floor ; 

venir al s., to topple down. 
Suelta (suelto) : dar s. á, to give full 

play (vent) to ; to give way to. 



Suelto (soltar), n., item (in anews- 

paper). 
Sueña — soñar. 

Sueñecíto (sueño), nap ; echar tal 
cual s., to take an occasional 
nap. 

Sueñes — soñar. 

Sueño [L. somnusy somnium], 1 

sleep ; dream. 
Suerte [L. sorte-m], good fortune ; 

fate ; manner, way ; de s. que, 

so then, so that. 
Sugerir (Gr. § 500), to suggest. 

[L. suggerere.] 
Sugirieran — sugerir. 
Sujetar [L. subjectare], to tie, to 

fasten, to hold fast, to fetter, 

to hinder the action of ; refl., to 

tie one's self down. 
Suma, sum, price. 
Sümamente, extremely. 
Sumido, a, sunk, plunged, sunken 

(en, in) ; adj., sunken in, thin. 
Sumirse [L. submergere],to plunge, 

to bury, one's self (en, in). 
Süpe — saber. 
Superior, upper. 
Supiese \ 
Supimos y — saber. 
Süpo ) 

Suponer (Gr. § 533), to suppose ; 

to mean, to signify ; supone 

mucho, is a good deal of money 

(para, to) ; supongo, I suppose. 

[L. stipponere.] 
Suprimir [L. supprirnere], to do 

away with. 
Supuesto (pp. oí suponer) : por s. 

and por s. que, of course. 
Surcado, a [L. sulcare], furrowed, 

wrinkled ; marked (de, with). 



SUPPLEMENT-YOCABULARY 



317 



Surgir [L. surgere], to rise, to rise 
up. 

Suspenso, a, amazed, astounded ; 

hesitating, deliberating (entre, 

whether). 
Suspicacia, distrust, wariness. 
Suspirado, a, so much desired, 

longed for. 
Susto [asustar, L. suscitar é\ , scare. 

See cara. 
Sutil [L. subtil-em\, pellucid. 
Suyo, a [L. suus], his, hers, theirs ; 

las s — as propias, his or her own ; 

de s — o, in himself, in itself, 

naturally. 

T 

Tábano, a gadfly ; a leech. 
Tabique [Arab.], a thin partition ; 

vivir t. por medio, to be cióse 

neighbors. 
Tabla [L. tabula'], surface, lid (of 

a desk). 

Tacilla, tacita {taza), small cup. 
Tácito, Tacitus. 

Taconazo {tacón), stamp, tramp ; 

dar t — s, to walk clumsily (like 

an aguador or a porter). 
Taconear, to walk noisily on one's 

heels ; entrar t — eando, to come 

stamping in. 
Tachadura, erasure. 
Tafetán : no está la dama para 

t — es, the lady does not care for 

finery. 

^Tagarnina, cheap segars. 
Tagarote, porter ; brute (44 18 ; 

155 3)- 
Tajo {tajar), block. 
Tal [L. tal-em), such ; this, that ; 
//., these, those ; con t. que, pro- 



vided that (w. subj.) ; el t., that ; 
estos t — es, such people as 
these ; ¿qué t.? how are you? 
sí t., yes; t. cual, an occa- 
sional ; such as, just as; t. es, 
such is. 

Talante, disposition, humor ; de 
mal t., ill-disposed ; del peor t., 

in the worst humor. 
Talega [Arab.], 20,000 rs. vn., 

$1000, ^"200 — a pot of money. 
Talla [Fr. taille\, the cutting (of a 

diamond). 
Talludo, veteran, oíd hand (in 

cards). 

Tamaño, a [L. tam magnus'], big, 
large ; abrí t — os ojos, you may 
imagine I opened my eyes, or, I 
stood aghast ; con t — a boca 
abierta, with his mouth wide 
open, or, aghast. 

Tamizado, a, bolted, sifted ; fine, 
thin, lean. 

Tampoco (Gr. § 606), neither, ñor; 
(w. neg), either ; ni t. eran, ñor 
were they ; pues tú t., ñor you 
either; t. me agrada pasar por 
bobo, ñor do I care to pass for a 
fool either. 

Tanto, so much; á t., so far; en 
t. que, while ; estar al t. de, to 
know, to be acquainted with ; 
ni t. así, not so much as that ; 
para t., to take such liberties ; 
t. más . . . cuanto más, the 
more . . . the more ; un t., a trifle, 
somewhat. See peor. 

Tapa, cover; levantarse la t. de 
los sesos, to blow out one's 
brains. 

Tapabocas (pop.), muífler, scarf. 



31» 



PASCUAL LÓPEZ 



Tapado, a, covered up. 
Tapia : N. 3 6. 
Tapizado, a, hung (de, with). 
Tapüjo (¿apa), (a mufrled person 

lying in wait), an ambuscade. 
Tararear, to hum a song. 
Tardar, to delay; antes de lo que 

tú tardas en, before the time it 

takes you to ; tardaba en volver, 

it was some time before she re- 

turned. N. 5 20. 
Tarde ó temprano, sooner or later. 
Tardío, a [L. tardivus], belated. 
Tarjetíta (dim. of tarjeta), dainty 

little card. 
Tarlatána, tarlatan. 
Tartamudear, to stammer out 

(a reply). 
Tartán, Scotch-plaid. 
Taza [Arab.], tea-cup. 
Teatrillo (teatro), a low theatre. 

N. 171 15. 
Teatro Reál, opera. 
Tecla [L. tegüld], piano key. 
Teclear, to drum (with one's 

fingers). 

Techo [L. tectiwi\, roof, ceiling; 

house, home. 
Teja [L. tegüla~\, tile; sombrero de 

t., shovel-hat. 
Tejido (pp. of tejer), n., fabric ; 

t. de lizos de oro y seda, a fabric 

of golden and silken threads. 
Tela [L. id.~\, whatever is woven : 

cloth, web ; t — s del corazón, 

heart strings, "the apple of my 

eye," " my Ufe." 
Telegrafista, telegraph operator. 
Telón (tela), curtain (of a theatre). 
Tembloroso, a {temblor, L. tre- 

mor-em], trembling. 



Temer [L. timere], to fear, to be 
apprehensive. 

Temerario (lo), the rashness, fool- 
hardiness. 

Temeroso, a, terrible; t. de, ap- 
prehensive of. 

Templo: una verdad como un t., 
an awful fact, " as true as the 
Gospel." 

Temporada, time, season, period 
of time. 

Tenacillas (tenazas) : t. de encaño- 
nar, fluting irons. 

Tenazas [L. tenada, n. pl. of te~ 
nax\, tongs, pincers. 

Tender (Gr. §470» to stretch 
forth (one's hand), to offer, to 
hand ; t. á, to tend to ; rejl., to 
stretch one's self out, to spread 
(por, over). 

Tendido, a (pp. of id.), stretched 
out, spread out ; strained, under 
tensión. 

Tendré — tener. 

Tener (Gr. § 536), to have, to hold ; 
t. á menos, to consider it to be 
beneath any one (to) ; t. abier- 
tos, to keep (one's eyes) wide 
open ; t. delante, to have or to 
hold before one ; t. en menos, to 
think less of ; no tenerlas todas 
consigo, not to have one's wits 
about him, to lose one's wits ¡ 
t. para sí, to be of opinión ; no t. 
para qué, not to have any need 
(to) ; t. por, to consider as, to 
think any one to be ; t. que, to 
have to, to be obliged (com- 
pelled) to; t. que ver con, to 
have to do with ; no tengo nada 
que, I have nothing to ; (see 



SUPPLEMENT-VOCABULARY 



319 



esas) ; sin remedio tendré que, I 
cannot help (losing) ; ¿tendría? 
does he have ? tenga V. felices 
noches, a good night to you. 
[L. t enere.'] 
Tenerse por, to consider one's self 
as. 

Tenorio : NN. 10 20 ; 29 20. 
Tentador, a [L. temptator-em], 

tempting. 
" Tente en pies," substantials. 
Teñirse (Gr. § 518), to dye one's 

self, to be tinged (con, de, with) ; 

tifióse con matices de grana, it 

was tinged with patches of 

scarlet. [L. tingere.~\ 
Tercero, a [L. tertiarius], third ; 

coche-asiento (de) t — a (se. 

clase), third-class carriage-seat. 
Terciado, a, slung over one's 

shoulders ; gathered under the 

arms (of a mantilla). 
Terciar {tercio), to join (en, in — 

a conversation as a third party, 

as also when there are three). 
Terco, a [O. Ger. sterek], obstínate, 

headstrong. 
Terminado, a : t. que hube = 

cuando hube t. 
Terneza (tierno), tenderness ; amo- 
rosas t — s, expressions of affec- 

tion. 

Ternüra, affection, tenderness. 

Terrón (aug. of tierra), lump, clod ; 
clods, the soil. 

Terroncíto, a, lump (of sugar). 

Tertülia, " conversazione "; hacer 
á uno un rato de t., to have a 
short chat with any one. 

Teruel : A 7 : 32 2. 

Testimonio, witness (de, to). 



Texto : autor de t., class book, 
authorized text book. 

Tez, complexión. 

Tibieza [tibio, L. tepidus], luke- 
warmness. 

Tiempo [L. tempus], season ; á t. 
que, when; andando el t., in 
time, after a while ; apenas ha- 
cía t. que, it is not long since 
(iV. 77 1); del t. que hacía que, 
of the long time since (N. 

"i Sí- 
Tienta [tentar, L. temptare]: á 
t — s, feeling one's way to a thing 
or place in the dark(Fr. a tátons) ; 
andar á t — s, to grope, to feel 
one's way in the dark ; buscar 
á t — s, to feel for a thing in the 
dark. 

Tiento: irse con t., to proceed 
with caution ; poner t., to be cir- 
cumspect, to give heed (en, to). 

Tierno, a [L. tenéru-m, by 
metath.], tender, early; mi t — a 
infancia, my early childhood. 

Tierra [L. térra] : tu t., place, re- 
gión of country, where you live ; 
see echar ; venir á t., to pro ve 
groundless, to disappear. 

Tieso [L. tenszis], erect. 

Tiesüra (= tesura), stiífness. 

Tigrecillo, dim. of tigre. 

Tijeras [O.S. tixera, Ger. die 
Scheere], scissors. 

Tijeretazo (ti/eras), a rap or a nip 
with the scissors. 

Tilde [L. titülu-m], iota, jot, tittle. 

Tilín, tickling sensation ; hacer á 
uno t., to send a thrill through 
any one. 

Tímpano, pediment. 



320 



PASCUAL LÓPEZ 



Tinta [L. ti neta], ink ; de buena 
t., from a good source. 

Tiñóse — teñirse. 

Tiquismiquis: N. 157 32. 

Tirar, to pulí, to pulí any one 
(de, by), to draw (hácia abajo, 
downwards) ; to throw away (as 
a cigarette). 

Tiro, the shot, discharge of fire- 
arms ; colocar el t. cerca del 
blanco, to place the shot near 
the mark. 

Tocante, touching; en lo t. á, as 
to a (will). 

Tocar, to touch (w. con) ; to touch 
011, to speak of any thing to 
any one ; to fall to one's lot ; 
t. á, to belong to. 

Todito (todo), every thing. 

Todo [L. totus], quite; del t., 
wholly; t. aquello de, all about ; 

* t. cuanto, everything that ; t — s 
cuantos, all those who. 

Toma, why ! (Gr. § 659 a). 

Tomar, to take, to assume; t. el 
sol, to walk about in the sun (in 
winter), to walk ; tomarse las 
lecciones unos á otros, A 7 . 5 32 ; 
refl., to be considered (por, as). 

Toneladas (á), by the tun. 

Tonillo (tono), tone ; singsong 
style ; ¿t. enigmático? coming 
the mysterious, eh ? 

Tono [L. tonus] tone, style ; dar 
á uno t., to give one standing 
or importance ; darse t. de per- 
sonaje, to give one's self, to as- 
sume, grand airs. 

Tonto, a : A 7 ". 29 34 ; á t — as y á 
locas, stupidly and wildly (Gr. 
§ 587 c). 



Torál (Plaza del), a square in 
Santiago near the Alameda. N. 
6 29. 

Torcidamente, with duplicity. 

Torcido, a \_pp. of torcer, L. tor- 
quere], twisted ; algo t., a little 
(tilted) on one side (sobre, over). 

Tornadizo (lo), the voluble char- 
acter (de, of). 

Tornar á = volver á; tornó á 
mirarme, he looked at me again 
(Gr. §§ 608; 725 a). 

Tornasoles : colors, tints. 

Torno [L. tomns], grating with a 
revolving píate or disc (in con- 
venís) ; en t. de, around ; en t 
mió, around me. 

Toro [L. taurus], bull ; ciertos 
son los t — s, I was right (p. 71 
25); it is true after all (p. 119 

n). 

Torpe (mente) [L. turpe-m], awk- 
wardly (Gr. § 5S1). 

Torpeza, dullness, stupidíty, awk- 
wardness. 

Torta [L. id.], a tart ; aquello era 
t — s y pan pintado, that was 
nothing, those were innocent 
diversions, (compared to). 

Tortüga, turtle ; andar de t., snail's 
pace. 

Trabajo, hard work ; //., diffi- 

culties. See hasta. 
Trabajosamente, laboriously, with 

much difficulty. N. 166 1. 
Tracé — trazar. 

Traer (Gr. § 537), to bring, to 
bring away (w. one); to hand, 
to give ; to have, to have in 
hand ; to wear, to have on ; to 
feel, to experience ; t. á la 



SUPPLEMENT-VOCABULARY 



321 



memoria or mente, to recall ; to 
remind one of; t. á mal t., 
to trouble, torment, to worry 
overmuch, to overtask ; t. ór- 
denes, to have orders, instruc- 
tions ; traigo un asunto urgente, 
I have in hand a pressing mat- 
ter; traía el pelo, she wore her 
hair; no traía capa, he had no 
capa on ; el humor que traía yo, 
the anger I felt ; no traje sino, 
I only brought away; trajo de 
la mano, brought along with it ; 
traiga V., give (me your glass); 
traiga V. acá esa mano, give me 
your hand. [L. trahére.~\ 

Traficante, dealer. 

Tragar, to swallow, to eat up, to 
look through and through ; t. 
con los ojos, to look one through 
and through ; t. las lecciones, to 
study with avidity. 

Trago, draught, cup (of sorrow). 
[L. trachia.'] 

Traído, a, brought. 

Traiga ^ 

Traigo >■ — traer. 
Traje ) 

Traje, suit (of clothes), clothes, 
costume (theatre), dress (lady's) ; 
vestments (priest's). {Traer?) 

Trajeses ) 

_ y — traer. 

Trajo \ 

Trampa, trap, trap-door ; trick ; 
hacer á uno t — s, to set traps 
for, to try to catch ; to cheat. 

Trampear, to be at one's oíd 
tricks ; iba trampeando, I jogged 
along. See Sp. Readings, s.v. 

Trance, trial, strain. 

Transeúnte, passer by. 



Transido, a, pierced with cold 
(not in Dict. Acad., but in all 
oíd foreign ones from 1607). 

Transparentarse: N. 94 18. 

Trapo, rag; //., oíd clothes, bits 
of cloth, rags ; soltar el t. (to 
let go the sail), to give way, to 
burst out laughing. 

Tras [L. trans] : t. de, after. 

Trasacuerdo, " cramming." 

Trascender (Gr. § 471), to smell, 
savor (á, of). 

Trascurrir, to pass. 

Trasegar, to transfer. 

Trasgo (cf. tarasca, snap dragón), 
hobgoblin, spectre. 

Traslucir (read rather, dejarse t.), 
to allow to come to light; rejl., 
to come to the light, to become 
known. 

Trasnoches, night-carousals, rev- 
eis. 

Traspasar, to pierce. 

Traspillado, a, scattering; mos- 
trando la t — a dentadura, exhib- 
iting a sparsely furnished set of 
teeth. 

Trasponer, to leave behind one. 
Traspunte, cali-boy (in a theatre). 

The prompter is apuntador. 
Trastienda, back-shop. 
Trasto [L. transitus, fr. transiré, 

to lay aside as worn out], article, 

thing ; things, traps. 
Trastornado, a, bewildered. 
Tratado, a (pp. of tratar), agreed; 

tiene t. el casarse conmigo, has 

agreed to marry me — is en- 

gaged to me. 
Tratamiento : malos t — s, ill 

usage. 



322 



PASCUAL LÓPEZ 



Tratar [L. tractare\ to treat, to 
speak (de, of ) ; to converse with, 
to meet, to visit, to be acquainted 
with ; t. con, to have relations 
with, to visit, to be in (the best) 
society ; t. de, to try to, to make 
an eff ort to ; refl., tratándose de, 
speaking of ; se trata de, it is a 
matter of, it is a question of ; 
como si se tratase de, as if you 
were trying to ; si se tratase de, 
if the question were about. 

Trato [L. tractum\ deal, busi- 
ness ; intercourse. 

Través [L. transversuni\ : á t. 
de, through ; al t. de, through, 
= por entre (los carros). 

Trazar, to trace, to scribble, to write. 

Trebejos, tools, traps (chismes 
is the popular term). 

Tremenda, intimidation (ia prueba 
t. — la apelación al deber). 

Tres, three ; de t. al cuarto, worth- 
less (N. 18 3); tres por ciento, 
a carriage, cab. 

Tricornio, cocked hat. 

Trinquete: como un t., as big 
(tall) as a ship's foremast; cf. 
" como una casa " (Sp. Read- 
ings, s.v.), " como un templo." 

Triple, threefold. 

Trocar, to change (en, into), to 
metamorphose ; t. una cosa por 
otra, to exchange one thing for 
another. 

Trocillo (trozo), piece, lump (coal). 
Trompetear, to herald. 
Tronado, a, "cleaned out " (at 
cards). 

Tronco, a, incoherent (words) ; 
n., trunk, mass ; wheel-horses. 



Tropel, tumult; en t., tumultu- 
ously. 

Tropezar con, to jostle against, to 
hit, to stumble on; (without 
con), to meet accidentally. 

Tropezón, trip. 

Tropieza — tropezar. 

Tropiezo, stumbling-block, obsta- 
ele. N. 108 12. 

Trotón, trotter, steed. 

Trozo [L. torsus], bit, piece, por- 
tion, fragment. 

Trueca — trocar. 

Truhán : tan t. como, as much of 

a scamp as. 
Truhanesco, a, low, vile. 
Tufillo (sano), slight (faint) smell 

(á, of). 
Tufo, exhalation. 
Tugürio, hut, den. 
Tumbarse, to throw one's self (en, 

into). 

Tumbo, stumble ; dar t — s, to 

stumble along. 
Tuna : salir de t., to go forth, to 

appear, as a wild (dissipated) 

student. 
Tunante, rascal. 

Turba multa [Lat.], multitude, 
mass. (Gr. § 133, note 1 — add 
there t. milita). 

Turbado, a, uneasy. 

Türbio, a [L. turbidus], thick, 
heavy, muddy. 

Turbulento, a, noisy. 

Tuve \ 

Tuvieron v — tener. 

Tuvo ) 

Tuy, fortifted Sp. town on the 
Miño, opposite the Port. forti- 
fied town of Valenca do Minho, 



SUPPLEMENT-VOCABULARY 



323 



u 

V = ó (Gr. § 653). 

Ultimo, a, furthest ; por ú., finally. 

Ultrajado, a, outraged. 

Umbral, sill. 

Unánime, unanimously. 

Unos, as, some, a few ; unas veces 

. . . otras, sometimes . . . other 

times. 

Uña [L. úngula'] : sacar las u — s, 

to show one's claws. 
Urano, Uranus. 

Usía (Fúa = vuestra Señoría), a 

"swell." See N. 10 31. 
Usted: N. 10 31. 
Uy (usually huy) : see Gr. § 658 a. 

V 

V. (abb. of usted): N. 10 31. See 

V. E. 
Va — ir. 

Vado [L. vadum] : tentar el v., to 

make the experiment. 
Vagabundear {vagabundo), to stroll 

about, to loaf. 
Vagabundo, a [L. -dus], roving. 
Vagaroso, a, wandering. 
Vainica [dim. of vaina, L. vagina], 

hemstitch, hemstitching. 
Vala (O.S. = valga): válanos Dios, 

God bless us! {Don Quij.). 
Valdrá — valer. 

Valer (Gr. §547), to matter; v. 
más que, to be better than, to 
be superior to ; v. por, to be as 
good as, to be equal to ; v. tanto 
como, to be as good as ; ¿ qué 
vale eso? what does that mat- 
ter ? más vale, it is better ; val- 



drá más, the better it will be ; 

j válgame Dios ! bless me ! See 

pena. [L. valere.] 
Valerse de (Gr. § 547 á), to avail 

one's self of, to use, to employ. 
Valga [L. valeat] — valer. 
Valiente, famous, noble (of size) ; 

pretty (irony). 
Vamos (Gr. § 659 a), come, come ; 

well; forexample; really. — Ir. 
Vapór [L. vapor-em]: pl., haze. 
Vaporoso, a, vapor-like, shadowy, 

airy, thin ; shovvy. 
Vaste — irse. 
Vaya [L. vadat] — ir. 
Vaya (Gr. § 659 a), dear me ! come ! 

not I ! by no means ! indeed ! 

v. el que quiera, humph, if any 

one wants, etc. ; v. si la abrigo, 

and v. si me aplico, indeed I do; 

v. un milagro, a wonder indeed ; 

v. una virtud, that 's virtue with 

a vengeance ; v. unos príncipes, 

princes indeed ! 
Vd. = usted. 

V. E., pop. vuecelencia and vue- 
cencia, — Vuestra Excelencia. 
N. 10 31. 

Vedar [L. vetare], to prevent. 

Vehemente, violent. 

Veinte (los), the teens = youth. 

Vejezuélo, a {viejo), a little oíd 
(man or woman). 

Vela [L. vigilia], candle : NN. 4 2 ; 
13 23. 

Velado, a, veiled, hidden. 

Velar [L. velare], to cover, to con- 

ceal ; al v., when it covers up 

(27 26). 

Velar [L. vigilare], to sit up all 
night. N. 88 1 1. 



3^4 



PASCUAL LÓPEZ 



Velo [L. velum] : echarse el v. á, 
to veil (one's face). 

Velón (vela) , Sp. hand-lamp with 
several wicks. 

Veloncillo, veloncito, dim. of ve- 
lón. 

Vellocino de Oro, Golden Fleece 

(see Jason in Class. Dict.). 
Vellón, the fleece of a sheep; an- 

cient Castilian money-standard; 

real de vellón (r. vn.), standard 

real or rial. 
Vena, bent, temperamertf. 
Vendedor, street vender. 

Vendrá ) 

y — venir. 
Venga(n) ) 

Vengarse [L. vindicare'], to avenge 

one's self, to take vengeance. 
Vengas — venir. 
Vengas (te) — vengarse. 
Vengo — venir. 

Venida, coming ; idas y v — s, 
comings and goings. 

Venir (Gr. § 541) : v. á, to come 
to, to chance to, to happen to, 
to be about to, to be going to ; 
finally ; to concern any one ; v. 
en, to agree to, to consent to ; 
hacer v., to order; no sé á qué 
viene, I do not know what it 
means ; ¿ á qué venía ? what did 
it mean ? vino á abrir, carne to 
open the door ; vino á caer, 
chanced to fall ; vino en cuanto 
quiso, agreed to all he wished ; 
venga (vengan), give me (N. 14 
17 ; p. 33 9) ; que viniese á darle, 
should come and (report). [L. 
venire.~\ 

Venirse (Gr. § 395), to come along; 
véngase V. , come along, come on. 



Ventanilla, coach window. 
Ventanillo, aperture in a door or 

window like a ventilator ; here, 

a small window. 
Ventura: por v., by good luck, 

perchance. 
Ver (Gr. § 548), to see ; to bear, 

suffer (any one) ; no puedo ver, 

I cannot bear (some one) ; 

á ver, let us see, come now 

(see despachar) ; v. en, to see 

by ; refl., to be ; ya se ve, of 

course. Al. 2 y. [L. videre, 

O.S. veer.~\ 
Veras (O.S. vero) : de v. que no, 

not by any means; muy de v., 

in very earnest ; va de v., it is 

true, is it true ? 
Verdad [L. verítát-em] : lav., truly, 

really; ¿verdad? Al. 104 30; 

¿ v. que ? is it not true that ? 

¿ será v. ? can it be true ? ¿ sería 

v. ? could it be true ? 
Verdadero, a (verdad), genuine. 
Verde [L. viride-m] : verdes años, 

youth. 
Verdín, verdigris. 
Verdinegro, a, moss-grown. 
VerdügO, tormentor. 
Vergonzante (vergüenza), de- 

graded. 

Vergüenza [L. verecundia] : darse 
v. de, to be ashamed of ; me da 
v., I am ashamed; me iba dando 
v., I was becoming ashamed 
(de, of) ; sin v., bold, impudent 

Verídico, a, true, genuine. 

Verificar, to bring about. 

Verter (Gr. § 470), to pour or shed 
(light on). [L. vertiré.] 

Vertiginosamente, wildly. 



SUPPLEMENT-VOCABULARY 



325 



Vestido, a, dressed (con, in), with 
one's clothes on ; n., garment, 
gown ; //., clothes. 

Vestiglo [L. besticü/um], (un- 
canny) beast ; qué endriago, qué 
v., what monster great or small. 

Vestir (Gr. § 513), to have on, to 
be dressed in, to wear ; to go 
dressed (de, in), N. 51 4; to 
dress (con, in); rejl., to dress 
one's self ; vístase v., dress 
yourself, put on your clothes. 
[L. vestiré .] 

Vestuario, wardrobe. 

Vete — irse. 

Veteado, a (27¿-^),streaked(de,with). 

Vetustez, age, antiquity. 

Vez [L. vice-ni\, a time; á la v., 
at the same time ; á la v. que, 
at the same time that, while ; á la 
v. ... y, both . . . and ; á mi v., 
in my turn, I too ; á su v., in its 
turn ; á veces (unas veces), at 
times, occasionally ; de vez en 
cuando, from time to time, here 
and there ; en v. de, instead of ; 
una v. que, since. 

Vi — ver. 

Viaje [L. viatuum\ : //., travelling, 

travel. 
Viajecíto, a short trip. 
Vicente, Vincent. 
Vicio [L. vitium\, any bad habit 

(such as smoking or drinking), 

but chiefly the lottery and cards ; 

contraer v., to gamble, to play 

(cards). 
Vicho, see bicho. 

Vida [L.z/z'to],mannerof life,time ; 
en mi (su) v., ever, never (Gr. 
§ 604 b, c) ; hacer más v. que, 



to lead any other life than ; pa- 
sar (buena) v., to have a (good) 
time ; por v. de (an oath), by — ! 
Sr. D. N. de mi v., my dear Mr. 
N. ; v. nueva, I (you) must turn 
over a new leaf ; I shall turn 
etc. 

Vidriera (vidrio), a. French win- 

dow, window. 
Vidrio [L. vitrium~\, piece of glass ; 

pane, pane of glass. 
Viene — venir. 

Viento [L. ven tus], air ; v — s de 
cortesía. N. 33 14. N. 48 29. 
See cabeza. 

Viera ) 

Viese ) 

Vigilia [L. idJ] : pl., night-watch- 

ing, night-studies. 
Villadiego : tomar las de V., to run 

away (Gr. p. 128, note). 
Villar : N. 6 29. 
Vimos — ver. 
Vine ) 

Viniese > — venir. 
Vino ) 

Visita, cali ; menudear v — s á, to 

cali often on. 
Visitante (Gr. § 746), visitor, 

caller. 
Visitar, to cali on. 
Viso [L. visus] : pl., suggestions, 

appearances ; symptoms. 
Vista (visto) : en v. de que, in view 

of the fact that ; hasta la v., 

till I see you again, au revoir ; 

v. de pájaro, a bird's eye view ; 

echar la v. en, or encima á, to 

get a glimpse of ; perder de v., 

to lose sight of (á or dat. of 

person). 



326 



PASCUAL LÓPEZ 



Vista, visten, visto (A^. 51 4) — 
vestir. 

Visto, a (pp. of ver), seen, in view 

of ; por lo v., apparently; v. lo 

cual, in view of which. 
Vitória [Basque Betüria], a town 

in the Basque prov. of Álava; 

silla de paja de V., a cane- 

seated chair of (the kind made 

in) V. 
Viveza, warmth. 
Vivienda, mansión, residence. 
Vivo, a [L. vivus], lively; quick 

(to get angry) ; strong (feelings) ; 

v. de genio, N. 100 1. 
Vn. = vellón. 

Vocación [L. -tion-em\ cali, incli- 
nation, leaning (for or towards 
a career) ; cali, etc. (de, to be a) ; 
v. monástica, desire to take the 
veil, to become a nun ; religious 
notions; las v — es de las mu- 
chachas, inclinations in girls to 
a monastic life. 

Vocecita (voz), a sweet voice. 

Volandas: irse en v., to take 
wings and fly away. 

Volantes, flounces. 

Volcar (Gr. §482): hacer v., to 
upset, to overturn some one or 
something. [L. volvicare.] 

Volcarse (Gr. § 394), to overturn. 

Volver (Gr. § 491), to come back ; 
to recall, to restore (any one to) ; 
to repay (a loan) ; v. á, to — 
again, to re— (Gr. § 608) ; refl., 
to turn round ; to become ; v. 
atrás, to retire, to withdraw; v. 
a. de lo dicho, to withdraw one's 
promise; v. con, to return to. 
[L. volvere.^ 



Voto á tal (I swear by such and 
such a saint), by — ! Heavens ! 
Voy — ir. 

Voz [L. voce-m], tone of voice; 
//., voces, cries; rumors, reports j 
corren v — s, reports are current ; 
dando v — s, in a loud voice ; en 
alta voz, or en v. alta, aloud. 

Vuelco (volcar), turn, whirl, agita- 
tion. 

Vuelo (volur) : oir al v., to hear 
casually, to catch by chance. 

Vuelta (vuelto), return ; turn (of a 
crank) ; hasta la v., good bye, un- 
til I return; pl., turns, revolu- 
tions ; coger las v— s á, to get the 
better of ; con v— s de, trimmed 
with ; dar v — s, to turn round, to 
go round, to spin round, to whirl 
round, to revolve, to turn over 
and over ; cuantas más v— s le 
daba, the more I turned it over ; 
dar v— s por, to walk up and 
down in. ■ 

Vueltecita (dim. of vuelta), turn, 
revolution. 

Vuelto, a (//. of volver), having 
turned or changed into a, hav- 
ing become a ; v. á, again, re — : 
sin haber v. á colocarlos, without 
having replaced them ; v. con lo 
de dentro para fuera, turned in- 
side out. 

Vuelva ) 

TT , > — volver. 
Vuelvo > 

Vulgar, commonplace. 
Vulgarizar, to make known, to 

publish. 
VV. = ustedes. 



SUPPLEMENT-VOCABULARY 



327 



w 

Würtz, Charles Adolphe, French 
chemist (1817-1884). 

Y 

Y [O.S. for there, L. ibi ; replaced 
O.S. e (L. et) in the I5th cent.], 
and. 

Ya [L. jam], already, at last, by 
this time ; here ; ya no (no . . . 
ya), not yet, no longer ; ya ... ya, 
at one time . . . at another ; 
whether . . . or (w. subj.)\ ya lo 
creo, I should think so ! ya se 
ve and ya ve V-, of course ; ya 
que, since ; ya, ya, I see, or, 
yes, yes. 

Yema [L. gemma], ball, tip (of the 

fin ge r). 
Yendo — ir. 

Yerba [L. herba\ grass ; noxious 

plant, poison. See pisar. 
Yermo [L. erémus\ 

z 

Zaga (Arab.), rear ; ir en z., to lag 
behind. 

Zahori (Arab.), sorcerer, wizard, 
witch. See A, if. 



Zahumado and sahumado : p. 36 

3 ; N. 164 33. 

Zambomba, whew ! 

Zambra (Moorish) : compañeros de 
z — s, boon companions. 

Zancajada (zancajo, fr. zanca), 
stride; dar z., to take a stride. 

Zarandear (zaranda), to shake or 
pulí about. 

Zarramplín, a dabbler; hecho un 
z., a full-fledged goose. 

Zarzuela (dim. of zarza, brambles), 
ñame of the royal shooting-lodge 
in the Pardo ; henee vandeville, 
because first played there ; com- 
pañía de z. , Hght opera company. 

Zarzueleros, theatrical people. 

Zascandil, a mere instrument, go- 
between, make-shift, factótum. 

Zis, zas, imitative of slaughter 
(Gr. §658 c). 

Zopenco, a, stupid. 

Zurcidora de voluntades, exploiter 
of human weaknesses, a " Celes- 
tina." 

Zurcir [L. sarcire] : see siete. 
Zurrar : z. en grande, to give any 

one a good flogging (the 

"duster" in Span. is zorros — 

foxtails). 
Zurriagazo (z — ago), a blow with 

a strap, a scourging. 



tí 

o 
tí 
tí 
o 

CG 

a 



Oniversity of Toronto 
Library 



DO NOT 

REMOVE 

THE 

CARD 

FROM 

THIS 

POCKET 




Acmé Library Card Pocket 
LOWE-MARTIN CO. LIMITE»